El antropocentrismo de PACMA y el enfoque proteccionista kantiano

¡Difunde!

¡Derechos Animales ya! - El antropocentrismo de PACMA y el enfoque proteccionista kantianoPACMA es un partido animalista que no defiende a los animales ni sus derechos. El antropocentrismo y el bienestarismo de esta formación rezuma por todas sus publicaciones y campañas. En esta publicación critico una de sus publicaciones con el enfoque proteccionista del filósofo Immanuel Kant.

El antropocentrismo de PACMA y su tergiversación de la ciencia

Cada dos por tres, PACMA, el partido animalista español, hace gala de su infinito antropocentrismo. Una de sus muestras más palpables se observa cuando lanzan publicaciones que relacionan la violencia contra los animales y la violencia contra humanos. Lo hacen con la intención de justificar que lo primero desemboca en lo segundo y alegar que, por ende, el Gobierno debería tomar más medidas contra el maltrato animal porque, de no hacerlo, habría consecuencias terribles para la sociedad humana.

El argumentario de PACMA es una petición de principio o razonamiento circular. Parte desde la premisa, no demostrada, de que alguien violento contra los animales debe de ser violento contra seres humanos. En la captura mostrada arriba, donde dice que «es evidente» no argumenta absolutamente nada. Los estudios existentes hasta la fecha demuestran una relación, por supuesto, pero no por las razones que PACMA aduce.

La violencia contra los animales es, generalmente, la consecuencia de dos situaciones posibles:

  1. Consecuencia esperable de su cosificación moral e instrumentalización como recursos. Si la sociedad percibe a los animales como seres inferiores que existen para servirnos, entonces será proclive a cometer violencia contra ellos para obtener algo deseado, ya hablemos desde alimento hasta simple entretenimiento. PACMA obvia el fenómeno de la cosificación moral como si el maltrato animal existiese en un vacío ontológico y no fuese una consecuencia inherente a la propia explotación animal.
  2. Que, debido a lo anterior, los humanos con psicopatía, un trastorno mental o una especial violencia pueden optar por violentar animales porque son biológica y legalmente indefensos ante nosotros. Esto PACMA obvia también, como si la desprotección de los animales ocurriera por una situación azarosa en nuestro sistema de derecho.

Los estudios no demuestran una relación de tipo causal entre una y otra forma de violencia, lo que existe es una relación ontológica entre la cosificación moral de un sujeto y algún trastorno psicológico.

¡Derechos Animales ya! - Retrato de Immanuel KantEl ilustre filósofo Immanuel Kant argumentaba que la violencia contra los animales nos volvía una sociedad perversa. Su enfoque humanista era antropocentrista.

El antropocentrismo de PACMA es un calco del enfoque proteccionista kantiano

El argumento de PACMA no tiene nada de novedoso. Ya en el siglo XVIII, Immanuel Kant argumentaba que debíamos prevenir la violencia contra los animales porque ello nos convertía en una sociedad peor y más violenta hacia otros seres humanos.

Cuando PACMA alega que debemos preocuparnos por el maltrato animal —porque sus perpetradores pueden también agredir a otros humanos—, refuerza el prejuicio de que la violencia sobre los animales sólo importa si afecta a los humanos. Aunque hubiera sido cierto, dicho argumento transmite la idea de que los animales sólo merecen respeto en la medida en que su desprotección perjudique a los intereses humanos.

¡Derechos Animales ya! - Cita de George Orwell sobre la libertad de expresiónPACMA y las grandes organizaciones animalistas se nutren de los sesgos y prejuicios antropocéntricos y bienestaristas para lucrarse a costa de la miseria de los animales.

Conclusión

Los activistas abolicionistas nos oponemos al discurso de PACMA y de las grandes organizaciones animalistas porque su base es el antropocentrismo, el especismo y el bienestarismo. No compartimos sus mantras porque no denuncian ni reflejan que los animales son esclavos de los seres humanos y que su situación social y legal proceden de una previa cosificación moral.

Las campañas de estos grupos van encaminadas a exigir que la esclavitud animal se lleve a cabo sin sufrimiento —algo imposible porque el sufrimiento es la consecuencia de que se vulneren los intereses inalienables de las víctimas—, a la par que ignoran o validan que los animales sigan siendo mercancías a las que criar, manipular y asesinar cuando nos convenga.

Los textos de PACMA y de estas organizaciones no quedan sujetos al azar. Los bienestaristas promueven el antropocentrismo y el especismo por la sencilla razón de que unos argumentos antropocéntricos y especistas obtendrán una mayor calado y visibilidad en una sociedad antropocéntrica y especista. Es así de sencillo.

Las campañas animalistas están orquestadas para llegar a la máxima cantidad de gente «sensibilizada con los animales» —bienestaristas— que está dispuesta a donar grandes sumas de dinero en lugar de cambiar sus hábitos de consumo. Ésta es la triste realidad a la que quedan relegados los animales: subordinación ante prioridades humanas y lucro mercantilista.


¡Difunde!

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)

diecinueve − siete =