Contra la cooptación del veganismo y la manipulación mediática

¡Difunde!

Veganismo - Peligro de cooptación

El veganismo, como cualquier principio ético que alienta un movimiento social, sufrirá un proceso de cooptación conforme vaya proliferando en el marco social.

Todo aquello que mueva masas es alimento para intereses personales

Actualmente, cada vez «cuesta más» encontrar un producto o anuncio publicitario en donde no se haga mención al supuesto trato que dicha compañía les da a los animales esclavizados. Esto sirve de prueba para evidenciar que el veganismo está avanzando y extendiéndose, a pesar de las dificultades, en el terreno académico. Para prueba de ello, tenemos hechos recientes como la Declaración de Toulon. Por ello, vivimos y viviremos el inicio de un periodo (analizado históricamente en otras luchas) que se denomina «cooptación».

La cooptación consiste en que las empresas pasarán a tomar parte del mensaje vegano y las bases de los Derechos Animales con el objetivo de acercarse al público y desviartuarlo mediante calumnias y oxímoron. Así acontece porque el público objetivo (ciudadano medio) tiene un conocimiento limitado y un interés mínimo en cambiar sus hábitos si nada lo impulsa a ello. Resulta mucho más sencillo inculcar mentiras y excusas para fomentar el inmovilismo que apremiar con la verdad por delante. De hecho, cuando ya se posee una intención previa, los seres humanos cometen el sesgo de confiar ciegamente en cualquier fuente que corrobore sus creencias y prejuicios. En nuestra sociedad especista, eso se traduce en apoyar cualquier visión antropocéntrica y supremacista.

Aun en el siglo XXI, la percepción ética mayoritaria en los humanos hacia los no-humanos es la del utilitarismo moral, es decir, la realización y justificación de cualquier acción que perjudica a los demás animales por el mero hecho de que obtienen algún placer o beneficio, por mínimo que fuere. El utilitarismo moral, aplicado a los demás animales, lleva al bienestarismo. Este bucle de costumbres, provechos y falta de razonamiento lógico origina un mundo lleno de injusticias que, en el caso de los otros animales, ni siquiera la mayoría reconocen como tales.

Por todo ello, la predisposición poblacional y el poder económico les permite a las empresas un control mayúsculo del pensamiento colectivo sin que éste sea apenas consciente del mismo. Ante un cambio de paradigma (o su agudización) hay que ejercer un activismo más centrado en combatir la cooptación, lo cual implica aclarar por doquier que no existen «animales explotados en libertad» (como dijo un anuncio reciente en televisión) ni tampoco existen huevos de «gallinas felices» o «vacas lecheras libres en el campo». La explotación no causa felicidad y es siempre opuesta a la libertad de los individuos explotados.

Debemos luchar contra la cooptación del veganismo

Estas acciones son los visos de un temor creciente en la industria que debiera trocarse en pesadilla. Así  pues, tratarán de ejercer una cooptación del veganismo para impedirnos ejercer nuestro papel de desengañar a la sociedad, dormida y alelado, sobre la realidad de la explotación animal y sobre por qué merecen respeto. Sin embargo, para conseguirlo, no bastan las buenas intenciones. Se requieren acciones bien encaminadas.

El grueso de los activistas se dedica a combatir las simples ramas de la cosificación moral. El problema es evidente: no llega a enseñarle a la población las razones por las cuales ha de respetar a otros animales y, por tanto, no impide que la rueda de la explotación siga girando. Si deseamos estar a la alturas de las circunstancias, se precisa tanta convicción y seriedad como la de quienes se dedican a lucrarse mediante la crianza, hacinamiento y asesinato de otros sujetos.

¡¡¡Sigamos adelante!!!


¡Difunde!

2 Comentarios

  • Avatar
    Anna K. Publicado 04/08/2019 23:14

    Hola. Mira, El veganismo blanco creo que es un tema importante porque el veganismo
    en sí es una posición política y ética contra todo tipo de explotación,
    no sólo la explotación animal; no basta con llevar una dieta libre de
    animal ,no basta con no vestirte de lana, o no tener un plumón de plumas
    de pato, no basta con no comer foie en Navidad, el veganismo se
    sustenta en una base de valores morales que van contra toda opresión.

    Como dice Raffaella Ciavatta, ser vegano no basta, no se puede ser
    vegano y no ser transversal no ser interseccional, es decir el veganismo
    blanco no reconoce sus privilegios, vende una moda casi consumista con
    smoothies de 8 € y chicas que pesan 50 kilos y no es sólo eso el
    veganismo es mucho más. Es la lucha por la liberación animal pero
    también la liberación humana porque nosotros somos animales.

    No puede ser vegano y no reconocer tus privilegios y eso lo digo como
    mujer blanca del primer mundo, claro que reconozco mis privilegios por
    eso lucho activamente contra el racismo, contra la xenofobia, contra el
    machismo, contra la transfobia, creo que es muy egoísta ser vegano
    blanco y mirarte el ombligo porque tus privilegios son la opresión de
    otros.

    Porqué señalas a gente de raza negra porque trabaja en mataderos y no te
    paras a pensar también en que, claro que los animales son las
    principales víctimas, pero esos humanos quizá están ahí porque también
    están siendo víctimas de una opresión que les empuja a ese trabajo, a
    nadie le gusta asesinar.

    Señalamos desde nuestro privilegio y no pararnos a pensar porque hay
    tantas explotaciones situadas en zonas pobres que luego se verá afectado
    ecológicamente: el agua, la contaminación, los gases y ahí vive gente
    en riesgo de exclusión o ya excluida en el umbral de la pobreza.

    Por lo tanto, creo que el veganismo blanco tiene que ser replanteado,
    por no decir eliminado, porque tenemos que crear la lucha transversal tú
    no puedes ser opresor en una lucha y por ejemplo considerar que las
    otras razas son inferiores.

    Hay que abolir este veganismo blanco, hay que luchar por un mecanismo
    que nos libere a todos y la lucha está en ti.

    • ¡Derechos Animales ya!
      ¡Derechos Animales ya! Publicado 04/08/2019 23:34

      Hola, Anna. El veganismo es un principio ético referido exclusivamente al cese de la explotación animal. Tiene una base ética fundamentada en los Derechos Animales y se dirige a unas víctimas en concreto: los animales. Para ser justos debemos luchar contra tipo de injusticias, eso está claro. Sin embargo, tales luchas no competen al término «veganismo». El veganismo no abarca problemas humanos porque no es su objetivo. Así como el feminismo no abarca los problemas que sufren los animales. El término «veganismo blanco» no tiene ni pies ni cabeza, pues un principio ético no varía según quién lo cumpla. A los animales les da igual que seamos blancos, negros o azules. Ese uso es claramente una malformación posmoderna con que condenar o incidir en las injusticias que puede llegar a cometer un vegano de raza blanca, pero incurre en un sesgo racista cuando omite que nuestra raza es irrelevante. No sólo un hombre blanco puede ser opresor de los animales, también puede serlo cualquier otra raza o sexo humano. Cuando desde el movimiento posmoderno se habla de «intersección» lo realmente es una flagrante politización por la cual se afirma sin pudor que, para ser vegano, hay que comulgar con determinas doctrinas socio-políticas que en nada competen a los animales ni a la ética. Como defensor de los derechos individuales, me opongo fervientemente a los términos colectivistas con que se pretende justificar discriminaciones identitarias. Un blanco no tiene «privilegios» por ser blanco. No sufrir una discrminación no nos convierte en «privilegiados» frente a los oprimidos. Eso es un uso perverso del lenguaje con que se achaca a un individuo acciones basadas en su colectivo. Es una idea totalitaria e irracional, pues uno nunca puede ser culpable de aquello en lo que no participa. Por tanto, como conclusión, debemos ser justos con todos. Sin embargo, no debe hablarse del veganismo como política ni tampoco crear términos derivados de índole marxista.

      Un saludo.

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)

diecinueve − 13 =