La victimización de los explotadores

¡Difunde!

Los especistas se victimizan cuando hablamos de explotación animal - Victimización de los explotadoresLa victimización de los explotadores es un hecho cotidiano. Aunque habrá a quien le resulta algo ofensivo, esto me viene a la cabeza cuando muchos explotadores de animales se victimizan públicamente como si señalar su especismo supusiera una afrenta o tuviese algún tipo de parangón con las acciones que ellos practican o promueven a diario. Respecto a la viñeta, ha de considerarse que el término «carnista» es innecesario; pues sitúa a quienes comen carne como si fuesen peores explotadores.

La defensa de un no-derecho

Cuando efectuamos nuestro activismo por los Derechos Animales, todos los días recibimos respuestas reaccionarias y defensivas ante nuestras publicaciones y comentarios. Así ocurre porque un sinfín de usuarios y lectores se toman como un ataque personal que se señale sus acciones aunque nadie los aluda a ellos (ni los conocemos). El modus operandi de la victimización de los explotadores siempre es el mismo, de modo que podemos dividir los tipos de comentarios recibidos en tres:

  • Diplomáticos: Nos piden, con suma educación, que retiremos una fotografía, ilustración, viñeta, etc., a causa de que les desagrada. Tras explicarles, con los mismos buenos modales, que condenamos acciones y comportamientos (no individuos) debido a que necesitamos reflejar la realidad de las víctimas, suelen adoptar la actitud del siguiente modelo.
  • Indignados: Claman a los cuatro vientos acerca de cómo hemos tenido la desvergüenza y osadía de atacar a quienes «aman a los animales» (pj: rescatistas, perro-gatistas, explotadores compasivos, etc.) o realizan actos absolutamente legales (se sabe que si algo es legal en alguna parte nadie debe reprochar nada, válgame). Estos sujetos muestran su experticia en ética y argumentación al rechazar cualquier intento de acercamiento o analogía diciendo que sencillamente «no son lo mismo» y mediante molestos alegatos especiales: «no tenéis ni idea de cómo funciona una granja», «no puedes entenderlo», «informaos», y un larguísimo etcétera. En el momento en que se hartan de repetir su mantra de prejuicios o se palpan demasiado cuestionados como para mantenerla, pasan adoptar la disposición inferior; la cual refleja su verdadera naturaleza interior.
  • Agresivos: Estos sujetos renuncian a todo atisbo de modales o raciocinio y se enzarzan en una batalla de burlas y descalificaciones continuas. En la mayor parte de los casos nos vemos obligados a bloquearlos para terminar con la discusión. Si a ellos les parece cansino responder, que se imaginen cuánto resulta para nosotros estar contestando a un centenar de clones de forma consecutiva.

A toda la gente que molesto por ser vegano, no soy yo, es tu conciencia - Victimización de los explotadores

No, Di Caprio no es vegano. El cartel sólo pretende señalar la evidencia de la sociedad general se siente atacada por el mero hecho de saber que hay otra gente con más fuerza de voluntad y principios que ellos para rechazar toda forma de explotación animal.

La victimización de los explotadores es un reflejo de sus conciencias

Llama un montón la atención que quienes participan en la explotación animal —ya sea más directa o indirectamente— se muestran siempre los más susceptibles frente a vídeos e imágenes en donde se aprecia la terrible crueldad con que usamos y tratamos los animales no humanos. O sea, no les importa cuánto sufrió el animal de turno; sino que protestan porque a ellos sí les afecta de una manera sentimental o moral. Muchas veces, los activistas tenemos que cogerlos con pinzas por tal de que no se irriten y comiencen a agredir. Una sensibilidad la mar de convenida…

 

Si cada jornada se repite sin cesar esta especie de algoritmo social, se debe a que ellos mismos se ven como las víctimas. Acontece una victimización de los explotadores por la cual confunden los conceptos de respeto o tolerancia con el hecho de darles el visto bueno para hacerles a los animales cuanto les dé la real gana. Dado que se creen legitimamos para protestar, no dudan en exhibir una completa irracionalidad. Y entre los explotadores no cabe sólo imaginarse a granjeros, ganaderos, taurinos o cazadores a los que les inculcaron desde pequeños cómo someter a los animales; sino que más agresivos y peores son los animalistas rescatistas y los vegetarianos de «salud» y «medio ambiente». Por sorprendente que parezca, he comprobado por mí mismo que tiene más facilidad para hacerse vegano un ganadero con la conciencia intranquila que un animalista que se percibe a sí mismo en un pedestal moral por donar a una organización animalista o por hacerse ‘selfies‘ en la mani de turno.

En nuestra sociedad buenista a menudo se fomenta la creencia de que una sociedad avanzada consista en que cada uno siga su camino sin joder al vecino. Ello, unido al especismo, hace que muchos lectores inesperados de nuestras publicaciones y artículos acostumbran a exigirnos una absoluta indiferencia hacia los demás animales vestida con falsa empatía y comprensión. Para ellos, todo eso se trata de un asunto «privado». Pues no, lo que nuestra civilización practica sistemáticamente con los restantes animales de este planeta no está oculto ni se limita a la conveniencia o decisión de cada uno. En vista de que no pueden negar la lógica de «no les hagas a otros aquello que no te gustaría que te hicieran», este tipo de individuos sólo tienden dos salidas: aceptar nuestros argumentos o no pasar de agredirnos hasta ver satisfecho su ego herido. Nosotros se lo debemos a las víctimas reales y no miraremos hacia otro lado. Por tanto, que se guarden sus quejas y odios, y se miren al espejo.


¡Difunde!

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)

dos × 2 =