Archivo de la etiqueta: organizaciones

¡Derechos Animales ya! - Estas tres lindas vaquitas felices son mercancías

Estas tres lindas vaquitas felices son mercancías

¡Derechos Animales ya! - Estas tres lindas vaquitas felices son mercancíasLas vacas que se muestran en esta fotografía no son tres lindas vaquitas felices; son esclavas con una vida llena de experiencias traumáticas que nos horripilarían si pudieran hablar nuestro idioma. Hay que derruir los mitos bienestaristas.

¿Tres lindas vaquitas felices?

¿Qué ves en esta fotografía? Imágenes como la presente —y más decorosas— aparecen a menudo en anuncios publictarios sobre leche ecológica y el bienestar animal del que, supuestamente, disfrutan en alguna gran empresa ganadera conocida.

Un bienestarista vería tres lindas vaquitas felices y bien tratadas en una granja ecológica con el sello de calidad AENOR, y pasaría a comentar «Qué buenas las leyes de protección integral para los animales de granja. Estoy feliz de donar a MMM y de votar al KKK, que defiende tanto a los animalitos».

Nosotros, abolicionistas, vemos tres vacas cuyas orejas están encrotaladas como marca de que son esclavas domésticas —mercancías— del ser humano. Como ocurre en otros animales, estas vacas son coaccionadas, inseminadas forzosamente, separadas de sus crías y terminarán en el matadero cuando su esclavista lo considere oportuno.

¡Derechos Animales ya! - Vaca lechera tras una verja de espinoEl especismo ha creado un imaginario social en torno a la explotación animal. A menudo se presentan a los animales como libres o felices mientras sus vidas están encerradas entre verjas de espino y toda clase de padecimientos físicos y psicológicos.

Una mentira repetida hasta la saciedad

Las leyes existentes para la «protección integral para animales de granja» nos recuerdan a aquellas«leyes de protección negra» que había en los estados sureños de EE.UU para regular el trato y la compra-venta de esclavos negros. Y la felicidad que tienen muchos por donar a una organización animalista no se diferencia de cuando los blancos echaban algunas monedas en el cepillo de la parroquia. Cualquier cosa vale para tranquilizar la conciencia de uno mismo.

Los activistas veganos no debemos andarnos con remilgos en lo que se refiere a defender a los animales a cualquier precio. Nosotros no nos conformamos con pedir un mejor trato para esas vaquitas esclavizadas; sino que reivindicamos justicia para todos los animales. Si revisas nuestros artículos, verás que nos adentramos en cuestiones éticas fundamentales de los Derechos Animales que debieran ser la base compartida de cualquier partido político de España y del mundo.

Al igual que hoy no sería necesario, al menos en Occidente, un partido antiesclavista, ojalá en un futuro no muy lejano vuelva innecesaria la existencia de un partido vegano y sólo permanezca en la historia de la era de los horrores del ser humano.

Cuando alguien señala que ha visto tres lindas vaquitas felices en una granja de su pueblo o en un anuncio comercial, este hecho nos motiva a actuar y dar la cara por los animales.

Los activistas veganos estamos comprometidos con demostrar la verdad, con mayúsculas, que viven las víctimas no humanas para derruir mitos bienestaristas y acabar con toda forma de explotación y esclavitud animal. Si alguien quiere mentiras reconfortantes, que encienda el televisor.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - Cría de macaco

La leche de coco y la explotación de los macacos

¡Derechos Animales ya! - Cría de macaco - Leche de cocoLa leche de coco, como otros productos de origen vegetal, no requiere explotación animal. Sin embargo, empresas sin escrúpulos utilizan macacos como meros esclavos a su servicio. La sociedad sólo se preocupa por el bienestar de los macacos y de otros animales sin entender que todos ellos merecen ser libres de nuestra dominación.

Reacciones por la explotación de macacos para la obtención de leche de coco

Recientemente se ha hecho viral, a manos de organizaciones bienestaristas, la noticia del uso de macacos para recoger cocos en Tailandia. La denuncia se ha hecho a través de unas cámaras ocultas que la organización en cuestión colocó en algunas plantaciones del país. Los cocos recogidos se destinan a la producción de leche y agua de coco, unos productos que no conllevan directamente la demanda de ningún tipo de explotación animal.

La leche de coco no es un producto habitual para la mayoría de la población de Occidente, por lo que esta práctica ha provocado un rechazo generalizado. Incluso cadenas de supermercados británicos, como Tesco, Morrisons, Co-op y Waitrose, han retirado los productos denunciados por esta práctica de sus establecimientos.

Se da la paradoja de que productos como la leche de vaca sí implican una explotación directa, atroz y generalizada en todo el mundo; pero la sociedad Occidental no se echa las manos a la cabeza porque la explotación de las vacas sí está normalizada en nuestro acerbo cultural.

El logro de que retiren la leche de coco producida por tales empresa se ha debido a que la presión y descontento social han sido considerables. Por desgracia, la mayoría de quienes se oponen a la explotación de macacos para la obtención de leche de coco participan en la explotación de miles de otros animales.

¡Derechos Animales ya! - Macacos de Berbería

Los animalistas se preocupan por unos animales, y no por otros, según su utilidad y gustos personales, y los ecologistas favorecen a unos animales en detrimento de otros según su cuantía poblacional o intereses monetarios referidos a su hábitat y otras razones antropocéntricas.

La preocupación por la leche de coco evidencia una absoluta desconexión ética y lógica con otras formas de explotación animal

Si a la sociedad realmente le importaran los animales, por ser individuos merecedores de derechos, a la vista queda que dispone del poder de parar cualquier tipo de explotación animal sistemática si realmente lo deseara. Los humanos tenemos el poder de abolir la institución de esclavitud animal si cambiamos nuestra mentalidad.

En realidad, lo que la sociedad exige en materia de «protección animal» no es más que el reflejo de nuestros propios intereses para calmar nuestra conciencia. Es más fácil limitarse a pensar que los tailandeses son unos desalmados que reconocer que somos unos hipócritas.

Por parte de las organizaciones animalistas y ecologistas se vuelve más sencillo exponer sucesos que ocurren en otros países sin señalar la raíz del problema —el especismo—, para seguir lucrándose a costa de la miseria de los animales.

Carece de sentido boicotear la leche de coco, un producto que no requiere de explotación animal directa para su obtención, sin haber reflexionado mínimamente acerca de lo inmoral que resulta cualquier tipo de explotación en donde animales son criados, manipulados y asesinados directamente.

La línea de defensa de los animales no humanos aún sigue siendo profundamente antropocentrista y eso repercute en cómo avanza el movimiento por la abolición de la esclavitud de todos los animales no humanos: dando frenazos e incluso yendo para atrás.

Los activistas veganos condenamos tanto la explotación animal como la hipocresía social que desemboca en que los animales carezcan de derechos legales reconocidos.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Día Internacional de las Aves Migratorias

Día Internacional de las Aves Migratorias

Partido Vegano - Día Internacional de las Aves MigratoriasEl Día Internacional de las Aves Migratorias reivindica la importancia de respetar la vida de estas aves que viajaban a través del mundo. En esta entrada ahondamos sobre esta problemática y reivindicamos respeto para todos los animales.

El Día Internacional de las Aves Migratorias recuerda que las aves migratorias son tan vulnerables como todos los demás animales

El 11 de mayo se celebra el Día Internacional de las Aves Migratorias. Como ocurre con otros Días Internacionales, el surgimiento de este Día tiene un origen proteccionista. Esto significa que este día sólo trata de condenar los daños sufridos por las aves migratorias porque están en peligro de extinción, es decir, para la humanidad no parece importar que sus vidas merezcan respeto por sí mismas; sino en la medida en que su posible desaparición perjudica intereses humanos.

Debido a la transformación del hábitat, la sobrepoblación humana, la contaminación del suelo y océanos, así como su injusta persecución por parte de humanos desalmados, las aves migratorias de todo el mundo están sufriendo un asesinato sistemático y todo tipo de penalidades por culpa de las acciones humanas.

En esta tesitura se encuentran miles de animales salvajes como las tortugas marinas o los tigres. Las injusticias que padecen todos los animales son una consecuencia lógica y esperable de nuestro especismo, y su desprotección legal es exactamente la misma que la de cualquier otro animal.

Cuando las organizaciones ecologistas se echan las manos a la cabeza por la desaparición paulatina de las aves migratorias, incurren en una grave hipocresía cuando avalan y son partícipes de la explotación animal en acciones tales como la ganadería ecológica y el caso del lobo ibérico, la «doma humanitaria», los acuarios y otros centros en que crían, manipulan y privan de libertad a animales con el argumento de que se practican por su bien.

En el Día Internacional de las Aves Migratorias me gustaría acordarme tanto de las aves que mueren durante sus desplazamientos por la transformación humana de los hábitats como de aquéllas que perecen en una jaula sin emprender un vuelo en sus vidas.

Artículos relacionados
Derechos Animales ya Monoplaza de Lewis Hamilton

Hamilton le da a su perro piensos vegetales

¡Derechos Animales ya! - Monoplaza de Lewis Hamilton - Hamilton le da a su perro piensos vegetalesLewis Hamilton, el famoso piloto de Fórmula 1, recibió numerosas críticas infundadas por darle piensos vegetales a su perro. En esta entrada explicamos por qué hizo bien correctamente.

Hamilton le da a su perro piensos vegetales y muestra mayor coherencia que muchos animalistas

En el año 2020 se volvió viral un suceso que recibió titulares sensacionalistas y muy mal expresados. Una de las menciones más frecuentes fue la de que «Hamilton ha hecho vegano a su perro». Desde el Partido Vegano queremos expresar dos ideas fundamentales respecto a estas noticias y las reacciones violentas que suscitan.

En primer lugar, el veganismo no es una dieta; sino un principio ético. Desde un punto de vista terminológico, los animales ajenos a nuestra especie no pueden ser veganos como tampoco pueden ser defensores de los Derechos Humanos. Sólo un adulto humano con plenas facultades (agente moral) puede asumir un principio ético. Lo que estas noticias querían expresar es que Hamilton había comenzado a darle a su perro una dieta 100% vegetal. Aquí subyace un grave error de conceptos.

En segundo lugar, las críticas contra esta acción, como siempre, se centran en la falacia naturalista. La sociedad mantiene la creencia de que está mal «cambiar la naturaleza» de los animales con los que convivimos. Resulta paradójico que se cuestione el hecho de que Hamilton le da a su perro piensos vegetales como algo «antinatural», aun cuando los propios piensos cárnicos son creaciones artificiales, creados a base de productos químicos mezclados con cadáveres de animales separados mecánicamente que fueron criados y alimentados artificialmente durante toda su vida. ¿Y los piensos vegetales son «antinaturales»? Vaya, quién lo diría.

Gran parte de esta falacia naturalista estriba en la creencia de que los perros sean carnívoros o de que necesiten carne para vivir. Esta creencia es, en realidad, un alter ego del especismo común y corriente y del desconocimiento típico que desemboca en la creencia de que la carne contenga nutrientes esenciales. Los estudios veterinarios avalan las dietas 100% vegetales tanto en perros como en gatos.

Los piensos vegetales contienen todos y cada uno de los nutrientes que necesitan perros, gatos y otros animales. Por tanto, que Hamilton haya decidido darle piensos vegetales a su perro es un mero acto de coherencia.

¡Derechos Animales ya! - Exhibición de Lewis HamiltonLos famosos suelen recibir múltiples alabanzas y críticas por acciones que ejerce la gente normal en su día a día. En el caso presente, si Lewis Hamilton le da a su perro piensos vegetales, hace bien.

La hipocresía animalista siempre está presente

Cientos de supuestos famosos pasan de ser veganos un día a dejar de serlo al día siguiente. Estos sucesos, al contrario de lo que uno esperaría, reciben la inmediata «comprensión» de fans y seguidores que tienen la misma mentalidad especista y llena de ignorancia que los propios famosos a quienes adoran. Sin embargo, cuando alguien famoso obra con coherencia y cordura, los animalistas —bienestaristas— pierden la cabeza y pasan a exclamar que «Hamilton ha hecho vegano a su perro. ¡Qué cosa más atroz!».

El respeto que merecen todos los animales significa reconocer que no tiene sentido ético condenar el maltrato animal y cuidar a unos animales mientras se financia el asesinato de terceros. Esta discriminación incurre en especismo y es tan injusto como alarmarse por la venta de carne de perro en China al mismo tiempo que se trata de justificar la experimentación animal o las terapias en que se los explota por un bien humano.

Quien siga creyendo que los piensos vegetales son malos o inferiores, simplemente no debería recoger perros, gatos ni tener otros animales; pues en ningún caso se justifica asesinar gratuitamente a otros animales por desconocimiento o falta de empatía hacia aquéllos que terminan muertos en mataderos —domesticados, domados, exterminados o envenenadospor no ser perros o gatos. En este sentido, Hamilton le da a su perro piensos vegetales y muestra una mayor coherencia que muchísimos animalistas.

Los activistas veganos hablamos claro y explicamos la realidad tal como es para lograr una transformación de la mentalidad colectiva mediante activismo educativo. No buscamos aplausos fáciles ni quedar bien delante de las masas sociales.

Artículos relacionados
Derechos Animales ya El envenenamiento las trampas y la autodefensa ante los animales

El envenenamiento, las trampas y la autodefensa ante los animales

¡Derechos Animales ya! - El envenenamiento, las trampas y la autodefensa ante los animalesNo tenemos legitimidad para atentar contra la vida de otros animales simplemente porque nos molesten o los consideremos plagas. En esta entrada hablo sobre el envenenamiento de animales causado por el ser humano, la colocación de trampas letales y sobre cuándo es legítima la autodefensa.

Se produce el envenenamiento de animales y se colocan trampas letales por antropocentrismo

Todos los animales merecen respeto porque poseen intereses propios que son tan importantes para ellos como para nosotros los nuestros. En este artículo me gustaría denunciar el especismo presente cuando se produce el envenenamiento y la colocación de trampas letales provocar la muerte de animales por la única razón de que «estorban» al ser humano. Para ello, quiero enjuiciar las acciones de la sociedad general, de los animalistas y del Gobierno respecto a la aplicación de venenos y trampas para asesinar animales.

La sociedad general asume, por defecto, la creencia de que está bien matar a un animal si éste nos molesta de alguna forma. Esta creencia responde a la ideología del bienestarismo, es decir, a la percepción de que una acción es moralmente correcta o incorrecta según si el sujeto considera que el beneficio obtenido para sí será superior al sufrimiento causado en terceros. De esta manera, si alguien se topa con una rata en su jardín, puede optar por aplicar trampas para ratones o algún veneno al estimar que el valor de la rata —su vida— es inferior al interés propio en no tenerla cerca.

Cabe aclarar que la autodefensa es ética. Pero no cualquier acción en beneficio de nuestro intereses constituye una autodefensa. Tenemos legitimidad para defendernos e incluso para llegar a matar a un animal que atenta o atentará potencialmente contra nuestra vida.

Sin embargo, la autodefensa no justifica el envenenamiento, la colocación de trampas letales o el asesinato sistemático de animales en situaciones que pudieran resolverse mediante otros cauces más éticos, por ejemplo, mediante el uso de repelentes o métodos de captura que no impliquen la muerte del animal.

¡Derechos Animales ya! - Hombre mete el dedo en una trampa para ratones - Trampas letalesQue exista un conflicto de intereses entre nosotros y otros animales no nos legitima a matarlos ni optar por vías violentas. El hecho de que jamás aplicásemos dichas medidas con nuestros congéneres evidencia la existencia de una discriminación arbitraria basada en la especie.

La autodefensa no legitima aplicar venenos o trampas letales

Si entendemos que no es justo asesinar por una fobia o un leve conflicto de intereses, debemos también señalar que muchos animalistas incurren en un especismo flagrante cuando denuncian prácticas horrendas como los envenenamientos a perros y gatos, así como la colocación de comidas con clavos y otros elementos o sustancias dañinas, al mismo tiempo que ven bien o participan en la aplicación de trampas y venenos para otros animales que no son perros o gatos.

Por su parte, el Gobierno, como fiel reflejo de la mentalidad colectiva, no duda en usar nuestros impuestos para financiar el envenenamiento y exterminio sistemático de animales considerados «plaga». En la práctica, cualquier animal puede recibir dicha categoría si perjudica a alguna actividad humana. ¿Que hay lobos cerca de una ganadería? ¡Plaga! ¿Que hay cabras en mitad de un pueblo? ¡Plaga! ¿que hay gatos o palomas que incordian a los turistas? ¡Plaga! Y así con todo.

Hay actividades fundamentales para nuestra sociedad, como la agricultura, en que deberíamos esforzarnos por encontrar mejores maneras de evitar el daño a los cultivos sin recurrir a la colación de venenos y trampas letales. En diversas plantaciones se emplean todo tipo de sustancias y mecanismos para matar insectos o roedores. A menudo, los ecologistas critican estas prácticas porque atentan contra la biodiversidad y el medio natural; pero éste no es la base del problema ni podrá haber solución mientras el ser humano siga creyéndose señor de la Tierra y con legitimidad para hacer con los animales cuanto se le antoje.

Por todo ello, los activistas veganos reivindicamos el derecho de todos los animales a que velemos y salvaguardemos sus vidas, libertad e integridad en la medida de lo posible.

No hay nada ético ni justificable en la aplicación de venenos, trampas letales y otros métodos desproporcionados que tienen el único fin de liquidar a los animales cual si fuesen simples objetos desechables. Desterremos nuestro antropocentrismo.

Artículos relacionados