Archivo de la etiqueta: organizaciones animalistas

Partido Vegano - Conejo con mascarilla puesta

El año del coronavirus y del sacrificio de animales

Partido Vegano - Conejo con mascarilla puesta - Año del cocornavirus - 2020 - AnimalesEl año 2020 ha sido el «el año del coronavirus» debido a las implicaciones mundiales que ha tenido la pandemia del COVID-19. Por desgracia, los humanos no han sido las únicas víctimas. El coronavirus se ha cobrado más víctimas de animales de otras especie que individuos humanos; pues los seres humanos hemos ejercicio el sacrificio —asesinato — sistemático de animales como fruto de nuestro antropocentrismo.

En el año del coronavirus, el ser humano trata de combatir la pandemia mediante el asesinato de animales

En este blog ya he publicado otros artículos sobre el panorama dejado por el coronavirus. En este artículo queremos dar un vistazo general a los hechos ocurridos durante el año y aportar algunas reflexiones finales.

El año 2020 va a quedar en la historia con el epíteto propio de haber sido «el año del coronavirus». Durante los meses de confinamiento hubo una especie de «curiosidad» ante el hecho insólito de que millones de animales regresaban a ocupar hábitats arrebatados por el ser humano, en nuestras ciudades se había reducido la contaminación y los ambientes naturales se veían más limpios.

Mientras la mitad del mundo se desgañitaba por salir de sus hogares y empleaba expresiones especistas para comparar su situación con las miserables vidas de muchos animales, muchos veganos encontrábamos una paz relativa y manteníamos la fe de que la humanidad podría aprender algo de esta pandemia. Sin embargo, no ha sido el caso y difícilmente lo será mientras impere una mentalidad únicamente centrada en el «yo».

Esta mentalidad de que solamente importa nuestra supervivencia a costa de los demás y de cualquier precio, lleva a que nuestra sociedad y nuestros gobiernos practiquen, y hayan practicado durante este año 2020, el sacrificio —asesinato— sistemático de animales con el argumento de paliar o combatir la transmisión del coronavirus. Entre las prácticas ejercidas se encuentran la electrocución, el enterramiento y la incineración de animales vivos. Otra técnicas frecuentes es el empleo de muerte por asfixia y estrés calórico mientras permanecen hacinados en rediles en donde no pueden escapar de tan fausto destino.

Millones de animales, domesticados y salvajes, como visones, caballos, conejos, ratas y otros animales empleados en experimentación ha pagado una vez más el desprecio, la hipocresía y el desinterés humano en cualquier sujeto que no fuere uno mismo.

Partido Vegano - Huevos de gallinas con letras de COVID-19El coronavirus no está en los huevos de gallinas esclavizadas; pero hay un virus todavía peor que infecta a toda la humanidad: el especismo.

Conclusión

Aun cuando la muerte de seres humanos es un motivo de pesar y tristeza, resulta muy injusto que limitemos nuestra empatía y sentimientos a quienes sean miembros de nuestra especie. Hablamos de sacrificio de animales en lugar de reconocer que se trata de un asesinato.

El año 2020 se ha cobrado víctimas forzadas por el ser humano: millones de animales ordenador a ejecutar, calcinados y enterrados vivos por el supuesto riesgo de que pudieran contagiar a humanos. No solamente dicho riesgo no se ha demostrado; sino que, incluso aunque así fuere, ello jamás justificaría el asesinato de animales como tampoco justificaría el sacrificio de humanos enfermos con el argumento de salvaguardar a la humanidad.

La humanidad no parece haber aprendido absolutamente nada por esta coyuntura mundial. Tras haber transcurrido los peores momentos de la pandemia, los ciudadanos de España y de otros países han vuelto a continuar con sus actividades especistas, dañinas para el medio ambiente y carentes de autocrítica. Si acaso, sólo los gobiernos y empresas han aprendido cuán fácil es manipular a la sociedad, generar paranoia, ocultar información y asentar sus intereses institucionales como si estuviesen dirigidos a un bien social o filántropo.

Nuestra historia antropocéntrica se acordará de las millones de víctimas humanas que hubo, de los innumerables esfuerzos que se ejercieron para obtener una vacuna —sin mencionar cuántos animales mataban al día por ello— y otros detalles «heroicos» según el autor y su nacionalidad. Sin embargo, nuestra historia olvidará una vez más —o mencionará con absoluta indiferencia—, a aquellos millones de animales a los que se les dio muerte con el argumento de tener o transmitir el coronavirus.

Los animales merecen el mismo respeto que esperaríamos para nosotros mismos. La justicia es incompatible con cualquier discriminación moral basada en la raza, el sexo o la especie. Si queremos que cesen las injusticias que padecen los animales, debemos dejar de participar en toda forma de explotación animal —dar el paso hacia el veganismo— y ejercer un activismo educativo centrado en explicarle a la sociedad por qué los animales merecen derechos legales. Depende de todos nosotros.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Caballos acosados por un helicóptero en Australia

La matanza de caballos en Australia y la perversidad del antropocentrismo

Partido Vegano - Caballos acosados por un helicóptero en Australia - Matanza de caballos en AustraliaUn helicóptero acosa a una manada de caballos para dirigirlos hacia donde les conviene. Está produciéndose una matanza de caballos y de otros animales en Australia con el argumento falso de salvaguardar sus recursos hídricos para así satisfacer hasta la última gota de nuestro antropocentrismo perverso.

[Fuente de la fotografía: El País] [El círculo rojo ha sido una adición mía]

La antesala del exterminio masivo de animales

En este artículo queremos rescatar un terrible suceso que tuvo lugar en el año 2013: una cruel matanza de más de 3000 caballos en Australia. Volvemos a traerlo a colación por tres motivos muy importantes:

  1. Tales hechos fueron atroces y reflejaron en grado máximo la indiferencia, la insensiblidad, el sensacionalismo, la confusión, la hipocresía, la cosificación animal y el más absoluto de los desprecios que nuestra sociedad muestra hacia los animales.
  2. Australia y otros países han ejercido —y siguen ejerciendo— batidas y cacerías sistemáticas contra aquellos animales que perjudican sus intereses institucionales.
  3. Estos actos tan deplorables cobran de nuevo una especial relevancia tras la noticia de que el agua ha empezado a cotizar en la bolsa de Wall Street.

A tenor de estas razones, queremos relatar y comentar los terribles acontecimientos que se produjeron como antesala de aquello que podría volver a acontecer muy pronto a escala planetaria. Hay serios indicios de que, a partir de ahora, diversos diversos gobiernos de todo el mundo buscarán múltiples excusas para exterminar animales salvajes con el objetivo de controlar sus recursos hídricos.

Partido Vegano - Caballo asesinado desde un helicóptero en Australia - Exterminio de animales por recursos hídricosCaballo asesinado en Australia por un disparo desde un helicóptero. Los escasos recursos hídricos de Australia se llenan con la sangre de inocentes mientras se riegan campos de golf.

Una matanza caballos con premeditación y alevosía por parte del gobierno australiano

En 2013, el Consejo Central de la Tierra (CLC), un organismo gubernamental del gobierno australiano, aprobó la decisión de asesinar a más de 3000 caballos salvajes que habitaban en Tempe Downs, un territorio virgen en la zona interior del continente australiano que estaba muy afectado por una larga sequía.

Atendiendo a las pruebas de dicho suceso, la razón de esta decisión estuvo motivada porque estos caballos salvajes interferían en los intereses ganaderos de la región. Los caballos salvajes suponían una competencia por los pocos pastos verdes y la escasa agua que se encuentra en estas vastas extensiones de 4.750 kilómetros cuadrados. Además, como hemos tratado en un artículo sobre la domesticación, los caballos salvajes suponen también un problema para las yeguadas que se dedican a seleccionar una raza en particular.

Sin embargo, lejos de recurrir al argumento antropocéntrico de que «los caballos son una plaga» —porque atentaban contra los intereses egoístas de quienes esclavizaban a caballos domesticados y otros animales como ganado—, al gobierno australiano se le ocurrió una manera más infame de realizar un control de daños frente la opinión pública: ejercieron unas campaña publicitaria que supuestamente demostraba que tales caballos salvajes estaban pasando hambre y sed por la falta de recursos hídricos y que, según ellos, lo más ético y humanitario era abatirlos desde un helicóptero para poner fin a sus vidas y que dejaran de sufrir.

Este movimiento manipulador generó tres grandes grupos de opinión: los australianos que se posicionaban a favor de la matanza para que los animales no «sufrieran», los australianos que se posicionaban a favor del exterminio porque previamente entendían que esta matanza de caballos les beneficiaba por algún motivo egocéntrico, y los australianos que se oponían alegando que matarlos desde un helicóptero no se trataba de una forma «humanitaria» o «higiénica» de acabar con todos estos animales. Como sucede en otros conflictos con animales, estas interpretaciones debieron a tres posturas ideológicas interrelacionadas y nacidas del antropocentrismo.

En este vídeo expongo comentario completo sobre la matanza de caballos en Australia. La introducción menciona al Partido Vegano, un proyecto que estuvo en funcionamiento durante el año 2020 y principios de 2021.

Un análisis necesario

Esta matanza de caballos en Australia es un ejemplo completo de varias circunstancias actuales: de cómo un gobierno excusa el exterminio de animales «por su propio bien»; de cómo la sociedad bienestarista percibe que está bien matar animales con el argumento de que «no sufran»; de cómo los humanos más antropocéntricos lo ven bien porque perjudican a intereses humanos y de cómo los ecologistas especistas sólo se preocupan por unos animales según su cuantía poblacional, por razones sentimentales, nacionalistas, simbólicas o salubres.

Por desgracia, no cabe ningún consuelo para el caso que nos ocupa. Por un lado, a la mayor parte de la sociedad le importa un bledo que asesinen a más de 3.000 caballos de la noche a la mañana desde varios helicópteros. Las únicas voces críticas contra este crimen se reducen a la idea de que deberían haber llevado a estos animales al matadero para darles utilidad, a que no se ha producido una «muerte humanitaria» o a que habría convenido potenciar la doma y venta de estos caballos con fines recreativos o deportivos.

Nadie —o nadie que hayan recogido los medios— parece pronunciarse contra la propia acción inmoral de determinar la ejecución de otros sujetos y de regir las vidas de los animales como si fuesen objetos a nuestra disposición. Mientras en esta región de Australia se cometen matanzas de caballos salvajes, en otras zonas de este mismo país y en otros lugares del mundo se crían e inseminan forzadamente a yeguas para engendrar nuevos caballos que explotar y esclavizar. La única diferencia está en que los animales sólo tienen valor si su propietario los estima valiosos. Todos son esclavos.

Partido Vegano - Caballo recostado sobre la hierbaFotografía de un caballo recostado plácidamente sobre la hierba. No existe ningún argumento válido para justificar una matanza de caballos ni de ningún animal, ya fuere desde un helicóptero, con venenos u otros métodos aplicados. Cualquier argumento antropocéntrico, como el de salvaguardar supuestamente los recursos hídricos de una nación, es el resultado de un profundo desprecio que tenemos por los animales como fruto de un adoctrinamiento infantil.

Conclusión

Éste, señores, es el mundo en que vivimos. Un holocausto perpetuo en que los pocos animales mínimamente libres son abatidos de un helicóptero. Los animales de todo el planeta deben escoger entre morir a manos de los indiferentes, de sus explotadores o de sus «defensores»: los ecologistas y los animalistas. A los primeros sólo les preocupa un medio ideal en que cada animal esté controlado en su sitio y a los otros sólo les quita el sueño si los animales sufren o no sufren cuanto podrían sufrir mientras se les dan muerte.

Ni unos ni otros parecen comprender que a los animales no les basta con menos sufrimiento o con algo de libertad frente a nuestro régimen universal de persecución y exterminio. Todos los animales merecen respeto hacia sus vidas, libertad e integridad. El especismo pudiera considerarse una enfermedad porque se trata de un trastorno inculcado altera el uso de la razón. Nuestra sociedad está enferma de especismo.

Artículos relacionados
Partido Vegano - La Creación de Adán (Capilla Sixtina)

Las tres ideologías antropocéntricas hacia los animales

Partido Vegano - La Creación de Adán (Capilla Sixtina) - Cosmogonia antropocéntrica - Ideologías antropocéntricasFotografía de «La creación de Adán», un fresco en la bóveda de la Capilla Sixtina pintado por Miguel Ángel alrededor del año 1511, representa la cosmogonia antropocéntrica del cristianismo. Las ideologías antropocéntricas hacia los animales no sólo no han variado desde el Renacimiento; sino tampoco lo han hecho desde el Neolítico. El antropocentrismo, el bienestarismo y el proteccionismo tienen sus raíces en la historia.

Las ideologías actuales son el resultado de nuestra historia

El ser humano del siglo XXI presenta unas características socio-culturales muy diversas, entre éstas se incluye el idioma, la religión, la vestimenta o la propia estructura social y política. Estas ideologías, transmitidas de generación en generación, han tenido algunos puntos en común, al margen la región geográfica y de factores históricos específicos. En este artículo deseo lanzar una breve reflexión antropológica para explicar distintas las posturas actuales hacia los animales y aclarar que éstas son el resultado de nuestra historia.

Uno de los pocos rasgos culturales compartidos por todas las civilizaciones humanas, presentes y pasadas, es la consideración de que el grupo propio —tribu o familia— presenta unos dones, méritos o cualidades sobresalientes al resto. Esta creencia, con el paso del tiempo, dio lugar a la aceptación generalizada del antropocentrismo como visión de que todos los humanos —o aquéllos sujetos reconocidos como tales por el grupo hegemónicomerecían respeto o prioridad frente a quienes no lo eran.

Partido Vegano - Cerebro e ideasExisten muchos mitos sobre nuestro cerebro y acerca de nuestras habilidades. No existe ningún rasgo humano que no esté presente, en algún grado, en otros animales. Podemos sentirnos orgullosos de nosotros; pero ello no nos legitima a desdeñar, explotar y asesinar a quienes no compartan exactamente tales rasgos. Las ideologías antropocéntricas no tienen justificación científica ni ética.

Antropocentrismo, bienestarismo y proteccionismo

En la actualidad, gran parte de la humanidad acepta que los demás humanos merecen respeto con independencia de su raza, sexo o condición sexual. Sin embargo, casi la totalidad de la humanidad todavía mantiene la misma visión arbitraria y antropocéntrica hacia los animales que la mantenida por nuestros antepasados, tanto hacia ellos como hacia aquellos humanos que tenían un color de piel diferente o procedían de tierras lejanas.

A continuación, queremos resumir las tres ideologías antropocéntricas que el ser humano actual suele presentar hacia los animales. Con el fin de ahondar en cada una de estas ideologías, recomendamos leer los artículos enlazados sobre las palabras claves:

Estas tres ideologías son antropocéntricas porque sitúan al ser humano como centro y discriminan a otros sujetos por no ser humanos. Su división se debe al enfoque específico que adoptan dentro del antropocentrismo.

Partido Vegano - Elefante en vista frontal con la mirada triste - Bienestarismo - Proteccionismo - AnimalesLos animales son las mayores víctimas de una opresión histórica que hemos ejercido contra aquellos sujetos que ni siquiera pueden defender ante nuestros actos. La domesticación, la crianza forzada, la ganadería y las distintas granjas, el uso de pieles, los zoológicos, los acuarios, delfinarios, la caza, la pesca, la recreación a costa de los animales y los rituales de dominación son algunas de las muy diversas manifestaciones del antropocentrismo. El bienestarismo y el proteccionismo son parte de un problema ético.

Conclusión

Al igual que nuestra cultura y nuestros prejuicios han ido variando a lo largo del tiempo, ha llegado el momento de que hagamos un esfuerzo colectivo por desterrar hasta la última de nuestras creencias y posturas injustas e injustificables. Gracias a los avances en ciencia, podemos afirmar que la creencia de que el ser humano sea especial carece de sustento científico. Asimismo, el concepto de «especie» tan sólo alude a un conjunto de individuos que se caracterizan por compartir una serie de rasgos tan parecidos que les permite reproducirse entre sí y generar una descendencia fértil.

Atendiendo a los hechos y a las razones, debemos abrir nuestras mentes y recuperar la empatía que nuestra propia sociedad nos ha arrebatado hacia quienes consideran «diferentes» para convertirnos en agentes morales justos con todos los sujetos, ya pertenezcan a una raza, a un sexo o una especie que no sea la nuestra. Si has entendido la ética del veganismo y el fundamento de los Derechos Animales, hazte activista, ejerce un activismo educativo y colabora como puedas y desees.

Artículos relacionados