Biología de los reptiles (XIII): Depredadores de reptiles

¡Difunde!

Coronella austriaca engulle una lagartija - Depredadores de reptiles

Muchos depredadores de reptiles son también reptiles. En la fotografía, un miembro de la especie Coronella austriaca engulle una lagartija.

Depredadores de reptiles

Los reptiles sufren depredación por otros reptiles, por aves y por mamíferos, aunque en el ámbito de la fauna ibérica sólo suelen ser presas accesorias en la dieta de estos últimos, con la notable excepción de la culebrera europea o «águila culebrera» (Circaetus gallicus). En poblaciones isleñas, sin embargo, las lagartijas pueden ser presas importantes de otras aves; así, por ejemplo, varias poblaciones menorquinas de lagartija balear tienen en el cernícalo vulgar a uno de sus máximos cazadores [Barbadillo et al., 1999]; y los lagartos atlántico y tizón son presas habituales de cernícalos y alcaudones, mientras que la lagartija de Columbretes es presa muy habitual de la gaviota patiamarilla.

Aparte de estas aves, los reptiles ibéricos sólo representan un porcentaje importante en la dieta de otros reptiles [Salvador et al., 1998]. Las lagartijas, por ejemplo, son elementos importantes en la dieta de los adultos de la culebra lisa europea, y mayoritarios —a menudo junto con las salamanquesas— en la dieta de los adultos de la culebra lisa meridional y de las culebras de cogulla, así como de los subadultos de culebra de herradura. Los juveniles de los lagartos ocelado, verde y verdinegro y del lución también son presas importantes de los adultos de la culebra lisa europea. Los adultos del lagarto verde son a veces capturados por la culebra de Esculapio y los del lagarto ocelado, por la de escalera; cuyos juveniles a menudo depredan lagartijas.

Los escamosos en general —incluidas las culebrillas legas, los eslizones y varias culebras, entre ellas los juveniles de su propia especie— son las presas preferidas de la culebra bastarda y a menudo las capturan las víboras hocicuda y de Seoane, y más ocasionalmente la víbora áspid. Las lagartijas también pueden ser depredadas por los lagartos verdinegro (que consume muchas lagartijas del género Iberolacerta), por el ocelado —que también caza salamanquesas, culebrillas ciegas, culebras de agua e incluso jóvenes de su propia especie— y por el lagarto verde, que sólo las depreda ocasionalmente. Las lisas canarias y los perinquenes, por su parte, pueden ser presa de los lagartos de Lehrs y tizón, en tanto que las lagartijas cenicienta pueden ser capturadas por varias culebras e incluso por el insectívoro camaleón.

Varios escamosos, a su vez, practican canibalismo ocasional sobre sus juveniles, como por ejemplo. la salamanquesa común, las lagartijas colirroja y colilarga, el lagarto tizón, el lagarto ágil (en poblaciones europeas no ibéricas), el verde y el ocelado, el loción y las culebras verdiamarilla, lisa europea y bastarda. La salamanquesa común, en concreto, no sólo consume ocasionalmente los juveniles de su propia especie, sino también los de la salamanquesa rosada y de las lagartijas ibérica y balear; en sentido inverso, los adultos de la lagartija ibérica se «vengan» de la salamanquesa común depredando sus neonatos.

Herpestes ichneumon arrastra un ejemplar de Rhinechis scalaris - Depredadores de reptiles

En la imagen, Herpestes ichneumon arrastra un ejemplar de Rhinechis scalaris.

Entre los mamíferos que depredan reptiles terrestres con cierta frecuencia —aunque, recordemos, siempre de una manera bastante minoritaria—, cabe mencionar el erizo moruno, las musarañas canarias, el jabalí (que además ingiere huevos y crías de tortuga verde en sus playas de reproducción), las ratas parda y gris, el zorro, la gineta, el meloncillo, la comadreja, la marta y otros pequeños carnívoros. De entre estos últimos, los que sin duda se llevan la palma son los gatos asilvestrados, que pueden tener un impacto muy negativo en entornos suburbanos y en medios insulares.

Entre las aves depredadoras de reptiles terrestres, citemos las rapaces diurnas (cernícalos vulgar y primilla, milanos real y negro, busardo ratonero, aguilucho cenizo, águilas calzada y culebrera, etc.) y nocturnas, los alcaudones, varios córvidos e incluso túrdidos, la garcilla bueyera, la garza real y las cigüeñas.

Por lo que respecta a los reptiles acuáticos, los huevos, los recién nacidos y los juveniles de las tortugas marinas son depredados por hormigas, cangrejos, cocodrilos y otros reptiles, numerosas aves y peces carnívoros, así como por mangostas, chacales, zorros y coyotes. Los adultos de estos quelonios, incluidos los de la enorme tortuga laúd, son presas ocasionales de tiburones y orcas; aunque sus peores enemigos son las artes de pesca, el consumo humano de sus huevos y las molestias que sufren en las playas donde efectúan la puesta.

Los galápagos, por su parte, son presa de jabalíes, zorros y otros pequeños carnívoros, varias rapaces y cérvidos, garzas, cigüeñas y grandes peces, mientras que la culebra viperina es depredada sobre todo por garzas, cigüeñas, varias rapaces, la culebra bastarda, los erizos, la nutria, el turón y otros mustélidos. Varios de estos depredadores también consumen huevos y juveniles de las tortugas mora y mediterránea, las cuales tienen pocos enemigos cuando son adultas a excepción del coleccionismo (explotación animal) y los incendios forestales. No obstante, si alguna rapaz se encuentra una, puede dar buena cuenta de ella, como es el caso del alimoche, no sin antes emplear una gran cantidad de esfuerzos y energía.

Aunque no sean depredadores de reptiles, un capítulo aparte merecería el mundo de los parásitos, tanto internos como externos; pero se trata de un aspecto poco tratado en herpetología. Con frecuencia se pueden observar ácaros, como las conspicuas especies de color rojo que a veces se ven en las axilas y la cola de las lagartijas y en los dedos de las salamanquesas. Éstas y otros pequeños reptiles pueden acabar siendo presa incluso de invertebrados agresivos, como las mantis.

Adaptación de la obra ANFIBIOS Y REPTILES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, BALEARES Y CANARIAS. Colección Nuevas guías de campo. Ediciones Omega, Barcelona. 2011. Autores: Masó A. & M. Pijoan.

Biología de los reptiles

  1. Biología de los reptiles (I): Características generales
  2. Biología de los reptiles (II): Origen y evolución
  3. Biología de los reptiles (III): Regulación de la temperatura
  4. Biología de los reptiles (IV): Piel, escamas y coloración
  5. Biología de los reptiles (V): Esqueleto, órganos de los sentidos y otros detalles anatómicos
  6. Biología de los reptiles (VI): Reproducción
  7. Biología de los reptiles (VII): La locomoción y sus adaptaciones
  8. Biología de los reptiles (VIII): Locomoción en el medio hipogeo
  9. Biología de los reptiles (IX): Locomoción en el medio arbóreo
  10. Biología de los reptiles (X): Locomoción en el medio acuático
  11. Biología de los reptiles (XI): Alimentación
  12. Biología de los reptiles (XII): Serpientes venenosas
  13. Biología de los reptiles (XIII): Depredadores de reptiles
  14. Biología de los reptiles (XIV): Estrategias defensivas

¡Difunde!

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)