Archivo de la etiqueta: lenguaje

Partido Vegano - El Parlamento Europeo rechaza la censura ganadera

La censura ganadera fracasa en el Parlamento Europeo

Partido Vegano - El Parlamento Europeo rechaza la censura ganaderaEl Parlamento Europeo sigue siendo un bastión legal del especismo, sin embargo, por ahora nos da tregua a los veganos. La censura ganadera ha fracasado.

El Parlamento Europeo rechaza la censura ganadera

En este breve artículo, me gustaría hacer eco una resolución del Parlamento Europeo que nos concierne a todos los veganos y, por supuesto, a las víctimas esclavizadas por nuestro sistema socio-económico.

Hace unos meses se presentó en el Parlamento Europeo una propuesta, defendida por la industria ganadera, para prohibir el uso de términos comunes en productos de origen animal utilizados en productos 100% vegetales. Dicha propuesta tenía —y tiene— un fin de engaño y de manipulación psicológica, tal como explicamos en el artículo enlazado.

Recientemente se ha producido la decisión final: continúa siendo legal que las marcas utilicen términos comunes (p. ej. hamburguesa, salchicha, etc.) para denominar o describir productos con un contenido 100% vegetal. Este intento de censura ganadera ha fracasado.

Aunque el resultado de la votación ha sido el de no prohibir dichos términos en productos sin explotación animal, sí se ha aprobado la prorrogación de la prohibición de denominar «leche» a la leche de almendras, soja y tofu.

Por desgracia, este triunfo temporal no ha logrado impedir que siga vigente una arbitrariedad implantada desde el 2017 por la industria láctea, la cual detenta el uso exclusivo de términos comunes como «leche» —en distintos idiomas— a pesar de que el DRAE recoge una aceptación de este vocablo en referencia al juego obtenido a través de plantas. De hecho, se hablan comúnmente sobre la leche de coco.

Hasta el momento, el Parlamento Europeo ha mantenido una relativa objetividad ante estos intentos de censura promovidos por la industria ganadera. Por ejemplo, las empresas lácteas, no satisfechas con su ruin control de las leyes y de las vidas de aquellas víctimas a las que insemina, arrebata sus crías y manda a asesinar en un matadero, trataron de vetar un anuncio alemán de una marca de chocolatinas sin leche porque, en su anuncio, aparecían vacas vestidas de presas y desfilando como si marcharan hacia un campo de concentración, en alusión a que dicha chocolatina no implicaba, como en otros casos, la esclavitud y exterminio de vacas.

Aun con todo, este fracaso de la censura ganadera es una muy buena noticia para el veganismo y su avance en la sociedad. Los consumidores seguirán viendo la abundante existencia de hamburguesas y salchichas veganas en los supermercados y podrá entender que no hace falta participar en la explotación animal para estar perfectamente sanos.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya Hombre con los pies encadenados

El término esclavo no es exclusivo de los seres humanos

¡Derechos Animales ya! - Hombre con los pies encadenados - La esclavitud no es exclusiva de seres humanos - Animales esclavosEl término «esclavo», su campo semántico y sinónimos no han sido tradicionalmente de uso exclusivo para seres humanos. Los tratantes y esclavistas de animales utilizaban en el siglo XIX, y anteriores, aquellos términos que hoy sólo se emplean para aludir a la esclavitud humana. Como muestra de ello, se presenta el caso práctico de los manuales de veterinaria.

Ocultamos mediante el lenguaje que los animales también son esclavos

Hasta la fecha, existen miles de artículos que versan sobre el origen de la esclavitud humana, el factor económico, cultural, religioso y cómo se producía la discriminación moral y cosificación de tales víctimas. Sin embargo, son muy pocos los artículos que hayan estudiado los cambios habidos en el uso del lenguaje más allá de limitarse a señalar la proscripción —legal o tácita— de aquellos vocablos especialmente hirientes o degradantes para los colectivos antes esclavizados.

En este artículo, deseo lanzar una breve reflexión acerca de que nuestros antepasados no dudaban en utilizar el término esclavo —ni en referirse a la situación de los animales como «esclavitud»—, aun cuando, en la actualidad, a la mayoría de la sociedad le parece raro o incluso le ofende oír el uso de tales términos en referencia a la situación real y objetiva de todos los animales.

En el siglo XIX, cuando la esclavitud humana estaba en boga, los explotadores de animales no dudaban en referirse a su condición como esclavitud. Nuestros antepasados —mejores conocedores del régimen y de las acciones ejercidas con el fin de coaccionar, manipular y asesinar de sujetos esclavizados—, conocían perfectamente que las prácticas para esclavos humanos y animales eran las mismas.

¡Derechos Animales ya! - Captura de un tratado sobre la cría de caballos - Manuales de veterinaria - Término esclavoCaptura de pantalla y subrayado del libro «Tratado de la cría del caballo, mula y asno y principios generales de equitación», disponible en dominio público. La ciencia veterinaria está socavada por el especismo desde su origen. Por ello, los veterinarios pasados y presentes participan en toda clase de acciones contrarias a los intereses inalienables de los animales.

El caso práctico de los manuales de veterinaria

Debido a mi gusto por leer y analizar libros antiguos —en especial los manuales de veterinaria y doma ecuestre por razones de investigación—, junto con la revisión y análisis de textos y ensayos dedicados a la esclavitud humana, he llegado a una serie de conclusiones. La línea resaltada en la imagen anterior es un ejemplo magnífico de tres fenómenos interrelacionados:

  1. Que nuestra sociedad tiene una muy mala memoria, la cual ha olvidado que nuestros antepasados sabían que los animales eran esclavos y no dudaban en utilizar la misma terminología que en seres humanos.
  2. Que el cese de la esclavitud humana supuso el fin del uso de ciertos términos para animales; pues hablar de los animales como «esclavos», a pesar de que lo son tanto en un sentido legal como ético, empezaba a herir los sentimientos de aquellos humanos que lo habían sido. Todavía hoy sufrimos una convulsión de colectivos que se amparan en las opresiones históricas habidas para no enjuiciar sus malas acciones.
  3. Que, como se sabe desde antiguo, la castración —fragmento al que se refiere el texto— es una práctica cuyo origen y fin cotidiano radica en dominar a los animales y satisfacer intereses humanos sobre ellos. La postura animalista, además de bienestarista, niega la propia historia de la esclavitud animal y blanquea dicha práctica como si fuese algo que cualquier adoptante debe practicar siempre e indefectiblemente sobre cada animal recogido, sin considerar que, salvo razón médica, carecemos de legitimidad para decidir sobre el cuerpo de otros (el mismo principio ético que en seres humanos).

¡Derechos Animales ya! - Alambrada de púas y espinoLos humanos somos esclavos de nuestros prejuicios cuando determinamos que otros deben ser esclavos tomando como argumento alguna diferencia biológica.

Una conclusión sobre el término esclavo

Es objetivo y correcto expresar que los animales son esclavos porque así se los trata, así se los muestra y así están catalogados legalmente. La sociedad del presente evita el término «esclavo» con los animales porque establece una discriminación arbitraria entre la esclavitud humana y la esclavitud animal para no cuestionarse la injusticia e inmoralidad de sus acciones. De nosotros depende dar el paso hacia el veganismo y unirnos para luchar por los Derechos Animales.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Empresas ganaderas contra términos veganos

Las empresas ganaderas pugnan contra los términos veganos

Partido Vegano - Empresas ganaderas contra términos veganos - Censura a los Derechos AnimalesLas empresas ganaderas les han declarado la guerra a los términos veganos ante el peligro de perder millones obtenidos a través del asesinato de animales inocentes. Su manipulación de la sociedad está en juego.

[Fuente de la imagen: Vegconomist]

El vocabulario vegano es víctima de los intereses ganaderos

Los activistas tratamos de defender a los animales en respeto hacia sus intereses inalienables. Debido a la incapacidad de las empresas ganaderas para frenar el auge del veganismo, se han propuesto intentar prohibir por ley el uso de ciertos términos veganos para así censurarnos y continuar con su manipulación social. No quisiera quedarme callado ante esta flagrante violación de nuestros derechos fundamentales.

Desde el 19 al 22 de Octubre de 2020, se votará en el Parlamento Europeo sobre si prohibir que los nombres de la comida vegana contengan términos usados en la industria cárnica. Por ejemplo, las «hamburguesas veganas» o «hamburguesas vegetales» pasarán a llamarse «discos vegetales»; los «quesos vegetales» o «quesos veganos». Ya no podrá usar el término «queso» y un largo etcétera.

La excusa para prohibir el uso de nombres como «hamburguesa», «nugget», «salchicha», etc., en productos veganos radica en que, según afirman las grandes empresas ganaderas, estos términos veganos pueden confundir a los consumidores acerca de si están consumiendo un producto de origen animal o no. Sin embargo, la verdad es muy distinta.

La realidad es que quieren que los productos veganos se llamen diferente para que la sociedad no conozca que existen alternativas a la explotación animal y crea, erróneamente, que tales alternativas sean «deficientes o «incompletas». Quieren manipular a la sociedad mediante el lenguaje para que la gente, en su subconsciente, ya no asocie que existe una hamburguesa hecha de crueldad, dolor, tortura, lloros y matanza y otra hamburguesa que no contiene nada eso.

Las empresas ganaderas desean fervientemente que la sociedad continúe alienada y desconectada de la realidad que padecen las víctimas no humanas para imponer su adoctrinamiento y propaganda. No hay publicidad ganadera que no sea fruto de la peor y más vil manipulación y engaño.

Por ejemplo, hacen creer a madres y niños que, para crecer y estar fuertes, nuestros huesos necesiten la leche robada a unas hembras inseminadas cada 18 meses, cuyos terneros acaban en el matadero en la primera semana de vida. Y todo ello se practica con el fin de que sus ubres siempre estén hasta el punto de estallar —por una selección genética— con el único fin de engrosar las cuentas de ganaderos que, más tarde, enviarán a su «querida» vaca a la fila de un matadero.

Partido Vegano - Hombre comiéndose un dulce - Sociedad alienadaLas empresas ganaderas buscan prohibir términos veganos para manipular a la sociedad y hacerle creer a la gente que los humanos necesitemos productos de origen animal o que éstos contengan nutrientes mejores o exclusivos. En organismos no animales existen existen todos los nutrientes que requerimos.

Conclusión

En pocas palabras, el argumento de las empresas ganaderas parte desde la petición de principio de que sólo ellos, los ganaderos, pueden usar ciertos términos alimenticios porque son quienes dominan y monopolizan el mercados. Perder su «patente» para ciertos términos significa perder su posición hegemónica frente a una sociedad cada vez más despierta y harta de mentiras.

No en vano, tratan de engañar a la sociedad al transmitir la sensación de que los productos «verdaderos» o «completos», nutricionalmente, sean aquéllos que proceden de un animal. Los productos veganos son más sanos, pueden llegar a contener una mayor cantidad relativa de nutrientes e implican una menor huella ecológica.

La razón de utilizar ciertos términos para nombrar productos veganos radica en una mera referencia de asociación. Las empresas ganaderas limitan nuestro uso del lenguaje ante la comprensible falta de un vocabulario vegano propio y, al mismo tiempo, no guardan reparos en emplear y perpetuar el uso de términos arbitrarios que tampoco se corresponden con la realidad. ¿Un perrito caliente está hecho de carne de perro? Entonces, ¿por qué lo llaman así? ¿Eso no confunde a la gente? ¿Y «queso vegano» sí?

Mi conclusión es sencilla: los ganaderos —como otros colectivos especistas y opresores de los animalesno tienen argumentos racionales con que afrontar el veganismo. Por ende, recurren y recurrirán a los alegatos lingüísticos, a las falacias dialécticas y a su dinero de sangre para imponer su ideología de crueldad, perversión y muerte.

Esperemos que esta ley no salga adelante. Cada acto con que intentan contrarrestar al movimiento vegano se convierte en una muestra más de nuestros avances. En nuestra mano queda ejercer un activismo vegano ético con que concienciar sobre el respeto que merecen los animales y despertar a la sociedad frente a estos groseros intentos de manipulación y censura.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Hamburguesa cárnica

¿Los humanos somos carnívoros, omnívoros o herbívoros?

Partido Vegano - Hamburguesa cárnica - Humanos somos carnívoros, omnívoros o herbívorosLa sociedad humana asume que necesitamos comer carne e incluso justifica el consumo de comida basura. ¿Los humanos somos carnívoros, omnívoros o herbívoros? Se requiere conocer un poco de biología y de fisiología animal.

¿Los humanos somos carnívoros? Hablemos de una confusión generalizada

A menudo, en discusiones y debates, sale a colación la afirmación de que los humanos seamos carnívoros o herbívoros. A veces, quienes consumen todavía productos de origen animal alegan que ellos son carnívoros o que la humanidad entera es carnívora. Y, por su parte, muchos de quienes son veganos o están transicionando al veganismo suelen afirmar que el veganismo es coherente porque, según esgrimen, los humanos somos herbívoros. Me gustaría aclarar este pequeño debate terminológico basándonos en hechos científicos y en argumentos racionales.

En primer lugar, la división tripartita entre carnívoros, omnívoros y herbívoros es antigua y difusa. En la naturaleza, los distintos seres vivos se alimentan de fuentes animales o no animales dependiendo de una serie condiciones. En animales, la nutrición depende en gran medida de nuestro metabolismo, morfología y etología.

El metabolismo condiciona el conjunto de enzimas disponibles para digerir y degradar distintas sustancias; la morfología condiciona los elementos físicos (mandíbulas, garras, etc.) que permiten capturar y engullir el alimento; y, por último, la etología se refiere al comportamiento de los animales, aprendido o innato, sobre cómo cazar, defenderse y conseguir su alimento.

Partido Vegano - Elefantes y fuerzas de la naturaleza - Animales gigantesLos animales somos el resultados de múltiples adaptaciones mediadas por la selección natural. No debemos incurrir en la falacia naturalista de justificar alguna acción porque ocurra en la naturaleza o la efectúe algún animal. La dieta de los animales varía a lo largo del tiempo.

Los humanos somos omnívoros

Al considerar estas variables, nos encontramos con que los animales somos carnívoros, omnívoros y herbívoros porque la selección natural ha según condicionado nuestras estructuras corporales, nuestros órganos internos y, además, modulado nuestra conducta en respuesta a todo ello.

Tanto los humanos como otros animales podemos variar nuestra alimentación según la disponibilidad y el aprendizaje. De esta manera, podemos encontrar, tanto por causas naturales o antrópicas, a leones que cazan focas y a cocodrilos que se alimentan de arroz. Sí, los demás animales también aprenden y transmiten una cultura de generación en generación.

So pena de incurrir en un reduccionismo científico, deseamos dar una explicación de por qué los humanos somos omnívoros y lo que ello implica. En biología se establece que un animal es herbívoro cuando puede digerir la celulosa y se establece que un animal es carnívoro cuando posee unas modificaciones metabólicas y etológicas muy observables, por ejemplo, cuando el animal presenta un ciclo de la urea muy desarrollado y un instinto cazador.

Los humanos somos unos animales generalistas. No podemos digerir la celulosa ni tampoco disponemos de adaptaciones metabólicas o etológicas especiales para cazar. Si nos basamos en el significado etimológico de los términos antes señalados, los humanos somos omnívoros; pues tenemos la capacidad de digerir la mayoría de los nutrientes existentes con independencia de su origen. Es un error creer tanto que los humanos somos carnívoros como sea seamos herbívoros.

Partido Vegano - Vista de los comillos de un camelloQue los humanos seamos omnívoros no significa que estemos obligados a comer de todo. Los camellos han pasado evolutivamente de ser carnívoros a herbívoros.

La dieta humana no se rige sólo por la naturaleza

Una vez aclarado un poco este asunto, queremos concluir con la importante mención de que tanto la sociedad general como el colectivo vegano acostumbra a incurrir en la falacia naturalista para justificar sus acciones. Lo que hagan los animales en la naturaleza es irrelevante porque ellos no son moralmente conscientes de sus acciones (no distinguen entre el bien y el mal). Asimismo, como hemos indicado, los animales pueden modificar y cambian su dieta según diversos condicionantes.

A lo largo de la evolución ha habido especies animales que han pasado desde un lado al otro del espectro. Por ejemplo, los osos pandas actuales se alimentan exclusivamente de bambú a pesar de que sus antepasados lo hacían en gran medida de animales. Y el camello actual se alimenta de hierba aun cuando sus antepasados eran carnívoros. Por mera curiosidad, recomendamos que el lector busque imágenes en donde se muestren los enormes colmillos que todavía han mantenido.

Por todo ello, ruego madurez, cordura y argumentos racionales. Poco importa que los humanos u otros animales acostumbremos a alimentarnos de ciertas cosas o seres. Lo relevante está en que podemos modificar nuestro comportamiento, podemos cambiar nuestra dieta y que, debido a nuestra comprensión de la ética y de la justicia, debemos dejar de comer animalescomo nuestra especie condenó históricamente el canibalismo— y de participar en toda forma de explotación animalconsumo, domesticación, comercio, zoológicos, acuarios, delfinarios, circos, caza, pesca, experimentación, manipulación genética, terapias, entretenimiento, deporte, cine, rituales de dominación, matanzas, prácticas zoofílicas y un largo etcétera— en reconocimiento de que ellos, como nosotros, poseen sus propios intereses inalienables.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Definición de especismo (DRAE)

La RAE discrimina a los animales y no define bien los conceptos

Partido Vegano - Definición de especismo (DRAE)Representación de la definición dada por el diccionario de la RAE a la palabra «especismo». Nótese que define, erróneamente, el especismo como se definiría el antropocentrismo. La RAE discrimina a los animales cuando las definiciones correspondientes a distintas especies sólo se basa en la utilidad que tienen para el ser humano.

La RAE discrimina a los animales y no muestra atención ni cuidado con términos complejos o específicos

Los activistas veganos consideramos que el lenguaje es una consecuencia de nuestra mentalidad. Primero surgen las ideas y luego éstas se encauzan y representan por medio de símbolos orales y escritos. Hoy deseamos lanzar una reflexión sobre la RAE (Real Academia Española) aprovechando una muy buena publicación del blog de Filosofía vegana.

La RAE, para definir términos, sólo tiene en cuenta los usos predominantes en que las utilizamos los hablantes, sin investigar ni ir más allá sobre los conceptos de los que derivan. Hoy vengo a hablar acerca de su manera errónea de definir el veganismo y otros términos como persona, sujeto o especismo, etc. Este mismo desdén hacia los usos académicos también se observa en la Fundéu.

En su diccionario, la RAE no refleja las definiciones conceptuales de lo que es el especismo, de lo que es una persona o el veganismo; sino que se limita a señalar los sentidos en que los solemos utilizar. Entiendo que la Academia asume un papel meramente descriptivo. Sin embargo, no tiene sentido que la RAE trate de abarcar vocablos de origen técnico y, al mismo tiempo, les otorgue un significado coloquial que no corresponde siquiera al uso con que los empleamos quienes así conocemos su significado.

Asimismo, desde su surgimiento, la RAE —y otros muchos diccionarios— dedica definiciones antropocéntricas en lo referido a los animales. El DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) es un diccionario especista; pues hay múltiples acepciones en que, por ejemplo, en lugar de describirse cómo es un animal dado, versan sobre los usos que tiene un animal para el ser humano y las costumbres asociadas a nuestra cultura.

¡Derechos Animales ya! - El DRAE y las definiciones especistasLa RAE discrimina a los animales cuando difunde un diccionario cargado de definiciones especistas, antropocéntricas y sesgadas.

El DRAE, un diccionario especista con definiciones especistas

El DRAE contiene muchas definiciones especistas porque apenas se han modificado desde el siglo XIX o antes; una época en la que predominaba la visión descartiana de los animales como máquinas compuestas por piezas distinguibles y con un comportamientos clónico entre los individuos. No obstante, hay otros diccionarios contemporáneos que adolecen de un fuerte especismo.

Dado que hay palabras muy importantes en un campo de conocimiento por su significado tan claro y fundamental, entendemos que es nuestro deber exigir a la RAE que defina cada concepto de forma correcta mediante investigaciones de su etimología y su significado en una especialidad determinada, etc. para así poder seguir manteniendo el significado original y poder defender nuestra causa de una forma correcta. Cuando se produce mal uso de un término, el significado original va difuminándose y, como en el caso del veganismo, hay víctimas que lo sufren; víctimas a las que se las invisibiliza cada vez más.

Muchos activistas veganos estamos interesados en presentar una propuesta a la RAE para la modificación de ciertos términos, entre ellos, los hablados en esta publicación. Sin embargo, considero que es una batalla perdida a menos que, primero, nos esforcemos por combatir las graves tergiversaciones que se vierten a diario contra el veganismo y contra el colectivo vegano vegano.

Artículos relacionados