Cocodrilo de Nueva Guinea (Crocodylus novaeguineae)

Cocodrilo de Nueva Guinea (Crocodylus novaeguineae).

Descripción del cocodrilo de Nueva Guinea

Los cocodrilos de Nueva Guinea son abundantes y se distribuyen ampliamente por Papúa Occidental y Papúa Nueva Guinea. En el pasado se lo estimaba como una subespecie del cocodrilo filipino. Ocupan vastas áreas de vegetación densa alrededor de pantanos. Es raro encontrarlo en zonas costeras y nunca entra en competencia con el cocodrilo poroso.

El cocodrilo de Nueva Guinea es una especie con una envergadura mediana, unos 3,5 m para los machos y cerca de 2,7 m para las hembras. Existen dos poblaciones diferenciadas: una al sur y otra al norte, separadas por una cadena montañosa. Algunas diferencias encontradas en la morfología craneana y la escamación sugieren que sería conveniente distinguir subespecies. El cuerpo muestra una coloración que varía gris y pardo, con bandas oscuras sobre el torso y la cola. Estas franjas se vuelven menos patentes conforme crece el animal. Presenta unas «crestas» longitudinales junto a los párpados y algunas escamas granulares por encima del lomo entre cuatro grandes placas escamosas, las cuales se consideran características distintivas de esta especie. El hocico es puntiguado y relativamente estrecho durante la etapa juvenil y se ensancha a medida que llega a la fase adulta.

El cocodrilo de Nueva Guinea guarda un marcado parecido con el cercano cocodrilo filipino y el cocodrilo siamés. En apariencia podría confundirse también con el cocodrilo de agua dulce australiano; si bien el morro en este último se observa mucho más angosto y alargado para una alimentación piscívora. Los ejemplares norteños anidan durante la estación seca (octubre); mientras que los del sur lo hace más tarde, durante la temporada de lluvias. Ambas poblaciones construyen nidos monticulares; no obstante, sí varía el tamaño de la puesta: una media 35 huevos en el norte y 22 en el sur, más pequeños en los primeros y más grandes en los segundos.

El cocodrilo de Nueva Guinea concentra su actividad en el crepúsculo. Pasan cuantiosas horas al día bajo el agua con sus narinas y ojos apenas visibles por la superficie. En tierra se refugian y descansan en zonas sombrías entre la maleza. Tienden a asolearse en grupo durante la claridad y se dispersan durante la noche con el propósito de alimentarse. Los estudios sobre su nutrición indican preferencia por la captura nocturna de peces. Es sorprendentemente ágil y puede impulsarse hacia arriba para atrapar murciélagos y pájaros en el aire. Asimismo, hurga entre el barro del fondo del río o laguna para buscar cangrejos o moluscos y apresa aves acuáticas y otros vertebrados en cuanto le surge la oportunidad.

En décadas recientes, el Crocodylus novaeguineae está sometido a una explotación para la exportación de su piel como consecuencia directa del especismo. Actualmente no está en peligro de extinción y existen algunas restricciones en relación al comercio para evitar la sobrecaza.

Traducción y adaptación de la obra CROCODILES: INSIDE OUT. A Guide to the Crocodilians and Their Functional Morphology. Autores: K. C. Richardson, G. J. W. Webb y S. C. Manolis.

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)