Lagarto verde (Lacerta bilineata)

¡Difunde!

Lagarto verde (Lacerta bilineata)

Descripción del adulto

Lagarto de tamaño medio que en nuestro territorio sólo sobrepasa ocasionalmente los 12 cm de longitud-cabeza cuerpo. Su cabeza aparece robusta y alta, no aplanada y con el perfil superior convexo. La cola es muy larga, aproximadamente de 1,5-2 veces la largura entre la cabeza y el cuerpo cuando está intacta. La escama occipital exhibe un contorno generalmente triangular. El pliegue gular y el color están bien patentes, este último se ve claramente aserrado. Las escamas del dorso y de los costados se muestran pequeñas. Las escamas de la cola se aprecian más grandes y alargadas, con quilla patente, y puntiagudas posteriormente.

La coloración de fondo se nota verdosa más o menos brillante, con un punteado oscuro (negro o pardo oscuro) de densidad variable. La parte superior de la cabeza presenta muchas veces manchas o motas blancas o amarillentas. La garganta o la cabeza pueden exteriorizar tonos azulados con mayor o menor intensidad. La cola, cuando permanece intacta, evidencia dorsalmente tonos verdosos; aunque por los lados puede mostrar tonos pardos; inferiormente, la cola tiende a ser verdosa o amarillenta. La región ventral del cuerpo aparece de color amarillo y sin manchas.

Dimorfismo sexual

En las hembras, la cabeza es más corta y estrecha, menos robusta en su conjunto, el tronco, más elongado, y la cola intacta, menos larga en relación con la longitud cabeza-cuerpo. Los machos presentan habitualmente una coloración dorsal verde brillante y un profuso moteado negro o muy oscuro. Durante la época de celo, la garganta y los laterales de la cabeza adquieren tonos azulados o azulado-verdosos, muy intensos en algunos ejemplares. Las hembras son mucho más variables: a menudo exhiben dos o cuatro líneas longitudinales blancas o amarillentas; pero también pueden llegar a ser casi uniformes o presentar manchas oscuras de un tamaño superior en la región dorsal; con cierta asiduidad manifiestan asimismo motas blanquecinas por encima de la cabeza, si bien con menor frecuencia que en los machos, y tonalidades azuladas en la garganta y cabeza, aunque menos intenta que en aquéllos. Algunas hembras cuentan con colores y diseños muy similares a los de los machos.

Descripción de juvenil

Los recién nacidos pesa alrededor de 1 g, con una longitud cabeza-cuerpo de 30 a 38 mm, y una largura caudal de entre 39 y 62 mm. Dorsalmente son pardos, a veces con tintes verdosos; la coloración es generalmente uniforme o, en todo caso, con estrechas líneas longitudinales, que ya desde las primeras mudas van haciéndose más patentes, resultan características de los juveniles y de la mayoría de los subadultos. El diseño en estos últimos se advierte extraordinariamente variable.

Distribución

Norte de España, Francia, oeste de Alemania, y norte y centro de Italia; alcanza hasta el este de Eslovenia y el extremo noroccidental de Croacia, en la costa adriática. En la península ibérica, su límite meridional se encuentra en el sistema Ibérico norte, incluido el Moncayo. Requiere más estudio su presencia en el sector asturiano occidental y en el oeste de Castilla y León.

Variaciones geográficas

No se han descrito para la Península.

Especies similares

En el lagarto verdinegro, la escama occipital tiene típicamente forma trapezoidal, no triangular, y la región dorsal de los miembros posteriores y de la cola es marrón o parda, nunca verde, incluso en los adultos. Además, los machos adultos y muchas hembras de lagarto verdinegro presentan motas oscuras en el vientre, inexistentes en el lagarto verde. Los recién nacidos de ambas especies exhiben diseños diferentes. Los subdultos de lagarto verdinegro carecen de líneas longitudinales blanquecinas.

Hábitat

En España, está presente desde el nivel del mar hasta cerca de los 2.200 m en el sistema Ibérico. Ocupa una diversidad de hábitats; aunque prefiere zonas con abundante cobertura vegetal herbácea o arbustiva, tales como prados, brezales, tojales y linderos o áreas aclaradas de bosques, desde encinares húmedos hasta hayedos o bosques mixtos. Se encuentra también en sotos y márgenes de ríos y arroyos. En algunos puntos, convive en estrecha simpatría con el lagarto verdinegro.

Biología

Todas las poblaciones ibéricas presentan una fase de reposo invernal que se extiende normalmente de octubre-noviembre a marzo-abril. No obstante, en regiones muy frías, la actividad de los adultos puede restringirse en algunos años a un espacio de tiempo comprendido entre principios de mayo y finales de septiembre. Los machos adultos suelen emerger de la hibernación antes que las hembras. Por su parte, el periodo de actividad de los juveniles y subadultos acostumbra a ser algo más prolongado que en los adultos.

Unas pocas semanas después de la hibernación comienza la época de celo. Durante este periodo se observan comúnmente parejas de machos y hembras que toman el sol en íntima asociación. No obstante, un mismo macho puede copular con varias hembras a lo largo de una misma estación, y viceversa. Por regla general, los machos dominantes obtienen tiene mayor acceso a las hembras y copulan con un número mayos de éstas por temporada. Los apareamientos acontecen preferentemente durante los meses de abril-mayo y más raramente, a finales de marzo o principios de junio. En los preámbulos, el macho persigue insistentemente a la hembra, a la cual intenta sujetar mordiéndola en la cola o en los costados para, finalmente, arquear su cuerpo, introducir uno de los dos hemipenes en la cloaca femenina y consumar la cópula. La mayoría de las puestas se realizan en junio, aunque, dependiendo de los años y de la localidad, las más tempranas puede producirse ya en mayo o bien retrasarse hasta la primera quincena de julio. Si bien han llegado a describirse hasta dos puestas por hembra y temporada, lo normal es que cada hembra realice una única puesta por estación que incluye de 6 a 23 huevos elípticos con 13-18,5 mm de largo por 8-12 mm de ancho. Los huevos acaban enterrados por la hembra a una profundidad variable, y las eclosiones no se dan hasta septiembre u octubre (más extrañamente, a finales de agosto). En las hembras, la madurez sexual se alcanza corrientemente con una longitud cabeza-cuerpo media de 84 mm, y en los machos, con una longitud menor.

Los lagartos verdes son básicamente insectívoros y consumen sobre todo escarabajos, saltamontes, orugas y afines. Su dieta incluye, además, arácnidos, caracoles, babosas y larvas de insectos. Los adultos depredan ocasionalmente sobre pequeños vertebrados, tales como lagartijas, micromamíferos y aves, e incluso juveniles de su propia especie. Pueden completar su alimentación con frutos diversos (fresas, frambuesas, etc.).

Entre sus depredadores conocidos se citan numerosas aves de presa diurna y nocturnas (águila culebrera, calzada y real, halcón peregrino, halcón abejero, ratonero común, búho real, lechuza común, cárabo), así como garzas reales, alimoches y varias serpientes (culebreas lisas europea y meridional, culebra verdiamarilla, víboras hocicuda y áspid). Ante el peligro buscan rápidamente refugio entre la vegetación, en galerías o debajo de piedras; también puede arrojarse al gua, nadar e incluso bucear. Su cola posee capacidad autotómica.

Casi todos de los adultos son sedentarios, con dominios vitales relativamente constantes a lo largo de su vida y de una extensión entre 200 y 600 m2.

Estado de sus poblaciones

Relativamente común e incluso localmente abundante dentro de la mayor parte de su área de distribución. Sólo algunas poblaciones asentadas en los límites de dicha área se hallan aisladas o cuentan con un bajo número de individuos. El abuso en la utilización de plaguicidas y la destrucción masiva de su hábitat por incendios o prácticas de agricultura intensiva constituyen las principales amenazas para la especie.

Referencias

Amann et al. (1997), Arrayago y Bea (1997), Barbadillo (1998), Bradshaw et al. (1991), Braña (1996), Braña et al. (1991), Pérez-Mellado (1998), Saint Girons y Bradshaw (1989), Saint Girons et al. (1989), Turtkovic et al. (1998).

Adaptación de la obra ANFIBIOS Y REPTILES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, BALEARES Y CANARIAS. Guía ilustrada para identificar y conocer todas las especies. Autores: Luis Javier Barbadillo, José Ignacio Lacomba, Valentín Pérez-Mellado, Vicente Sancho, Luis Felipe López-Jurado.

Pulse para ver imágenes de ampliación (Lacerta bilineata)


¡Difunde!

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)