Cocodrilo mexicano o de Morelet (Crocodylus moreletti)

Cocodrilo mexicano o cocodrilo de Morelet (Crocodylus moreletti). Fotografía tomada por Animal Embassy.

Descripción del cocodrilo mexicano

El cocodrilo mexicano o cocodrilo de Morelet ocupa la vertiente atlántica de América Central en México, Belice y Guatemala. Moran principalmente en hábitats de agua dulce como lagunas, pantanos y ciénagas en áreas boscosas y aisladas situadas tierra adentro. También se los encuentra en ambiente más salobres cercanos a la costa y en las sabanas cubiertas de hierba a lo largo de la Península de Yucatán. Durante la temporada de lluvias intensas, aprovechan las inundaciones para trasladarse a otros lugares. Los juveniles prefieren esconderse entre matorrales de ribera con el fin de protegerse frente a depredadores y permanecen allí hasta que sean mayores y capaces de valerse por sí mismos. Los cocodrilos adultos cavan madrigueras durante los periodos de sequía prologada y se refugian en éstas para afrontar las condiciones adversas.

A los cocodrilos mexicanos se los confunde a menudo con el cocodrilo cubano o el cocodrilo americano a causa de sus parecidos morfológicos. En comparación con éstos, Crocodylus moreletti manifiesta un tono dorsal entre gris y marrón. Cuenta con bandas oscuras y manchas por el cuerpo y la cola. Los juveniles lucen un color amarillo brillante con algunas bandas alternas. Este grupo exhibe un tamaño pequeño o mediano. Raramente sobrepasan los 3 metros y el máximo registrado ha sido de 4,3 m. Como resulta habitual en el género, las hembras de cocodrilo mexicano presentan una envergadura ligeramente inferior a la de los machos. El contorno del hocico se muestra bastante ancho y aparece ensanchado de manera pronunciada a la altura del cuello.

Hembra de cocodrilo mexicano transporta una cría sobre su hocico para resguardarla.

Los cocodrilos mexicanos son predadores generalistas que capturan un amplio espectro de presas tanto dentro del agua como en las proximidades de las orillas. Al igual que otros cocodrilianos, suelen consumir carroña si lo estiman oportuno. Construyen unos enormes nidos monticulares con varios metros de extensión entre los meses de abril y junio, antes del comienzo de la estación seca, y se mantienen siempre próximos al agua o junto a vegetación flotante. Las hembras depositan desde 20 a 45 huevos y custodian la puesta durante el proceso del incubación, el cual se extiende hasta unos 80 días. Después de la eclosión, se ha observado que ambos progenitores protegen a las crías ante los depredadores.

La piel ventral del cocodrilo de Morelet alcanza un alto valor en el mercado debido al bajo número de osteodermos y el elevado interés de las clases altas en poseer productos exóticos derivados de víctimas no humanas. Sufrieron una presión desmesurada por caza intensiva hacia la mitad del siglo XX. Su principal amenaza actual y futura radica en la constante modificación del medio en que viven. Actualmente está en marcha un programa de manejo y gestión que está consiguiendo recuperar esta especie en México.

Traducción y adaptación de la obra CROCODILES: INSIDE OUT. A Guide to the Crocodilians and Their Functional Morphology. Autores: K. C. Richardson, G. J. W. Webb y S. C. Manolis.

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)