Cocodrilo de agua dulce australiano (Crocodylus johnstoni)

Cocodrilo de agua dulce australiano (Crocodylus johnstoni).

Descripción del cocodrilo de agua dulce australiano

Los cocodrilos australianos de agua dulce o cocodrilo de Johnston son endémicos del oeste de Australia, en el territorio norte de Queensland, hasta el cabo York. Se cuenta con un amplio conocimiento de su biología básica gracias a numerosos estudiados realizados hasta la fecha. Esta especie habita preferentemente en lagos, pantanos y ríos, y se extiende hasta zonas mareales; pues soportan mucho mejor la salinidad de cuanto sugiere su nombre. Muestran un crecimiento bastante lento y sólo alcanzan envergaduras pequeñas o medianas en la etapa adulta con 1,5 a 3 m de longitud. El hocico es estrecho y aguzado, con numerosos dientes afilados y adaptados para una alimentación piscícola. No obstante, consume un amplio espectro de presas con tamaño reducido si se le presenta la oportunidad. Se alimentan muy poco a lo largo la temporada fría y seca, y crecen sobre todo durante la estación húmeda cuando abundan las presas.

A diferencia de los cocodrilos de agua salada en Australia, los cuales pueden anidar en diferentes meses, los cocodrilos de agua dulce australianos son «anidadores instantáneos», lo cual significa que todas hembras entran en celo y forman sus nidos en un corto periodo de tiempo. En este caso, todo ello acontece en tres semanas. El tamaño de la puesta oscila desde 4 a 20 huevos que depositan en el interior de un agujero excavado en la arena. Dicha cantidad media varía entre áreas y está vinculada a la talla del ejemplar. Los anidamientos se producen durante la estación seca (agosto y septiembre) y las crías eclosionan al inicio de la temporada de lluvias (octubre a noviembre).

A desemejanza con la mayoría de las especies cocodrilianas, los cocodrilos australianos de agua dulce raramente protegen la nidada o cuidan de la prole en estado salvaje o en cautividad. La mortalidad de los huevos es alta debido a los efectos de la depredación y la inundación causada por precipitaciones anticipadas. Las hembras vuelven junto al nido con el propósito de abrirles camino a sus recién nacidos y llevarlos hasta el agua. Aproximadamente el 90% de los nacidos mueren tras unos meses a causa de la predación por parte de tortugas, serpientes, peces u otros congéneres de más edad.

Los cocodrilos australianos de agua dulce no sufren una caza tan masiva como los cocodrilos de agua salada a tenor de que sus osteodermos presentes bajo las escamas ventrales reducen el valor de la piel. No se los considera peligrosos para la gente o para el ganado esclavizado a pesar de que son capaces de infligir poderosas mordidas con sus dentaduras aserradas. Esta especie se ha recuperado significativamente desde el establecimiento estatal de su protección en la década de los 60 (1974 en Queensland). La modificación de su hábitat sigue siendo una amenaza en algunas regiones. En el tramo alto del río McKinlay, Arnhem Land (territorio norte) existe una población inusualmente enana como consecuencia de alimentos limitados. Tales adultos apenas llegan a 1,2 m y ponen unos 5 huevos.

Traducción y adaptación de la obra CROCODILES: INSIDE OUT. A Guide to the Crocodilians and Their Functional Morphology. Autores: K. C. Richardson, G. J. W. Webb y S. C. Manolis.

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)