Cocodrilo hociquifino africano (Crocodylus cataphractus)

¡Difunde!

Crocodylus cataphractus en el Zoo Central de FloridaCocodrilo hociquifino africano (Crocodylus cataphractus). Fotografía tomada por Jeff Whitlock.

Descripción del cocodrilo hociquifino africano

El cocodrilo hociquifino africano se encuentra en el centro y oeste de África, mayoritariamente el Congo y Costa de Marfil. Por desgracia, todavía se conoce bastante poco sobre su biología y ecología. Ocupa principalmente ríos y lagos abiertos con abundante vegetación. Con menor frecuencia se lo halla en pantanos y zonas de bosque inundado. A veces, los ejemplares aparecen a varios kilómetros de las islas y alrededor de la costa, lo cual sugiere una resistencia moderada ante la salinidad. En algunas ocasiones se los ha grabado con cámaras mientras cavaban madrigueras en las riberas de cauces fluviales.

Algunas investigaciones cromosómicas indican que el cocodrilo hociquifino africano podría separarse y constituir un género propio (Mecistops). A pesar de ello y a falta de más estudios, la mayor parte de los especialistas continúan catalogándolo dentro del género Crocodylus. Esta especie presenta una envergadura pequeña o mediana, con una media de 2-2,5 m y un máximo registrado de 4 m. Su hocico es alargado, prominente y algo más estrecho que el de sus parientes cercanos. Los peces son sus presas mayoritarias; pero, de un modo análogo a otras especies longirostrinas, posiblemente capture asimismo un amplio espectro de animales. En la edad adulta, éste llega a ser cinco veces más largo que ancho. Muestra una escamación de color oliva oscura dorsalmente, y oliva clara con manchas ventralmente. En los juveniles se aprecian tonos más claros.

Los nidos construidos por el cocodrilo hociquifino africano constan de montículos fabricados con hojarasca y fango, y se emplazan sobre playones, generalmente cubiertos por la propia densidad de la floresta. El tamaño de la puesta fluctúa desde 13 a 27 huevos que depositan en abril conforme se aproxima la estación húmeda. El periodo de incubación dura 90-100 días; una duración superior al de la mayoría de los cocodrílidos. Quizás acontezca un retraso en el desarrollo debido a las bajas temperaturas. Las hembras acostumbran a defender sus nidos frente predadores comunes como los lagartos varánidos. Si bien, se ha documentado un menor grado de agresividad con respecto a la norma del género Crocodylus. Fuera de la temporada reproductiva, los miembros llevan una vida solitaria.

Hasta la fecha se carece de una información completa acerca de su distribución. Según se estima, en el pasado el cocodrilo hociquifino africano ocupaba gran parte de África occidental. Actualmente, apenas se observa en países como Nigeria, Benín, Camerún o Guinea Ecuatorial. En algunas áreas se registran poblaciones numerosas; en otras regiones, sin embargo, los efectivos están muy mermados a causa de la presión humana: modificación del hábitat y caza a manos de habitantes rurales e indígenas por su piel o carne. No existe gestión local alguna y a tales circunstancias se le suman las guerrillas y una inestabilidad política endémica. Por ende, se considera que el cocodrilo hociquifino africano está en peligro crítico.

Traducción y adaptación de la obra CROCODILES: INSIDE OUT. A Guide to the Crocodilians and Their Functional Morphology. Autores: K. C. Richardson, G. J. W. Webb y S. C. Manolis.


¡Difunde!

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)

uno × uno =