Partido Vegano - Principio de prudencia (caballos) - Animales y sintiencia

El principio de prudencia para todos los animales

¡Difunde!

Partido Vegano - Principio de prudencia (caballos) - Animales y sintienciaEl principio de prudencia nos invita a mantener una actitud cautelosa ante el desconocimiento científico sobre si un organismo es capaz de sentir.

Relación entre la sintiencia y el principio de prudencia

El Partido Vegano defiende a ultranza los Derechos Animales. Estos derechos se basan en la aceptación científica de que los animales sienten, padecen y poseen conciencia e intereses inalienables.

A menudo, hay quienes se cuestionan si todos los animales sienten o discriminan entre ellos según su supuesto grado de sintiencia. Hoy queremos hablar acerca del principio de prudencia y lanzar algunas reflexiones sobre este asunto.

El principio de prudencia es un principio ético que se resume en la idea de que debemos respetar aquellos organismos de los que desconozcamos, a ciencia cierta, si pueden sentir o no.

Los animales somos un clado —conjunto— de organismos clasificados científicamente por razones ajenas a la existencia de un sistema nervioso. No se considera, actualmente, que todos los organismos clasificados como «animales» puedan sentir. Sin embargo, los pocos grupos que no lo hacen son marinos y muy, muy minoritarios.

El único caso relativamente conocido es el de las esponjas. Se considera que las esponjas no sienten porque ninguna de sus células se especializa en formar células nerviosas. Otros animales acusados de estar faltos de sintiencia, como los bivalvos (moluscos), como los caracoles, sí sienten. La razón es obvia: todo animal que posea células musculares debe tener células nerviosas que les permitan contraer sus músculos.

Quienes aducen que los bivalvos carecen de la capacidad de sentir —autodenominados «sensocentristas»— no se basan en razones científicas. Sus argumentos para afirmar tal cosa es un dogma hedonista, por el cual confunde la sesilidad —que un animal no se desplace— con la incapacidad de sentir. Estos individuos, a menudo, afirman ser veganos cuando no lo son.

Existe una relación directa entre una menor movilidad y un menor desarrollo del sistema nervioso, eso es cierto. Sin embargo, nada de ello implica que un animal sésil carezca, per se, de sintiencia. Y ya no hablemos de animales con una movilidad completa pero que, debido a su aspecto poco agradable, muchos deciden autoengañarse creyendo que no sienten.

El principio de prudencia es de suma importancia en casos como el referido; pues nos recuerda la importancia de conceder el beneficio de la duda aun cuando el humano piense, por sus propios juicios y prejuicios, que tal o cual animal no puede sentir.

Desde el Partido Vegano deseamos recordar que siempre nos referiremos tácitamente a aquellos organismos cuya sintiencia esté reconocida. Estas discusiones airadas sobre aquellos pocos animales que no lo hacen suelen estar promovidas en redes por parte de individuos tan especistas como el resto. Se produce un fenómeno similar a cuando se alega que las plantas sienten.

A nuestra formación le importan los millones de animales explotados y esclavizados, si también es tu caso…

¡Ayúdanos a romper cadenas!

Artículos relacionados

Adrián López Galera

Adrián López Galera

Grado en Biología. Máster en Estudios Lingüísticos, Literarios y Culturales. Amplia experiencia en Derechos Animales, Escritura Creativa y Administración de sistemas informáticos.