La industria del huevo y la miseria de todos los animales esclavizados

¡Difunde!

Pollito macho sobre cinta transportadora a punto de caer a la trituradora - La realidad de la industria del huevoLa industria del huevo no mostrará en sus anuncios que todos los pollitos macho de la raza criada para la obtención de huevos son asesinados al nacer mediante trituración mecánica o asfixia en bolsas de plástico —y lo mismo ocurre en las granjas «ecológicas»—. El consumo de huevos conlleva que la vida de las gallinas ponedoras no correrá mejor suerte. Todos los animales esclavizados están condenados a la privación de libertad, al hacinamiento y al asesinato.

La industria del huevo causa una tragedia desde la eclosión

A primera vista, la fotografía superior podría ser impactante para algunos e irrelevante para muchos. Resulta comprensible; pues pocos conocen los aspectos lamentables de la explotación de animales y apenas algunos individuos humanos hacen la conexión con otras formas de explotación animal peor vistas en nuestra civilización moderna, como los festejos cruentos, la tauromaquia, los zoológicos o la peletería.

Arriba tenemos a un pollito macho —situado sobre una cinta transportadora en uno de los numerosos centros de cría de la industria del huevo— que está a punto de caer a la trituradora después de que una sexadora (trabajadora) haya comprobado su sexo. ¿El resultado? Le toca morir triturado por haber nacido macho; pues sólo las hembras ponen huevos.

Durante su corta vida, a los pollitos macho sólo les da tiempo de palpar el frío de una lámina metálica bajo las patas y un entorno viciado por el olor del vitelo desparramado y los cadáveres de sus hermanos de ciclo. ¿Asesinar a un animalito recién nacido? ¿Qué sentido tiene?, no faltará quién se lo pregunte.

¡Derechos Animales ya! - Pollitos recién nacidos del cascarónLos pollitos recién nacidos tienen un futuro trágico en la industria del huevo. Si nacen machos, serán asesinados de inmediato. Si nacen hembras, serán asesinados cuando dentro un año y medio descienda su producción de huevos.

No existe ninguna industria ética, la industria del huevo no es una excepción

En la industria del huevo, sólo las hembras —«gallinas ponedoras»— salen rentables de mantener. Alimentar a un pollito macho significa invertir comida y espacio en un nohumano con una tasa de engorde menor al de la raza empleada para carne, es decir, una pérdida de beneficios potenciales.

Así pues, incluso aunque la misma empresa se dedicase a ambos negocios, optaría por explotar dos razas diferentes. Esto se aplica tanto a la crianza intensiva como esa cosa tan mal llamada «orgánica» o «ecológica». Los dos modos más usuales de efectuar este «descarte» de pollitos macho son trituración o asfixia. Esto último lo practican amontonando pollitos en bolsas de plástico; los cuales terminan falleciendo al quedar aplastados entre ellos.

¿Qué dicen las organizaciones animalistas? ¿Dónde quedan esas «victorias» que tanto dudan en festejar como si hoy no fuere a morir un número superior de animales al de ayer? FAADA, por ejemplo, omite estos datos a la hora de apoyar los huevos de corral o camperos. De hecho, su publicidad, al blanquear a la industria del huevo, ha contribuido a aumentar el consumo de huevos en España un 7%. A las organizaciones animalistas (bienestaristas) siguen un negocio perverso por el que venden sus propios sellos de bienestar animal para obtener comisiones de la industria. No les importan los animales, sino el dinero que pueden obtener explotando la explotación animal.

Gallinas enjauladas - Consumo de huevosEl consumo de huevos conlleva financiar el encierro, hacinamiento, esclavitud y asesinato de millones de animales esclavizados en la industria del huevo u en otras.

La miseria de las gallinas ponedoras y de otros animales esclavizados

Como han expuestos otros autores, el consumo de huevos implica consumo de esclavitud en el sentido tradicional del término. Las leyes «Bienestar Animal» únicamente sirven para calmar conciencia popular e incrementar la rentabilidad de una industria decadente mientras el consumidor mantiene su conciencia tranquila. A éste le resulta más cómodo seguir creyendo que exista un modo «correcto» de esclavizar y cosificar a un individuo por no pertenecer a nuestra especie si se mantienen unos ciertos límites establecidos. Tal como sucede en sociedad para asuntos entre humanos, nos tranquiliza nuestra propia suposición y fe en la existencia de un control externo.

La industria del huevo —y las restantes basadas en la explotación animal— publicita a diario la mentira de que dichos animales estén perfectamente cuidados y de que su bienestar compatibilice a la perfección con una esclavitud sistematizada. Sin embargo, a pollitos y a gallinas se los priva de experimentar una vida mínimamente próxima a la cual tendrían en su estado salvaje, y apropiada con sus necesidades y preferencias.

Y el problema, cabe recalcar, no reside en que estén en una jaula. Poco importa si ahora la mayoría van a ser criadas sobre el mugriento suelo de un corral sin ventilación ni luz natural; sino, ante todo, en que están cautivas y son propiedades del ser humano. El hacinamiento es una consecuencia esperable de la búsqueda del rendimiento económico. Se hacina animales por la misma razón por la que se plantan semillas de tomates, maíz y trigo muy pegadas las unas a las otras: para ahorrar espacio. No nos importa que, al hacerlo, vulneremos sus intereses inalienables.

¡Derechos Animales ya! - Gallinas sueltas en el campoLas gallinas y otros animales explotados no son libres aunque aparezcan «sueltas» en el campo. Todos los animales pertenecen a un amo, y el mero hecho de existir para extraerles un producto (el consumo de huevos) implica que carecen de libertad y que no se respeta su integridad.

La mentira del trato humanitario para gallinas, pollitos y otros animales esclavizados

La atención veterinaria que recibe de un animal esclavizado en la industria del huevo o en cualquier otra industria —para bien o para mal— se correlaciona con su valor mercantil. Al fin y al cabo, la industria del huevo decide asesinar a los susodichos pollitos macho porque el valor inicial de éstos es 0€ y el valor futuro —un par de céntimos— carecería de salida comercial.

Todo animal esclavizado acaba de camino al matadero cuando alcanza el máximo precio del mercado con respecto a la curva general del mantenimiento de la explotación. En determinadas fechas, a la industria ganadera le resulta provechoso recibir ingresos sin invertir ningún esfuerzo en la crianza. Por este motivo, a las crías de algunas especies (corderos, terneros, etc.) se las marca para visitar el matadero —o el matadero va a la granja— apenas el mismo día de su nacimiento. Se dice que en la veterinaria existe un «código deontológico» para controlar estas medidas de sacrificio. En la práctica, el código deontológico de un veterinario está para cumplir los intereses de la industria. Por fortuna, una nueva generación de veterinarios veganos lucha por cambiar eso.

¡Derechos Animales ya! - Gallinas esclavizadas para el consumo de huevos - Pollitos de engordeUna ciencia sin ética conduce a cometer todas las atrocidades imaginables. A raíz de nuestro desprecio hacia las vidas de otros animales, no dudamos aprovechar nuestros conocimientos científicos para modificar sus cuerpos como si fuesen máquinas.

La ciencia al servicio de la esclavitud animal

En las últimas décadas, a tenor de los avances en genética y bioquímica, sabemos mucho más que antes sobre otros animales. Sin embargo, lejos de aceptar que nuestras semejanzas conllevan que ellos también valoran sus vidas, los científicos y asociados han investigado cómo potenciar rasgos beneficiosos para el ser humano en los animales esclavizados bajo selección artificial. Hoy, un ave seleccionada con el fin de engordar aumenta de peso varias veces más rápido que sus predecesoras de mitad del siglo XX. Para prueba de ello, un dato: durante la década de los cincuenta, el proceso de engordamiento cesaba entre los 84 y 91 días para las gallinas destinadas a convertirse en carne; actualmente, se requieren tan sólo 40 o 45 días. Transcurrido ese periodo, tales ejemplares suben al camión pertinente con un valor aproximado de 0,50€ (variable según zonas).

Con sus respectivos matices, el mismo fenómeno biológico y económico se produce en todos los demás animales domesticados: potencialización de rasgos escogidos —ya hablemos de una cerda enjaulada entre sus propios excrementos o una vaca con sus ubres hiperdesarrolladas— y consideración de su vida determinada por el importe comercial. Así sucede porque la ciencia queda al servicio de la ideología: la ideología de que los animales con quienes compartimos el planeta sólo existen para nuestro disfrute.

¡Derechos Animales ya! - Gallina vista en primer plano - Consumo de huevos equivale a consumo de esclavitudLos animales esclavizados lo están, precisamente, porque creemos que existe una ética diferente para nosotros y una distinta para ellos apelando a supuestos rasgos exclusivos del ser humano. Esto se denomina «especismo».

El consumo de huevos y toda forma de explotación animal proviene de la cosificación especista

La industria del huevo, y el contexto especista en que vivimos, existe por la instrumentación de un ser considerado moralmente un objeto. A los pollitos, las gallinas y otros animales esclavizados no se les brindará nada por encima del fin que hemos dispuesto para ellos. A diferencia de lo que suele creerse, el consumo de huevos —junto con la leche y miel— fomenta una terrible esclavitud análoga al de otros animales no humanos.

Asimismo, dentro del convulso contexto animalista, hay quienes comentan a menudo que no tiene nada de malo aprovechar los huevos dejados por gallinas «propias» que están «libres» por su finca.

En primer lugar, todo lo proveniente de un individuo (sangre, saliva, etc.) le pertenece a dicho sujeto. Éstas no nos han dado su consentimiento —ni pueden— para que se los quitemos. Robárselos quebranta el principio de igualdad. Que dejen sus huevos tirados por ahí sin aparente atención no nos da permiso para apoderárnoslos. En muchas ocasiones, los engullen para recuperar parte del calcio perdido en cada puesta.

Aunque no nos consideremos sus verdugos y pretendamos lo mejor, cualquier aprovechamiento del producto generado por otro animal implica tratarlo como recurso para un fin y negarles el reconocimiento de sus derechos. A menudo existe una visión romántica de la esclavitud animal en que se habla como si las gallinas y otros animales nos «regalasen» sus productos. Entiéndase que no es intrínsecamente injusto tener animales, sino explotarlos. Ello supone una traición hacia sus vidas y la confianza que muchas veces depositan en nosotros.

Y, por otra parte, las gallinas actuales ponen tantos huevos como fruto de la selección artificial —en su mayoría mueren por descalcificación crónica— y no son libres cuando sus «cuidadores» obtienen un beneficio de ellas. Para cuidarlas de verdad se requiere dejar de consumir sus productos y, a ser posible, una intervención veterinaria para evitar que continúen sufriendo esa descalcificación.

La conclusión a la que debemos llegar es simple: toda forma de explotación animal es injusta y debe ser rechazada de la misma manera en que todos rechazamos la esclavitud humana. Ése es el significado del veganismo.


¡Difunde!

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)

cuatro × tres =