Archivo de la etiqueta: ecologismo

¡Derechos Animales ya! - Las tergiversaciones del veganismo y los efectos del antropocentrismo

Las tergiversaciones del veganismo y los efectos del antropocentrismo

¡Derechos Animales ya! - Las tergiversaciones del veganismo y los efectos del antropocentrismoLas tergiversaciones del veganismo son constantes por parte de individuos, colectivos y medios de comunicación que versan sobre el mismo sin siquiera informarse. El antropocentrismo es uno de los mayores responsables de que la sociedad no comprenda el veganismo.

El veganismo padece diversas tergiversaciones

He dedicado muchos artículos a distintas formas de explotación animal y a definir conceptos fundamentales de Derechos Animales. En esta entrada, desearía exponer brevemente algunas tergiversaciones típicas que sufre el veganismo como fruto de la desinformación, el fraude, la manipulación y falsedades que se vierten a tenor del antropocentrismo y de los conflictos de intereses que despierta la defensa integral de los animales.

El veganismo es un principio ético basado en el rechazo hacia toda forma de explotación animal (uso como recurso), en reconocimiento de que los animales —con células nerviosas— también sienten y poseen conciencia y personalidad. En consecuencia, todos los animales merecen respeto. El veganismo se sitúa como un principio fundamental y base para la defensa y reivindicación de los Derechos Animales.

Hasta la fecha, el grueso de la población humana ignora todavía que el resto de los animales poseen intereses propios y el deseo de vivir su vida bajo sus propios términos. Esto se debe a uno de los prejuicios más antiguos que existen: el especismo, un prejuicio basado en la discriminación moral según la especie que conduce, a su vez, al antropocentrismo, es decir, la creencia de sólo los humanos somos importantes y debemos tener privilegios frente a sujetos que no sean humanos.

Partido Vegano - El antropocentrismo y la sociedadEl antropocentrismo causa estragos en nuestro entendimiento de que los animales merecen respeto porque poseen intereses inalienables que son tan importantes para ellos como para nosotros los nuestros.

Los efectos del antropocentrismo sobre el veganismo

El antropocentrismo es la doctrina que considera al ser humano como el centro del universo y que, por tanto, nuestros intereses quedan por encima de los de cualquier individuo que no pertenezca a nuestra especie.

En las últimas décadas, se han producido algunos avances en materia legal y ética en todo el mundo respecto a los derechos de la mujer, de los menores y de los homosexuales, entre otros. Sin embargo, la mayoría de la sociedad no se ha cuestionado aún su visión y acciones hacia los animales. Desde hace poco más de diez años, el veganismo se ha vuelto un concepto un fenómeno más presente en nuestro día a día. A pesar de ello, la mentalidad antropocéntrica impide un progreso en buena parte y genera diversas tergiversaciones del veganismo.

Debido a esta mentalidad antropocéntrica, algunos veganos creen que hablar en favor del veganismo aludiendo a los beneficios que le aporta al medio ambiente o los efectos positivos que tiene sobre nuestra nuestra salud. Al despojar al veganismo de su sentido etimológico, sólo se consigue invisibilizar a las víctimas al centrar la atención en los intereses humanos (el sujeto esclavista) y no en los de la propia víctima (el sujeto esclavizado).

Este fenómeno, en el que participan autodenominados justicieros sociales, no gozaría de aceptación en ninguna lucha social relacionada con seres humanos porque, en éstas, reconocemos que la lucha debe ser por la víctima y por sus derechos. En el caso de los animales no podemos conformarnos con menos.

A continuación, expondré y responderé a algunas de las tergiversaciones del veganismo más habituales.

Partido Vegano - Tergiversaciones del veganismoA los activistas veganos nos molesta de sobremanera encontrar tantas tergiversaciones del veganismo que acontecen por fruto del antropocentrismo y de otros prejuicios.

Las tergiversaciones del veganismo más comunes

Me gustaría alentar a los activistas, y a todos los veganos, a que tengan en cuenta estos argumentos presentados para enfocarse en la difusión de los principios del veganismo de una forma justa y efectiva. Hagámoslo juntos por los seres oprimidos más inocentes que hayan existido jamás. Todas las acciones atroces que padecen los animales se derivan de nuestra mentalidad.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - Día Internacional de los Animales - San Francisco de Asís

El Día Internacional de los Animales debiera ser por los animales

¡Derechos Animales ya! - Día Internacional de los Animales - San Francisco de AsísEl Día Internacional de los Animales debiera emplearse para promover los Derechos Animales. Lejos de ello, nuestra sociedad especista sólo se acuerda de algunos animales, por la extinción de especies y por razones religiosas asociadas a San Francisco de Asís.

En el Día Internacional de los Animales se adopta un enfoque antropocéntrico

El 4 de octubre se celebra el Día Internacional de los Animales. Como sucede con otros Días Internacionales, las razones aducidas para esta celebración responden a una mezcla entre antropocentrismo y ecologismo especista. En este artículo, en este día quisiera lanzar una reflexión centrada en los Derechos Animales y condenar el enfoque ambiguo y contradictorio que adoptan colectivos animalistas y ecologistas en lo tocante a los animales y su situación actual en el mundo.

El Día Internacional de los Animales fue una fecha promovida por la Organización Mundial de Protección Animal, en 1929, con el objetivo de frenar la extinción de especies animales. Con este hecho, ya observamos el enfoque sesgado de que los animales sólo importan cuando su cuantía poblacional desciende y cuando su desaparición perjudica a intereses humanos.

Más recientemente, a partir del año 1980, el Papa Juan Pablo II declaró a San Francisco de Asís patrono de los animales. Cada año, millones de católicos se congregan junto con sus animales poseídos (perros, gatos, caballos, etc.) para que reciban una bendición a las puertas de las parroquias. ¿Tiene sentido que un sacerdote bendiga a un sujeto a quien considera un mero objeto? ¿Tiene sentido que se bendiga a un animal que quizás termine en un matadero?

La consideración religiosa —no únicamente cristiana— de que todos los animales son criaturas de Dios no implica ningún tipo de respeto real hacia los animales si no se adopta el veganismo. Consideramos que todos los cristianos —y los humanos en general— deberían cuestionarse la coherencia respecto a la visión que tienen hacia los animales y aquello que, al mismo tiempo, practican contra ellos.

Junto a la visión antropocéntrica y religiosa, grandes organizaciones animalistas utilizan actualmente este día para hablar de «maltrato animal», de «sufrimiento animal», de ganadería industrial o de carne ecológica y otros argumentos bienestaristas con que blanquean la situación legal de todos los animales y promueven una «esclavitud humanitaria». Así lo hacen para lucrarse por medio de quienes muestran empatía hacia los animales pero no cuentan con conocimiento o voluntad para dejar de usarlos como recursos para sus fines. Los animales muestran mayor amor y sensibilidad que nosotros.

Si entendemos que todos los animales merecen un día en que se reconozca el valor de sus vidas, libertad e integridad. Dice muy poco de nosotros, como humanidad, que el Día Internacional de los Animales se reduzca a hablar de especies en peligro de extinción o de animales maltratados. Debemos ir al origen del problema: el especismo.

Tanto la extinción de especies como el sufrimiento animal son consecuencia esperables de que los humanos veamos la «especie» como un factor éticamente relevante, de que nos consideramos superiores a ellos y de que los utilicemos como meros recursos u objetos a nuestro servicio.

El Día Internacional de los Animales únicamente cobra sentido si nos acordamos de todos los animales, con independencia de sus rasgos, cualidades, atributos o capacidades. Y solamente cobra sentido si entendemos que la única manera de respetar a todos los animales se basa en la sencilla idea de que no nos pertenecen, de que no existen en la Tierra para ser nuestros siervos y que podemos vivir perfectamente sin comer animales, sin vestirnos con sus pieles, sin encerrarlos en zoológicos o acuarios, sin subirnos a sus lomos o entretenernos en circos ni usarlos como herramientas de experimentación, terapia o de cualesquiera formas. Debemos rechazar toda explotación animal.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - La caza furtiva, la biodiversidad y la contradicción de los ecologistas

La caza furtiva, la biodiversidad y la contradicción de los ecologistas

¡Derechos Animales ya! - La caza furtiva, la biodiversidad y la contradicción de los ecologistasLa caza furtiva no es diferente de la caza legal. Ambas formas de explotación animal conducen hacia la muerte y exterminio de animales por placer o intereses económicos. A menudo, los ecologistas justifican la caza para proteger la biodiversidad y presentan una postura contradictoria respecto al asesinato como medio para la conservación de especies animales.

La caza furtiva no es diferente de la caza legal

Los veganos nos oponemos a toda forma de explotación animal (uso de los animales como recursos), tanto si dicha explotación es legal o ilegal. Muchas acciones que hoy están condenadas universalmente por los Derechos Humanos fueron aceptables en momentos pasados de nuestra historia reciente. Así ocurre porque la legalidad sólo establece qué está permitido, no aquello que sea justo, lógico o coherente. En la publicación presente quisiera hablar sobre la caza furtiva, la biodiversidad y la contradicción de los ecologistas cuando justifican la caza para proteger la biodiversidad o lograr la conservación de especies animales.

La caza furtiva consiste en la captura y asesinado ilegal de animales. Nuestra sociedad considera que ciertas capturas y asesinatos de animales son ilegales, en algún lugar o época del año, por razones antropocéntricas.

Puesto que no existe ninguna diferencia ética entre matar a un humano en enero o hacerlo en agosto, tampoco existe ninguna diferencia ética entre asesinar animales cuando están o no en época de cría. Las leyes prohíben determinadas prácticas, como la de cazar en la estación reproductora de estas especies, con el único objetivo de asegurarse de que nace suficiente animales que poder asesinar al año siguiente.

Ante esta doble vara de medir, nos encontramos situaciones muy contradictorias en el seno del ecologismo especista. Cada dos por tres, las grandes organizaciones ecologistas lanzan campañas para perseguir la caza furtiva y se vuelve viral alguna noticia sobre animales en peligro de extinción (como los rinocerontes u otros más desconocidos).

Lejos de proteger o promover el respeto hacia los animales, estos mensajes antropocéntricos sólo le transmiten a la sociedad que los animales importan según su especie, según cuantía poblacional y según el momento y lugar donde se les quite la vida.

Partido Vegano - Cebras y otros animales en un safari - Biodiversidad - EcologistasQuedan ya muy pocos miles de animales con relativa libertad. Ningún animal es libre porque todos están catalogados como propiedades humanas. Los ecologistas, debido al especismo inculcado desde la infancia, aspiran a preservar la biodiversidad mientras cosifican a los animales como meros elementos del paisaje. La caza legal no es más justa que la caza furtiva.

La biodiversidad, el ecologismo especista y el argumento de la caza para proteger la biodiversidad

La sociedad general se echa las manos a la cabeza cuando se habla de que una especie se ha extinguido o de que está en peligro de extinción. A pesar de que, quizás, la mayoría de la humanidad no se lo plantee, tal reacción no está motivada por un sentimiento genuino de empatía; sino por la consideración antropocéntrica de que una especie extinta significa una especie menos que poder contemplar en un zoológico, un acuario, un delfinario, un circo, con la que poder experimentar o que poder explotar de cualquier otra forma. El ser humano, en la práctica, sólo contempla la existencia de los animales como domesticados o exterminados.

El ecologismo especista está obsesionado con la biodiversidad porque considera que los animales son meros objetos o elementos del paisaje que debemos conservar por el bien de nuestros propios intereses. Irónicamente, los ecologistas se lamentan de la pérdida gradual de especies, motivada en gran parte por la caza furtiva, aun cuando mantienen la misma mentalidad que origina tales hechos y promueven la perpetuación del asesinato masivo de animales, mientras sea legal, allá dondequiera que se estime oportuno.

Esta misma contradicción moral los lleva a defender la caza legal y el exterminio de aquellos animales que consideran «plagas» o «especies invasoras»; pues la biodiversidad no les agrada si no responde a la aquella biodiversidad considerada como «natural» debido a la fusión entre un prejuicio especista y uno fijista. La vida salvaje está condenada por aquellos que afirman defenderla.

Por todo ello, los activistas veganos condenamos tanto la caza furtiva como la caza legal y toda forma de explotación animal en reconocimiento de que todos los animales sienten, padecen y de que merecen respeto como individuos, al margen de su especie, utilidad, cuantía poblacional o de cómo afecte a otros seres vivos como consecuencia de nuestras acciones sobre el medio ambiente. Si también te importan todos los animales, hazte vegano y actúa en consecuencia.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya El Dia Internacional de la Vaquita Marina y la disonancia de los ecologistas

El Día Internacional de la Vaquita Marina y la disonancia de los ecologistas

¡Derechos Animales ya! - El Día Internacional de la Vaquita Marina y la disonancia de los ecologistasEl 5 de septiembre es el Día Internacional de la Vaquita Marina —también puede celebrarse el 18 de julio—, uno de los cetáceos más amenazados del mundo.

El Día Internacional de la Vaquita Marina nos recuerda un ejemplo de un exterminio.

El 5 de septiembre es el Día Internacional de la Vaquita Marina —también puede celebrarse el 18 de julio—, uno de los cetáceos más amenazados del mundo. Se considera que, en la actualidad, podría haber menos de diez «ejemplares» —individuos cosificados— de vaquita marina en el mundo, por lo cual, esta especie estaría ya virtualmente extinta.

Como sucede con otros Días Internacionales referidos a animales, el ser humano sólo se acuerda de las víctimas no humanas cuando están en peligro de extinción porque su desaparición supone una pérdida de beneficios potenciales.

En este artículo quisiera reivindicar que la vaquita marina y otros animales merecen respeto por sí mismos con independencia de su cuantía poblacional. Lejos de centrarnos en las consecuencias ecológicas de que desaparezca una especie, como la vaquita marina, nlos activistas veganos condenamos la mentalidad incoherente del ecologismo actual. El movimiento ecologista está impregnado de utilitarismo y especismo. Todos los animales son víctimas del ser humano y de su nefasta gestión del medio ambiente.

¡Derechos Animales ya! - Salto de una ballena franca australFotografía del salto de una ballena franca austral. En el Día Internacional de la Vaquita Marina debemos recordar que no sólo todos los cetáceos del planeta se encuentran entre las especies más amenazadas por la caza sistemática, otros millones de animales están amenazados al día por la violencia, coacción y asesinato en granjas y mataderos.

¿Por qué la vaquita marina está en peligro de extinción?

La vaquita marina sufrió una grave persecución de sus poblaciones por la caza —asesinato sistemático— y por daños derivados de la pesca de otras especies. Se da la paradoja de que muchos ecologistas hablan de «caza furtiva», como dando a entender que asesinar animales está bien o es necesario si se practica legalmente, y proponen medidas para regular la pesca con el fin de proteger a los cetáceos mientras no consideran en ningún momento que los peces y otros animales también desean vivir y que no tenemos ninguna necesidad de comérnoslos.

Muchos ecologistas, para colmo, les endosan la etiqueta de «especies invasoras» a aquellos animales que perjudican al interés de agricultores o ganaderos, cual otorgándoles una intencionalidad bélica con que logran desapegarse de la realidad: que son animales a quienes se asesinan porque molestan a los intereses humanos y de los propios ecologistas ante su visión fijista de la naturaleza.

Si la vaquita marina hubiese importunado seriamente a intereses económicos, los mismos ecologistas que hoy se desgarran las vestiduras por la extinción de esta especie habrían estado promoviendo su «control» desde hace décadas. El grueso de los ecologistas sólo conciben a los animales como meros elementos del paisaje cuyas poblaciones hay que proteger o mermar según el interés que predomine en cada momento.

Junto con un fuerte prejuicio antropocéntrico, también se observan a menudo que ciertas concepciones erróneas y anticientíficas los llevan a pensar que los humanos tengamos legitimidad para exterminar a ciertos animales por el hecho de que se encuentren en un lugar no deseado o no despierten esa misma empatía. En nuestro contexto social, siempre se entremezcla el autoengaño colectivo con la necesidad de creer que se hace algo positivo para los animales mientras se validan y cometen contra ellos las mayores barbaries de la historia.

¡Derechos Animales ya! - Cola de una ballena jorobadaFotografía de la cola de una ballena jorobada. Al margen de su belleza o rareza, el Día Internacional de la Vaquita Marina debería recordarnos que todos los animales merecen respeto por igual. No tenemos legitimidad para usarlos como recursos para nuestros fines.

Conclusión

Con todo ello, en el Día Internacional de la Vaquita Marina, siento algo de desolación cuando los activistas nos encontramos con cientos de colectivos que enarbolan la bandera del animalismo y de la defensa hacia las vaquitas marinas y a otros animales mientras promueven, perpetúan y participan en la crianza, manipulación y exterminio de otros animales.

La mayoría de los supuestos defensores de los animales persiguen sus propios intereses lucrativos. La extinción de la vaquita marina y de otros animales les preocupa porque impediría que la explotación de estas víctimas continúe para poder pactar con empresas, vender sellos de bienestar animal, lanzar recogidas de firmas para la galería y dar la sensación de que se preocupan por los animales más que por ellos mismos y su ávidos bolsillos. Si de verdad te importan los animales, hazte vegano si todavía no lo eres.

Artículos relacionados

100 000 toneladas de soja para alimentar al ganado esclavizado

¡Derechos Animales ya! - Buque mercante - Llega a Amsterdam un buque con 100 000 toneladas de soja, proveniente de Brasil, para alimentar al ganado esclavizadoSegún la FAO, hasta el 70% de la producción agrícola mundial se destina a alimentar al ganado esclavizado. Los cereales, provenientes de países como Brasil, se cultivan en zonas deforestadas por la ganadería. En esta publicación tomamos como ejemplo de este hecho la noticia de la llegada a Amsterdam de un buque con 100 000 toneladas de soja.

100 000 toneladas de soja para alimentar a nuestros esclavos

El 10 de julio del 2020 atracaba en Amsterdam un gran carguero con 100 000 toneladas de soja proveniente de Brasil para alimentar al ganado esclavizado en Europa. De esta noticia se hacía eco la organización proteccionista WWF, la cual, como viene siendo de costumbre, centra su discurso en la deforestación de la Amazonia, la contaminación y la pérdida de biodiversidad causada por las acciones humanas. No condenarán nunca el asesinato masivo de animales —que sí sienten y padecen— cuando se encuentran cautivos en granjas u otros centros.

A las organizaciones de este tipo sólo les preocupa que esta soja procede de la deforestación masiva del Amazonas y que la ganadería intensiva genera una contaminación atroz. No les importa lo más mínimo cuestionar la propia inmoralidad de criar, explotar y asesinar animales por el simple placer de comerlos. El ecologismo especista da por sentado el prejuicio de que los animales existen para servirnos.

Lejos de repetir los mismos argumentos bienestaristas y antropocéntricos que acaparan los medios de comunicación, en este artículo quisiera señalar —una vez más— que la destrucción de la naturaleza es la consecuencia lógica y esperable de nuestra mentalidad antropocéntrica.

La ganadería es tanto una actividad injusta para los animales como incompatible con el ecologismo. Estas 100 000 toneladas de soja y de otros de alimentos, que podrían destinarse a consumo humano, terminan en las bocas de pobres animales confinados y explotados por el ser humano.

Existe la creencia irracional e infundada de que la práctica del veganismo supondría un mayor impacto sobre la Tierra. Es justamente al contrario: la ganadería llega a consumir hasta el 70% (según países) de la producción agrícola total.

Un mundo vegano supondría, al menos, un impacto 5 veces menor para la misma cantidad de población dada, sin siquiera contar con cambios de hábitos referidos al transporte, a la generación de energías o la gestión de desechos.

Sin el veganismo no puede existir un ecologismo ético ni coherente.

Artículos relacionados