Descripción de los cocodrilos

Los cocodrilos actuales (familia «Crocodylidae») son los descendientes de un linaje exitoso de lagartos que convivieron con los dinosaurios. En esta entrada se hace una descripción de los cocodrilos y de su evolución.

Descripción general de los cocodrilos y su evolución

Los fósiles cocodrilianos están representados extremadamente bien en el registro fósil del conjunto de vertebrados hallados en el mundo. Así pues, no es sorprendente que a menudo se refieran a ellos como los «dinosaurios modernos».

Ciertamente, compartieron el mismo mundo que dominaron los dinosaurios. En realidad, los cocodrilos son un linaje arcaico y exitoso de «lagartos», los cuales abarcan un periodo geológico comprendido entre unos 230 millones de años hasta el día presente. Antiguos depósitos de sedimentos en todos los continentes, excepto en la Antártida, contienen fósiles de algunas clases de cocodrilos.

Las antiguas formas son diferentes a las actuales, o a veces, muy similares a ellas. Incluso hay islas, tales como Nueva Caledonia y Madagascar, que tienen fósiles de cocodrilo. Los paleontólogos que han evaluado fósiles de dinosaurios y cocodrilos concluyen generalmente en que los dos grupos comparten muchos rasgos óseos, particularmente, en el cráneo, la cadera y en las extremidades; pero fueron probablemente primos distantes más que parientes cercanos.

Al parecer, ha habido algunos pasos evolutivos de importancia crítica entre los ancestros reptilianos de los cocodrilos que finalmente originaron a un grupo claramente definido de cocodrilo. Los paleontólogos que han realizado una descripción de los cocodrilos primitivos consideran que, probablemente, el paso evolutivo más importante fue la separación gradual entre las fosas nasales y las vías orales.

Esto se alcanzó por la aparición de un paladar óseo amplio que se extendió desde la punta del hocico hasta el dorso (parte posterior) de la garganta. Ello originaría una abertura interna de ventilación que estaba situada muy detrás de la garganta; pero con los orificios en la punta del hocico. Así, los cocodrilos pueden respirar en la superficie a través de sus orificios nasales mientras su morro está bajo el agua. Todo ello les ha permitido respirar mientras trituran y manipulan comida en el agua.

Su hocico alargado y asociado a un duro paladar ha venido acompañado de sutiles remodelaciones óseas que fortalecen el hocico entero para resistir la presión de capturar una presa. Otro desarrollo importante fue la adquisición de una columna vertebral en forma de «junta articulada», lo que les concedió un alto nivel de flexibilidad, que combinado con una musculatura axial perfectamente estructurada, les posibilitaba realizar movimientos en diversos ángulos.

Ilustración esquemática que hace una descripción de los cocodrilos y de sus respectivos órganos.

Estos cambios numerosos los llevó hacia el moderno diseño corporal cocodriliano, el cual se ha conservado con exiguos cambios durante milenios. Por esto, se considera una forma corporal exitosa. Frecuentemente, se emplea como evidencia de su triunfo el que algunos cocodrilos sobreviviesen a la extinción masiva de hace 65 millones de años. Pero es incierto si los cocodrilos estaban mejor adaptados para resistir cualquier calamidad que ocurriera o si algunos tipos de cocodrilo se hallaban bien representados en partes de Groenlandia, el antepasado de la Antártida, Australia, India, Sudáfrica y Sudamérica que no se encontraban a la misma latitud. Al final, tres familias de cocodrilos persistieron de manera independiente, y hoy están representadas por 23 especies vivientes de cocodrilos, recogidos en la denominada familia «Crocodylidae».

Traducción y adaptación de la obra CROCODILES: INSIDE OUT. A Guide to the Crocodilians and Their Functional Morphology. Autores: K. C. Richardson, G. J. W. Webb y S. C. Manolis.

1 Comentario

  • Avatar
    Antolin Pereira Publicado 07/09/2018 15:23

    Muy bueno me gustó mucho

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)