¡Derechos Animales ya! - El especismo en la veterinaria y el adoctrinamiento de los veterinarios

El especismo en la veterinaria y el adoctrinamiento de los veterinarios

¡Difunde!

¡Derechos Animales ya! - El especismo en la veterinaria y el adoctrinamiento de los veterinariosEl especismo es un prejuicio ético universal que también se encuentra en los estudios de veterinaria. Los veterinarios son partícipes de la esclavitud animal: velan por la salud de los animales en la medida en que importen o sean útiles a un propietario.

Una reflexión sobre el especismo en la veterinaria

Los activistas veganos condenamos toda forma de explotación animal en reconocimiento de los intereses inalienables de los animales. No existe ninguna diferencia ética entre distintas formas de explotación animal ni entre quienes la ejerzan. Bajo esta premisa, en este artículo deseo lanzar una reflexión dirigida hacia el especismo presente en la veterinaria y en los profesionales que se dedican a salvar la vida de animales.

Como he explicado en otras entradas, el especismo es una discriminación moral basada en la especie. Consiste en la creencia irracional de que la especie sea un criterio relevante para discriminar entre sujetos. A su vez, el especismo desemboca en el antropocentrismo: la ideología de que el ser humano es el centro de la existencia, que seamos los únicos merecedores de respeto y que tengamos legitimidad para discriminar a otros sujetos por no pertenecer a nuestra especie.

Ser veterinario no equivale a ser médico para animales. Un veterinario, legalmente, sólo tiene la responsabilidad de velar por la salud de los animales en la medida en que una persona física o jurídica considere valiosa la vida de dicho animal.

El especismo en la veterinaria es una realidad

De chico me fascinaban materias tales como física, astronomía, psicología y, sobre todo, medicina y veterinaria. No fue hasta bien alcanzada mi madurez y desarrollado un sentido moral-ético propio cuando, al final, me decanté por biología sin todavía saber el porqué. No obstante, algo que sí tengo claro es por qué renuncié a consagrar mi vida hacia una y otra disciplina sanitaria. Si rehusé a estudiar veterinaria se debió principalmente a una serie de argumentos que expongo a continuación.

A diferencia de lo que suele creerse en sociedad, la veterinaria no consiste ni se basa en la versión «animal» de las ciencias médicas (curar animales no humanos como análogo a curar a humanos).

Un individuo cualquiera puede dedicarse a la medicina y estar tranquilo y seguro al completo de que va a procurarle ayuda, auxilio, remedio, bienestar y muchas otras bondades a todo aquel sujeto que lo requiera. O, al menos, podrá intentarlo sin dudas. Sin embargo, estos postulados no son totalmente aplicables para el caso de la veterinaria porque ésta se desarrolla en una sociedad especista.

Partido Vegano - Un veterinario toma la tensión de un perroLos veterinarios llegan a desarrollar una gran implicación emocional con sus pacientes. Sin embargo, el especismo presente en la veterinaria provoca que la mayoría de ellos siguen percibiendo a los animales como seres inferiores o que no merezcan vivir si su muerte les brinda un beneficio.

La veterinaria preserva la salud de los animales cosificados

Las legislaciones del mundo moderno en relación a los animales reflejan nuestro escaso avance en dicho sentido después de haber estado conviviendo (y malconviviendo) con la naturaleza desde hace miles y miles de años. Hoy día, un animal no perteneciente a nuestra especie se considera una simple propiedadbienes muebles semovientes») del ser humano (entendido como ente particular o representación del estado) que, como tal, tiene tantos «derechos» como una mesa u otros elementos físicos de paisaje.

A diferencia de un médico, un veterinario se enfrentará en numerosas ocasiones a conflictos entre los intereses del animal en cuestión y el dueño o propietario de susodicho. Como viene de cajón, en un mundo por y para humanos prevalecen siempre los intereses de estos últimos, lo cual conlleva forzosamente un perjuicio mayor o menor para el determinado animal no humano; a pesar del código deontológico que se profesa en esta labor.

¡Derechos Animales ya! - Perro atendido por veterinariosA los animales se los asesina por compasión —no es correcto utilizar el término «eutanasia»— porque la sociedad aplica para ellos la ideología bienestarista: se los ve como simple objetos que sufren y no como individuos que desean seguir viviendo.

 

Los veterinarios especistas son víctimas del adoctrinamiento universitario

Debido a que nuestra sociedad nos inculca el especismo desde la infancia, las conductas especistas se transmiten de generación en generación. Los profesionales veterinarios, herederos de los antiguos albéitares, aprenden en la facultad a cómo curar y cuidar a distintas especies animales con el objetivo de brindar distintos beneficios al ser humano. Tales provechos dependerán de la utilidad que el ser humano haya encontrado para el animal en cuestión: compañía, exhibición, entretenimiento, alimentación, vestimenta, experimentación, etc. Aunque muchos de ellos no entran en la universidad con esa intención, nuestro sistema es capaz de alienar y destruir cualquier atisbo de ética hacia los animales.

Casi la entera totalidad de los veterinarios del mundo son especistas como el resto de la sociedad. Aquí, de nuevo, entra en juego un factor de filtro psicológico o profesional: sólo terminan sus estudios quienes, previamente, han decidido continuarlos y han sido capaces de ejercer o tolerar determinadas prácticas aberrantes. Su trabajo y alienación moral causa que participen en la explotación y esclavitud de animales, tanto directa como indirectamente. Un veterinario que trabaje en clínica puede salvar a perros, gatos y otros animales mientras coloca en su plato el cadáver de un animal cuyo asesinato decidió financiar por no ser de una especie determinada.

Además, un fenómeno muy llamativo se produce cuando estos profesionales recomiendan el «sacrificio» (asesinato) de animales atendiendo a su «sufrimiento» actual o posterior. Dejando a un lado los casos en que el dueño se desentiende olímpicamente del animal, no deja de presultar paradójico que no duden en optar por el sacrificio a veces ante lesiones moderadas o incluso leves y, en cambio, jamás se les pasaría por la cabeza aplicar esa misma filosofía a una vida humana. ¿Acaso otros animales son incapaces de recuperarse como lo hacemos los seres humanos y seguir con un día a día relativamente normal? ¿Valemos menos un animal si ya no estamos como «salidos de fábrica»?

Partido Vegano - Veterinario y ganaderoLos veterinarios zootecnistas estudian cómo ejercer una esclavitud animal eficiente para maximizar beneficios económicos. No es justo que veamos a los animales como meros «activos autorreplicantes».

Los veterinarios dedicados a producción animal

Asimismo, aquellos veterinarios dedicados a la producción animal —zootecnistas— participan activamente en la crianza y selección de animales, la creación de nuevas razas y, en resumen, en la miseria y asesinato de animales por un convencimiento ciego y dogmático en que los seres humanos necesitemos carne, leche u otros productos, o, sencillamente, eligen dedicarse a estas acciones por la misma razón que llevó a miles de médicos en la historia a involucrarse en la esclavitud humana, en el genocidio nazi o en el exterminio de pueblos aborígenes.

Hay cientos de prácticas cotidianas que nos patentan esta realidad presente, aunque a veces desconocida, tanto en animales «domésticos» como en aquéllos destinados a la explotación ganadera: cortado de colas, recortado de orejas y cuernos, desungulación, castración, desviación peneana y estirpación del músculo retractor del pene, fecundaciones artificiales reiteradas, tratamientos hormonales nocivos, pelado contraindicado, marcaje a hierro candente o por microcirujía, muerte provocada mediante técnicas atroces, etc.

Ante esta realidad, muchas organizaciones de veterinaria tratan de lavar su imagen apelando al antropocentrismo. Esto se ha visto reflejado recientemente a raíz de del coronavirus. Desde el inicio de la pandemia hasta hoy, más que nunca se ha hablado sobre incrementar el bienestar de los animales para prevenir enfermedades humanas o cómo la labor de los veterinarios consigue asegurar que los procesos de crianza y asesinato de animales continúen sin verse afectados. Como hemos explicado en otras ocasiones, no hay que confundir «Bienestar Animal» con Derechos Animales.

Partido Vegano - Dibujo de veterinario junto a un perro dálmataEn un mundo vegano, los veterinarios cuidarían y salvarían animales sin participar en la explotación y asesinato de otros. Igual que un médico, por lo general, no participa en la esclavitud humana ni mata a humanos.

Conclusión

Los veterinarios no son más culpables de sus acciones que el resto de la sociedad. El especismo en la veterinaria existe y se transmite como antaño se transmitía el racismo en el seno de la medicina. Si entendemos que existe una grave contradicción entre salvar la vida de humanos y cometer canibalismo, también acontece una contradicción flagrante cuando un veterinario —o cualquier otro humano— decide salvar la vida de unos animales mientras contribuye a perpetuar un sistema perverso de esclavitud y muerte. Y, más aun, cuando practica la caza, pesca y otras maneras en que el ser humano se aprovecha de los más débiles.

Si de verdad pretendemos ser justos con los demás animales y luchar contra estas atrocidades, no nos queda otro remedio que rechazar toda forma de explotación animal de la misma manera en que todos nos oponemos a la explotación humana. Ése es el significado del veganismo.

De todos nosotros depende ser el cambio que queremos ver en el mundo. Los activistas veganos aspiramos a un futuro en donde los veterinarios y la sociedad general sean éticamente coherentes. Te motivamos a dar el paso hacia el veganismo si todavía no lo has hecho, fórmate y forma a otros. Para acabar, recomiendo el magnífico blog de la compañera veterinaria y activista vegana Mónica Manzanares.

Artículos relacionados

Adrián López Galera

Adrián López Galera

Grado en Biología. Máster en Estudios Lingüísticos, Literarios y Culturales. Amplia experiencia en Derechos Animales, Escritura Creativa y Administración de sistemas informáticos.