¡Derechos Animales ya! - Todos los animales valoramos nuestra libertad

Las reconversiones de la explotación animal

¡Difunde!

¡Derechos Animales ya! - Todos los animales valoramos nuestra libertad - Las reconversiones de la explotación animalEn un mundo en constante transformación, las reconversiones de la explotación animal son el resultado del amoldamiento forzado de los animales a los gustos y deseos de la sociedad humana con el paso del tiempo.

Introducción

La explotación animal es un fenómeno global, sistemático e institucionalizado en todas las naciones del mundo contemporáneo. Como se ha señalado en otras entradas, a lo largo del tiempo han cambiado nuestros gustos e intereses sobre los animales, así como nuestros avances tecnológicos utilizados para sacarles el máximo partido, no obstante, poco o nada ha evolucionado nuestra mentalidad antropocéntrica para con ellos.

Los animales siguen a nuestro servicio desde el Neolítico y los limitamos a variar cuál servicio obtenemos a costa de criarlos, encerrarlos, manipularlos, coaccionarlos y asesinarlos. En este artículo me gustaría ahondar en las reconversiones de la explotación animal, es decir, en cómo se reconvierte una forma de explotación animal en otra más o menos semejante para tratar de mantener la utilidad de un animal por razones sociales o económicas.

Para entender el origen y consecuencia de este fenómeno, se requiere reflexionar primero sobre aquellas causas que originan el especismo, el antropocentrismo, la discriminación moral, la cosificación y la esclavitud de los animales. Dicho esto, quisiera disertar sobre algunos ejemplos y explicar el trasfondo utilitario de las reconversiones de la explotación animal.

Todas las fotografías mostradas en este ensayo son cortesía de la activista vegana y fotógrafa Irene Aparicio Estrada. Conoce y apoya su trabajo profesional.

¡Derechos Animales ya! - Chica graba con su móvil animales del parque safari Stirling Chica graba con su móvil animales esclavizados en el parque safari Stirling. Los avances tecnológicos posibilitan reconversiones en la explotación animal que modifican los usos que les asignamos a nuestros esclavos.

Los avances tecnológicos han cambiado el uso pero no el abuso

La humanidad, día a día, se dedica a decidir y controlar las vidas de otros sujetos. Nuestra especie, sin ninguna justificación, considera que tiene legitimidad para regir y dominar la vida de otros animales porque no pertenecen a la categoría de Homo sapiens. Todo uso de los animales constituye un abuso en sí mismo porque ellos no son conscientes de nuestras intenciones ni pueden darnos su consentimiento para servirnos de ningún modo.

Los humanos usamos a otros animales para beneficiarnos a su costa sin cuestionar qué derecho tenemos para hacer algo que no desearíamos para nosotros mismos. Tales beneficios que nos motivan a aprovecharnos de los animales están supeditados a dos condiciones: las supuestas necesidades humanas y las convenciones sociales que determinan cuáles formas de explotación animal son supuestamente necesarias o están mal vistas.

A lo largo de estos últimos miles de años, la humanidad ha modificado su uso de determinadas especies animales y mantenido invariable el de muchas otras. Un criterio importante que ha marcado esta diferencia estriba en si el ser humano explota a esa especie animal para obtener un bien o servicio primario (lo considera necesario para vivir) y si la emplea para obtener un bien o servicio secundario (lo considera deseable pero no necesario para vivir).

¡Derechos Animales ya! - Cachorro de perro de caza en el museo RurallifeCachorro de perro de caza criado en el centro-museo Rurallife. Algunos de las especies más explotados por el ser humano han sufrido reconversiones de la explotación animal vinculadas a sus fines a lo largo de los siglos.

Animales explotados para bienes o servicios primarios frente a animales explotados para bienes o servicios secundarios

Salvo excepciones puntuales, no ha variado el uso de los animales explotados para fines alimentarios (peces, aves, ganado, etc.). Ciertas culturas han considerado históricamente que ciertos animales eran o no comibles de acuerdo con sus propias idiosincrasias socio-religiosas.

En este sentido, los únicos cambios han ocurrido por una previa trasformación cultural o influjo externo. Como suceso reciente tenemos el caso del consumo de perros en China. Resulta probable que, por presiones de Occidente, en Asia cese tarde o temprano la explotación de perros por comida y se limite a una explotación para compañía humana.

Podría decirse que es mejor morir de viejo que ser sacrificado en un matadero. Sin embargo, huelga señalar que no existe ningún avance ético ni legal en el hecho de que un animal deje de ser comido para quedarse como mascota (esclavo de compañía). Tanto lo uno como lo otro ya suponen una violación de sus intereses inalienables.

Por otro lado, sí se ha visto muy modificado el uso de los animales explotados para transporte o recreación. El detonante de estos cambios han sido, nuevamente, los avances tecnológicos. De esta forma, aquellos animales cuyo uso dependía de suplir servicios accesorios, como cargar mercancías o entretener a una turba de gente ociosa, han ido adaptándose a otros roles ante los intereses ganaderos y sociales de seguir dándoles alguna utilidad en pleno siglo XXI.

¡Derechos Animales ya! - Foca encerrada en el parque safari de StirlingFoca encerrada en el parque safari de Stirling. Algunos animales cazados por el ser humano, como las focas, delfines y orcas, han pasado a convertirse en esclavos de entretenimiento en zoológicos, acuarios y delfinarios.

Ejemplos de las reconversiones de la explotación animal

Por medios de los cambios sociales y avances tecnológicos, se ha modificado el modo y el objetivo final de la explotación de ciertos animales. En ensayos anteriores, se han tratado los instrumentos y evolución de metodologías destinadas al manejo y matanza de animales. Asimismo, también figuran varios textos sobre intereses comerciales y la implicación de organizaciones animalistas al actuar como relaciones públicas de empresas ganaderas.

En este apartado, voy a centrarme en cómo se produce el paso desde el uso de animal con un fin a otro fin o cómo se perpetúa una forma de explotación «cristalizada» de un fin original. Para no dilatar este ensayo, tomaré dos ejemplos concretos para extraer conclusiones generales.

Crustáceo en una pecera del acuario SealifeCrustáceo en una pecera del acuario Sealife. Miles de especies animales invertebradas y pequeños vertebrados han sido objetos históricos de nuestra persecución y exterminio. Un limitado grupo de estos animales han sobrevivido por sus fines gastronómicos, recreativos o científicos.

El caso de la rata noruega

La rata noruega o parda es una especie común en Europa. Tras el crecimiento de las ciudades, estos animales se vieron obligados a ocupar entornos creados por el ser humano para subsistir. Fue entonces cuando empezaron a habitar en cloacas y otros entornos insalubres.

Nuestra especie, a tenor de las enfermedades que las ratas podían transmitir por sus condiciones de vida en el subsuelo, endureció la consideración de estos animales como plagas. Una vez más, cabe recordar que los humanos catalogamos como plaga a cualquier animal que compite por nuestros recursos o por los de nuestros esclavos.

En un primer momento, el uso de la rata noruega fue nulo o basada en la no-existencia. Simplemente se la consideraba una especie que exterminar para mejorar el saneamiento de las calles y viviendas. Después, ya en Era Industrial, la abundante rata noruega pasaba a convertirse en un medio de entretenimiento callejero y de apuestas ilegales en que distintos pueblerinos se divertían echándolas a pelear entre sí de un modo semejante a las todavía lamentables peleas de gallos.

Ya a comienzos del siglo XX, el auge de la investigación con animales propició que el ser humano le asignara una utilidad a la rata parda y, de esta forma, pasó a convertirse en un importante herramienta de investigación médica.

Posteriormente, el ser humano usaría sus conocimientos sobre selección artificial para generar una rata ciega, casi sorda y más dócil para realizar toda clase de experimentos sin oposición. Ése fue el nacimiento de la rata Wistar, el animal más empleado en nuestros días en experimentación animal.

¡Derechos Animales ya! - Caballo en un centro hípico de EscociaLa contemporaneidad de los carteles de este centro hípico contrasta con antigüedad de la explotación ecuestre y de los métodos empleados para dominarlos. Los avances tecnológicos no implican avances sociales ni éticos.

El caso de los caballos

Si los avances tecnológicos —sin un cuestionamiento ético— favorecieron la asignación de una utilidad a las ratas, fueron esos mismos avances los que, por las mismas fechas, dejaron a los caballos sin gran parte de aquellos fines para cuales se los había explotaba desde tiempo inmemoriales. La aparición del motor de vapor y, más tarde, del motor de combustión, supuso el trasvase utilitario de los caballos como recursos básicos a recursos accesorios.

En el caso de la explotación ecuestre, cabe distinguir desde mediados del siglo XX una fragmentación entre los fines antiguos y los fines modernos. Esta separación entre fines ha generado un fenómeno particular de cristalización de las metodologías antiguas; mientras que se ha producido una evolución en las metodologías de aquellos fines más recientes.

Los fines antiguos, tales como la equitación, las carreras o los enganches, son formas de explotación ecuestre que se han mantenido de una forma exacta o muy similar a la encontrada en siglos anteriores.

Mientras que el siglo XIX se publicaban constantes patentes para la fabricación de carruajes y numerosas discusiones sobre crianza de caballos, metodologías de doma e instrumentos empleados para dominarlos, hoy la monta y conducción de caballos se produce exactamente como fijó en distintos lugares hacia finales del siglo XIX. En un siglo, la única adición que destaca ha sido la rueda neumática, principalmente para competiciones de obstáculos.

Aunque pudiera considerarse positivo, en cierto sentido, que los humanos no busquemos nuevas metodologías para dominar a los caballos o a otros animales. Este fenómeno de cristalización ha traído algunas consecuencias negativas.

Mientras que a finales de siglo XIX había pensadores bienestaristas que condenaban ciertos usos e instrumentos al considerarlos inherentemente una forma de maltrato animal y que promocionaban la utilización de vehículos autopropulsados para desligar a los caballos de semejante explotación, dichos usos terribles ni siquiera se cuestionan ahora entre la masa social al considerarlos un aspecto integral de nuestra cultura. Algo similar ocurre con los defensores y practicantes de la tauromaquia.

Por su parte, los fines modernos se refieren a aquellos nuevos usos asignados a los caballos en tiempos recientes. Entre éstos destaca la equinoterapia y otras explotaciones análogas en que se utiliza a los caballos como instrumentos para la recuperación y ayuda pediátrica y psico-motriz.

La mentalidad utilitarista de nuestra sociedad, en combinación con el interés económico de yeguadas y centros de hípica, han ido derivando una gran población de caballos y razas todavía existentes hacia su empleo en cualesquier formas en que el ser humano de a pie se sienta feliz y satisfecho en usarlos como recursos a la par que se autoconsidera defensor de la naturaleza o un filántropo.

¡Derechos Animales ya! - Ovejas y cabritos rescatados en el santuario Tribe de EscociaOvejas y cabritos rescatados por el santuario Tribe de Escocia. Los animales no deber tener ni necesitan ningún uso. Somos nosotros quienes debemos cambiar nuestra mentalidad para dejar de usarlos.

Conclusión

Acontece y acontecerá reconversiones de la explotación animal indefinidamente como parte de un proceso antropológico que sitúa a los animales como piezas de un enorme rompecabezas al servicio de nuestros intereses egoístas y cambiantes.

El abandono de cualquier forma de explotación animal, o incluso su prohibición, no implica que los animales afectados vayan a pasar a mejores circunstancias. Las ratas, los caballos y otros animales carecen de derechos legales que garanticen la defensa de sus intereses.

Aquellas regulaciones o normativas de bienestar animal únicamente existen con el fin de perpetuar la explotación animal e incrementar los beneficios económicos mediante prácticas que reduzcan pérdidas y mejoren la visibilidad comercial del producto o servicio ofrecido.

El marco jurídico es tan sólo un reflejo omnipresente de nuestra mentalidad colectiva. Mientras los humanos sigamos perpetuando —e ignorando— nuestra mentalidad opresora, solamente variará la forma en que nos aprovechemos de las víctimas.

Si aspiramos a ser justos con los animales, no basta con promover un mejor trato ni en buscar alternativas menos dolorosas a los usos cotidianos. Así sucede porque la diversidad de los usos asignados a tales animales no depende tanto de los intereses como de la asunción moral de que tengamos derecho a disponer de otros sujetos a nuestro antojo.

La esclavitud humana nos enseñó que el poder desmedido desemboca en toda clase de arbitrariedades y que la violencia es la consecuencia inherente de una relación desigual. Por todo ello, el principio ético del veganismo se convierte en una obligación personal para inspirar un cambio social que, lejos de incentivar cambios en la explotación animal, promueva la idea fundamental de que los humanos no debemos usar a ningún animal de ninguna forma.

¿Acaso sería tan difícil de comprender? Ésta no es sino la misma idea que aplicamos con otros seres humanos al margen de que pueda sernos útil esclavizar o matar a nuestros congéneres. Son infinitamente mayores nuestras semejanzas que nuestras diferencias.

Artículos relacionados

Fotografia Adrian Lopez Galera pequena

Adrián López Galera

Grado en Biología. Máster en Estudios Lingüísticos, Literarios y Culturales. Amplia experiencia en Derechos Animales, Escritura Creativa y Administración de sistemas informáticos.