Lagarto atlántico (Gallotia atlantica)

Descripción del adulto

Lagarto pequeño o mediano cuya longitud cabeza-cuerpo puede llegar a superar los 105 mm en puntos específicos de su área de distribución; pero que, por lo general, presenta tallas muy inferiores. Se diferencia de otros lacértidos del archipiélago canario por la presencia de escamas denticuladas en el borde anterior del oído y por evidenciar, además, un número reducido de escamas (por ejemplo, entre 33 y 56 series de escamas dorsales, entre 8 y 12 series longitudinales de placas ventrales, y sólo cuatro escamas labiales por delante de la subocular). Las escamas dorsales, de tamaño relativamente grande, tiene forma rectangular alargada y muestran una típica carena diagonal.

Manifiestan una coloración extremadamente variable dependiente de la edad del ejemplar, de su sexo, de su procedencia geográfica, de la naturaleza del sustrato e incluso de la época del año. Algunas características de color y diseño son, empero, constantes en los juveniles, en las hembras y en los machos más jóvenes; por ejemplo, en la mayor parte de estos individuos se observan dos línea dorsolaterales claras que en ocasiones resultan discontinuas y están orladas por dos series longitudinales de manchas oscuras. Nunca exhiben una fila vertebral oscura y los flancos suelen presentar dos series longitudinales de manchas color turquesa. La región labial es de un color claro característico con un jaspeado más oscuro; mientras que el cuello es negro o negruzco y carece de las manchas que se ven en otras especies del género. El vientre acostumbra a ser blanco, con manchas negras en las regiones próximas al cuello. La tonalidad de los machos resulta a veces vistosísima y se describe en el apartado de variaciones geográficas.

Dimorfismo sexual

Las hembras de esta especie son generalmente más pequeñas y gráciles que los machos, y mantienen asimismo diseños y coloraciones juveniles durante toda su vida. Los poros femorales de éstas están reducidos a meros puntitos.

Descripción de juvenil

Al nacer cuentan con una envergadura que raramente sobrepasa los 35 mm de largura cabeza-cuerpo (normalmente, entre 26 y 30 mm), y su diseño y color se aprecian muy particulares. Así, sobre un fondo pardo más o menos oscuro aparecen dos líneas longitudinales blanquecinas a cada lado, una desde el borde externo de las placas parietales hasta bien entrada la cola, y en la otra en los costados. Entre ambas pueden existir series de manchitas blancuzcas o amarillentas. Los miembros poseen ocelos conspicuos.

Distribución

El área de distribución del lagarto atlántico se extiende por las islas e islotes más orientales del archipiélago canario y pueden encontrarse ejemplares en Fuerteventura, Lobos, Montaña Clara, Alegranza y en el Roque del Este. En la isla de Gran Canaria, en los alrededores de la localidad de Arinaga, existe una población introducida a partir de individuos de Fuerteventura. Finalmente, es preciso decir que la especie está prácticamente ausente en el Parque Nacional de Timanfaya, cuyas condiciones abióticas restringen su presencia a los «montes isla» que no acabaron cubiertos por la lava generada durante las erupciones del siglo XVIII.

Variaciones geográficas

La enorme plasticidad morfológica y cromática de esta especie ha propiciado la descripción de numerosas subespecies. Se aceptan tres como válidas: Gallotia atlantica atlantica, distribuida por Lanzarote (salvo el malpaís de la Corona), La Graciosa, Alegranza, Montaña Clara y Roque del Este; Gallotia atlantica laurae, del malpaís de la Corona, y Gallotia atlantica mahoratae, presente en Fuerteventura, Lobos y Gran Canaria. Los individuos de la primera subespecie exteriorizan tamaños pequeños (menos de 75 mm entre el hocico y la cloaca), cuantiosas escamas en torno al cuerpo (unas 48 de media) y ocelos laterales azul turquesa bien visibles e individualizados en los adultos. Gallotia atlantica laurae se caracteriza por las grandes dimensiones de los adultos que, en el caso de los machos, pueden alcanzar pesos superiores a los 40 g; presentan asimismo características folidóticas distintivas y una coloración muy oscura que, nuevamente en el caso de los machos, viene acompañada por la aparición de ocelos azules o verdes mucho mayores que en otras subespecies y que en ocasiones se unen entre sí para generar manchas más o menos extensas. Los lagartos de la subespecie Gallotia atlantica mahoratae exhiben un tamaño diminuto, pocas escamas alrededor del cuerpo (unas 45) y un tono del cuello habitualmente menos oscuro que en las otras dos.

Especies similares

Se trata del único lacértido de las islas de Lanzarote, Lobos, La Graciosa, Alegranza, Montaña Clara y Roque del Este, mientras que en Gran Canaria y Fuerteventura puede concurrir puntualmente con Gallotia Stehlini, del que se distingue por su menor tamaño, por presentar menos número de escamas en el dorso y por su coloración generalmente más contrastada y con presencia de ocelos laterales azules o verdes.

Hábitat

Está presente en casi todos los hábitats posibles de Fuerteventura y Lanzarote, desde la dunas hasta los malpaíses, pasando por barrancos, cultivos y eriales. Su rango altitudinal abarca desde el nivel del mar hasta algo más de los 800 m, altura que coincide con el punto culminante de la isla de Fuerteventura.

Biología

Especie heliotérmica y diurna que se mantiene activa durante casi todo el año. Su actividad reproductora comienza en los meses de febrero y marzo, cuando los machos empiezan a mostrar comportamientos territoriales; entonces acontecen las primeras cópulas que, como en las demás especies del género, vienen acompañadas de un mordisco en la región del cuello de las hembras. Éstas pueden realizar varias puestas por temporada, en función de la disponibilidad trófica del medio. Cada ovoposición incluye de 1 a 5 huevos de cáscara pergaminosa que miden normalmente 11-15 mm de largura por 8-9 de anchura y suelen eclosionar tras 55-60 días de incubación.

Su dieta es variada y consta de artrópodos, materia vegetal, carroña y otras materias orgánicas. Los juveniles e individuos de menor tamaño son casi completamente insectívoros; mientras que los ejemplares más grandes que moran en los malpaíses de Lanzarote se hacen consumidores exclusivos de brotes, flores y frutos. La especie sufre predación por cernícalos, alcaudones, musarañas y gatos.

Estado de sus poblaciones

A lo largo de casi toda el área de distribución es una especie común que, muchas veces, supera densidades de 1.000 individuos por hectárea. Las poblaciones de Gran Canaria y del Roque del Este padecen una fuerte regresión por diferentes motivos que puede llevarlas a la completa desaparición en un futuro próximo.

Referencias

Bannert et al. (1995), Castanet y Báez (1991), Castanet et al. (1997), González et al. (1996), López-Jurado y Mateo (1995, 1996, 1997), López-Jurado et al. (1995), Mateo y López-Jurado (1997), Vernet et al. (1997).

Adaptación de la obra ANFIBIOS Y REPTILES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, BALEARES Y CANARIAS. Guía ilustrada para identificar y conocer todas las especies. Autores: Luis Javier Barbadillo, José Ignacio Lacomba, Valentín Pérez-Mellado, Vicente Sancho, Luis Felipe López-Jurado.


 

Pulse para ver imágenes de ampliación (Gallotia atlantica)

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)