Archivo de la etiqueta: perros

Partido Vegano - Bolsonaro explota a su perro para firmar una ley contra el maltrato animal

Bolsonaro explotó a su perro para firmar una ley contra el maltrato animal


Partido Vegano - Bolsonaro explota a su perro para firmar una ley contra el maltrato animal
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, explotó a su perro para firmar una nueva ley contra el maltrato animal. Se da la paradoja de que la sociedad aplaude una representación fiel de la mentalidad humana: se utiliza a un animal para firmar una ley que regula cómo sacar provecho a los animales y cómo criarlos y asesinarlos legalmente.

[Fuente de la fotografía: Clarín]

Bolsonaro explotó a su perro para definir cómo explotar a otros animales

El pasado 1 de octubre de 2020, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, sancionó una ley contra el maltrato a perros y gatos con hasta cinco años de prisión e hizo que su perro firmase dicha ley. En este artículo, quisiera exponer un claro ejemplo de la manipulación y uso de animales para definir la utilización de otros.

Más allá del evidente reclamo publicitario, Bolsonaro explotó a su perro con la intención de dar a entender que este animal estaba o estaría de acuerdo con el contenido de dicha reforma legal. La ley contra el maltrato animal se endurece; pero sólo para perros y gatos, y ni siquiera los protege a ellos de acciones como la presente. Las demás especies animales siguen, al parecer, sin merecer que se los deje vivir en paz y tranquilamente.

Muchos animalistas verán esta fotografía de Bolsonaro con su perro y pensarán «qué mono» o «qué gracioso». Sin embargo, se pasa por alto el estado psicológico del animal, que no sabe qué ocurre: ¿Por qué tanto flash y tanta gente pasando? ¿Por qué no puedo ir al árbol o a jugar? Cosas que, quizás, estén pasando por su cabeza inocente mientras es ajeno a todo lo que está ocurriendo a su alrededor.

Si los animales tuvieran conciencia sobre su situación legal —bienes muebles semovientesse echarían a llorar y reclamarían derechos legales reconocidos.

¡Derechos Animales ya! - Perrito en un jardínLa sociedad actual cree que la palabra «animal» es sinónimo de «perro» o «gato» y piensa, erróneamente, que con una ley contra el maltrato animal más dura se evitarán casos de violencia y abandono. En absoluto.

Una ley contra el maltrato animal no solucionará el problema

Este endurecimiento de la ley contra el maltrato animal, por parte del gobierno brasileño, no impedirá que se siga asesinando a miles de cientos de animales, que se los siga considerando una propiedad, ni afectará a su política de destrucción del Amazonas, el hogar de cientos de animales.

Esta nueva ley contra el maltrato animal presentada por Bolsonaro es tan sólo un lavado de cara frente a la sociedad brasileña y mundial, un lavado de cara que juega con la superficialidad y el especismo de una sociedad incapaz de ver que está usando a un perro como un objeto para sus propios fines políticos.

Bolsonaro explotó a su perro para aumentar las penas contra el maltrato a perros en un país y en un mundo en donde cada minuto se asesinan a millones de animales por no ser perros. Qué irónico. Así ocurre porque la sociedad privilegia a unos animales frente a otros y sólo condena aquellos daños que no le benefician. Ésta, y no otra, es la definición perfecta de «maltrato animal». Ni siquiera todos los «animalistas» llegan a oponerse a la crianza de animales, su inseminación, selección y generación de nuevas razas.

Una ley contra el maltrato animal más dura ni siquiera servirá para proteger a los perros; pues la violencia que se practica contra ellos es el resultado de esta mentalidad descrita. Si la humanidad considera que los perros y otros animales son mascotas (objetos de compañía) o seres inferiores que existen para servirnos, los «romperán» y los desecharán cuando lo estimen oportuno.

El camino es largo y va a ser duro; pero los activistas veganos y todos los veganos del mundo, estamos juntos por una misma causa: seguir luchando por los derechos de todos los animales sin distinción de especie. Unidos tendremos más fuerza, por y para ellos.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Pomsky y las razas de perros artificiales

Pomsky y las razas de perros artificiales

Partido Vegano - Pomsky y las razas de perros artificiales - Cruce entre husky y pomerania - Ser humano cosifica animales como símbolos de presunciónFotografía de un pomsky, una nueva raza de perro creada artificialmente a partir de un cruce entre husky y pomerania. El ser humano cosifica a los animales como símbolos de presunción y experimenta con ellos con fines comerciales.

[Fuente de la fotografía: Hola]

Pomsky, una nueva raza de perro artificial

Los activistas veganos buscamos trasladar la realidad que viven los animales mediante ejemplos paradigmáticos. A raíz del especismo y nuestro prejuicio de supremacía humana, no dudamos en experimentar y en aplicar las últimas tecnologías para crear o manipular animales para satisfacer hasta el último de nuestros caprichos más triviales y superficiales. En esta entrada deseo dar a conocer la creación de una nueva raza de perro artificial: el pomsky.

El pomsky —desde luego, no se comieron mucho la cabeza con el nombre—, es una raza de perro híbrida surgida a partir del cruce entre el husky y el pomerania, dos razas de perro muy demandadas en tiendas de animales y a criadores particulares. El objetivo de sus «creadores»según relatan diversos medios de comunicación como si fuese un nuevo teléfono móvilera obtener un perro de tamaño pequeño con rasgos reconocibles de los huskies.

Tales creadores no hablarán sobre cuáles medios tan aberrantes habrán tenido que practicar para conseguirlo. ¿Por qué se invierte dinero en esto? Pues porque hay humanos que, por razones peregrinas, tienen interés en lucir a sus perros cual si fueran extensiones de su ropa y en usarlos como símbolos de estatus y presunción.

No en vano, como explicamos en un artículo anterior sobre la domesticación y la selección artificial, los cruces mediados por el ser humano desembocan en individuos que padecen o son más propensos a padecer malformaciones y enfermedades.

¡Derechos Animales ya! - Ilustración de razas de perrosEl pomsky es el resultado de una obsesión humana por la tenencia y exhibición de distintas razas de perros como muestra de poder o estatus.

La obsesión humana por las razas de perros y su utilidad

El ser humano ejerce de manera sistemática una selección y manipulación de animales para adaptarlos a sus necesidades y deseos. En el caso de los perros, la civilización occidental muestra una profunda obsesión hacia las razas de perros y su apariencia.

Se vuelve casi imposible pasear por una ciudad sin contemplar que cualquier hijo de vecino tiene o desea poseer un perro de una determinada raza. Se unen tanto el capricho como la percepción social de un poder o estatus asociado a la posesión o dominio sobre un animal. Una parte de dicho dominio y adaptación artificial del cuerpo de los perros se refleja en prácticas aberrantes como el cortado de colas, de orejas y otras formas de mutilización animal.

No es la primera vez que el hombre crea una razas de perros artificialmente con un objetivo. Por ejemplo, el pastor alemán nació en un laboratorio con la misión de convertirlo en un perro de trabajo y éste sufre de displasia de cadera. Y, cuando no, el propio ser humano introduce taras genéticas con algún fin comercial.

En el caso que nos ocupa, el pomsky ha sido una creación entre husky y el pomerania —dos razas ya creadas artificialmente— con el objetivo de convertirlo en el perfecto animal de compañía. Si en lugar de Occidente, la demanda tuviera un origen Oriental, como China, esta nueva raza de perro se encaminaría hacia la búsqueda de un mejor «animal de granja».

¡Derechos Animales ya! - Perro perdigueroDonde la mayoría de los humanos sólo ven un objeto de una raza (como un coche de una marca determinada), los veganos percibimos a los animales como personas que merecen nuestro respeto y defensa legal.

Conclusión

La explotación animal tiene un origen y fundamento meramente cultural. En consecuencia, las razas de perros y la creación del pomsky responde a la necesidad cultural mayoritaria de extraer hasta la última utilidad posible de todos los animales habidos sobre la Tierra e ingeniar qué nuevas formas existen de sacarles provecho a costa de sus vidas, libertad e integridad.

El capricho humano de crear razas de perros, y animales a la carta de cualquier otra especie, no tiene límites. En esto se basa la explotación de estos perros y de las demás especies. Se los ve como recursos de productividad, servicio y negocio. Por desgracia, la mayoría de los animalistas no presenta una mentalidad diferente a la de quienes se proponen la creación de nuevas razas de perros. Así ocurre cuando muestran su rechazo a noticias como éstas a la par que financian el mantenimiento y la creación de nuevas razas de animales catalogados como ganado para hacerlos engordar y producir más carne y otros productos derivados.

Los defensores de los Derechos Animales tratamos de explicar que los perros y otras especies animales no nos pertenecen, no debieran ser nuestra propiedad ni mucho menos tenemos ninguna legitimidad ética de usarlos. Para ser justos debemos dar el paso hacia el veganismo y oponernos al paradigma de la opresión animal.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Perra rescatada cuida a gatitos abandonados

Una perra cuida a unos gatitos abandonados

Partido Vegano - Perra rescatada cuida a gatitos abandonados - Empatía y altruismo en animalesMuchos animales son mejores personas que millones de seres humanos. Aunque no debemos juzgar éticamente las acciones de los animales —porque son amorales—, ellos muestran empatía, altruismo y otras virtudes. Una perra cuida a unos gatitos abandonados. Esta noticia sirve para ejemplificar la empatía animal, el altruismo en animales y otras virtudes.

[Fuente de la fotografía: La Vanguardia]

Una perra cuida a unos gatitos abandonados porque el amor maternal no entiende de especie

En este artículo quisiera dar a conocer una noticia conmovedora: una perra rescatada adoptó a unos gatitos abandonados. Este suceso sirve para demostrar que una familia, cuando se forma por amor, da igual la especie a la que se pertenezca. A menudo, a los activistas veganos nos gusta recordar que los animales no discriminan moralmente a otros, es decir, no discriminan por un prejuicio de distinción insalvable; cosa que sí lo hacemos los humanos contra ellos.

En nuestra sociedad y en el seno familiar, muchas ocasiones nos sueltan alegatos del tipo: «Si no es humano no se puede considerar un miembro de la familia». Afirmaciones como éstas son sólo una muestra más de nuestra cerrazón mental, del especismo y la superioridad moral del ser humano hacia el resto de los animales.

Los animales, a pesar de su aparente menor inteligencia, muestran una empatía y un altruismo muy superior al nuestro. Se da la paradoja de que nosotros los discriminamos e infravaloramos, mientras sus personas no tienen impedimentos para afrontar sacrificios y responsabilidades en beneficio de terceros. Ellos nos enseñan que virtudes como el altruismo o la empatía son facultades naturales que nosotros perdemos o desvirtuamos en sociedad. Nuestra mayor cognición no nos vuelve mejores ni más perfectos.

No es la primera ni será la última vez que se hable de que una perra cuida a gatitos abandonados, ni de otras madres no humanas que adoptan a bebés de otras especies. Los animales demuestran un gran instinto maternal y mucho amor.

Todas aquellas habilidades o facultades que, en nuestro día a día, nos arrogamos como «exclusivas del ser humano» se presentan en un gran número de especies. Nuestro antropocentrismo nos impide ser objetivos y justos hacia los animales. Tenemos el deber de rechazar toda forma de explotación animal y de luchar por sus derechos legales en reconocimiento de sus intereses inalienables.

Artículos relacionados

Hamilton le da a su perro piensos vegetales

¡Derechos Animales ya! - Monoplaza de Lewis Hamilton - Hamilton le da a su perro piensos vegetalesLewis Hamilton, el famoso piloto de Fórmula 1, recibió numerosas críticas infundadas por darle piensos vegetales a su perro. En esta entrada explicamos por qué hizo bien correctamente.

Hamilton le da a su perro piensos vegetales y muestra mayor coherencia que muchos animalistas

En el año 2020 se volvió viral un suceso que recibió titulares sensacionalistas y muy mal expresados. Una de las menciones más frecuentes fue la de que «Hamilton ha hecho vegano a su perro». Desde el Partido Vegano queremos expresar dos ideas fundamentales respecto a estas noticias y las reacciones violentas que suscitan.

En primer lugar, el veganismo no es una dieta; sino un principio ético. Desde un punto de vista terminológico, los animales ajenos a nuestra especie no pueden ser veganos como tampoco pueden ser defensores de los Derechos Humanos. Sólo un adulto humano con plenas facultades (agente moral) puede asumir un principio ético. Lo que estas noticias querían expresar es que Hamilton había comenzado a darle a su perro una dieta 100% vegetal. Aquí subyace un grave error de conceptos.

En segundo lugar, las críticas contra esta acción, como siempre, se centran en la falacia naturalista. La sociedad mantiene la creencia de que está mal «cambiar la naturaleza» de los animales con los que convivimos. Resulta paradójico que se cuestione el hecho de que Hamilton le da a su perro piensos vegetales como algo «antinatural», aun cuando los propios piensos cárnicos son creaciones artificiales, creados a base de productos químicos mezclados con cadáveres de animales separados mecánicamente que fueron criados y alimentados artificialmente durante toda su vida. ¿Y los piensos vegetales son «antinaturales»? Vaya, quién lo diría.

Gran parte de esta falacia naturalista estriba en la creencia de que los perros sean carnívoros o de que necesiten carne para vivir. Esta creencia es, en realidad, un alter ego del especismo común y corriente y del desconocimiento típico que desemboca en la creencia de que la carne contenga nutrientes esenciales. Los estudios veterinarios avalan las dietas 100% vegetales tanto en perros como en gatos.

Los piensos vegetales contienen todos y cada uno de los nutrientes que necesitan perros, gatos y otros animales. Por tanto, que Hamilton haya decidido darle piensos vegetales a su perro es un mero acto de coherencia.

¡Derechos Animales ya! - Exhibición de Lewis HamiltonLos famosos suelen recibir múltiples alabanzas y críticas por acciones que ejerce la gente normal en su día a día. En el caso presente, si Lewis Hamilton le da a su perro piensos vegetales, hace bien.

La hipocresía animalista siempre está presente

Cientos de supuestos famosos pasan de ser veganos un día a dejar de serlo al día siguiente. Estos sucesos, al contrario de lo que uno esperaría, reciben la inmediata «comprensión» de fans y seguidores que tienen la misma mentalidad especista y llena de ignorancia que los propios famosos a quienes adoran. Sin embargo, cuando alguien famoso obra con coherencia y cordura, los animalistas —bienestaristas— pierden la cabeza y pasan a exclamar que «Hamilton ha hecho vegano a su perro. ¡Qué cosa más atroz!».

El respeto que merecen todos los animales significa reconocer que no tiene sentido ético condenar el maltrato animal y cuidar a unos animales mientras se financia el asesinato de terceros. Esta discriminación incurre en especismo y es tan injusto como alarmarse por la venta de carne de perro en China al mismo tiempo que se trata de justificar la experimentación animal o las terapias en que se los explota por un bien humano.

Quien siga creyendo que los piensos vegetales son malos o inferiores, simplemente no debería recoger perros, gatos ni tener otros animales; pues en ningún caso se justifica asesinar gratuitamente a otros animales por desconocimiento o falta de empatía hacia aquéllos que terminan muertos en mataderos —domesticados, domados, exterminados o envenenadospor no ser perros o gatos. En este sentido, Hamilton le da a su perro piensos vegetales y muestra una mayor coherencia que muchísimos animalistas.

Los activistas veganos hablamos claro y explicamos la realidad tal como es para lograr una transformación de la mentalidad colectiva mediante activismo educativo. No buscamos aplausos fáciles ni quedar bien delante de las masas sociales.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - Día Internacional del Perro y la explotación canina

Día Internacional del Perro y la explotación canina

¡Derechos Animales ya! - Día Internacional del Perro y la explotación caninaEn el Día Internacional del Perro debemos acordarnos de la explotación canina y de la esclavitud de todos los animales.

El Día Internacional del Perro nos recuerda la explotación canina

El 21 de julio es el Día Internacional del Perro. En este artículo me gustaría recordar la explotación canina —la esclavitud sufrida por los perros en todo el mundo— y condenar que, como sucede con la mayoría de los Días Internacionales, el ser humano se acuerda de unas víctimas y no de otras según su especie y utilidad.

Los perros, al igual que el resto de los animales del planeta, están contemplados legalmente como bienes muebles semovientes (objetos con movimiento autónomo). Ellos, exactamente al igual que el resto, carecen de derechos legales y sólo están contemplados como medios o herramientas al servicio del ser humano.

A lo largo del mundo, a los perros se los explota por su carne (por ejemplo, en el festival de Yulin), como guardián, como mascota (esclavo de compañía), como herramienta de caza, como detector de bombas y de drogas, como lazarillo, en terapias con animales, en prácticas veterinarias y en determinados experimentos científicos, y un largo etcétera.

A pesar de que la sociedad occidental concibió el Día Internacional del Perro porque rechaza cada vez más la explotación canina, como fruto de una mayor sensibilidad hacia estos animales, la dura realidad está en que carecen y carecerán de derechos mientras los seres humanos sigamos percibiéndolos como seres inferiores que existen para servirnos.

Mientras la sociedad general y sus propios defensores participen en la explotación animal al comer carne, al vestir cuero, al montar a caballo y en infinitas formas, ni los perros ni otros animales podrán tener jamás derechos reconocidos.

¡Derechos Animales ya! - Tres perritos en un descampadoEl abandono de perros y otras injusticias que padecen son la consecuencia de que son objetos ante la ley. La explotación canina está institucionalizada y el Gobierno de España no quiere cambiar esta realidad.

Todos los animales son esclavos

En el Día Internacional del Perro, quisiera alzar la voz en defensa de los perros y señalar la grave incoherencia de que quienes más se desviven por estos animales son, al mismo tiempo, quienes impiden que ellos y otros millones de víctimas puedan obtener la protección que se merecen.

Los activistas veganos mantenemos un compromiso para con los animales nos lleva a decir la verdad en una sociedad enamorada de las mentiras reconfortantes y de aquellas organizaciones o partidos que se limitan a hablar de «maltrato animal» como si la violencia contra los animales existiera en un vacío ontológico.

La violencia contra los animales es la consecuencia lógica y esperable de que carezcan de derechos legales. Y carecen de derechos legales como consecuencia lógica y esperable de que la sociedad los considere cual simples objetos que podemos usar y desechar a nuestro antojo. Mientras exista el especismo, tanto los perros como los demás animales del mundo seguirán siendo víctimas. Tú puedes cambiarlo.

Artículos relacionados