Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)

Lagartija de Valverde (Algyroides marchi)

Descripción del adulto

Lagartija pequeña y esbelta, de constitución delicada. Alcanza una longitud cabeza-cuero de entre 45 y 48 mm, y una longitud total máxima de entre 120 y 140 mm. Cabeza y cuerpo de aspecto más aplanado que en el resto de lagartijas peninsulares. Peso variable entre 1,2 y 2,2 g. Escamas dorsales muy grandes y hexagonales, diagonalmente aquilladas y que contrastan con las de los costados, las cuales son pequeñas y granulares.

Coloración dorsal variable entre el pardo grisáceo y el castaño oscuro, en ocasiones con tintes oliváceos. Pueden aparecer diminutas manchas oscuras dispuestas longitudinalmente sobre el centro del dorso que llegan a conformar, a menudo, una línea a continua. Los flancos son de color pardo oscuro a negro y, generalmente, contrastan con la coloración dorsal. Habitualmente, esta coloración se prolonga tanto por la cabeza (puede dilatarse hasta el hocico) como por la cola. Color de la parte superior de la cabeza similar al del dorso. Los miembros pueden presentar un diseño manchado de tonos claros y oscuros y de aspecto abigarrado. Coloración ventral clara, de tonos blanquecinos (especialmente en la región gular), amarillentos o verdosos, a veces, particularmente brillantes. Parte inferior de la cola con color blanco amarillento en su porción anterior y que se oscurece paulatinamente hacia el extremo.

Dimorfismo sexual

En los machos, la cabeza es más robusta que en las hembras y los tonos amarillos ventrales se notan también más intensos, al menos, durante el celo. En ellos, los poros femorales se muestran asimismo más conspicuos; durante este periodo. Respecto a la coloración dorsal, en los machos resulta más frecuente el diseño punteado y, en algunas poblaciones, son de tonos más oscuros que las hembras (las cuales pueden conservar la apariencia juvenil). Éstas últimas poseen extremidades ligeramente más cortas. En machos se han descrito coloraciones azules en las escamas gulares y del collar.

Descripción de juvenil

Por término medio, los recién nacidos pesan entre 0,31 y 0,35 g, y tienen una longitud cabeza-cuerpo comprendida entre 22 y 25 mm, y una largura caudal media de 37,0 y 37,5 mm. Fisionomía semejante a la descrita para el adulto, aunque generalmente más oscuros; no obstante, el dorso suele ser uniforme, sin las manchas o líneas dorsales descritas, que suelen aparecer con la edad.

Distribución

Endemismo estricto de las sierras de Cazorla y Segura (Jaén y Granada) y Alcaraz (Albacete).

Variaciones geográficas

Si bien en su momento se describió una subespecie, actualmente no se considera válida y no se admiten diferencias poblaciones significativas.

Especies similares

La gran diferencia de tamaño existente entre las escamas dorsales y las de los costados la distingue claramente de los restantes lacértidos de su área de distribución. La presencia de dos posnasales superpuestas también es característica distintiva de esta especie respecto a los demás lacértidos de talla semejante.

Hábitat

Dentro de su área de distribución prefiere zonas con presencia de agua y rocas, y evita aquéllas de mayor insolación, de cobertura vegetal densa o de piedras pequeñas. Presente entre los 700 y los 1.700 metros de altitud, si bien resulta más frecuente entre los 1.000 y los 1.500 metros. Se trata, pues, de una lagartija propia de zonas elevadas, abruptas, rocosas y relativamente umbrías; en las zonas más seca se halla «sustituida» por la lagartija ibérica.

Biología

Poco se conoce de la actividad de esta lagartija, y los trabajos existentes versas sobre la selección del hábitat y el ciclo reproductor. El periodo de actividad de extiende desde primeros de marzo a primeros de octubre. El celo comienza a finales de marzo o a principios de abril. Durante la cópula, que dura en torno a los cinco minutos (aunque en cautividad se han descrito duraciones de entre 10 y 20 minutos), el macho muerde a la hembra en un costado. En la sierra de Alcaraz se ha descrito un único periodo de puesta a partir de la segunda mitad de junio. El tamaño de la puesta va desde dos a tres huevos (también se ha informado casos de entre uno y cuatro); éstos son blancos, de alrededor de 11 mm de longitud por 6,5 mm de ancho. La etapa de incubación dura unas cinco semanas.

Prácticamente no se han recogido datos sobre su alimentación; pese a ello, en su medio se la ha observado capturando dípteros y arácnidos. Asimismo, se han presenciado actitudes de agresividad intraespecífica, con movimientos rápidos de la cabeza al advertir la presencia de un congénere.

Tiene un amplio espectro de depredadores potenciales entre los que se cuentan las culebras bastarda y lisa meridional, la víbora hocicuda, el lagarto ocelado e incluso el jabalí. No hay que descartar numerosas aves y algunos carnívoros.

Estado de sus poblaciones

Debido a lo exiguo de su área de distribución, se considera una especie rara; aunque en localidades favorables de la sierra de Alcaraz se han reseñado densidades superiores a las del resto de lagartijas presentes en la zona (se ha constatado densidades de 213 individuos/hectárea). Las principales amenazas para la supervivencia de esta especie son los incendios forestales, la transformación y degradación de su hábitat, la presión turística y el coleccionismo.

Referencias

In den Bosch y Bout (1998), Otero et al. (1978), Palacios et al. (1974), Palacios y Elvira (1979), Pérez-Mellado (1988), Rubio (1997), Rubio y Palacios (1986), Rubio y Carrascal (1994), Salvador y Palacios (1981), Valverde (1958).

Adaptación de la obra ANFIBIOS Y REPTILES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, BALEARES Y CANARIAS. Guía ilustrada para identificar y conocer todas las especies. Autores: Luis Javier Barbadillo, José Ignacio Lacomba, Valentín Pérez-Mellado, Vicente Sancho, Luis Felipe López-Jurado.


 

Pulse para ver imágenes de ampliación (Algyroides marchi)

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)