El especismo en la veterinaria

El especismo en la veterinaria es una realidad

De chico me fascinaban materias tales como física, astronomía, psicología y, sobre todo, medicina y veterinaria. No fue hasta bien arribada mi madurez y desarrollado un sentido moral-ético propio cuando, al final, me decanté por biología sin todavía saber el porqué. No obstante, algo que sí tengo claro es por qué renuncié a consagrar mi vida hacia una y otra disciplina sanitaria. Si rehusé a estudiar medicina se debió principalmente a una serie de argumentos que expongo a continuación.

A diferencia de lo que suele creerse en sociedad, la veterinaria no consiste ni se basa en la versión «animal» de las ciencias médicas (curar animales no humanos como análogo a curar a humanos). Un individuo cualquiera puede dedicarse a la medicina y estar tranquilo y seguro al completo de que va a procurarle ayuda, auxilio, remedio, bienestar y muchas otras bondades a todo aquel sujeto que lo requiera. O, al menos, podrá intentarlo sin dudas. Sin embargo, estos postulados no son totalmente aplicables para el caso de la veterinaria porque ésta se desarrolla en un mundo especista.

La veterinaria preserva la salud de los animales cosificados

Las legislaciones del mundo moderno en relación a los animales reflejan nuestro escaso avance humano en dicho sentido después de haber estado conviviendo (y malconviviendo) con la naturaleza desde hace miles y miles de años. Hoy día, un animal no perteneciente a nuestra especie se considera una simple propiedadbienes muebles semovientes») del ser humano (entendido como ente particular o representación del estado) que, como tal, tiene tantos «derechos» como una mesa u otros elementos físicos de paisaje. A diferencia de un médico, un veterinario se enfrentará en numerosas ocasiones a conflictos entre los intereses del animal en cuestión y el dueño o propietario de susodicho. Como viene de cajón, en un mundo por y para humanos prevalecen siempre los intereses de estos últimos, lo cual conlleva forzosamente un perjuicio mayor o menor para el determinado animal no humano; a pesar del código deontológico que se profesa en esta labor.

Hay cientos de ejemplos cotidianos que nos patentan esta realidad presente, aunque a veces desconocida, tanto en animales «caseros» como en aquéllos destinados a la explotación ganadera: cortado de colas, recortado de orejas y cuernos, desungulación, castración, desviación peneana y estirpación del músculo retractor del pene, fecundaciones artificiales reiteradas, tratamientos hormonales nocivos, pelado contraindicado, marcaje a hierro candente o por microcirujía, muerte provocada mediante técnicas atroces, etc.

Además, un fenómeno muy llamativo para mí se produce cuando estos profesionales recomiendan el «sacrificio» (asesinato) de animales atendiendo a su «sufrimiento» actual o posterior. Dejando a un lado los casos en que el dueño se desentiende olímpicamente del animal, no deja de parecerme paradójico que no duden en optar por el sacrificio a veces ante lesiones moderadas o incluso leves y, en cambio, jamás se les pasaría por la cabeza aplicar esa misma filosofía a una vida humana. ¿Acaso otros animales son incapaces de recuperarse como lo hacemos los seres humanos y seguir con un día a día relativamente normal? ¿Valemos menos un animal si ya no estamos como «salidos de fábrica»?

Por ello y en contra de las apariencias, para desempeñar el oficio de la veterinaria se requieren, en ciertas circunstancias, dos cualidades nunca tenidas en cuenta: falta total de escrúpulos e íntegra carencia de ética hacia los Derechos Animales. Todo se resume en especismo.

Si de verdad pretendemos ser justos con los demás animales y luchar contra estas atrocidades, no nos queda otro remedio que rechazar toda forma de explotación animal de la misma manera en que todos nos oponemos a la explotación humana. Ése es el significado del veganismo.

Para acabar, recomiendo el magnífico blog de la compañera veterinaria y activista vegana Mónica Manzanares.

7 Comentarios

  • Avatar
    Ivonne e. Publicado 11/12/2016 17:58

    De hecho fíjate que yo también tuve mis dudas para comenzar a estudiar veterinaria,por eso mismito que dices,los intereses de los humanos sobre esos pobres animales inocentes, y al final me aventé,y si,todooos mis compañeros siempre ven la lana antes que otra cosa,pero desde mi punto de vista,te contradigo con la eutanasia que se le aplica a un paciente ,eso se hace únicamente y en casos especiales cuando de verdad el perro tiene una enfermedad o dolencia que ya no tiene solución,por esto o por aquello,jamás ha sido mi primer opción,siempre se exploran otras opciones,ese es mi recurso último y el más difícil de asimilar,yo creo que más enfocado a la veterinaria,va enfocado a cada veterinario,no todos somos iguales,yo no me comería jamás a mis pacientes, ni tampoco los mataría por que el dueño se ha desentendido,jamás,eso edta en contra de mis valores y principios.

  • Avatar
    Tu hermana Publicado 11/12/2016 19:21

    COMO PUEDE HABER ALGUIEN TAN IMBECIL DE ESCRIBIR TAL ARTICULO SIN FUNDAMENTOS, ERES UN IGNORANTE DE MIERDA, CLARO, CUANDO NECESITAS CONSULTAS GRATIS AHI ESTAN LOS MVZ PERO CUANDO LES COBRAN, SON LO PEOR DEL MUNDO !!! ES POR ESTO QUE LA GENTE SE BURLA DEL VEGANISMO, POR ESTUPIDOS E IGNORANTES COMO TU QUE NO TIENEN IDEA DE COMO ES LA CARRERA DE MVZ Y ESCRIBEN BLOGS SIN CONTENIDO RELEVANTE…

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 11/12/2016 19:30

      Eres un trol sin vergüenza que se escuda en la aparente anonimicidad de internet para soltar insultos a destajo. Podría haber borrado tu comentario ofensivo; pero prefiero dejarlo para plasmar la coherencia y buena educación de algunos zootecnistas.

      1) Los fundamentos aparecen claramente en el artículo.
      2) Ignorante demuestras ser tú al no saber contestar más que con insultos.
      3) No he pedido nunca una consulta gratis y casi prefiero curar yo mismo a mis compañeros que dejarlos en manos de gente como tú.
      4) Quien se burla del respeto que merecen los animales no humanos (en eso consiste el veganismo) es porque no valora la vida de otros animales y sólo sabe mirarse el ombligo y comentar reaccionismos agresivos en un blog.
      5) Hablas de contenidos relevantes cuando has tardado en comentar 10 segundos desde que abriste la página por primera vez. Interesante.

  • Adrián López Galera Publicado 11/12/2016 19:30

    Eres un trol sin vergüenza que se escuda en la aparente anonimicidad de internet para soltar insultos a destajo. Podría haber borrado tu comentario ofensivo; pero prefiero dejarlo para plasmar la coherencia y buena educación de algunos zootecnistas.

    1) Los fundamentos aparecen claramente en el artículo.
    2) Ignorante demuestras ser tú al no saber contestar más que con insultos.
    3) No he pedido nunca una consulta gratis y casi prefiero curar yo mismo a mis compañeros que dejarlos en manos de gente como tú.
    4) Quien se burla del respeto que merecen los animales no humanos (en eso consiste el veganismo) es porque no valora la vida de otros animales y sólo sabe mirarse el ombligo y comentar reaccionismos agresivos en un blog.
    5) Hablas de contenidos relevantes cuando has tardado en comentar 10 segundos desde que abriste la página por primera vez. Interesante.

  • Avatar
    Viki Publicado 17/09/2018 01:48

    Justamente estoy atravesando una situación súper difícil con veterinarios por la muerte de mi mascota. Esto me ha ayudado a entender porque actúan de esa manera.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 17/09/2018 14:37

      Hola, Viki:

      Lamento mucho su pérdida. Hay veterinarios que se dedican a sanar animales como pudieran haberse dedicado a montar muebles. En veterinaria falta una coherencia ética hacia ellos debido al nuestro prejuicio humano de supremacía, es decir, a que valoramos sus viddas como inferiores. Si sientes un deber ético hacia los animales y te preocupa lo injusto que somos con ellos, me gustaría invitarte a esta introducción y otros muchos artículos presentes en este blog: https://filosofiavegana.blogspot.com/p/preguntas-frecuentes_407.html

      Un saludo cordial.

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)