Archivo de la etiqueta: investigación

Partido Vegano - Día Internacional del Animal de Laboratorio

Día Internacional del Animal de Laboratorio

Partido Vegano - Día Internacional del Animal de LaboratorioLos animales «de laboratorio» son esclavos usados en la experimentación científica para beneficio e interés egoísta de los seres humanos. La experimentación sin consentimiento libre e informado nunca puede ser ética ni justa.

Los animales de laboratorio son esclavos de las enfermedades humanas

Desde 1979 se celebra el 24 de abril como Día internacional del Animal de Laboratorio y contra la experimentación animal. Este día, aunque bienestarista en su origen y definición, nos recuerda que a millones de animales se los usa y asesina como sujetos de experimento.

Los animales no tienen la culpa de nuestras enfermedades ni deben pagar con sus vidas para salvar las nuestras. Ninguna forma de explotación, esclavitud u opresión pasa a ser justa porque la sufra otra especie. Justificar el uso de animales en laboratorios porque no son humanos es exactamente el mismo argumento que esgrimían los racistas del siglo XIX para practicar la experimentación forzada en humanos de raza negra o los nazis del siglo XX para hacerlo con judíos. En ambos casos se produce una racionalización de nuestra legitimidad basada en el poder y el dominio frente a otros individuos más débiles y desvalidos por el contexto de la situación.

La ciencia actual nos demuestra que la experimentación animal, además de aberrante en todas sus formas, no sirve ni servirá para investigar o curar distintas enfermedades humanas. Así ocurre porque tanto la transmisión como el desarrollo y el cuadro clínico general no se produce igual en otros animales que en humanos.

En el Día internacional del Animal de Laboratorio, el Partido Vegano quiere denunciar toda forma de explotación animal y reivindicar el desarrollo de alternativas a la experimentación animal. No hay nada de justo ni necesario en criar, manipular y asesinar animales como si fueran objetos desechables.

La crisis reciente del coronavirus nos recuerda que cada vez cobra mayor vigencia el ofrecimiento de humanos voluntarios para someterse a experimentación. Debemos evolucionar como sociedad en todos los sentidos y dejar de percibir a los animales como recursos o herramientas a nuestro servicio.

¡Ayúdanos a romper cadenas!

Artículos relacionados
Partido Vegano - La ciencia puede avanzar sin experimentación animal - Los animales no pueden dar su consentimiento - Voluntarios humanos para ensayos clínicos por el coronavirus

La ciencia puede progresar sin experimentación animal

Partido Vegano - La ciencia puede avanzar sin experimentación animal - Los animales no pueden dar su consentimiento - Voluntarios humanos para ensayos clínicos por el coronavirusLa experimentación animal es injusta porque los animales no pueden dar su consentimiento para servirnos como sujetos de experimentos ni de ninguna otra forma de explotación animal. La noticia de que la Universidad de Oxford está realizando ensayos clínicos de coronavirus con voluntarios es un ejemplo de que la ciencia puede progresar sin experimentación animal.

La experimentación animal es injustificable

Según informaba La Vanguardia, la Universidad de Oxford ha recibido 10.260 voluntarios para someterse a ensayos clínicos con el coronavirus. El proceso es complejo para los sanitarios pero simple para los pacientes: se les inocula el virus, se atiende su evolución y se evalúa la generación de anticuerpos para crear una vacuna.

Desde el Partido Vegano deseamos tomar el caso de estos voluntarios ante el coronavirus —un ejemplo real de humanidad, solidaridad y compromiso social— para explicar la diferencia categorial entre la experimentación con voluntarios humanos y con esclavos animales.

Los humanos con plenas facultades —agentes morales— podemos dar nuestro consentimiento libre e informado para participar en actividades peligrosas y daniñas en la búsqueda de un bien mayor, por satisfacción personal o por mero altruismo. Por el contrario, los animales —como los niños pequeños— no alcanzan el nivel de conciencia necesario darnos su consentimiento para tales acciones.

Los animales explotados en experimentación animal son criados, hacinados, manipulados y asesinados en todo tipo de ensayos y pruebas. Así se practica porque los animales de todo el mundo son legalmente esclavos bajo la denominación de «bienes muebles semovientes» (objetos con movimiento autónomo). Así ocurre porque hemos normalizado desde la infancia que los animales existan para servirnos o que no merezcan el mismo respeto que querríamos para nosotros.

A menudo, se esgrime el argumento de que la ciencia necesita la experimentación animal para poder progresar. Esto es tanto una falsedad como una falacia.

  1. Es una falsedad —un hecho falso—porque una gran número de enfermedades se desarrollan con un cuadro clínico diferente en humanos y requieren estudio en humanos para poder encontrar y ensayar una cura. Asimismo, los protocolos de experimentación animal suponen un retraso excesivo en la aplicación de nuevos medicamento aun cuando existen voluntarios humanos dispuestos a probarlos.
  2. Es una falacia —un argumento inválido— porque la necesidad de encontrar una cura a enfermedades no justifica el uso de sujetos forzados o esclavizados ni la realización de ensayos clínicos que atentan contra sus vidas, integridad y otros intereses inalienables. En distintos regímenes del mundo se ha experimentado forzadamente con humanos y se han obtenido curas y medicamentos. Nuestra sociedad entiende que el fin no justicia los medios. Que un animal no sea de nuestra especie, no significa que deje de ser una acción injusta hacia ellos. La ética no cambia según la especie como tampoco según la raza o el sexo.

A raíz de estos ensayos clínicos con voluntarios humanos por la pandemia del coronavirus, podemos afirmar que la ciencia puede progresar sin experimentación animal. El Partido Vegano reivindica los Derechos Animales y quiere evidenciar que una ciencia y una sociedad de progreso puede y debe desechar la experimentación sobre sujetos forzados y esclavizados.

¡Ayúdanos a romper cadenas!

Artículos relacionados

Reseña: Investigación sobre la visión lateral de los caballos

Abstracto de la investigación lateral de los caballos

Título del artículo científico: Lateral vision in horses: A behavioral investigation

(Traducción al español: Visión lateral en caballos: Una investigación conductual).

Autores: Evelyn B. Hanggi, Jerry F. Ingersoll (Equine Research Foundation, P.O. Box 1900, Aptos, CA 95001, USA).

Historial de publicación: Recibido el 10 de enero de 2012, recibido tras revisión el 11 de mayo de 2012 y aceptado el 28 de mayo de 2012.

Palabras clave: Lateral vision, Horse, Equine, Stimulus discriminatio, Field of view, Peripheral

 

Reseña sobre la visión lateral de los caballos

Hasta la fecha, distintos investigadores han estudiado la capacidad de los equinos para ver en color, su percepción de la profundidad, su transferencia interocular y visión escotópica. Desde entonces han ido cosechándose datos significativos, tales como que cuentan con una visión monocular media de entre 190-195º (un rango enorme, propiciado evolutivamente por ser una especie presa) y una binocular de entre 55-65º (moderada). Con respecto a la agudeza frontal, éstos obtuvieron una puntuación de 20/30 en la escala Snellen (no tan buena como la de los humanos pero superior a perros y gatos).

En el presente estudio, los autores se centraron en el alcance de la visión lateral de los caballos a la hora de discriminar objetos desde un punto de vista comportamental. Para realizar el experimento seleccionaron tres ejemplares de 15 años cada uno que vivían en la Equine Research Foundation (ERF), California. Al aire libre construyeron una especie de corral totalmente cerrado en forma de media luna. A lo largo del perímetro situaron unas posiciones denominadas A (90º), B (114º), C (138º) y D (162º) en relación a donde se encontraba el animal; tanto por la izquierda como por la derecha de la semicircunferencia.

 

Experimento en media luna para estudiar la visión lateral de los caballosFigura esquemática del modelo empleado

 

El estímulo consistía en un conjunto de raquetas de plástico o gomaespuma junto con bolas de caucho naranjas y amarillas. Dos asistentes, ocultos tras el vallado, se encargaban de colocar estos objetos a una altura alta y baja sin hacer ruido. Explicaron que, a modo de control, también había algunos cordones blancos de algodón sin nada colgado y, asimismo, el personal colaborador rotaba para no operar siempre con el mismo ejemplar.

En el texto se detalla muy acertadamente una diferencia fundamental de este procedimiento en comparación con los usados en el pasado. Antes, los caballos tocaban el estímulo con su hocico si lo reconocían; en este experimento, sin embargo, se los enseñó previamente a presionar una de las dos paletas en respuesta a la localización lateral de un objeto. Si el caballo empujaba la paleta correspondiente al lado donde aparecía el estímulo, oía un ‘good‘ (bien) y se le obsequiaba 15 g de una mezcla entre maíz, avena y cebada; por el contrario, si erraba se le profería un ‘no’ y no se le daba ningún premio. Tanto si acertaba como si no, después se hacía recular al animal y se emplazaba nuevamente su morro sobre el dispositivo. En definitiva, el diseño resultó una mezcla entre sencillez e innovación.

Los resultados llamaron bastante la atención: los tres caballos fueron capaces de distinguir entre las raquetas y las pelotas en las posiciones A, B y C; mas no en la D. Es decir, en este último punto podían reconocer que había algo ahí pero no llegaban a diferenciar entre objetos. Todo ello quedó indicado por medio de una serie de gráficas y tablas con estadísticas.

Finalmente, en la discusión presentaron numerosas reflexiones para futuros estudios y para quienes explotan a estos animales. A continuación, destacaré tres fragmentos esenciales:

 

Fragmento discusión de la investigación lateral de los caballos 1

Fragmento 1: «Estas restricciones causan problemas de percepción que pueden interferir en la adecuada identificación de los objetos en el entorno y conllevar un incremento del estrés debido a conflictos con la naturaleza del caballo. Los equinos entrenados apropiadamente a los que se les permite llevar sus cabezas en una posición natural y son capaces de ver sus alrededores están a menudo más a gusto durante las interacciones humano-caballo».

Fragmento discusión de la investigación lateral de los caballos 2

Fragmento 2: «Esto contradice el antiguo pero vivo mito de que un caballo no puede reconocer algo que pase detrás de él sin reaccionar negativamente en consecuencia».

Fragmento discusión de la investigación lateral de los caballos 3

Fragmento 3: «Malentendidos y malconcepciones acerca de la naturaleza del caballo implican frecuentemente malcuidado y malgestión de este animal».

 

A raíz de estos apartados, puede inferirse que los autores están en contra de ciertos métodos antiquísimos utilizados para prevenir accidentes (anteojeras y riendas cortas), consideran imprescindible la desaparición de viejos mitos instaurados entre la gente allegada a estos animales y son, por tanto, partidarios del desarrollo de nuevas formas de entrenamiento, manejo y cuidado de los caballos a fin de evitarles malestar y sufrimiento.

Argumentos a favor de las bridas abiertas en Farming With Horses

A rasgos generales, me ha parecido un artículo muy interesante que dirige sutilmente una crítica hacia la gestión actual de los équidos. Resulta ser uno de los pocos que se ha enfocado claramente en la etología equina y no en asuntos veterinarios sufragados por inversiones millonarias.

No obstante, la única manera de comportarnos con verdadera justicia hacia ellos consiste en respetarlos como sujetos y no someterlos a nuestros caprichos.

Artículos relacionados

Las víctimas de la industria peletera

¡Derechos Animales ya! - Piel de cebraLa piel de muchos animales tiene un alto valor en el mercado por su gran belleza. Miles de animales son víctimas de la industria peletera. Los humanos debemos dejar de ver a los animales como recursos o medios para nuestros fines.

Las víctimas de la industria peletera en números

Los humanos nos creemos ser la única especie que merece respeto sobre la Tierra. Y, por ello, no duda en arrasar y exterminar a otros animales por cualquier interés, incluidos los más triviales. En esta entrada ahondaré en las víctimas de la industria peletera y sus miserables vidas. No obstante, cabe recordar que no basta con exigir un mejor trato hacia estos animales. Lo justo es dejar de participar en toda forma de explotación animal.

La industria peletera se cobra anualmente la vida de 20 millones de animales salvajes cazados en trampas y de más de 40 millones de ejemplares esclavizados en granjas. Detrás de la fabricación de un abrigo de piel se esconden cifras escandalosas y abochornantes. Para hacer un único abrigo de un animal se asesinan en concreto:

  • 300 chinchillas.
  • 250 ardillas.
  • 60 visones o martas.
  • 30 gatos o mapaches.
  • 20 zorros, nutrias, linces o focas bebés.
  • 15 ocelotes.
  • 8 lobos, perros o focas adultas.
  • 6 leopardos.

Tigres, leopardos y otros animales sufren persecución en sus propios hábitats naturales a causa de su piel.

Estado actual de las granjas peleteras

Las granjas de pieles están prohibidas en Austria. En Suiza, por ejemplo, la regulación de las granjas peleteras resulta tan estricta que ninguna se ha establecido; si bien las regulaciones de la propiedad son insuficientes porque no consideran a los animales como sujetos de derecho.

La mayor parte de las granjas peleteras se localizan en Europa, 6.000 en total. A pesar de que no existe un censo oficial, se estima que en España se crían cada año 400.000 visones en cautividad; el 80% se obtiene en Galicia con unas 50 granjas. Los visones nacen en abril y mueren en noviembre. A estos animales se los deja vivos tan sólo 6 meses, frente a los 6 años que vivirían en libertad. Como ocurre con los zoológicos y otras formas de explotación animal, las víctimas de la industria peletera quedan reducidas a simples objetos enjaulados.

Europa produce el 70% de la piel mundial de visón y un 63% de la piel de zorro.

Las ventas mundiales de pieles decayeron en la década de los 80 y 90; no obstante, desde la llegada del nuevo milenio se han elevado a cotas altísimas. En ello ha influido:

  • El vasto número de modistos y diseñadores especistas que apuestan por éstas en pasarelas y recomiendan su adquisición.
  • La gran cantidad de pieles que provienen de China y Rusia, lo cual abarata el costo de las prendas completas de piel o las que llevan complementos de tal.
  • Nuevas técnicas surgidas para el curtido.

¡Derechos Animales ya! - Visón americanoVisón americano, una de las mayores víctimas de la industria peletera.

Características de la explotación peletera

Las condiciones de vida de las granjas peleteras para los animales obligados a vivir en esos lugares son horrorosas y tétricas. La mayoría de ellos permanecen aislados o hacinados en estrechas jaulas metálicas o en naves cubiertas, a menudo expuestos a las inclemencias del tiempo y demás condiciones atmosféricas, hasta que los sentencian a muerte.

Estas víctimas están estresadas, aburridas, deprimidas, agobiadas, entristecidas, acongojadas y temerosas. Por ejemplo, los visones son animales solitarios que se estresan una barbaridad con el hacinamiento; pues siempre deambulan sin compañía por su hábitat. La depresión y vulneración de sus intereses inalienables los hace automutilarse.

Los zorros y otros animales, aquéllos que todavía mantienen unos hábitos salvajes, pese a la continua intromisión e intento de domesticación por parte del hombre, sufren además de canibalismo en estas condiciones.

Como el producto que importa es la piel, se los alimenta lo mínimo posible y se los priva de cualquier cuidado necesario. Así pues, la atención veterinaria es un recurso más que prescindible para un negocio meramente capitalista y carente de ética, como todos los basados en la explotación de personas (humanas o no).

Si ocurre algún accidente a causa de una pésima gestión o por forcejeo entre tales animales, habitualmente se prefiere dejar morir al animal malherido; ya que, si no hay tratamiento, se incrementa el beneficio. Las granjas mantienen a dichos animales en un estado de subvivencia hasta que alcanzan la relación talla-peso calculada previamente como óptima.

Se asesina a los animales no humanos de tal manera que su piel no resulte dañada. En consecuencia, la ejecución se realiza por gaseamiento o electrocución por vía bucal, anal o vaginal, o también, acaban desnucados. Dado el ritmo frenético y desalmado de la granja, muchas veces los animales ni siquiera están totalmente muertos cuando se los despelleja.

Finalmente, los restos corporales terminan vendidos a la industria cárnica para la elaboración de alimentos destinados a perros, gatos y otros animales domesticados y despojados de su hábitat natural por el ser humano. También pueden enviarse asimismo hacia la fabricación de abonos y servir así para el cultivo de plantas.

Ésta y otras formas de explotación seguirán existiendo mientras los seres humanos continúen considerándose superiores a las restantes especies. Toda forma de explotación animal es igualmente injusta porque quebranta el principio de igualdad. El único camino hacia la justicia es el veganismo.

Artículos relacionados