¿El veganismo es de izquierdas? ¿El veganismo es interseccional?

Muchos creen que el veganismo es de izquierdas. La sociedad actual está muy confundida por la falta de información y la actitud desinformante de supuestos veganos que llegan a hablar de «veganismo interseccional» o de «veganismo blanco» entre otras lindezas posmodernas. A los animales les da igual nuestra ideología política, merecen respeto por encima de todo.

¿El veganismo es de izquierdas?

Vivimos en una sociedad en constante evolución y bastante convulsa desde que nuestros antepasados bajaron de los árboles. Los humanos, como animales sociales, mostramos una tendencia innata hacia el colectivismo: tendemos a juntarnos con gente que comparta nuestras creencias e ideales, por muy estúpidas o equivocadas que estén. Este fenómeno afecta a todos los aspectos de nuestra vida: ética, política, religión, etc.

La política envuelve todos los aspectos de nuestra vida aunque no deseemos ser militantes políticos. Cuando una serie de ideas empiezan a resonar en la opinión pública, los partidarios y detractores de una determinada ideología o conjunto de ideologías preexistentes —ya fuere adrede o por mera inercia— empiezan a asociarla con otras determinadas ideas preexistentes, con algún tipo de colectividad o con cualesquier rasgos socio-políticos o económicos.

Es un secreto a voces que el veganismo ha calado más entre gente que se autoconsidera «de izquierdas» que «de derechas» pero… ¿significa eso que el veganismo es de izquierdas?

Basta con escribir «veganismo interseccional», «vegan feminismo interseccional» o «veganismo blanco» en cualquier buscador para que aparezcan figuras como la presente. Esta imagen representa la postura reaccionaria, fanática, irracional, identitaria y femisexista que muchos individuos vierten sobre el veganismo y los Derechos Animales al afirmar que «el veganismo es interseccional» o al hablar de «veganismo blanco», para introducir sus propios ideales como si a los animales les importase algo que los explote un hombre, una mujer, un blanco o un negro…

Relación entre el veganismo y el progresismo

Este artículo no pretende realizar un análisis exhaustivo ni nada detallado sobre posturas políticas ni sus evoluciones a lo largo del tiempo. Su intención no es otra que la de tratar de circunvalar y esclarecer ciertos alegatos y mantras —que se repiten desde uno y otro lado del espectro político— para reflexionar si tiene sentido relacionar el veganismo con la izquierda política. Con este fin, cabría empezar por tratar de acotar el significado de lo que entendemos por «ser de izquierdas». Decir que algo o alguien es «de izquierdas» se refiere, en principio, a que refleja los ideales del progresismo.

El progresismo, entendiéndolo en sus inicios como parte y consecuencia del movimiento de la Ilustración, defendía el progreso social mediante el uso de la razón y la adquisición de valores universales. El concepto de «izquierda», nacido durante la Revolución Francesa, ha ido transformándose desde el siglo XVIII hasta nuestros días y su significado sufrió severas alteraciones por la influencia directa del marxismo y su propagación de la idea sobre las luchas de clases que se desarrollaron entre finales del siglo XIX, y comienzos y primera mitad del siglo XX. Y, en fechas más recientes, se ha visto también influenciado por el posmodernismo. Existiendo tantos matices e interpretaciones posibles, apenas podemos separar dos vertientes dentro de lo que llamamos «izquierda»: una vertiente moral y una vertiente política.

Si entendemos la «izquierda» como sinónimo de progresismo en su sentido moral —es decir, como la defensa de la razón y la búsqueda de valores universales—, podemos afirmar que el veganismo es un principio ético que recoge el testigo del progresismo y de los primeros movimientos de izquierda.

En cambio, si entendemos la «izquierda» como sinónimo de progresismo en su sentido político —es decir, como la defensa de unas estructuras sociales y económicas vinculadas a la existencia o no de un Estado y del individuo como carente de valor intrínseco—, entonces el veganismo no puede ser de izquierdas por dos razones:

  1. Pertenece a otra categoría. El veganismo es un principio ético y, como tal, se refiere a las acciones del individuo al margen de la sociedad y de cualquier estructura socio-económica. El respeto que merecen los animales es independiente de que los humanos vivamos bajo un régimen social, político y económico en específico.
  2. El actual movimiento político de izquierdas rechaza los pilares que lo fundaron. Si en un origen se apostaba por el uso de la razón y la adquisión de valores universales, las actuales corrientes de izquierdas incurren de lleno en el tribalismo —defensa egoísta de los intereses de un colectivo— y en el relativismo moral e identitario —la creencia dogmática de que la verdad es relativa, de que no hay valores universales y de que nuestra identidad está por encima de los hechos objetivos—.

Como fruto esperable de la tercera ola feminista y el adoctrinamiento posmoderno que ya se produce y reproduce en las universidades de Occidente, encontramos a individuos que sacan palabros a la palestra como «veganismo blanco» —parte de su lucha por un «veganismo interseccional»—, como si alguien pudiera ahora ser vegano o no, o ser más o menos vegano según su color del piel o un «medidor de privilegios». Los animales merecen respeto y necesitan que los respetemos. Estas cuestiones identitarias son tanto una aberración como un insulto a las propias víctimas. A los animales les urge una sociedad vegana, no un corrillo de adolescentes haciéndose ‘selfies’ antes de entrar a su clase de estudios de género… 

¿El veganismo es de izquierdas por su relación con la izquierda actual?

Muchos de quienes hoy se consideran veganos también dicen ser «de izquierdas». A partir de lo que uno puede observar en su día a día, hablando con la gente en persona y en las redes, existe una enorme diferencia, al menos en apariencia, entre el número de veganos de que dicen ser «de izquierdas» y «de derechas», o bien que no se identifican con ningún lado del espectro. Hasta la fecha ha habido algunos estudios en distintos países y contextos. Como curiosidad, uno reciente ha sido sobre si hay veganos que hayan votado al presidente estadounidense Trump. Tales datos muestreados y sus resultados hay que atenderlos con precaución, pues algunos estudios —por no decir la mayoría— toman una muestra poblacional baja o hacen ciertas preguntas que polarizan los resultados.

Partiendo desde la premisa de que, verdaderamente, la mayoría de los veganos actuales sean «de izquierdas» o simpatizantes del socialismo, el marxismo o determinadas políticas identitarias, deberíamos detenernos un momento a averiguar un posible origen de esta realidad y preguntarnos si esto conlleva que, entonces, el veganismo es de izquierdas.

El origen del veganismo vinculado a otros movimientos sociales

Como han explicado maravillosamente otros autores, el veganismo surgió hacia la mitad del siglo XX. Este periodo estuvo marcado por el auge y apogeo de los movimientos sociales: la primera era del ecologismo y de la lucha homosexual, la segunda era del feminismo, entre otros hitos relevantes.

El veganismo, como principio ético seguido por humanos con metas e ideales propios, ha encontrado desde hace décadas una mejor aceptación «relativa» entre aquellos individuos que, a su vez, están sensibilizados con otras injusticias padecidas por humanos. Así ocurre porque, como explica el divulgador científico Steven Pinker, existe un fenómeno de causa-efecto por el cual un avance o progreso moral allana el camino para otro sucesivo. Por ejemplo, la abolición de la esclavitud negra facilitó el reconocimiento del sufragio femenino y, éste a su vez, supuso el reconocimiento de los derechos del menor, y así, sucesivamente, hasta la actualidad.

Por ende, apelando a una «lógica social», cabe comprender que en nuestro contexto actual, caracterizado por la discriminación sistemática de otros animales por una razón de especie transmitida de generación en generación, haya más humanos proclives a adoptar el veganismo si conocen bien o son partícipes en otros movimientos sociales vinculados tradicionalmente a la izquierda política.

Éste es uno de los muchos logos que los grupos posmodernos difunden por redes sociales. Se ven a sí mismo como héroes y justicieros a la par que discriminan y adoptan actitudes y acciones irracionales y, muchas veces, violentas contra quienes rechacen o refuten sus dogmas identitarios. Hacerse vegano no tiene ningún misterio ni implica adoptar determinados ideales políticos.

Pero entonces… ¿El veganismo es de izquierdas? ¿Sí o no?

La respuesta es no y ya aparece en los párrafos anteriores. El veganismo no es ni puede ser de izquierdas porque no es un principio político; sino ético. No tendría ningún sentido afirmar que el veganismo es de izquierdas ni aun suponiendo que la mayoría de sus practicantes fuesen militantes de izquierda. Creer que los seguidores de algo condicionan la naturaleza de ese algo incurre en la llamada «falacia de asociación».

Alguien de derechas y muy, muy de derechas puede ser vegano perfectamente en tanto que, como individuo, comprenda que los animales merecen respeto por sí mismos y no participe en ninguna forma de explotación animal. Justo como cualquier otro humano con plenas facultades. El alegato de que alguien no puede ser vegano si es de derechas —una afirmación gratuita que me indigna— evidencia el interés de un particular o colectivo por tergiversar, manipular, adueñarse y apropiarse del significado y alcance del veganismo para promover sus propios intereses. Y esto es justo lo que está ocurriendo: miles de individuos y colectivos que ven el veganismo como un simple instrumento de moda para encauzar sus propios intereses, obsesiones e ideas enfermizas. Los individuos de izquierda intentan politizar el movimiento y lo promocionan como una reivindicación política. Y, por su parte, los individuos de derechas oyen llover sin saber dónde y responden estupideces creyendo que el veganismo es la nueva locura posmoderna de unos cuantos comunistas, feministas o femisexistas con el pelo rosa.

Cuando algunos militantes de izquierda se apropian del veganismo y lanzan apologías del «veganismo interseccional» o «vegan feminismo interseccional», o van contra lo que ellos llaman «veganismo blanco», lo que hacen es polarizar y enfrentar a la sociedad entre buenos y malos —¡y luego dicen que nosotros somos divisivos!— debido a una interpretación y a una percepción maniquea, reduccionista y patológica de la realidad y de por qué los humanos cometemos injusticias, ya sea contra otros humanos o contra los animales.

¿Y por qué el veganismo tampoco es transversal o interseccional?

Cuando se dice que un movimiento es «transversal» significa que afecta y va destinado a combatir injusticias en todos los niveles de la sociedad. El veganismo es un principio ético referido exclusivamente a los animales. Y no, no vale decir que los «humanos también somos animales» para excusar que el veganismo también se refiera a nuestra especie porque el veganismo no se refiere a los animales por ser animales; sino porque los humanos hemos reducido a los demás animales —otros seres sintientes—, al estatus de propiedad y a la condición de esclavos. Los humanos podemos estar oprimidos según nuestros rasgos biológicos en determinados lugares del mundo, pero ningún ser humano es esclavizado sistemáticamente por ser humano. En cambio, los demás animales son esclavizados sistemáticamente por no pertenecer a nuestra especie y carecen de ningún tipo de derechos reconocidos.

Defender un «veganismo interseccional» implica difuminar la definición de veganismo para abarcar cuestiones ajenas al mismo. Claro que son importantes las luchas obreras, feministas y homosexuales; pero eso no conlleva que el veganismo se refiera o deba referirse a estas luchas. Dado que la sociedad actual es especista y tendemos a marginar los intereses de los demás animales, un «veganismo interseccional» se traduce en la marginación de los animales dentro del propio principio ético que se refiere a ellos en pos de los intereses colectivistas, políticos e identitarios de algunos humanos.

Y, por supuesto, ir contra lo que algunos llaman «veganismo blanco» significa, ni más ni menos, que crear una barrera discriminatoria —dentro de un principio contrarias a las discriminaciones morales— para juzgar, condenar y marginar a veganos según sus rasgos identitarios, juzgados y evaluados por otra gente que cree tener otros rasgos identarios oprimidos por estos primeros. Menuda aberración irracional.

El veganismo no es de izquierdas ni puede serlo

El veganismo no es una dieta, no es un estilo de vida, no es una moda, no es fruto del posmodernismo —el posmodernismo ni existía en 1951— ni nada ajeno a los Derechos Animales. Cualquier agente moral —adulto con plenas facultades— puede ser vegano con independencia de su raza, sexo, orientación sexual, credo, religión, etnia, ideales políticos, de su equipo de fútbol favorito o de cualquier otra razón social, política y económica ajena a la cuestión moral de los animales. Por tanto, a la pregunta tan manida de si el veganismo es de izquierdas, la respuesta es un «no» rotundo. Cualquier etiqueta y adjetivo que deje al margen el significado del veganismo y el respeto que merecen las víctimas se convierte en parte del problema. ¡Ya está bien de decir y propagar sandeces como «veganismo interseccional o «veganismo blanco»! Se precisa madurez, honestidad, seriedad y ganas de formarse y transmitir un mensaje veraz por los animales.

12 Comentarios

  • Avatar
    Johan Ramirez Publicado 05/09/2019 16:18

    Que gran texto, muchas gracias por escibirlo y por hacer respetar el veganismo y no permitir usurpaciones del mismo.
    Saludos.

  • Avatar
    andressolo Publicado 08/09/2019 11:19

    He sido linchado decenas de veces (y expulsado de grupos veganos) por este texto:
    https://andressolo.wordpress.com/2016/05/11/el-veganismo-no-es-de-izquierdas/

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 08/09/2019 18:54

      No me extraña. No estoy totalmente de acuerdo con tu artículo porque la práctica (la búsqueda de la eficiencia) no debe nunca desligarse de la teoría de los Derechos Animales. No obstante, coincidimos en el punto básico de que es una acción injusta, egoísta e incluso caprichosa asociar el veganismo con los ideales políticos propios.

      Un saludo.

  • Avatar
    Carlos Publicado 09/09/2019 01:56

    Excelente ejemplo de que no necesariamente por ser vegano alguien es empático o amable y que no basta con que el mundo se haga vegano para solucionar todos los problemas, que la intolerancia, injusticias y egoísmo no se acaban con el veganismo.
    Que artículo más poco tolerante, empático y propositivo. No hay UNA forma correcta de hacer activismo y nadie necesita tus consejos de cómo se debe lucir y hablar para asimilarse y apelar a la mayoría, la mayoría que igualmente ve al veganismo como una ideología extrema y feliz sigue comiendo carne. Veganismo es nuestras propias ideas y creencias, la ironía al hablar mal de ellas por promover ideas y creencias, hacer activismo es ideologico! Ellas no apuntan al mismo público que tú y si deciden incluir otras opresiones motivadas por las mismas razones éticas que impulsan al veganismo bien por ellas. Fácil hablar de como uno se debe ver o comunicar cuando tienes el privilegio de ser hombre de piel clara, delgado, bien educado y quizas hetero y la única opresión que vez o experimentas es la de los animales. Tu discurso no es efectivo hacia un público que si se preocupa de otros problemas del mundo y ve que la compasión y lucha se debe extender a todos. Hay activismo para todos tipos de personas, no solo para que creen que lo único malo en la sociedad es lo que pasa con los animales.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 09/09/2019 14:05

      En este sitio web aparece claramente que no se publicarán comentarios que falseen su correo electrónico. Hago una excepción en tu caso para dejar evidencia de las flagrantes contradicciones de tu pensamiento. Afirmas que mi texto es «poco tolerante y empático» y que cada quien puede usar el término de veganismo como le venga en nada mientras, conforme vas sumando afirmaciones gratuitas, llegas a afirmar que «es fácil hablar porque soy un hombre de piel clara» (¡qué tolerante y empático eres!) y que mi discurso no es efectivo para todos. ¿Tú te lees? Estás discriminando a gente por sus rasgos identitarios (lo que hace la izquierda más fanática, visceral e irracional) y… ¿crees que tu mensaje va a llegar a «todos»? Tu mensaje discrimina entre seres humanos por sus rasgos y viene a decir, básicamente que tu grupo tiene legitimidad para usar el término de veganismo como le salga de entre sus genitales porque sois más «oprimidos» que los demás. Tenéis un serio problema tanto argumentativo como ideológico.

      Un saludo.

  • Avatar
    Ian Publicado 10/09/2019 05:59

    Y donde pone que no se puedan falsear los correos? y para que quieres nuestros correos reales, eh? asqueroso de mierda.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 10/09/2019 18:17

      Lo pongo claramente en el apartado de «Información«. En mi sitio puedo tener las normas de participación que me dé la gana y no respondo a correos falseados porque los falsean quienes tienen mala intención. Si alguien me hace una supuesta pregunta sobre el veganismo y observo que su correo es falso, no la respondo porque sólo quiere hacerme perder el tiempo. Quien busca información y consejo, pone su correo real para que pueda haber comunicación entre las partes.

      Todos tus comentarios y el de tus compañeros que sigan esta línea no serán publicados, ahórrate perder un valioso tiempo que podrías dedicar al Fornite. Y menciono el Fornite porque no creo que tus capacidades den para algo más.

      Un saludo.

  • Avatar
    Luis Gabriel Santos Rodriguez (Poecios) Publicado 27/09/2019 18:30

    Excelente. Lo compartire.

  • Avatar
    Matias Publicado 04/10/2019 15:44

    No comparto para los conceptos del tu artículo… es tristísimo comprobar la cantidad de personas que condenan la explotación de los animales no humanos por parte de los humanos pero que, seguramente por instinto de preservación de sus propios prinvilegios o por simple mediocridad, no tienen ninguna clase empatía por los humanos que son explotados por sus pares en el marco de un sistema injusto y violento como el capitalismo… El veganismo es milenario (no nació a mediados del siglo XX!!!) se basa en el principio ético de no dañar (ahimsa) y por supuesto, resulta aplicable a todos los seres vivos, sintientes y sencientes, humanos o no humanos… En mi opinión, ser vegano y no cuestionar un sistema como el capitalismo que promueve y genera la explotación de un ser por otro -y al machismo y al racismo también, por supuesto- y que además colocó al planeta al borde de un colapso ambiental casi sin retorno, es definitivamente un grandísimo acto de hipocresía… Saludos.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 04/10/2019 17:31

      Hola. Quizás uno de los actos evidentemente más mediocres sea venir a soltar afirmaciones y a mezclar conceptos sin ningún criterio. El veganismo se definió a mediados del siglo XX. Confundes dicho término con los fundamentos en que se basa. La no violencia es milenaria, claro. Pero eso no quita que, por ejemplo, el concepto abolicionista no surgiera hasta la época de la lucha contra la esclavitud negra. El veganismo no se refiere a los humanos porque ellos (los animales) son nuestros esclavos y se refiere al cese de su esclavitud. Nuevamente, confundes la no violencia con el hecho de que cada término signifique lo que tú quieras. El capitalismo no genera ni promueve nada. Es un sistema económico, no político ni social. Quizás estés confundiéndote con el fascismo. El capitalista no es culpable de la explotación animal ni de ninguna otra opresión por la sencilla razón de que las discriminaciones morales se deben a prejuicios sociales. El capitalismo, como sistema económico, sólo permite comerciar con aquello que los humanos consideremos objetos. Pareces crees que bajo un sistema comunista no habría explotación animal o daño al medio ambiente. Son los humanos quienes forman el sistema. Echarle la culpa a un sistema es un reduccionismo propio de quienes siguen mantras ideológicos.

      Un saludo.

  • Avatar
    Luiso Garcia Publicado 11/11/2019 11:02

    El veganismo es una posición ética y política que condena TODAS las formas de opresión y que se desmarcará siempre de cualquier discurso que niegue la interseccionalidad de luchas.

    • ¡Derechos Animales ya! Publicado 11/11/2019 15:13

      Hola, Luiso. Pareces que no has leído ni entendido siquiera el concepto de veganismo. Decir que el veganismo está para combatir todas las formas de opresión es tan absurdo como decir que el feminismo esté para eso mismo. El veganismo se refiere únicamente a los animales. Tú puedes ser interseccional si quieres; pero lo que no debes hacer es arrogarte y tergiversar el significado del veganismo para que represente vuestros ideales políticos. Por favor, no hables del veganismo ni de los veganos como si todos pensasen como tú respecto a temas ajenos a los Derechos Animales como la sanidad o la inmigración.

      Un saludo.

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)