Lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi)

Lagarto verdinegro (Lacerta schreiberi)

Descripción del adulto

Lagarto de tamaño medio que alcanza hasta 13,5 cm de longitud cabeza-cuerpo. Cola intacta que mide desde 1,5 hasta casi dos veces la longitud cabeza-cuerpo. Tanto la cabeza como el cuerpo son robustos. Las escamas gulares poseen bordes redondeados. Collar con borde aserrado. Escama occipital a menudo grande y de contorno trapezoidal. Escamas dorsales redondeadas a ovaladas y dispuestas en número de 45 a 58 en una línea transversal hacia el centro del cuerpo. Escamas ventrales repartidas por lo general en ocho filas longitudinales (ocasionalmente, en diez; y, más raramente, en sólo seis).

Zona superior de la cabeza, patas y cola de tonos pardos. El dorso es muy variable, desde un reticulado fino de pequeños puntos verdes y negros uniformemente distribuidos, hasta un fondo verdoso o pardo sobre el cual se extienden grandes manchas negruzcas.

Dimorfismo sexual

Los machos, de tamaño corporal menor que las hembras y cabeza más robusta, poseen dorso de color verde o amarillento finamente reticulado o punteado de negro y vientre amarillo, con pequeñas manchas negras sobre la práctica totalidad de las escamas ventrales. La garganta es de color blanco sucio o crema, salvo en el periodo de celo, cuando adquiere un tono azul intenso que se extiende con frecuencia a toda la cabeza. Las hembras cuentan con una cola relativamente más larga que los machos; el dorso presenta tonos de fondo pardos o verdosos encima de los cuales aparecen manchas negruzcas generalmente dispuestas en dos anchas bandas dorsolaterales; pero también más irregularmente distribuidas en otros individuos. En algunas hembras se ha observado asimismo la casi total desaparición de dichas manchas, así como una coloración azul a los lados de la cabeza y en la garganta similar a la característica de los machos en celo.

Descripción de juvenil

Los recién nacidos miden normalmente entre 27 y 36 mm de longitud cabeza-cuerpo y entre 30 y 56 mm de longitud de cola, con un peso medio que suele oscilar entre 0,7 y 1 g. La cabeza es muy robusta. Dorso y costados de color pardo negruzco. Los flancos poseen además numerosas manchas amarillentas o blanquecinas, ribeteadas con una fina hilera negra y de forma irregular. Cola amarillenta.

Distribución

Endemismo de la península ibérica. Presente en todo el cuadrante noroccidental, que abarca toda Galicia, el tercio norte de Portugal, la cordillera Cantábrica y el País Vasco. En la zona cantábrica penetra por el sur hasta el norte de Zamora, Palencia y León. Después, desaparece de toda la submeseta norte de condiciones climáticas continentales para entrar nuevamente hacia el interior a través del sistema Central, desde la sierra de la Estrella, en Portugal, hasta su extremo más oriental, la sierra de Ayllón. Por la costa atlántica portuguesa hacia el sur hasta la latitud de Lisboa. Más allá encontramos poblaciones aisladas en regiones de condiciones ambientales apropiadas (pluviosidad más elevada). Es el caso de las sierras de Montejunto, Sintra, Monchique y Sâo Mamede, en Portugal, y de Villuercas, Guadalupe, Montes de Toledo, Valencia de Alcántara y este de Sierra Morena, en España. Toda el área de distribución se caracteriza por poseer precipitaciones de al menos 800 mm anuales y temperaturas medias anuales superiores a los 4 ºC.

Variaciones geográficas

Entre los individuos del noroeste de la Península y los del sistema Central existen algunas diferencias menores en el número de escamas en la garganta, la forma y tamaño de algunas ciertas escamas de la cabeza, y la coloración; pero ello no ha originado la descripción de razas geográficas, de modo que se considera a la especie como monotípica.

Especies similares

El lagarto verdinegro suele ser inconfundible en la zona geográfica que ocupa. Únicamente en el norte de su área de distribución convive, en algunas localidades, con el lagarto verde, del que se diferencia por poseer, especialmente los machos, una pigmentación ventral intensa de pequeñas manchas negras que no suelen estar presentes en el lagarto verde. Además, las escamas dorsales están ligeramente carenadas en el lagarto verde y son lisas en el verdinegro. Por último, las escamas de la garganta del lagarto verde son planas y de bordes finos, y se encuentran imbricadas unas con otras; en el lagarto verdinegro, por el contrario, tales escamas tienen bordes redondeados y no se hallan imbricadas.

Hábitat

Ocupa preferentemente hábitats húmedos, en muchos casos cercanos a cursos de agua, en zonas de pastizal, lindes de bosque y áreas arbustivas en el dominio de robledos o bosques caducifolios, así como en las formaciones vegetales resultantes de su degradación. Presente desde el nivel del mar hasta los 2.100 de altitud en la sierra de Gredos.

Biología

En casi todas las poblaciones, los machos comienzan su actividad anual antes que las hembras, hacia el mes de febrero o marzo; las hembras, por su parte, lo hacen incluso un mes después. El periodo de reposo invernal comienza hacia octubre. La temperatura corporal de individuos activos es de unos 31 o 32 ºC.

Durante el celo, los machos adquieren una coloración azul intensa muy característica en la garganta y lados de la cabeza. Pueden observarse cópulas desde abril a junio. Se conocen casos de apareamientos de un macho con varias hembras y también la situación contraria, es decir, el acceso de varios machos a la misma hembra. Las puestas suelen incluir de 11 a 18 huevos (rango de 7 a 24) con 11,5-17,5 mm de longitud por 8,2-11,7 mm de anchura y se realizan desde finales de mayo hasta principios de julio. Las puestas acostumbran a ocurrir en suelos bien soleados y desprovistos de vegetación. También se ha observado el empleo de galerías abandonadas por topos para depositarlas. La eclosión se verifica tras un periodo de incubación de dos a tres meses. Sólo a partir del tercer año de vida alcanza la madurez sexual, que es aún más tardía, hasta el cuarto e incluso quinto años, en las hembras.

Se han detectado densidades de población muy variables, entre los 25 y 225 individuos por hectárea. En general, en las poblaciones naturales se observa un número algo superior de hembras que de machos adultos.

Se alimentan básicamente de insectos, sobre todo de moscas y mosquitos. En primavera destaca el consumo de escarabajos; mientras que en verano y otoño toman el relevo los saltamontes. Pueden también, de modo esporádico, consumir pequeños reptiles, como lagartijas serranas.

Entre los reptiles, se ha citado a la culebra lisa europea como depredadora del lagarto verdinegro. Entre las aves, se sabe de su captura por parte de cernícalos vulgares, ratoneros, halcones abejeros, aguiluchos cenizos y cigüeñas, y entre los mamíferos, las martas, ginetas y nutrias capturan asimismo, aunque de modo más esporádico, al lagarto verdinegro.

Estado de sus poblaciones

La destrucción de sus hábitats, sobre todo los sotos fluviales y de la vegetación en los márgenes de ríos y arroyos, es la principal amenaza para esta especie. Particularmente delicada parece la situación de las poblaciones más meridionales, aisladas unas de otras en claves de reducida superficie que pueden desaparecer ante alteraciones humanas.

Referencias

De la Riva (1987), Galán (1989), Marco (1994, 1997), Marco y Pérez-Mellado (1988, 1998), Marco y Pollo (1993), Pérez-Mellado (1998), Salvador (1984).

Adaptación de la obra ANFIBIOS Y REPTILES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, BALEARES Y CANARIAS. Guía ilustrada para identificar y conocer todas las especies. Autores: Luis Javier Barbadillo, José Ignacio Lacomba, Valentín Pérez-Mellado, Vicente Sancho, Luis Felipe López-Jurado.


 

Pulse para ver imágenes de ampliación (Lacerta schreiberi)

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)