¡Derechos Animales ya! - Hakuna Matata (Disney)

Hakuna matata, narcisismo y falsa tolerancia

¡Difunde!

¡Derechos Animales ya! - Hakuna Matata (Disney) - Narcisismo y falsa toleranciaLa película de Disney «El rey león» popularizó la expresión suajili «hakuna matata». Alrededor de este fenómeno hay mucho que reflexionar.

¿Es «Hakuna Matata» un reflejo del narcisismo y de la falsa tolerancia de nuestra sociedad?

Los jóvenes —o no tan jóvenes— de la década de los 90 crecimos con una de las letras más sonadas de Disney: «Hakuna Matata». En esta entrada, deseo establecer una relación contextual entre el entendimiento y popularidad de esta canción infantil con el creciente narcisismo de la juventud y la falsa tolerancia que exhiben nuestra sociedad respecto a las acciones de los demás.

Tal como señala la propia Wikipedia, hakuna matata es una expresión suajili (idioma de la región del «Cuerno de África») que significa «No hay problema» o «Sin preocupaciones». Disney tomó acertadamente esta expresión para elaborar una de las canciones que representa el núcleo argumental de «El rey león».

En el «Rey León», una versión libre de Hamlet, los personajes Timón y Tumba tratan de tranquilizar al cachorro Simba tras la autoculpada muerte de su padre y subsiguiente destierro por vergüenza y miedo.

En esta canción, en el original cantado en inglés aparecen las líneas «It means no worries for the rest of your days» y «It’s our problem-free philosophy», que se tradujeron al castellano o español de España como «Vive y deja vivir» y «Vive y sé feliz».

Aunque resulta obvia la intencionalidad consolante de los dos personajes, me pregunto si la elección de estas letras estuvo condicionada por el clima social de nuestra sociedad actual, es decir, por un contexto marcado por una individualidad forzada, una sociedad cada vez más decadente, y unas nuevas generaciones representantes de un mayor narcisismo (única preocupación ética por uno mismo) y con un entendimiento confuso del significado real de la tolerancia frente a otros.

¡Derechos Animales ya! - Timón y Pumba - Película de Disney - El rey leónLas películas de Disney ofrecen una visión idealizada de la naturaleza que, a menudo, se emplea o sirve de sustento para incurrir en todo tipo de falacias contra el veganismo o los Derechos Animales.

¿Es éticamente correcto decir «Vive y deja vivir» y «Vive y sé feliz»?

En un sentido estricto, no tiene absolutamente nada de malo pensar y obrar con la intención de ser feliz. Tampoco tiene nada de malo dejar a otros en paz con sus cosas y permitirles hacer aquello que deseen y elijan libremente. De lo contrario, estaríamos hablando de privación, control o esclavitud.

Sin embargo, como fruto de una educación pobre en valores y llena de anfibologías, nuestra sociedad actual confunde el significado del respeto (consideración moral por los intereses inalienables de un individuo) y de la tolerancia (consideración objetiva sobre las acciones ajenas) con «permitir que otros hagan lo quieran a cambio de que nadie se meta en mi vida».

«Vive y deja vivir» significa que nuestra libertad termina donde empieza la de los demás. Esto significa que nadie tiene derecho a ser feliz ni a ser dejado en paz si dicha felicidad o paz depende de atentar contra la vida, libertad e integridad de los demás. Quizás, por desgracia, la expresión hakuna matata refuerza la idea de que uno no debe responsabilizarse por sus malas acciones o errores cometidos. En este sentido, estaría promoviendo la desconexión ética del individuo en pos de uno mismo.

¡Derechos Animales ya! - Suricato en un zoológicoEn la vida real, los animales están catalogados como «bienes muebles semovientes» y su vida no tienen ningún valor legal. Las películas de Disney humanizan a los animales mientras la sociedad les niega cualquier atisbo de individualidad, personalidad y conciencia. El «vive y deja vivir» debería aplicarse también para los animales.

«Hakuna Matata» y los animales

No deja de ser irónico que la canción de Disney «Hakuna Matata» la canten dos animales al mismo tiempo que nuestra sociedad los desprecia y cosifica moralmente. De hecho, el propio Pumba, que representa a un facóquero, se pone a comer insectos mientras canta. Esto no lo señalo con la intención de censurar una determinada obra de ficción; sino sólo con el objetivo de señalar el notorio trasfondo especista que envuelve a los creadores como a cualquier otro humano de nuestra sociedad.

Esta elección artística representa, inconscientemente, que los dibujantes —al igual que la sociedad en su conjunto— entendían la canción como un constructo de aplicación exclusivamente humana, es decir, tanto creadores como espectadores daban por sentado que el significado de la expresión hakuna matata y las frases «vive y deja vivir» y «vive y sé feliz» se referían únicamente a colectivos humanos y que no aludían a dejar vivir y en paz a los animales.

El trasfondo social de esta canción releva el antropocentrismo y el especismo de nuestra sociedad. La humanidad, sin reflexionar ni planteárselo siquiera, asume ciegamente que sólo otros humanos merecen respeto y que sólo otros humanos merecen vivir en paz. Estamos, pues, ante un ejemplo común de cómo la sociedad defiende o no unos principios éticos universales según la víctima que padezca una injusticia.

Hace apenas siglo y medio, la sociedad occidental consideraban que sólo los blancos o los hombres merecían respeto y el «derecho» de vivir en paz y con independencia. Hoy, la humanidad debiera empezar a comprender ya que todos los animales sienten, padecen y que merecen su reconocimiento legal como personas (sujetos de derecho).

¡Derechos Animales ya! - Registro de Hakuna Matata como marca registrada por Disney

Patente de Disney sobre la expresión «Hakuna matata» como marca registrada.

«Hakuna matata» y la sinvergüencería de Disney

En otro orden de sucesos, no podía dejar este artículo sin mencionar que, al buscar información complementaria, me topé con que en el año 2018, antes del esperado lanzamiento del ‘remake’ de «El rey león», Disney registró la expresión «Habuna matata» (en minúscula por referirnos a las palabras suajilis), que no la canción —ya protegida por derechos de autor— como marca registrada (trademark) para su uso y aparición en camisetas.

Debido a la ambigüedad y enorme permisión de una marca registrada, ésta puede granjear una explotación exclusiva para algunos campos u objetos fuera de su aplicación concebida. No en vano, desde hace un par de años se han recogido firmas para lograr que Disney anule esta patente tan aberrante.

Esto constituye otro ejemplo flagrante de cómo la ética de la sociedad se mueve por el interés propio en detrimento del ajeno. Dado que los animales no pueden establecer contratos retroactivos con nosotros, el ser humano se autolegitima para utilizarlos en su beneficio.

¡Derechos Animales ya! - Captura comentario Pumba en Bioparc de ValenciaSiempre, siempre, siempre hay algún humano que, en referencia a animales reales representados en películas de animación, trata de hacer alguna gracieta. En este caso, un fotógrafo afirma que «el amigo Pumba», de «El rey león», está de vacaciones en el Bioparc de Valencia. Los zoológicos no son ‘resorts’, sino centros de cautiverio basados en la explotación animal que no dudan en vender o sacrificar animales según sus fines. El autor debería recordar la letra de «vive y deja vivir» para oponerse a la esclavitud de los animales.

Conclusión

La canción de «Hakuna Matata» fue una creación creativa de Disney que, en el contexto de la fábula, cobra su sentido y justificación. Sin embargo, su mensaje complaciente y disculpador pudiera dirigir a una malinterpretación nuestras obligaciones éticas para con los demás a tenor de la grave incapacidad humana para comprender y extraer conclusiones lógicas.

Nuestra sociedad alcanza un narcisismo extremo e incurre en una falsa tolerancia cuando establece, arbitrariamente, que los animales quedan fuera de la ética de sus acciones; del mismo modo en que hace no mucho asumía que otros humanos merecían encierro, privación y trabajos forzados.

La falta de ética alcanza alcanza su colofón cuando grandes multinacionales, como Disney, se apropian del lenguaje aprovechándose de países extranjeros y lenguas minoritarias. ¿Qué será lo siguiente? Esto demuestra, una vez más, que el sistema actual de patentes está diseñado para permitir el monopolio y el abuso de los fuertes contra los débiles.

Un conjunto de la sociedad, los ecologistas (proteccionistas), se limita a promover la protección de los animales y de sus hábitats naturales, contra la extinción de especies, para que la humanidad pueda seguir aprovechándose de ellos.

Otro conjunto de la sociedad, los animalistas (bienestaristas), se limita a aplicar solamente algunos valores éticos para los animales según el beneficio obtenido por medio de la explotación animal. Pero no basta con hablar de «maltrato animal», de reducir el consumo de carne, ni con ser vegetarianos, ni con denunciar acciones crueles mientras casi toda la sociedad asume que los humanos somos superiores y que nuestros criterios han de limitarse a aquellos con quienes compartimos una serie de rasgos muy cercanos.

El «vive y deja vivir» no debiera cambiar si hablamos de animales. La justicia debe ser para todos y bajo los mismos criterios, de lo contrario no existe. Nuestro mundo actual, como revela además las nuevas corrientes posmodernas, confunde la aspiración hacia una justicia universal con simple y llano tribalismo.

Artículos relacionados

Fotografia Adrian Lopez Galera pequena

Adrián López Galera

Grado en Biología. Máster en Estudios Lingüísticos, Literarios y Culturales. Amplia experiencia en Derechos Animales, Escritura Creativa y Administración de sistemas informáticos.