Partido Vegano - Explotación ecuestre - Doma humanitaria

La explotación ecuestre y la doma «humanitaria»

¡Difunde!

Partido Vegano - Explotación ecuestre - Doma humanitariaLa explotación ecuestre no tiene nada de romántico para los caballos y otros animales involucrados. Que se practique una «doma humanitaria» no cambia el hecho de que ellos no quisieran servirnos ni trabajar para nosotros. El Partido Vegano defiende los Derechos Animales y se opone, por tanto, a la explotación ecuestre y a toda forma de explotación animal.

El falso romanticismo de la explotación ecuestre

Toda forma de explotación animal —uso como recurso— es injusta porque los animales tienen sus propios intereses inalienables. Ellos valoran sus vidas, libertad e integridad, y no desean que el ser humano los prive o someta de ninguna manera. En esta entrada deseamos lanzar algunas reflexiones sobre la explotación ecuestre.

A menudo, la explotación ecuestre queda en un segundo plano y no recibe tantas críticas por parte de sectores animalistas porque, desde época antigua, existe una visión romántica acerca de montar a caballo, la hípica, las carreras de caballos o el uso de equinos en la guerra. Así como también se ha obviado los distintos arreos y herramientas de coacción empleados para lograr su sumisión. Y, en festejos crueles, aquellos medios que proclaman continuamente la prohibición de la tauromaquia —que no su abolición, eso es falso— pasan a pedir, en este caso, que se los trate un poquitín mejor cuando les arrancan las crines.

Si la explotación ecuestre recibe muchas menos críticas que la tauromaquia y otras formas de explotación animal, se debe quizás a que, históricamente, los caballos han estado asociados a la nobleza y han sido un animal muy valorado por distintos estamentos y culturas de todo el mundo, desde la Europa cristiana hasta el Oriente Medio musulmán.

La valoración tradicional de los equinos, que pudiera entenderse a caballo —nunca mejor dicho— entre el ganado y las mascotas, junto con el tratamiento romántico de la explotación ecuestre en el cine y en la literatura, hace que todavía en el siglo XXI la explotación ecuestre se perciba como algo positivo o mutuo para el humano y el caballo.

Partido Vegano - Caballo en decúbito esternalAunque apliquemos nuestros conocimientos de etología para que un caballo haga lo que nosotros queramos, no tenemos derecho a usarlos como simples vehículos o medios para nuestros fines.

La falacia de la doma humanitaria

No existe una equitación ética o una «doma humanitaria» porque ningún équido tiene el deseo de ser domado ni de servirnos de ninguna manera. Que una explotación se realice con miramientos o que el propietario los cuide no justifica su explotación. La doma humanitaria no es una falacia porque sea falsa en el sentido de que no se los pueda domar sin crueldad; sino que domarlos con miramientos no justifica su doma (petición de principio).

La noción, tan extendida en nuestros días, acerca de que podemos practicar una doma humanitaria ya parte desde la premisa falaz de que los humanos tengamos legitimidad para realizarla por nuestra conveniencia. Una doma sin dolor o sin maltrato animal no significa que el caballo esté conforme con servirnos ni que nosotros tengamos derecho a condicionar sus acciones para que nos obedezcan.

Partido Vegano - Caballo pastando en unas marismasEl Partido Vegano lucha para que, algún día, todos los animales sean libres de nuestra dominación y barbarie.

Los animales merecen derechos no «compasión»

Los caballos y otros animales son legalmente objetos. Ésta es la razón por la cual es legal someterlos y asesinarnos. Y todos ellos seguirán así mientras los veamos como medios o herramientas para nuestros fines. Participar o promover las «explotaciones compasivas» significa apoyar que los animales sigan siendo objetos en el marco legal. Hablar de compasión, solidaridad y otros mantras bienestaristas sólo perpetúa el problema al considerar que basta con tratarlos mejor mientras se los somete, manipula y asesina sistemáticamente.

El bienestarismo —ideología utilitarista de ámbito moral— y el Bienestar Animalpostura antropocéntrica de ámbito político— no son avances o progresos hacia los animales; pues ambas parten desde la premisa falsa y antropocéntrica de que los animales no quieren vivir ni ser libres, sólo «estar bien cuidados». Esto es científicamente falso y únicamente fruto del egoísmo humano sobre ellos. Otras formaciones dicen defender a los animales cuando su enfoque, actitud y lenguaje es radicalmente opuesto a los Derechos Animales.

El Partido Vegano, tomando como base el conocimiento científico y el principio de igualdad, se opone a la explotación ecuestre y a toda forma de explotación animal en reconocimiento de sus intereses inalienables. No hablamos de sufrimiento ni pedimos esclavos mejor tratados. No hay una manera más clara de expresar nuestro fin.

¡Ayúdanos a romper cadenas!

Artículos relacionados

Adrián López Galera

Adrián López Galera

Grado en Biología. Máster en Estudios Lingüísticos, Literarios y Culturales. Amplia experiencia en Derechos Animales, Escritura Creativa y Administración de sistemas informáticos.