Partido Vegano - Los principios éticos no entienden de ideologías políticas

Los principios éticos no entienden de ideologías políticas

¡Difunde!

Partido Vegano - Los principios éticos no entienden de ideologías políticasEn el Partido Vegano funcionamos como un equipo compenetrado, cabal y eficaz a pesar de nuestras diferencias en ideologías políticas. Los principios éticos deben ser la base de cualquier ideología política y deben servir para unirnos; no para dividirnos.

Los principios éticos deben ser la base de cualquier ideología política

La pregunta y el cuestionamiento que más nos han hecho hasta la fecha es sobre nuestra postura en temas sociales y económicos. Hay votantes interesados en conocer si los miembros del Partido Vegano comulgan o no con sus distintas ideologías políticas.

Hoy, queremos cuestionar la poca comprensión generalizada que existe sobre la importancia del veganismo y de los Derechos Animales. Muchos veganos y no veganos todavía no se han despojado de su antropocentrismo y aún no se han percatado de que sus luchas, convicciones e ideales no tienen cabida alguna respecto a las necesidades reales e injusticias que padecen los animales.

El Partido Vegano es un partido único en el mundo al promover exclusivamente el veganismo y los Derechos Animales, sin medias tintas. El veganismo es un principio ético y, como tal, debemos promoverlo como un fin en sí mismo; no como una herramienta al servicio de una bandera o de los intereses de algún colectivo humano.

El antropocentrismo humano ciega a la sociedad e incluso a los propios veganos al hacerlos creer que nosotros seamos los protagonistas del veganismo o de los Derechos Animales. En absoluto, si de verdad nos importan los animales, debemos entender una premisa básica: los principios éticos no entienden de ideologías políticas.

El equipo del Partido Vegano trabaja unido porque los principios éticos no entienden de ideologías políticasEn el equipo del Partido Vegano no concebimos la sociedad como si estuviese formada por polos enfrentados; sino por individuos que podemos y debemos compartir una base ética mínima que respete tanto a humanos como a otros animales. Los principios éticos no entienden ni deben entender de ideologías políticas.

Una respuesta contundente a falacias típicas

Las luchas sociales son necesarias y de ello se encargan otros partidos con los cuales mantendremos diálogo. Sin embargo, si no valoramos los principios éticos por sí mismos, todo se convierte en un conflicto de intereses sin ninguna base en la que sostenerse.

Hay quienes critican que nuestra postura es «equidistante», un adjetivo que ha pasado a convertirse en un arma arrojadiza para decir «si no apoyas abiertamente mi ideología política, entonces eres mi enemigo.» Para quien considere que los Derechos Animales son una lucha secundaria e inferior a sus ideales políticos, el problema no está en nosotros ni en las víctimas. Tales individuos deberían revisar sus privilegios; pues los animales no pueden venir a quejarse.

Nuestro discurso no es paternalista; sino claro, tajante y unificador. Debemos luchar juntos por los Derechos Animales y ello implica partir desde la base de que todos debemos estar de acuerdo en unos principios éticos mínimos.

En la Comisión Ejecutiva del Partido Vegano funcionamos como un equipo a pesar de nuestras diferencias ideológicas porque nuestras enormes diferencias —en todos los ámbitos— nos hacen más fuertes y estar mucho más comprometidos con las víctimas no humanas.

Donde otros verían clases sociales, géneros, razas, ideales incompatibles o movimientos opuestos, nosotros vemos personas que luchan por la igualdad de otras personas (los animales no humanos). Tan sencillo como eso.

Esto, y no otra cosa, es inclusividad. Lo demás son dogmas ideológicos que caen por su propio peso.

¡Ayúdanos a romper cadenas!

Artículos relacionados

Adrián López Galera

Adrián López Galera

Grado en Biología. Máster en Estudios Lingüísticos, Literarios y Culturales. Amplia experiencia en Derechos Animales, Escritura Creativa y Administración de sistemas informáticos.