Explicación de nicho ecológico: fundamental y realizado

Cascada de aguas cristalinas en Costa Rica.

El concepto de nicho ecológico ha sido y es uno de los más trascendentales en la historia de la ecología. Durante el siglo que lleva definido ha sufrido diversas interpretaciones.

Teoría clásica del nicho ecológico

Joseph Grinnell fue el primer ecólogo en definirlo como: «La unidad de distribución más pequeña dentro de la cual cada especie se mantiene debido a sus limitaciones instintivas y estructurales» (1924).

Posteriormente, Charles Elton acuñó su propia apreciación: «El nicho describe lo que hace un animal en su comunidad. Es lo que hace, más que a qué se parece, lo importante» (1927, libro Animal Ecology).

Tanto Grinnell como Elton califican el nicho ecológico como el lugar que ocupa o el papel que desempeña una especie en el medio ambiente.

George Evelyn Hutchinson.

El cambio radical en el entendimiento del concepto vino a manos de G. E. Hutchinson en 1957. Transformó la noción asentada de que el nicho ecológico sea un atributo del ambiente y pasó a estimarlo como una característica intrínseca de cada especie.

Él lo identificó como el hipervolumen de n dimensiones dentro del cual la especie puede mantener una población viable.

Una definición extendida de mi propia cosecha sería el conjunto global multivariable de condiciones físicas y químicas que determinan la idoneidad o posibilidad de que un ser vivo pueda vivir y reproducirse ante una coyuntura considerada. Establece la posición funcional o relacional de una especie en un hábitat. Así, por ejemplo, el nicho ecológico del ser humano vendría delimitado por las temperaturas que llegamos a soportar, la disponibilidad de alimentos que logramos asimilar, nuestras acciones hacia otros organismos y un largo etcétera.

El nicho ecológico se confunde a menudo con el hábitat o entorno en donde vive el organismo. No obstante, ambos términos pertenecen a categorías diferentes. El hábitat se refiere al área física ocupada por una especie y no dice nada acerca de sus relaciones.

Hutchinson señaló algunas restricciones en su representación del nicho ecológico:

  • Algunas regiones del nicho ecológico son más apropiadas que otras en términos de posibilidades de supervivencia de la especie.
  • No todas las variables que afectan a un organismo pueden expresarse de manera lineal.
  • No considera una dimensión temporal. Su modelo tiene en cuenta un solo instante en el tiempo.

Asimismo, su análisis coincide con otros autores en el establecimiento del principio de exclusión competitiva: si dos especies coexisten en un mismo tiempo y espacio, presentan forzosamente nichos ecológicos distintos.

Estudio de exclusión competitiva en tres especies de pinzones en puntos localizados de las Islas Galápagos. Esto refleja la gran variabilidad del dicho realizado a tenor de las relaciones interespecíficas.

La presencia y ausencia de las especies en un medio considerado depende del nicho ecológico y de las interacciones con otros elementos. En dicho sentido, distingue el nicho fundamental y el nicho realizado.

El nicho fundamental (o potencial) engloba toda potencialidad de vida para una especie sin considerar los efectos de las interacciones físico-químicas que limitan su existencia. Sería pues el intervalo multidimensional cuyo resultado da unas probabilidades entre 0% ≥ 100% de que tal especie pudiera habitar un ambiente en concreto si se dieran las circunstancias.

El nicho realizado (o efectivo) es la inclusión de factores aleatorios al nicho fundamental. Se refiere a las condiciones reales (presentes o pasadas) que disponen la situación de una especie en la biosfera. Por definición, el nicho realizado presenta unos límites más estrechos dentro del nicho fundamental. Sin embargo, el nicho realizado no tiene por qué ser el nicho que tuviera mayores posibilidades de acontecer en la realidad. La competencia entre especies desencadena que algunas queden bastante desplazadas de su óptimo ecológico.

Para entenderlo mejor conviene poner un caso hipotético: ¿Por qué no hay leones en la Antártida? Como no los hay, podemos afirmar que su nicho realizado no se halla en el conjunto multimensional propio de ese medio natural. No obstante, ¿sería imposible que hubiese leones en la Antártida si tuvieran refugios donde guarecerse y presas con las cuales alimentarse? Por desgracia, conocer el nicho fundamental de una especie resulta una tarea casi imposible; pues difícilmente consigamos valorar todas las variables en juego.

En resumen: el nicho realizado «es» y el nicho fundamental «pudiera ser».

Teoría moderna y unificada del nicho ecológico

A pesar de que lleva casi cien años en uso, el concepto del nicho ecológico no se ha visto exento de críticas y reformulaciones durante las últimas décadas.

MacArthur, Levins y otros postularon la teoría moderna del nicho. Según ésta, el nicho ecológico comprendería la distribución de las especies de acuerdo con su explotación de los recursos. Al estar definida para poblaciones de especies particulares permite estudiar la utilización fraccional de los recursos a lo largo de una o más dimensiones llamadas «ejes del nicho. En consecuencia, el aprovechamiento ejercido por una población sobre los recursos puede representarse como un histograma de frecuencias. Esta representación posibilita la evaluación de algunas propiedades de los nichos ecológicos, tales como su amplitud o el solapamiento existente entre ellos.

Este planteamiento ha recibido numerosas reprobaciones por parte de botánicos, quienes lo consideran limitado o inadecuado para las plantas debido a que todas ellas muestran requerimientos similares. Por tanto, no ofrece una explicación para sus nichos.

En el año 2001, Hubbell planteó la titulada «Teoría neutral unificada de biodiversidad y biogeografía». En ésta, las diferencias entre nichos resultan irrelevantes. Explica que el principio de exclusión competitiva suele tardar demasiado tiempo, por ello, otros procesos como la dispersión y la deriva ecológica aleatoria se vuelven dominantes en combinación con ciertas características poblacionales (natalidad, mortalidad y reproducción).

El modelo neutral ha tenido un éxito limitado. Su principal defecto radica en el modelo no funciona en grandes escalas espaciales y únicamente puede aplicarse para un mismo nivel trófico. Por ende, no sirve para analizar cómo un nivel trófico puede afectar a otros.

Hasta la fecha, la teoría clásica propuesta por George Evelyn Hutchinson goza de amplia mayoría y se enseña como base en las universidades. Posiblemente en los próximos años se produzcan otras interpretaciones del concepto o se añadan matizaciones gracias a los avances en computación.

1 Comentario

  • Avatar
    Laura Publicado 23/08/2017 13:34

    Muy clara y precisa tu explicación de nicho ecológico.
    Realmete era lo que necesitaba.
    Gracias

Añadir un comentario

Su dirección de correo no se publicará. Los campos requeridos están marcados con asterisco (*)