Archivo de la etiqueta: vacas

Partido Vegano - Asesinato de Fénix y Orión

El asesinato de los terneros Fénix y Orión

Partido Vegano - Asesinato de Fénix y Orión - Animales asesinados - Fotografía proporcionada por el santuario GaiaFotografía de Fénix y Orión, los dos terneros asesinados con apenas uno y tres años de edad por el Gobierno del señor Enrique Novales Allué. El Santuario Gaia luchó con todos los medios a su alcance para salvarles la vida. Su asesinato no consterna a la sociedad general porque «sólo» son animales.

El asesinato de los terneros Fénix y Orión es un ejemplo de que se asesina animales por no ser humanos

En esta publicación, quisiera mostrar mi rechazo e indignación ante el asesinato de los terneros Fénix y Orión y frente a todas aquellas injusticias tan aberrantes e implacables que sufren los animales a raíz del especismo.

En los últimos días se hizo viral una triste noticia: iban a asesinar a dos terneros por una razón burocrática. Fénix y Orión eran dos terneros de uno y tres años de edad que disfrutaban de la compañía humana y de la suya mutua. Vivían en una finca de La Puebla de Alfidén, Zaragoza. Estos dos terneros no cumplían la normativa de identificación y registro de animales. En cuanto el Gobierno de Aragón se percató de esta circunstancia, dio un plazo de 15 días para que fuesen sacrificados, puesto que los consideraba «no aptos para el consumo humano».

En España, la tenencia y acogida de animales catalogados como «ganado» es ilegal si no se cuenta con ciertos permisos. Si el Gobierno competente lo estima oportuno, puede quitarte a aquellos animales que has querido y cuidado como si fueran un perro o un gato y los asesina en el marco de unas leyes atrozmente especistas y antropocéntricas.

Ante el suceso, la noticia corrió como la pólvora por todas las redes sociales. Se lograron recoger casi 70.000 firmas para pedir o exigir salvar la vida de ambos. En el Santuario Gaia estaban dispuestos a adoptarlos para darles un hogar y evitar su muerte programada. Sin embargo, en lugar de responder con comprensión y mesura por la presión social, el Gobierno de Aragón decidió mandarlos a ejecutar ipso facto.

Partido Vegano - Palabras de Enrique Novales Allué (Director General de Calidad y Seguridad Alimentario del Gobierno de Aragón)El señor Enrique Novales Allué, Dirección General de Calidad y Seguridad Alimentaria del Gobierno de Aragón, se negó a negociar una solución pacífica para estos dos terneros con el Santuario Gaia. Su respuesta déspota y tiránica es sólo una evidencia del especismo recalcitrante, de un prejuicio capaz de anular la empatía de un señor y hacerlo justificar acciones propias del nazismo. Él trivializó el asesinato de dos terneros como otros hace décadas muchos otros habrían trivializado el asesinado de negros o judíos.

Enrique Novales Allué ordenó el asesinato de los terneros Fénix y Orión

El señor Enrique Novales Allué, responsable de la Dirección General de Calidad y Seguridad Alimentaria del Gobierno de Aragón se negó a negociar con los responsables del Santuario Gaia y ordenó el asesinato de los terneros Fénix y Orión el día 16 de septiembre del 2020 (incumplió así el plazo establecido en el 24 de septiembre). Lejos de mostrar un falso arrepentimiento por las críticas recibidas, decidió excusarse alegando: «Si por matar a dos animales se monta esto, algo le pasa a la sociedad».

Sí, señor Novales, algo le pasa a esta sociedad. Nuestro mundo evoluciona y hay un creciente número de personas humanas que estamos intentando mejorar día tras día y luchando para que todo animal, sea de la especie que fuere, tenga derecho a la vida, a la libertad y a la integridad.

El asesinato de estos dos terneros nos recuerda, una vez más, que las vidas de los no humanos sólo se importan si hay un beneficio. Si no existe tal beneficio para nuestra especie, el ser humano los manipula, asesina y desecha como cualquier objeto. Y, aun así, blanquea la miseria de los animales y se engríe de cuánto gana gracias a ellos. Nuestra mentalidad antropocéntrica únicamente concibe a los animales como domesticados o exterminados. Ellos no tienen ninguna otra posibilidad que subyugarse ante nuestro dominio o perecer en el intento de vivir en paz.

El veganismo es un principio ético de mínimos. Los activistas veganos defendemos que todo ser humano, con independencia de sus ideales políticos, debería asumir que está mal causar daño a los animales sin necesidad y que podemos vivir sin explotarlos de ninguna forma. Y no solamente podemos, sino que es nuestro deber hacerlo como así querríamos que otra especie con nuestra inteligencia y conciencia —o mayor— respetase nuestras vidas.

En la actualidad, miles de millones de animales son esclavos y se los asesina con el beneplácito de una sociedad antropocéntrica y de un colectivo animalista que presenta la misma mentalidad especista que el señor Enrique Novales Allué y participa en la misma injusticia que condena.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - La inseminación artificial y la eyaculación forzada en animales

La inseminación artificial y la eyaculación forzada en animales

¡Derechos Animales ya! - La inseminación artificial y la eyaculación forzada en animalesEl ser humano practica la inseminación artificial en hembras y la eyaculación forzada en machos para poder seleccionar «ejemplares» —individuos—, dominar todos los aspectos de sus vidas y ejercer la domesticaciónesclavitud— de los animales. Las actividades ganaderas no se practican por el bien del animales; sino por el de los ganaderos y veterinarios implicados.

La inseminación artificial en animales requiere una eyaculación forzada de los machos y la violación de las hembras a manos del ser humano

Toda forma de explotación animal vulnera los intereses inalienables (vida, libertad e integridad) de los animales. Así ocurre porque, para ejercer la explotación o uso que se desea hacer de ellos, el ser humano debe coaccionar y manipular a los animales. Una de las formas de manipulación más comunes en la explotación animal es la inseminación artificial de hembras y la eyaculación forzada de machos mediante técnicas de coacción.

Aunque no llame la atención por su escasa violencia explícita. La inseminación artificial en animales es similar a lo que los humanos entendemos por una violación porque se priva de libertad, se manipula a los individuos y se les practica una reproducción forzada. Consiste en la introducción artificial del semen de un macho, el cual ha sido seleccionado y forzado a ello, para lograr la fecundación de los óvulos de la hembra.

La inseminación artificial es una práctica habitual y común que se ha considerado necesaria desde los albores de la domesticación hasta la actualidad, tanto para continuar la selección de individuos con rasgos deseados como para incrementar la productividad de una explotación, al aumentar la tasa de fecundación y disminuir las molestias o gastos asociados al desplazamiento de los parentales o de las posibles reticencias naturales mostradas por éstos.

¡Derechos Animales ya! - Apareamiento de toro y vacaCon frecuencia, ganaderos y veterinarios justifican la inseminación artificial en animales apelando a que ciertos machos, como los toros, son bastante violentos y lastiman a las hembras. Cabe recordar que los animales criados en ganaderías no expresan comportamientos naturales ni están en dichos centros por una razón altruista. Si a los ganaderos les importaran los animales, no los llevarían al matadero. Y si a los veterinarios les importaran los animales, no inseminarían animales por dinero.

La inseminación de animales no tiene justificación veterinaria

Los animales, como nosotros, tienen un instinto sexual y pueden mostrar un gran apetito por copular libremente con miembros del sexo opuesto. Sin embargo, esto no significa que, en época de celo, las hembras deseen que la mano de un veterinario las insemine con un catéter, ni que a los machos les apetezca eyacular cuando los humanos lo determinan. La inseminación de animales en veterinaria se practica solamente por intereses humanos.

No es justo privar la libre elección de un animal ni coaccionarlo. Y, por supuesto, tampoco cabe justificar la manipulación humana que acontece cuando deja a determinados miembros sueltos para que se apareen entre sí. En un ambiente condicionado por el ser humano, no existen —o no desarrollan correctamente— los comportamientos libres y naturales asociados al cortejo y a la reproducción.

Por todo ello, los activistas veganos deseamos recordar una vez más que toda forma de explotación animal es injusta y que conlleva muchas más implicaciones de las que la sociedad suele imaginarse a primera vista. Si entendemos que los humanos no tenemos legitimidad para inseminar o fecundar forzosamente a mujeres de nuestra especie, ni a forzar a hombres para quitarles su semen, tampoco lo tenemos para hacerlo con las hembras de otras especies ni para forzar a los machos con el fin de extraer sus simientes. Un mundo sin explotación animal significa un mundo en donde los animales no sean esclavos de nuestros apetitos ni de nuestra conveniencia.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - El cuero y la artesanía de la explotación animal

El cuero y la artesanía de la explotación animal

¡Derechos Animales ya! - El cuero y la artesanía de la explotación animalEl cuero es la piel arrancada y tratada de animales asesinados, ya sea por este fin o como subproducto de la industria alimentaria. Aunque el tratamiento del cuero es una forma de artesanía y podría considerarse un arte, no por ello se justifica el empleo de animales como recursos.

La industria del cuero mantiene una estrecha relación con la artesanía de la explotación animal

En esta entada, desearía hablar sobre el cuero y su relación actual con economías minoristas basadas en la artesanía. Los activistas veganos luchamos para que pronto llegue el día en que la humanidad deje de percibir a los animales como simples recursos y esclavos a su servicio, al igual que en la actualidad ya no concebimos la esclavitud humana. Por desgracia, lejos de este ideal, hoy millones de animales son víctimas de la industria del cuero y grandes colectivos viven todavía gracias a algunas de estas prácticas antiguas.

La artesanía de la explotación animal es una importante forma de negocio y recibe una enorme valoración social. Estas labores encomiables y creativas provocan mucha curiosidad y admiración. ¡Y no es para menos! Un trabajo elaborado personalmente, y con toda la dedicación del mundo, enriquece a la sociedad de múltiples formas.

Sin embargo, la industria del cuero —y cualquier negocio que esté manchado por la esclavitud y asesinato de otros individuos en cualesquiera de sus formas— merece un cuestionamiento ético. Si de verdad aspiramos a una sociedad de progreso, debemos comprender que utilizar y esclavizar animales para deleite humano no es algo respetable ni admirable.

Hasta la fecha, el cuero está presente en prendas, accesorios y múltiples elementos que componen objetos de ámbito profesional o específico. Por ejemplo, el cuero está muy presente en zapatos, carteras, maletines, relojes, sillas de montar y demás arreos del mundillo ecuestre. Todos estos productos ya se fabrican utilizando alternativas sintéticas o de origen no animal (cuero vegetal).

La calidad de un producto no está reñida con su procedencia y los avances técnicos e industriales han demostrado podemos obtener toda clase de enseres resistentes, flexibles y duraderos sin el requisito de provocar o aprovecharnos del asesinato de vacas, visones, cocodrilos y otros animales.

Los activistas veganos pretendemos visibilizar que el uso y la confección artesanal del cuero resultan injustos porque vulneran los intereses inalienables de las víctimas. Para conseguir el fin de la esclavitud animal, debemos insistir en lo inmoral de utilizar animales por el simple motivo de que no son humanos.

El cuero, y la artesanía existente detrás de él, es un ejemplo sencillo de la universalidad de la explotación animal y del deber de buscar, potenciar y desarrollar alternativas que no impliquen víctimas y, a su vez, favorezcan la economía.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - Estas tres lindas vaquitas felices son mercancías

Estas tres lindas vaquitas felices son mercancías

¡Derechos Animales ya! - Estas tres lindas vaquitas felices son mercancíasLas vacas que se muestran en esta fotografía no son tres lindas vaquitas felices; son esclavas con una vida llena de experiencias traumáticas que nos horripilarían si pudieran hablar nuestro idioma. Hay que derruir los mitos bienestaristas.

¿Tres lindas vaquitas felices?

¿Qué ves en esta fotografía? Imágenes como la presente —y más decorosas— aparecen a menudo en anuncios publictarios sobre leche ecológica y el bienestar animal del que, supuestamente, disfrutan en alguna gran empresa ganadera conocida.

Un bienestarista vería tres lindas vaquitas felices y bien tratadas en una granja ecológica con el sello de calidad AENOR, y pasaría a comentar «Qué buenas las leyes de protección integral para los animales de granja. Estoy feliz de donar a MMM y de votar al KKK, que defiende tanto a los animalitos».

Nosotros, abolicionistas, vemos tres vacas cuyas orejas están encrotaladas como marca de que son esclavas domésticas —mercancías— del ser humano. Como ocurre en otros animales, estas vacas son coaccionadas, inseminadas forzosamente, separadas de sus crías y terminarán en el matadero cuando su esclavista lo considere oportuno.

¡Derechos Animales ya! - Vaca lechera tras una verja de espinoEl especismo ha creado un imaginario social en torno a la explotación animal. A menudo se presentan a los animales como libres o felices mientras sus vidas están encerradas entre verjas de espino y toda clase de padecimientos físicos y psicológicos.

Una mentira repetida hasta la saciedad

Las leyes existentes para la «protección integral para animales de granja» nos recuerdan a aquellas«leyes de protección negra» que había en los estados sureños de EE.UU para regular el trato y la compra-venta de esclavos negros. Y la felicidad que tienen muchos por donar a una organización animalista no se diferencia de cuando los blancos echaban algunas monedas en el cepillo de la parroquia. Cualquier cosa vale para tranquilizar la conciencia de uno mismo.

Los activistas veganos no debemos andarnos con remilgos en lo que se refiere a defender a los animales a cualquier precio. Nosotros no nos conformamos con pedir un mejor trato para esas vaquitas esclavizadas; sino que reivindicamos justicia para todos los animales. Si revisas nuestros artículos, verás que nos adentramos en cuestiones éticas fundamentales de los Derechos Animales que debieran ser la base compartida de cualquier partido político de España y del mundo.

Al igual que hoy no sería necesario, al menos en Occidente, un partido antiesclavista, ojalá en un futuro no muy lejano vuelva innecesaria la existencia de un partido vegano y sólo permanezca en la historia de la era de los horrores del ser humano.

Cuando alguien señala que ha visto tres lindas vaquitas felices en una granja de su pueblo o en un anuncio comercial, este hecho nos motiva a actuar y dar la cara por los animales.

Los activistas veganos estamos comprometidos con demostrar la verdad, con mayúsculas, que viven las víctimas no humanas para derruir mitos bienestaristas y acabar con toda forma de explotación y esclavitud animal. Si alguien quiere mentiras reconfortantes, que encienda el televisor.

Artículos relacionados