¿Comer carne es una decisión personal?


¿Qué es una decisión personal?

Por definición, una decisión personal es aquélla que sólo concierne a quien la realiza y no afecta voluntaria ni potencialmente a nadie más. Los demás animales no son arena en el desierto, piedras en el camino ni objetos creados por ni para el ser humano. ¡Son personas! Todos ellos existen en este planeta por sus propios motivos. Son individuos con intereses inalienables, sienten y valoran sus propias vidas como cada uno de nosotros protege la suya. Ello se debe a que compartimos la posesión de células nerviosas y esto nos convierte en seres conscientes de su existencia [→].

«[Los animales nohumanos] en un mundo más antiguo y más completo que el nuestro se mueven acabados y completos. Tienen el don de los sentidos que hemos perdido o que jamás conseguiremos. Viven a merced de voces que nunca escucharemos. No son hermanos, no son subordinados: son otras naciones atrapadas con nosotros en la red de la vida y el tiempo».
HENRY BESTON

La sintiencia es la base de los Derechos Animales, tal como argumenta uno de sus máximos precursores en la actualidad: Gary L. Francione.

Excusas frecuentes para comer carne

«Comer carne» podría considerarse un eufemismo para decir «ingerir un cadáver». Si el cadáver se halla sobre el suelo lo llamamos «carroña» y si se encuentra encima de una mesa lo llamamos «comida». Los humanos creamos distinciones entre términos tomando una base fenomenológica, eso queda claro. Lo que se condena en este caso es que tras estas diferenciaciones terminológicas subyace el fenómeno del especismo (no debemos llamarlo carnismo). Al emplear la expresión «comer carne» parecemos omitir que engloba el proceso de criar, hacinar y explotar a un animal no-humano hasta finalmente asesinarlo (forma última de explotación) en un matadero. Ninguna de estas acciones es personal por el simple hecho de que afecta íntegramente a otros sujetos.

La sociedad general trata de justificar el consumo de animales mediante cinco apelaciones típicas:

1) «La ética es relativa». Si uno mismo no considera que sufrir un daño o vulneración de sus propios intereses sea algo correcto en caso de que un tercero piense igualmente que la ética sea relativa. Incurre en contradicción aseverar que también explotar animales no humanos porque lo justo o injusto dependa de cada uno. Esta refutación se basa en la aplicación del principio de igualdad.

2) «Los animales están para eso». Las animales existen en este mundo por sus propias razones. Nadie los puso a nuestro servicio y no necesitamos comer carne para vivir. Antes de que el ser humano se irguiese a dos patas, los distintos animales vivían en libertad. Nosotros nos hemos aprovechado de nuestra inteligencia para dominarlos, subyugarlos y aprovecharnos de ellos de todas las formas posibles. A menos que alguien justifique del mismo modo la esclavitud negra o el holocausto nazi, habrá de reconocer que ni el conocimiento ni la fuerza legitiman acciones que vulneran los intereses ajenos. Se nos acusa a los activistas de que estemos «humanizando» a los animales mientras, paradójicamente, el emisor se basa en dogmas, prejuicios e ignorancia para creerse único, especial y superior a los demás animales. De hecho, esta falacia incluso la sueltan gente que se autodenomina «animalista». No resulta extraño que ocurra en la sociedad general, pues en el antropocentrismo todavía domina en la ciencia.

3) «No sabemos si los animales quieren vivir». No lo sabrás tú, me temo. Tener que recopilar estudios y artículos de fisiología animal y etología para demostrar cada vez lo absurdo de esta afirmación es casi como hacer lo mismo para demostrar el ciclo del agua. Continuamente, los activistas nos vemos acorralados por una profunda vara de medir irrelevante. Nadie necesita conocer el grado de conciencia de un recién nacido para concluir que deben respetarlos; sin embargo, sí parecen necesitar todas las posibles facultades intelectuales de un cerdo, vaca o delfín (así como hasta el más nimio detalle biológico) para sopesar que, tal vez, cometer atrocidades contra ellos no fuese del todo correcto.

4) «Si nos los comiésemos, se extinguirían». Este argumento incurre en dos falacias simultáneamente. En primer lugar, asume como cierto algo que no demuestra quien lo arguye ni acepta la ciencia (petitio principii) y, en segundo lugar, justifica la acción de explotarlos debido a tal supuesta consecuencia (ad consequentiam). Existen muchos mitos sobre la domesticación. Si no se introducen genes alóctonos, la selección genética de tales animales está dentro del espectro fenotípico de la especie. Un estudio basado en la liberación de ratas Wistar (que sí son una «creación genética») en los bosques de Oxford demostró que esta raza modificada alcanza un grado de supervivencia análogo al de sus contrapartes salvajes a pesar de ser ciegas y casi sordas. En un principio, si se parte de una cuantía poblacional por encima del umbral de la endogamia (el verdadero problema de los animales domesticados), podrían habitar y prosperar en ambientes adecuados para su fisiología. Incluso asumiendo que las condiciones socio-económicas o ecológicas imposibilitasen esto, resulta ridículo defender que sigamos trayendo al mundo a más esclavos para asesinarlos después. A pesar de estos hechos, abundan las publicaciones académicas cuyas conclusiones se dirigen hacia el bienestarismo por el miedo al cambio y la inflexibilidad mental de los investigadores.

Siempre que salen estas réplicas infundadas nos invade la misma sensación: el ser humano busca todas las excusas posibles y se agarraría a un clavo ardiente con suma hipocresía altruista (en el caso de apelar a la lamentable extinción de especies) por tal de seguir haciendo cuanto practica con la conciencia tranquila.

La apelación al bienestarismo para justificar el consumo de animales

El quinto punto es tan frecuentísimo y dolorosamente contradictorio que merece una mención especial.

Nadie —y cuando digo nadie es nadie— estaría de acuerdo con ser un esclavo a cambio de un buen trato. Nadie quisiera que un tercero eligiese dónde hubiese de vivir, qué comiera, con quiénes estuviera ni si sus hijos (prole) debieran permanecer con ellos o terminar vendidos, marcados, castrados y asesinados días u horas después de su nacimiento.

El bienestarismo es el monstruo del utilitarismo moral aplicado a los animales no humanos debido a eso mismo: porque no son humanos. Consiste en la creencia o consideración de que los demás animales sólo desean no sufrir y que, por tanto, nuestra única obligación para con ellos es darles un trato lo más agradable posible durante su explotación y hasta su asesinato. La gente, influenciada y manipulada por el negocio de las organizaciones animalistas, se empecina en llamarlo «sacrificio» y añade adjetivos como «humanitario» con el objetivo de restarle importancia y carga moral. No obstante, los animales esclavizados (no son animales «de granja») por nuestra especie no cuentan únicamente con un interés en no sufrir; sino en ser libres y en vivir su vidas en paz. ¿Qué hay de esos intereses? La sociedad asume una actitud consecuencialista (el fin justifica los medios) y los supedita a su conveniencia, placer, rentabilidad e inercia social.

¿La solución?

A diario intentamos explicar que nuestro error fundamental no reside en que tratemos mal a otros animales; sino en que nos creamos con legitimidad para regir sus vidas al mismo tiempo que propugnamos vigorosamente que nadie debe regir la nuestra. Rechazar el «maltrato» sólo significa oponerse a aquel daño que no nos beneficia. No existe una «muerte humanitaria», pues no existe forma «digna» o «humanitaria» de asesinar a quien no quiere morir como tampoco existe un modo «digno» o «humanitario» de asesinar a un ser humano que no desea sufrir tal percance. La solución tampoco reside en el vegetarianismo, pues éste también causa víctimas e implica la crianza y asesinato de animales para obtener sus secreciones y otros productos derivados.

Podemos (y debemos) alimentarnos de plantas, hongos, etc., los cuales a diferencia de los animales, carecen de intereses y conciencia. Debemos rechazar la explotación animal las mismas razones por las cuales no nos alimentamos de seres humanos. Ése es el significado del veganismo. Si nosotros valoramos nuestras vidas con independencia de que lo hagan los demás; hemos de valorar las vidas de otros sujetos con independencia de que lo hicieren los demás.

Referencias, consejos y cuadros nutricionales

53 Comentarios

  • Avatar
    Tito Blan Publicado 28/12/2018 17:33

    Llamaré a comer carne como crea conveniente. Lo que desde luego no voy a hacer es equiparar a la gente que come carne con asesinos y canibales de humanos y a la gente que defiende el derecho a comer carne con gente que defiende el asesinato y canibalismo de humanos. Como hacen muchos por las redes.

    Es dignidad moral. Equiparar a una persona que come carne con una persona que come a otro humano me parece una bajeza moral y algo que retrata al que lo dice.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 03/01/2019 15:04

      Hay tribus humanas que incluso todavía cometen canibalismo. Para ellos, la acción de comer humanos está tan normalizada que comer animales. En nuestra sociedad, la única diferencia entre lo uno y lo otro reside en la percepción social de la acción; no en ética. Es igual de injusto asesinar a un sujeto con independencia de su raza, sexo o especie porque tales variables o rasgos no condicionan en ninguna medida el hecho de que todos sentimos, padecemos y valoramos nuestras vidas con independencia de que otros lo hagan o no. Ésta es la razón por la cual el concepto humano de «respeto» debe incluir a los demás animales en lugar de limitarse a nuestra especie.

      Te invito a leer esta introducción a los Derechos Animales:
      https://filosofiavegana.blogspot.com/p/preguntas-frecuentes_407.html

      Un saludo.

  • Avatar
    pareidolia2 Publicado 03/01/2019 09:40

    A ver, ya que el sistema está montado así y la ganadería industrial la pagamos todos, la naturaleza y nuestra salud, se le puede encontrar lógica a eso. Pero que el veganismo sea obligatorio… bufff, lo siento, yo soy una rebelde y siempre lo he sido. No puedo soportar que me impongan nada, y es peor todavía si lo hacen «por mi bien». No puedo con eso. Me encantaría ver cómo alguien intenta obligarme a comer solo vegetales contra mi voluntad.

    Hay una diferencia. Es sutil, incluso ideológica. Es la obligación. Ahora como cuando quiero y lo que quiero, y si quiero morirme de hambre, me muero. Y si quiero beberme mi salario, me lo bebo. Y nadie puede venir a mi puerta a echarme en cara nada, porque soy libre. Si viene un policía uniformado a sacarme de mi casa y toda la carne, la leche y los huevos (o lo qué sea, me da igual) a punta de pistola, le recibo a tiros. Y con razón.

    La Libertad es… la verdad es que quien no la valora es sencillamente porque nunca la ha perdido. Ya sé que te va a sonar terríblemente cuñado, pero sólo alguien que nunca ha sido obligado por un estado (y no me refiero a un estado moderno como el nuestro, hablo de obligatoriedad estatal de verdad, de la dura), podría opinar realmente que el veganismo obligatorio no suponge ningún problema. Incluso aunque te obliguen a algo bueno (ser vegano no es lo peor que te pueden obligar a ser), si no es por tu voluntad… lo siento, pero no. Yo lucharía contra ese sistema, y lo derribaría, como ha ocurrido una y otra vez. La Libertad siempre triunfa contra el intervencionismo. Ningún estado puede arrebatar la Libertad al Hombre durante demasiado tiempo.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 03/01/2019 15:01

      Hola:
      Creo que ni siquiera te has leído la entrada más allá del título y has decidido montarte una película sobre la imposición. El veganismo, por definición, se basa en que no impongamos nuestras vidas sobre las demás. Un vegano no puede imponerte que hagas o dejes de hacer nada porque legalmente puedes criar, hacinar, asesinar, exterminar y cometer casi cuantas aberraciones quieras contra un animal. Apelar a la imposición denota ignorancia: https://filosofiavegana.blogspot.com/2014/10/la-falacia-de-la-imposicion.html

      Un activista vegano se limita a educar y explicar que si tú quisieras respeto, debes respetar. Los demás animales también sienten y padecen como nosotros, por tanto, no existe ninguna razón que justifique que respetemos a otros eres humanos y no a ellos. A los antiguos esclavistas y negreros también les parecía una imposición aquello de ya no poseer esclavos; pero no se trata de una imposición, sino de que ellos no tienen por qué ser meros recursos o propiedades cuyas vidas queden en nuestras manos por simple placer y mentalidad supremacista.

      Ser un humano que se cree superior a otros animales no es precisamente ser «rebelde» porque esa ideología es hegemónica desde el Paleolítico Te invito cordialmente a que te informes sobre Derechos Animales en lugar de mostrar una actitud claramente hostil frente a argumentos que nunca has escuchado:
      https://filosofiavegana.blogspot.com/p/preguntas-frecuentes_407.html

  • Avatar
    JuanLop Publicado 20/01/2019 14:41

    Que putada haber normalizado la carne hace un millón de años.

    Se comia carne antes de que existiera el ser humano, se come carne durante y se va a comer carne después.

    Ahora me dirá que eso es como las guerras. A ver, señor, las guerras solo las hace el ser humano. El consumo de carne se da en muchas relaciones interespecíficas en las que no tiene porque estar el ser humano. Pero en algunas está. Y no pasa nada. No se va a destruir el mundo.

    Algo sé de biología, soy veterinario. Nosotros también somos animales, pero nuestra sociedad es bastante más compleja y especializada q la del resto de animales. Nosotros como individuos no hacemos toda la transformación del alimento. Yo en particular participo en varias fases.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 20/01/2019 18:24

      Hola, Juan:

      La verdad es que no he entendido nada de tu comentario. ¿Podrías ser más claro? Ni siquiera he llegado a comprender si estás tratando de argumentar a favor o en contra de la explotación animal?

      Un saludo.

  • Adrián López Galera Publicado 20/01/2019 18:24

    Hola, Juan:

    La verdad es que no he entendido nada de tu comentario. ¿Podrías ser más claro? Ni siquiera he llegado a comprender si estás tratando de argumentar a favor o en contra de la explotación animal?

    Un saludo.

  • Adrián López Galera Publicado 20/01/2019 18:24

    Hola, Juan:

    La verdad es que no he entendido nada de tu comentario. ¿Podrías ser más claro? Ni siquiera he llegado a comprender si estás tratando de argumentar a favor o en contra de la explotación animal?

    Un saludo.

  • Avatar
    Adrián Gutierrez Maro Publicado 14/02/2019 16:16

    Tu no sabes el placer que puede darte un trozo de carne.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 15/02/2019 00:32

      ¿Te masturbas con un trozo de carne?

  • Adrián López Galera Publicado 15/02/2019 00:32

    ¿Te masturbas con un trozo de carne?

  • Adrián López Galera Publicado 15/02/2019 00:32

    ¿Te masturbas con un trozo de carne?

  • Avatar
    Pablo jiménez Publicado 27/03/2019 17:58

    EL SER HUMANO A EVOLUCIONADO CON LOS NUTRIENTES DE LA CARNE Y DE LA VEEDURA.

    AHORA NO PODÉIS PRIVAR A VUESTRO ORGANISMO DE LOS NUTRIENTES DE LA CARNE.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 27/03/2019 22:04

      El ser humano ha evolucionado por razones azarosas que nada tienen que ver con el consumo de nutrientes específicos. Nuestros organismo no queda «privado» de nada al rechazar la carne porque la carne no contiene ningún nutriente que no sea reemplazable por otros productos. Ya basta de ignorancia.

  • Avatar
    Alberto Sinde Publicado 27/03/2019 22:35

    Acabo de acceder a tu blog gracias a una pagína atea escéptica muy critica con el veganismo. Paso a comentar tu post.

    El post en sí es una machada, una infantilada que no conduce a ningún sitio. Usted se precia de saber conocer la diferencia entre el derecho a la libertad alimenticia (que ningún demócrata liberal puede cuestionar so pena de perder cualquier clase de credibilidad que tenga) y el contenido de dicha libertad (que admite críticas en ejercicio de la libertad de expresión). Sin embargo, sus actos demuestran que no lo conoce tan bien: condenar una practica por motivos religiosos (la moral se refiere exclusivamente a la religión) es sin duda un ataque a la libertad personal en su sentido externo, es decir, al derecho a participar dentro de la legalidad sin ser molestado ni coaccionado en contra.

    La libertad personal no consta sólo de la vertiente interna de no comer carne sino también de comerla. En cuanto a los locales o lugares donde se producen carne de animales, dado que se suelen hacer colectivamente, están amparados por otra libertad constitucional: la de reunión. A este respecto resulta ilustrativo el artículo 2 de la Ley Orgánica de Libertad de Derechos española, especialmente cuando dice lo de la “inmunidad de coacción”.

    Sin embargo, supongamos que el matadero hubiera estado vacío, que no hubiera habido personas normales dentro. Aún entonces no apruebo realizar los actos extremistas veganos, aunque ahora más por un argumento ético que jurídico. No se habría visto vulnerado derecho alguno, por lo que el hecho no debería ser punible (aunque en España lo es), pero desde luego no hubiera sido algo bueno para la causa de su veganismo. Me explico: lo que cualquier ateo demócrata quiere es la laicidad del Estado, es decir, que las creencias queden en el ámbito de lo privado y lo social sin pasar a ser patrocinadas por el Estado. Por ello, resulta una grave incongruencia entrar en ese mismo ámbito privado como un elefante en una cacharrería con el tema de si comer carne es «moral» o «inmoral» (un concepto de nuevo exclusivamente religioso).

    Me cuesta hablar aquí de “falta de respeto”, porque lo cierto es que yo no tengo respeto alguno hacia las religiones, y esto incluye el veganismo. Es como si se mete alguien en tu casa a condenar constantemente de tu modo de vida, tu sexualidad o tu manera de cocinar huevos fritos: esa persona no estará vulnerando tus derechos y podrá emitir legítimamente sus opiniones, pero desde luego puede irse un poquito a la mierda. Creo que esto mismo es lo que muchos pensamos cuando un cura opina sobre cuestiones tan personales como el aborto, los anticonceptivos o la eutanasia.

    Los perpetradores de esta gamberrada están actuando como una especie de iglesia vegana: meterse en la vida privada de las personas a criticar sin que nadie les haya invitado es muy clerical, y de hecho las confesiones lo hacen a menudo. Una cosa es criticar y burlarse de las dietas y otra pasar al ad hominem, al ataque a la convivencia y a la descortesía sin razón. Tu blog me plantea la pregunta de si de verdad los ateos estamos dispuestos a vivir así, como hacen los veganos, metiéndonos en la vida privada de los demás y envenenando la convivencia social. ¿Que los obispos hacen exactamente eso? Por supuesto, y seré el primero que les critique por ello, pero lo que desde luego no voy a hacer es copiarles la conducta.

    En resumen, comer carne o no es una decisión personal tanto como quien quiera abortar o meterse en la cama de quien quiera o como quiera. Qué cada uno haga lo qué quiera mientras sea dentro de la Ley, no le demos carnaza a los pedófilos y similares para justificar sus actos ilegales.
    Tenga un saludo.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 27/03/2019 22:48

      Hola. Tu parrafada es una mezcolanza entre ad hominem, juicios de valor y el vertido de datos irrelevantes. Ninguna forma de explotación animal es personal porque los animales sienten y padecen como nosotros. Ello los convierte en sujetos (no objetos). Y, por definición, las acciones que afectan a otros sujetos no son personales. Usted confunde legalidad con ética hasta el punto de citarme la legislación española como si tuviera alguna relevancia. En el siglo XIX, la legislación de nuestro país y muchos otros contemplaba la esclavitud humana como parte del derecho mercantil y privado. ¿Qué pretende justificar en este caso? Que los animales valoran sus propias vidas es un hecho científico que NO va a cambiar por mucho que usted decida ignorarlo sistemáticamente y negar la existencia de tales intereses para supeditarlos a los suyos propios. No somos los únicos animales en este planeta y no somos los únicos que merecemos respeto. Haga un favor a la inteligencia y sea capaz de argumentar sobre la base de mi artículo en lugar de venir con una verborrea reaccionaria y pseudointelectual como si los veganos fuésemos una panda de ignorantes, religiosos y colgados. El veganismo NO es una religión, sino el reconocimiento ético de que los demás animales merecen respeto por razones científicas (sintiencia, conciencia, etc.). Y detrás de estos artículos nos encontramos individuos altamente cualificados. Cuando usted elige asesinar a un animal, criarlo, hacinarlo o marcarlo es USTED quien están adentrándose en sus vidas para volverlas miserables por ignorancia y un prejuicio de supremacía llamado antropocentrismo. Anóteselo.

      Un saludo.

  • Adrián López Galera Publicado 27/03/2019 22:48

    Hola. Tu parrafada es una mezcolanza entre ad hominem, juicios de valor y el vertido de datos irrelevantes. Ninguna forma de explotación animal es personal porque los animales sienten y padecen como nosotros. Ello los convierte en sujetos (no objetos). Y, por definición, las acciones que afectan a otros sujetos no son personales. Usted confunde legalidad con ética hasta el punto de citarme la legislación española como si tuviera alguna relevancia. En el siglo XIX, la legislación de nuestro país y muchos otros contemplaba la esclavitud humana como parte del derecho mercantil y privado. ¿Qué pretende justificar en este caso? Que los animales valoran sus propias vidas es un hecho científico que NO va a cambiar por mucho que usted decida ignorarlo sistemáticamente y negar la existencia de tales intereses para supeditarlos a los suyos propios. No somos los únicos animales en este planeta y no somos los únicos que merecemos respeto. Haga un favor a la inteligencia y sea capaz de argumentar sobre la base de mi artículo en lugar de venir con una verborrea reaccionaria y pseudointelectual como si los veganos fuésemos una panda de ignorantes, religiosos y colgados. El veganismo NO es una religión, sino el reconocimiento ético de que los demás animales merecen respeto por razones científicas (sintiencia, conciencia, etc.). Y detrás de estos artículos nos encontramos individuos altamente cualificados. Cuando usted elige asesinar a un animal, criarlo, hacinarlo o marcarlo es USTED quien están adentrándose en sus vidas para volverlas miserables por ignorancia y un prejuicio de supremacía llamado antropocentrismo. Anóteselo.

    Un saludo.

  • Adrián López Galera Publicado 27/03/2019 22:48

    Hola. Tu parrafada es una mezcolanza entre ad hominem, juicios de valor y el vertido de datos irrelevantes. Ninguna forma de explotación animal es personal porque los animales sienten y padecen como nosotros. Ello los convierte en sujetos (no objetos). Y, por definición, las acciones que afectan a otros sujetos no son personales. Usted confunde legalidad con ética hasta el punto de citarme la legislación española como si tuviera alguna relevancia. En el siglo XIX, la legislación de nuestro país y muchos otros contemplaba la esclavitud humana como parte del derecho mercantil y privado. ¿Qué pretende justificar en este caso? Que los animales valoran sus propias vidas es un hecho científico que NO va a cambiar por mucho que usted decida ignorarlo sistemáticamente y negar la existencia de tales intereses para supeditarlos a los suyos propios. No somos los únicos animales en este planeta y no somos los únicos que merecemos respeto. Haga un favor a la inteligencia y sea capaz de argumentar sobre la base de mi artículo en lugar de venir con una verborrea reaccionaria y pseudointelectual como si los veganos fuésemos una panda de ignorantes, religiosos y colgados. El veganismo NO es una religión, sino el reconocimiento ético de que los demás animales merecen respeto por razones científicas (sintiencia, conciencia, etc.). Y detrás de estos artículos nos encontramos individuos altamente cualificados. Cuando usted elige asesinar a un animal, criarlo, hacinarlo o marcarlo es USTED quien están adentrándose en sus vidas para volverlas miserables por ignorancia y un prejuicio de supremacía llamado antropocentrismo. Anóteselo.

    Un saludo.

  • Avatar
    Javier Jiménez Publicado 31/03/2019 13:46

    Que como sociedad tenemos que comer mejor y cuidar más nuestra salud, es una obviedad. Lo que no es tan obvio es por qué diablos para promocionar hábitos de vida saludables tenemos que divulgar bulos sobre alimentos tan sanos y recomendables como la leche, los cereales o la carne.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 20/07/2019 04:53

      Hola, Javier. ¿Podrías señalar dónde se vierten bulos en esta publicación? Acusar sin demostrar se llama calumniar. La carne está llena de sustancias conservantes y pasa por procesos de putrefacción que puede dañar el producto. Y, además, algunos análisis como el llamado «Estudio de China» demuestran que la leche puede ser perjudicial. En cualquier caso, a los veganos no nos importa la salubridad de los productos de origen animal (razón por la que no se menciona en esta publicación), sino que reivindicamos el respeto que merecen los animales. Tan sencillo como eso para quien quiera entenderlo.

  • Avatar
    JoseAngeRD Publicado 08/04/2019 17:25

    Hola muy buenas, este comentario va a ser dividido en dos partes, la primera, me gustaría darle las gracias por todo el trabajo que estás haciendo a la hora de subir la serie «Dragones» de Como entrenar a tu dragón. Cuando acabe de verla será dentro de un año aproximadamente debido a que el servidor 1ficher no va mas rápido xD y se hace derrogar, pero muchas gracias por haberla subido, se le aprecia mucho <3

    La segunda parte me gustaría dar mi opinión personal acerca de este tema. Yo pienso (mi opinión tan solo) que la naturaleza es la ley del más fuerte. Si un animal carnívoro tiene la oportunidad de comerte, pues así lo hará, debido a que esa es su naturaleza, alimentarse por sobrevivir. Nosotros, también luchamos (en principio) por nuestra supervivencia, ( aun que hayan personas cargándose el planeta, explotándolo, y haciendo gilipolleces que están muy mal y tienen que acabar de ser así). Pienso que nuestro objetivo es sobrevivir, y sí, yo no sería capaz de matar a un animal, es más, no puedo matar ni a una mosca o una hormiga, cosas que la gente ve como seres insignificantes… Con esto tampoco quiero defender la tauromaquia, porque matar a un animal por diversión… Eso para mí es lo mas cruel posible, disfrutar como se mata a un ser vivo, por eso a mí me gustaría que quedase eliminada, pero eso también conlleva a muchos problemas para las personas que se dedican a ese oficio .-.

    Bueno hermano, lo dicho, gracias por todo, y tan solo es mi opinión personal. Ánimo con el blog 😉 <333

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 09/04/2019 16:02

      Hola, Ángel. A mí tampoco me agrada el servidor 1fichier pero estoy muy limitado en cuanto a recursos y tiempo. Ahora estoy sobrecargado con unos estudios de máster y no doy abasto. Lamento que estéis esperando tanto los capítulos. Existen muchos mitos sobre al naturaleza que, en el ámbito occidental, proceden de las religiones monoteístas y, por extensión, los antiguos imperios griego y romano. La naturaleza no se rige por la ley del más fuerte, sino por la ley del más afortunado en unas condiciones dadas. El ser humano no ha llegado a dominar el planeta por ser el más fuerte, sólo lo ha logrado por tener una características más desarrollada (inteligencia) que otros animales. Los humanos no los explotamos por necesidades fisiológicas (no somos carnívoros) sino porque desde los albores de los tiempos lo hemos visto bien y conveniente. De hecho, mis estudios actuales tratan sobre cómo el ser humano se basó en la alteridad entre sus rasgos colectivos y los rasgos de otras especies para crear una serie de prejuicios que justificaran de manera endogrupal unas acciones diferenciadas entre aquellos miembros que pertenecían o no pertenecían al grupo. Problemas actuales como el racismo o el sexismo proviene exactamente de la misma raíz. Si hoy hemos llegado a comprender que está mal esclavizar o violar (al margen de que alguien le parezca más o menos «necesario»), es el momento de entender que está mal explotar (usar como recursos) a otros animales porque ellos valoran sus vidas, sienten y padecen como nosotros. La mayor parte de la sociedad es bienestarista, esto significa que se conforma con pedir un «mejor trato» en tanto que el tipo de violencia ejercida contra el animal de turno no sea estrictamente requerida para la obtención del beneficio. Es decir, mucha gente hoy rechaza la tauromaquia porque muy pocos se benefician de que se asesine a un toro en la plaza, pero, en cambio, la mayor parte de los antitaurinos se come a la hembra del toro (y no considera «maltrato» que sean brutalmente asesinadas mediante degollamiento, electricidad y otros métodos) por la sencilla razón de que disfrutan ingiriendo sus cadáveres. Por tanto, debe entenderse que no puede haber justicia ni leyes algunas que los protejan mientras la sociedad asuma que sus vidas valen más o menos según la especie a la que pertenezcan y que «baste» con rechazar aquello que otros humanos hagan. El bienestarismo, sin ir más lejos, era la postura mayoritaria entre la población blanca antes de que se aboliese la esclavitud (se pedía que se les diese descanso los domingos y que se prohibieran los latigazos), pero nuestra sociedad lo ha olvidado por completo. La esclavitud animal es igual de injustificable y debemos abolirla como hemos conseguido con otras injusticias.

      Te invito cordialmente a esta introducción a los Derechos Animales: https://filosofiavegana.blogspot.com/p/preguntas-frecuentes_407.html

  • Avatar
    JoseAngeRD Publicado 09/04/2019 18:08

    Hola muy buenas gracias por su respuesta.

    Sinceramente desde mi punto de vista personal estoy totalmente de acuerdo con usted sobre este tema, y pienso que ya es por algo de ética, no matar animales para capricho propio si no nos es necesario. Yo como carne, pues siempre lo hice así y si quiero dejar de comerla para mí no es tan fácil, ya que vivo en un hogar donde no van a tener las mismas ideas que yo y pues no puedo cambiar eso… Pero me gustaría preguntarle, el hecho de ser vegetariano ( es no comer carne solamente, pero si usar productos de los animales (leche, queso, etc)), ¿también ve mal que se haga así? He visto videos en los que torturaban vacas para conseguir la leche, con tubos y máquinas que seguro no les hacían ninguna gracia, pero, ¿crees qué se podría llegar a un sistema donde usemos recursos de este estilo de los animales sin llegar a torturarlos, pero aún así pudiendo usarlo? En caso de que hubiese alguna posibilidad, ¿verías este sistema correcto, siendo vegano pero sabiendo que no habría tortura alguna? (Soy un niño de 15 años, tal vez este diciendo una estupidez debido a que pueda ser «evidente» de que al extraer algún recurso de cualquier animal vaya a sufrir siempre, que no lo se, pero lo que he podido ver en imágenes de películas ordeñando vacas, no tenían pinta de estar pasando algún tipo de dolor).

    Un cordial saludo, JoseAngelRD

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 13/04/2019 02:23

      Hola, José. Es normal que te entren estas dudas y preocupaciones, y más aún a mi edad. Yo me hice vegano con 21 años cuando me fui a trabajar como voluntario con caballos víctimas de la explotación. A algunas familias les cuesta entenderlo y otras menos. Lo importante radica en que tengas claro por qué los animales merecen respeto y explicárselo a tu familia. Nuestros familiares suelen inquietarse por desconocimiento al creer que la dieta vegana no sea saludable. Puedes empezar ahondar en la dieta y en informar a tu familia con estos artículos (pídeme más si los necesitas, hay libros y todo para adolescentes): https://lluvia-con-truenos.blogspot.com/p/nutricion.html
      Toda forma de explotación animal es injusta y les causa daños de forma inherente. Así ocurre porque todo animal quiere ser libre, proteger su integridad y defender su vida. Para la obtención de leche, miel, etc., se requiere forzosamente que el ser humano limite su libertad, que las fecunde de manera artificial, que separe a madres y crías, que sufran secuelas físicas y psicológicas (mastitis, cáncer, hormonamiento, etc.) y, en definitiva, que sigan siendo esclavos y propiedades del ser humano. No existe una manera justa ni posible de explotar ni asesinar a quien no quiere sufrir tales percances. Desde muchos sectores supuestamete animalistas se promulga la idea de una «explotación compasiva». Eso no existe y sólo lo dicen con fines recaudatorios. Pues, como ya digo, tales animales deben ser siempre privados de libertad, manipulados (castrados, descornados, etc.) y finalmente se los envía al matadero (porque tienen un valor económico que el ganadero no va a desaprovechar). No oirás a las empresas preocuparse porque haya más o menos vegetarianos, pues éstos (aún sin saberlo) siguen manteniendo el statu quo e impiden que los animales puedan tener derechos reconocidos. Solamente existen dos opciones legales: que los animales sean sujetos o que sean objetos. Para obtener «algo» de ellos deben ser necesariamente objetos y ello conlleva que jamás puedan ser libres. Por ello, los veganos defendemos para que se los reconozca como sujetos de derechos. Ése es el significado de la palabra «persona» aun cuando suela usarse únicamente como sinónimo de «humano» (que no lo es).
      Finalmente, te recomiendo encarecidamente visitar estos blogs sobre Derechos Animales:
      https://filosofiavegana.blogspot.com/
      https://lluvia-con-truenos.blogspot.com
      https://vetyvegan.weebly.com/blog/

      Un saludo cordial.

  • Avatar
    Hardwell Publicado 14/04/2019 04:43

    Hay asuntos de incumbencia pública y otros de incumbencia privada. Aquello que afecta a la sociedad en general tiene incumbencia pública: la salud de un presidente, el patrimonio de un funcionario público, el nivel de contaminación de un río y muchas otras cuestiones. En cambio, los temas que pertenecen a la intimidad de las personas y que no repercuten en la comunidad son de incumbencia privada (las comidas preferidas de un individuo, la inclinación sexual, las creencias religiosas, etc.).

    Es decir: Soy una persona adulta y lo qué pongo en mi plato no es de la incumbencia de nadie como con me quién meto en mi alcoba. La moral de cada uno a su casa o a la iglesia.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 14/04/2019 11:41

      Me temo que tienes un entendimiento erróneo de lo que significa que algo pertenezca a tu intimidad. Algo pertenece a nuestra intimidad no cuando compete a una decisión nuestra; sino cuando NO afecta a los demás. Si tú en tu casa te dedicases a violar, asesinar, robar o poner la música a todo volumen, ya no se sería un asunto de tu intimidad. Gran parte de esta confusión en nuestra sociedad actual proviene porque se ha enseñado erróneamente el significado de «tolerancia» como «permitir todo lo que hagan los demás» y no es así. Asimismo, asesinar animales y comerte sus cadáveres no es un asunto de tu intimidad porque sus vidas están de por medio y tú participas en su crianza, hacinamiento y asesinato. ¿A quiénes compete entonces que vivan toda su vida en miserables condiciones hasta ser degollados? Pues a quienes pagan por ello. Eso no es tu intimidad, sino acciones que ejerces tanto en solitario como en compañía de otros que ves bien porque te la han inculcado de pequeño en sociedad. Por tanto, dado que tú los perjudicas directamente, yo tengo legitimidad para condenar tales acciones al margen de que tú las creas falsamente pertenecer a tu intimidad.

      Un saludo.

  • Avatar
    Miguel Publicado 21/04/2019 12:57

    Soy lo bastante humano como para respetar lo que comes o no comes pero también para saber que en nuestro ordenamiento los animales son bienes muebles -semovientes-. Es decir: son cosas. Estáis imponiendo una ética dictatorial. Porque considerais que vuestros principios valen más que la ley.

    Defender las leyes en base a la moralidad creo que es un cuento que no se cree nadie ya ¿no?

    Bueno sí, los que salen ganando con ellas, como los obispos y dictadores. El veganismo es el nuevo colectivo ofendidito que tiene un trono del que no se quiere desprender.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 21/04/2019 14:35

      Hola, Miguel. Tus comentarios no hay dónde cogerlos. Las leyes tienen el objetivo ideal de establecer lo permitido según aquello que sea justo. Lo justo puede contrariar las leyes y son éstas que las que deben cambiar en consecuencia. Una ley injusta no debe ser cumplida por ser ley. Te recuerdo que la esclavitud negra y el nazismo fueron legales. Por tanto, sueltas un disparate que intentas camuflar mediante una falacia de analogía, dando a entender que yo sea religioso o que los Derechos Animales provengan de un pensamiento dogmático. Los Derechos Animales toman la misma base que los Derechos Humanos y se aplican a los demás animales (nosotros lo somos) porque ellos sienten, padecen y poseen intereses inalienables como nosotros (hecho científico). Ser una «persona» no significa «ser humano». De hecho, en muchos países los negros no estaban figuraban como personas en la legislaciones del siglo XIX. Ser «persona» significa «sujeto de derecho» (individuo merecedor de respeto) y nosotros defendemos la consideración de todos los animales como personas (sujetos de derecho). La igualdad, por definición, se basa en salvaguardar los intereses de todos los individuos por igual. Eso de «anteponer el bienestar» es precisamente lo que estás haciendo tú al despreciar a terceros por no tener una rasgos biológicos determinados, algo tan injusto y despreciable como si despreciaras a otros por ser negros o mujeres. Eres tú quien discrimina, la igualdad (real) no lo hace. Y tu mención final sobre votar a PACMA demuestra tu necedad de hablar sin saber; pues nosotros no defendemos a ningún partido y PACMA no defiende los Derechos animales. Por ello, evidencias que comentas y sueltas tus prejuicios sin tener la menor idea de qué defendemos ni por qué.

  • Avatar
    Miguel Publicado 21/04/2019 13:13

    Y es que el posmodernismo es así. Y en su manía por atomizar la lucha de la izquierda es capaz de anteponer el bienestar de los animales al de las personas. Así que, lo siento, pero en un país en el que hay niños que no tienen garantizada la comida, no puedo votar a PACMA.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 21/04/2019 22:15

      Como te he respondido en tu mensaje anterior, mencionas a PACMA entre otros juiciso de valor para dar a entender que yo defiensa a ese partido. No sé si interpretarlo como ignorancia o un ataque ad hominem del subtipo de «envenenar el pozo» (rechazar los argumentos de alguien por asemejación ideológica a un tercero). Debieras saber, no obstante, que una de las mayores razones de que exista hambre en el mundo es que entre el 50% y el 70% de la producción agrícola mundial se destina a alimentar al ganado esclavizado. Es, precisamente, el profundo desconocimiento de ustedes en tema de termodinámica de sistemas tróficos lo que evidencia que hablan desde el prejuicio y la necesidad de atacar cínicamente a quienes defendemos a los animales aun cuando son ustedes quienes, precisamente, matan a los niños africanos de hambre con sus hamburguesas.

  • Avatar
    Teresa Rivero Publicado 27/04/2019 13:54

    Yo tengo una hija que es vegetariana y yo la verdad es que, al hilo de eso, he ido descubriendo, primero porque era una intuición que iba haciendo realidad cada día y después porque nos ha ido facilitando la vida a todos, que prácticas cotidianas como es elegir qué comemos, pues ayuda a muchas cosas. Yo disfruto de la carne, disfruto del jamón, pero es verdad que cada vez ingiero menos carne y menos proteína de origen animal, entonces yo creo que es verdad que las proteínas de origen animal forman parte de nuestra dieta y no hay que rechazar que esto sea así, pero también es verdad que una reducción de la ingesta de este tipo de proteínas tiene enormes beneficios ambientales. Junto a esto hay otra cuestión que también surge de forma recurrente que son las condiciones en las que los animales son criados o son sacrificados y creo que ahí hay estándares que se cumplen y la pregunta es si se pueden mejorar esos estándares para garantizar el bienestar animal, no solamente de los animales de compañía, sino también el bienestar animal de los animales criados para ser sacrificados y servir de alimento.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 27/04/2019 14:53

      Hola, Teresa. Gracias por su comentario. Hoy en día, la sociedad general va volviéndose consciente de que la explotación animal es tanto injusta como innecesaria. Los humanos no comemos carne o encerramos animales en zoológicos porque lo «necesitemos» sino que se trata de un comportamiento cultural. Biológicamente podemos adquirir todos los nutrientes que requiere nuestro cuerpo a través de fuentes no-animales. Sin embargo, todavía reinan muchos mitos y prejuicios debido a los intereses de la industria. Por ejemplo, ha de saber que no existe tal cosa como las «proteínas animales». Las proteínas son unas estructuras moleculares formada por cientos o miles de aminoácidos y tales aminoácidos pueden provenir de cualquier fuente, de hecho, todo aminoácido existente procede forzosamente de organismos autótrofos (plantas, algas, bacterias quimiotrofas, etc.). Por tanto, sólo necesitamos ingerir productos vegetales que contengan proteínas variadas con distintos tipos de aminoácidos. No se precisa que esos aminoácidos vengan de animales asesinados. Eso es un engaño publicitario. Por otro lado, no existen tal cosa como «altos estándares» de bienestar animal, lo que existe en realidad son poderosas compañas de marketing realizadas por psicólogos para tratar de que la gente piense que un animal (el cual quiere vivir y lucha por vivir) llevado a un matadero, cuyo objetivo es asesinar y despiezar animales, pueda sentir compatible con algún tipo de «bienestar» dentro. Ni la industria ni las grandes organizaciones «animalistas» le dirán a los consumidores que, por ejemplo, en la raza de pollos explotados para obtener huevos, los machos son sistemáticamente descartados tras el sexeo (prueba de sexo) mediante trituración o asfixia en el mismo día en que eclosionan del huevo. Yo mismo estudié durante la carrera que el «bienestar animal», así como las etiquetas «bio» o «eco» son beneficiosas para los ganaderos; pues un mejor trato aumenta la productividad y le da al producto un valor añadido que están dispuestos a comprar diferentes consumidores engañados por un simple sellito. Estudios psicológicos demuestran que la gente está más dispuesta a pagar más dinero que a cambiar de hábitos, por ende, el negocio es redondo. Las empresas ganaderas (leche, huevos, carne, etc.) les dice a los consumidores aquello que quieren oír («los animales en nuestra granja son felices») y ganan más dinero aunque en la práctica no hayan cambiado nada. Los «estándares» no existen a nivel legal porque los animales carecen de derechos legales, si los tuvieran, no podríamos criarlos, hacinarlos ni asesinarlos. No hay ninguna diferencia ética ni biológica entre aquellos animales que explotamos como «ganado» y aquéllos que cuidamos en nuestras casas. Se trata de una inculcación cultural desde pequeños. Al igual que ningún niño nace racista, tampoco ninguno de nosotros nace especista. Discriminamos entre animales porque creemos que está bien hacerlo porque supuestamente seamos más inteligentes y nos creemos que cada animal existe en la Tierra para servirnos de un modo específico. Eso son creencias, religión, etc., no es ciencia. La ciencia nos dice que todos los animales sienten, padecen y valoran sus vidas tanto como nosotros las nuestras. Podemos y debemos vivir sin hacerles daño adrede. Le recomiendo encarecidamente visitar estos blogs sobre Derechos Animales:
      https://filosofiavegana.blogspot.com/
      https://lluvia-con-truenos.blogspot.com
      https://vetyvegan.weebly.com/blog/
      Además, le recomiendo el documental «Reino apacible», basado en la historia real de una familia de ganaderos que, a pesar de llevar todas sus vidas explotando animales, convierten su granja en el primer gran refugio para animales del mundo: https://www.tribeofheart.org/sr/pkj_spanish.htm

      Asimismo, el otro día impartí una charla en la Biblioteca Provincial de Sevilla sobre la realidad de la explotación animal. Le resultará especialmente interesante a partir del minuto 17:10.
      https://youtu.be/V6iWq5PdK0k?t=1070

      Reciba un saludo cordial.

  • Adrián López Galera Publicado 27/04/2019 14:53

    Hola, Teresa. Gracias por su comentario. Hoy en día, la sociedad general va volviéndose consciente de que la explotación animal es tanto injusta como innecesaria. Los humanos no comemos carne o encerramos animales en zoológicos porque lo «necesitemos» sino que se trata de un comportamiento cultural. Biológicamente podemos adquirir todos los nutrientes que requiere nuestro cuerpo a través de fuentes no-animales. Sin embargo, todavía reinan muchos mitos y prejuicios debido a los intereses de la industria. Por ejemplo, ha de saber que no existe tal cosa como las «proteínas animales». Las proteínas son unas estructuras moleculares formada por cientos o miles de aminoácidos y tales aminoácidos pueden provenir de cualquier fuente, de hecho, todo aminoácido existente procede forzosamente de organismos autótrofos (plantas, algas, bacterias quimiotrofas, etc.). Por tanto, sólo necesitamos ingerir productos vegetales que contengan proteínas variadas con distintos tipos de aminoácidos. No se precisa que esos aminoácidos vengan de animales asesinados. Eso es un engaño publicitario. Por otro lado, no existen tal cosa como «altos estándares» de bienestar animal, lo que existe en realidad son poderosas compañas de marketing realizadas por psicólogos para tratar de que la gente piense que un animal (el cual quiere vivir y lucha por vivir) llevado a un matadero, cuyo objetivo es asesinar y despiezar animales, pueda sentir compatible con algún tipo de «bienestar» dentro. Ni la industria ni las grandes organizaciones «animalistas» le dirán a los consumidores que, por ejemplo, en la raza de pollos explotados para obtener huevos, los machos son sistemáticamente descartados tras el sexeo (prueba de sexo) mediante trituración o asfixia en el mismo día en que eclosionan del huevo. Yo mismo estudié durante la carrera que el «bienestar animal», así como las etiquetas «bio» o «eco» son beneficiosas para los ganaderos; pues un mejor trato aumenta la productividad y le da al producto un valor añadido que están dispuestos a comprar diferentes consumidores engañados por un simple sellito. Estudios psicológicos demuestran que la gente está más dispuesta a pagar más dinero que a cambiar de hábitos, por ende, el negocio es redondo. Las empresas ganaderas (leche, huevos, carne, etc.) les dice a los consumidores aquello que quieren oír («los animales en nuestra granja son felices») y ganan más dinero aunque en la práctica no hayan cambiado nada. Los «estándares» no existen a nivel legal porque los animales carecen de derechos legales, si los tuvieran, no podríamos criarlos, hacinarlos ni asesinarlos. No hay ninguna diferencia ética ni biológica entre aquellos animales que explotamos como «ganado» y aquéllos que cuidamos en nuestras casas. Se trata de una inculcación cultural desde pequeños. Al igual que ningún niño nace racista, tampoco ninguno de nosotros nace especista. Discriminamos entre animales porque creemos que está bien hacerlo porque supuestamente seamos más inteligentes y nos creemos que cada animal existe en la Tierra para servirnos de un modo específico. Eso son creencias, religión, etc., no es ciencia. La ciencia nos dice que todos los animales sienten, padecen y valoran sus vidas tanto como nosotros las nuestras. Podemos y debemos vivir sin hacerles daño adrede. Le recomiendo encarecidamente visitar estos blogs sobre Derechos Animales:
    https://filosofiavegana.blogspot.com/
    https://lluvia-con-truenos.blogspot.com
    https://vetyvegan.weebly.com/blog/
    Además, le recomiendo el documental «Reino apacible», basado en la historia real de una familia de ganaderos que, a pesar de llevar todas sus vidas explotando animales, convierten su granja en el primer gran refugio para animales del mundo: https://www.tribeofheart.org/sr/pkj_spanish.htm

    Asimismo, el otro día impartí una charla en la Biblioteca Provincial de Sevilla sobre la realidad de la explotación animal. Le resultará especialmente interesante a partir del minuto 17:10.
    https://youtu.be/V6iWq5PdK0k?t=1070

    Reciba un saludo cordial.

  • Adrián López Galera Publicado 27/04/2019 14:53

    Hola, Teresa. Gracias por su comentario. Hoy en día, la sociedad general va volviéndose consciente de que la explotación animal es tanto injusta como innecesaria. Los humanos no comemos carne o encerramos animales en zoológicos porque lo «necesitemos» sino que se trata de un comportamiento cultural. Biológicamente podemos adquirir todos los nutrientes que requiere nuestro cuerpo a través de fuentes no-animales. Sin embargo, todavía reinan muchos mitos y prejuicios debido a los intereses de la industria. Por ejemplo, ha de saber que no existe tal cosa como las «proteínas animales». Las proteínas son unas estructuras moleculares formada por cientos o miles de aminoácidos y tales aminoácidos pueden provenir de cualquier fuente, de hecho, todo aminoácido existente procede forzosamente de organismos autótrofos (plantas, algas, bacterias quimiotrofas, etc.). Por tanto, sólo necesitamos ingerir productos vegetales que contengan proteínas variadas con distintos tipos de aminoácidos. No se precisa que esos aminoácidos vengan de animales asesinados. Eso es un engaño publicitario. Por otro lado, no existen tal cosa como «altos estándares» de bienestar animal, lo que existe en realidad son poderosas compañas de marketing realizadas por psicólogos para tratar de que la gente piense que un animal (el cual quiere vivir y lucha por vivir) llevado a un matadero, cuyo objetivo es asesinar y despiezar animales, pueda sentir compatible con algún tipo de «bienestar» dentro. Ni la industria ni las grandes organizaciones «animalistas» le dirán a los consumidores que, por ejemplo, en la raza de pollos explotados para obtener huevos, los machos son sistemáticamente descartados tras el sexeo (prueba de sexo) mediante trituración o asfixia en el mismo día en que eclosionan del huevo. Yo mismo estudié durante la carrera que el «bienestar animal», así como las etiquetas «bio» o «eco» son beneficiosas para los ganaderos; pues un mejor trato aumenta la productividad y le da al producto un valor añadido que están dispuestos a comprar diferentes consumidores engañados por un simple sellito. Estudios psicológicos demuestran que la gente está más dispuesta a pagar más dinero que a cambiar de hábitos, por ende, el negocio es redondo. Las empresas ganaderas (leche, huevos, carne, etc.) les dice a los consumidores aquello que quieren oír («los animales en nuestra granja son felices») y ganan más dinero aunque en la práctica no hayan cambiado nada. Los «estándares» no existen a nivel legal porque los animales carecen de derechos legales, si los tuvieran, no podríamos criarlos, hacinarlos ni asesinarlos. No hay ninguna diferencia ética ni biológica entre aquellos animales que explotamos como «ganado» y aquéllos que cuidamos en nuestras casas. Se trata de una inculcación cultural desde pequeños. Al igual que ningún niño nace racista, tampoco ninguno de nosotros nace especista. Discriminamos entre animales porque creemos que está bien hacerlo porque supuestamente seamos más inteligentes y nos creemos que cada animal existe en la Tierra para servirnos de un modo específico. Eso son creencias, religión, etc., no es ciencia. La ciencia nos dice que todos los animales sienten, padecen y valoran sus vidas tanto como nosotros las nuestras. Podemos y debemos vivir sin hacerles daño adrede. Le recomiendo encarecidamente visitar estos blogs sobre Derechos Animales:
    https://filosofiavegana.blogspot.com/
    https://lluvia-con-truenos.blogspot.com
    https://vetyvegan.weebly.com/blog/
    Además, le recomiendo el documental «Reino apacible», basado en la historia real de una familia de ganaderos que, a pesar de llevar todas sus vidas explotando animales, convierten su granja en el primer gran refugio para animales del mundo: https://www.tribeofheart.org/sr/pkj_spanish.htm

    Asimismo, el otro día impartí una charla en la Biblioteca Provincial de Sevilla sobre la realidad de la explotación animal. Le resultará especialmente interesante a partir del minuto 17:10.
    https://youtu.be/V6iWq5PdK0k?t=1070

    Reciba un saludo cordial.

  • Avatar
    Alex Publicado 29/04/2019 22:18

    debería de llevarte a la granja de mi primo para que veas como se crían con amor y con calidad miles de gallinas para que los humanos coman carne sin stress y síga el proceso de la cadena alimentaria.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 29/04/2019 22:48

      Pregúntale a tu primo si también asfixia o tritura con amor a los pollitos machos por no serles rentables. Y, por favor, no hables de «cadena alimenticia». Eso no existe más que en la mente humana y su creencia antopoceéntrica, lo único que existen son relaciones tróficas complejas que no conforman ni legitiman ninguna acción humana. Por eso tenemos leyes y no vivimos según la selva. Aunque muchos de ustedes sí parecen mostrar una mente propia de Paleolítico.

  • Adrián López Galera Publicado 29/04/2019 22:48

    Pregúntale a tu primo si también asfixia o tritura con amor a los pollitos machos por no serles rentables. Y, por favor, no hables de «cadena alimenticia». Eso no existe más que en la mente humana y su creencia antopoceéntrica, lo único que existen son relaciones tróficas complejas que no conforman ni legitiman ninguna acción humana. Por eso tenemos leyes y no vivimos según la selva. Aunque muchos de ustedes sí parecen mostrar una mente propia de Paleolítico.

  • Adrián López Galera Publicado 29/04/2019 22:48

    Pregúntale a tu primo si también asfixia o tritura con amor a los pollitos machos por no serles rentables. Y, por favor, no hables de «cadena alimenticia». Eso no existe más que en la mente humana y su creencia antopoceéntrica, lo único que existen son relaciones tróficas complejas que no conforman ni legitiman ninguna acción humana. Por eso tenemos leyes y no vivimos según la selva. Aunque muchos de ustedes sí parecen mostrar una mente propia de Paleolítico.

    • Adrián López Galera Publicado 27/03/2019 22:04

      El ser humano ha evolucionado por razones azarosas que nada tienen que ver con el consumo de nutrientes específicos. Nuestros organismo no queda «privado» de nada al rechazar la carne porque la carne no contiene ningún nutriente que no sea reemplazable por otros productos. Ya basta de ignorancia.

    • Adrián López Galera Publicado 27/03/2019 22:04

      El ser humano ha evolucionado por razones azarosas que nada tienen que ver con el consumo de nutrientes específicos. Nuestros organismo no queda «privado» de nada al rechazar la carne porque la carne no contiene ningún nutriente que no sea reemplazable por otros productos. Ya basta de ignorancia.

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)