Asesinato de animales como alimento para otros animales

Los humanos consideramos que los demás animales son simples objetos o recursos a nuestro servicio (especismo). En consecuencia, los «administramos» y discriminamos entre animales según la utilidad esperada. El asesinato de animales para alimento de otros es una realidad. Millones de ellos acabarán como piensos para animales de otras especies, otros tantos terminarán criados como alimento de especies en peligro de extinción en centros de cría o recuperación de especies y otros miles serán sacrificados por una razón de rentabilidad o como exhibición en zoológicos, acuarios y otros lugares.

¿Asesinato de animales?

A menudo nos comentan a los activistas por los Derechos Animales que está mal decir «asesinar animales» porque sólo se puede «asesinar personas», lo cual es un argumento doblemente errado. Antes de comenzar esta disertación, conviene aportar una serie de argumentos sobre por qué es válido, correcto y justo hablar de «asesinar animales». Asesinar, con independencia del diccionario que uno consulte, presenta acepciones más específicas que el verbo «matar» en alusión a la existencia de un sujeto que recibe la acción, así como a la intencionalidad y la premeditación de quien le quita la vida. Decir «asesinar animales» es correcto porque los animales también son sujetos y los humanos, en los casos descritos a continuación, les quitamos la vida con intencionalidad y premeditación derivadas de un prejuicio moral. Basta con eso para legitimizar tal uso aun cuando le suene mal a mucha gente por tener cosificados moralmente a los animales y discriminar entre ellos.

Asesinamos animales para alimentar a otros animales

Al igual que vemos a muchos animales como alimento para humanos, también llegamos a discriminar entre animales y a pensar que algunos animales existen en la Tierra con el único propósito de alimentar a otros. Tal creencia procede de la llamada «falacia naturalista», la cual podría resumirse en «la confusión entre el ser y el deber ser». Este artículo es una ampliación de otros ya escritos sobre manifestaciones del especismo, el especismo en la ciencia, el especismo ecologista, creencias y prejuicios entre animalistas y ecologistas, y la gestión ambiental. Por tanto, se evitará repetir en la medida de lo posible y se recomienda consultar los diferentes enlaces para ahondar en cada punto mencionado. En este caso, el artículo presente hará hincapié en las que, a mi juicio, son las tres formas de explotación animal más comunes cuando se destinan animales a alimentar a otros animales.

Los tres casos más comunes de asesinato de animales como alimento para otros animales son:

  1. El asesinato de animales considerados como «ganado» o «de granja» para alimentar a otros animales catalogados como «domésticos» por medio de piensos cárnicos.
  2. El asesinato de animales considerados como «presas» de una especie predadora para su mantenimiento en cautividad o en peligro de extinción para favorecer el crecimiento de su población.
  3. El asesinato de animales considerados «sobrantes» o «inviables» para reducir costes de mantenimiento, «equilibrar ecosistemas» o «educar en el ciclo de la vida».

Discriminar entre animales carece de justificación lógica y ética. Si un gato viviera en un hábitat apropiado y obtuviese su propio alimento, no nos concerniría que cazara. Sin embargo, si un animal vive con nosotros, debemos responsabilizarnos de sus acciones y de su alimentación siguiendo exactamente la misma ética que con nuestros hijos. Por ende, en lugar de alimentarlos con los típicos piensos para animales hechos con carne, debemos de alimentarlos con piensos 100% vegetales.

El asesinato de animales para alimentar a otros animales catalogados como «domésticos»

El caso más típico y usual es de alimentar a perros y gatos con piensos para animales hechos con carne porque los humanos vemos a los «peluditos» como animales que merecen vivir para darnos compañía; mientras que catalogamos a vacas, ovejas, cabras, gallinas, pavos, gansos, y un largo etcétera, como «animales de granja» cuyo único fin es ser criados, engordados, hormonados y manipulados por todos los medios posibles para servir como alimento a humanos y a aquellos animales que nosotros consideremos como más valiosos, bellos o admirables. Este hecho —que reduzcamos a ciertos animales a ser la carne de otros animales— sirve para demostrar que no es coherente hablar de «carnismo», sino de simple y llano especismo.

Es injusto e injustificable que asesinemos a unos animales para alimentar a otros simplemente porque nos caen más simpáticos o los consideremos «de la familia». ¿Acaso las vacas, ovejas, cabras, gallinas, pavos, gansos, etc., no desean vivir? El «bienestar animal» no existe para aquellos animales que tienen etiquetado en una oreja el día que irán al matadero. Como en explica en este artículo previo, se trata de un ejemplo de especismo de preferencias. Los piensos para animales puede ser 100% vegetales sin riesgo para su salud ni implicar ningún tipo de explotación animal. No valen la excusas ni nadie, por muchas manifestaciones o vigilias a las que vaya, es vegano o vegana mientras considere que hay víctimas de primera y de segunda, y vea a unos animales como simples recursos para otros alegando que «así es la naturaleza». Ya me imagino a algún feminista excusando las violaciones sufridas por mujeres alegando que los leones violan a las hembras de su especie. La doble vara de medir del animalismo especista en todo su esplendor.

Discriminamos entre animales según la simpatía que nos causan. Los delfines y otros animales carnívoros que están esclavizados consumen como alimento a distintos animales, criados muchas veces en sus propios centros explotadores.

El asesinato de animales para alimentar a animales predadores

Ni siquiera en la universidad se cuestiona el dogma de que sea coherente discriminar entre animales y de por qué destinamos a unos para un fin y a otros para un fin distinto. Recuerdo aquellos días, durante mis estudios en la facultad, en que nos enseñaban a calcular cuántos ejemplares de una especie «presa» había que criar por unidad de tiempo para alimentar a un predador. Dicho predador podía ser un lince ibérico criado en un centro de recuperación de especies (o «centros para la manipulación de especies con fines especista-ecológicos»), un cocodrilo hacinado en una granja peletera o un delfín explotado como «bufón» en un acuario. A modo de ejemplo, en el examen me tocó calcular cuántas lagartijas había que criar para alimentar a una serpiente metida en el terrario de un zoológico. Pues, al parecer, los humanos consideramos justificable no sólo el tener a un animal metido en un caja de cristal para que un público variopinto y vulgar acerque sus mugrientas caras enchurretadas; sino que también vemos bien eso de confinar animales en otra caja con la única finalidad de reproducirse y echárselos vivos a la serpiente.

El caso de los animales asesinados para alimentar a predadores es, al mismo tiempo, de los más comunes en la explotación animal y de los menos mentados, tanto por animalistas particulares como por las grandes y fraudulentas organizaciones animalistas. Cuando tales organizaciones convocan manifestaciones a las puertas de un zoológico o acuario, nunca, nunca, nunca, se acuerdan de los cientos o miles de animales que se encuentran cerrados al públicos para alimentar a los predadores. Sus «victorias» son mera propaganda. Buscan llamar la atención y acaparar doinaciones. Los animales les importan en la medida en que les granjeen dinero. Todos los bienintencionados animalistas piden libertad para los delfines y otros cetáceos mientras les dan olímpicamente igual las sardinas u otros animales que están en el mismo recinto para ser comidos por los primeros. Sirva esta mención como evidencia de lo confundido y la carestía de razón que existe dentro del mal llamado «movimiento animalista».

El asesinato de animales como alimento para otros animales adquiere a veces matices que rozan la más absoluta aberración. Hace un tiempo, un zoológico de Dinamarca decidió sacrificar a una cría sana de jirafa y montar un espectáculo para que adultos y niños vieran cómo la anestesiaban, degollaban y descuartizaban por no ser un perro, un gato y, ni mucho menos, un humano.

El asesinato de animales considerados «sobrantes» o «inviables»

Relacionado directamente con el punto anterior se halla el asesinato de animales porque «sobran» en una explotación o industria determinada. Este caso se extiende desde la matanza y sacrificio de animales sanos de un zoológico para dárselos de comer a otros animales, a ejemplos más generales como el de camadas de determinados animales que han salido más numerosas de lo esperado y no entran en el presupuesto de mantenimiento. Hace cierto tiempo, como bien señaló el activista Igor Sanz, hubo un escándalo por el asesinato de una cría de jirafa en un zoológico de Dinamarca. Si la propia descripción de los hechos y las excusas del zoológicos ya son, de por sí, repugnantes, todavía mayor repugnancia me causa leer en ciertos medios de comunicación algunas explicaciones sensacionalistas. La BBC se llevó la palma al trivializar el fragrante especismo de asesinar a una cría de jirafa por dinero alegando que «fue condenada a muerte por sus genes». No, amigos de la BBC, fue condenada a muerte por el especismo de quienes gestionan el zoológico y el vuestro al escribir semejante basura.

También se incluye en esta categoría a aquellas intervenciones humanas destinadas a mermar o exterminar adrede una población animal al catalogarla como «especie invasora» o porque atenta contra los intereses económicos de la ganadería. De tal forma, «solucionan dos problema a la vez», se quitan un estorbo de encima y les sacan rédito de otra manera.

Conclusión

Podemos afirmar que asesinamos animales porque los matamos sistemáticamente según fines predispuestos para ellos. Existe una discriminación sistemática entre animales derivada del especismo que nos lleva a considerar que unos animales existen como simple alimento para otros. No puede haber ningún tipo de justicia para los animales mientras a la sociedad general le parezca normal la existencia de una visión jerarquizada de la naturaleza en la cual nosotros nos autocolocamos en el centro y discriminamos entre animales según nuestra conveniencia.

1 Comentario

  • Avatar
    Paris Publicado 07/09/2019 10:00

    También me resulta curioso que para salvar a, por ejemplo, 1 tigre, se justifica que se esclavice y asesine a decenas, centenares o millares de «reses».

    Quizá incluso el método del «aplausómetro» que usan los especistas y esas asociaciones reflejo del especismo ni siquiera es tan claro como quieren creer: 1 tigre suele ganar más aplausos que 1 cerdo adulto o 1 pollo, pero ¿más que un conejito? ¿Más que un borreguito? ¿Más que «20 borreguitos Norly» más 100 conejitos juntos que se comerá en un par de meses dicho tigre? Y ¿pesa más ese aplausómetro de especies o el que cuantifica los aplausos que recibirán los rescatadores/condenadores?

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)