Archivo de la etiqueta: diccionarios

Partido Vegano - Definición de especismo (DRAE)

La RAE discrimina a los animales y no define bien los conceptos

Partido Vegano - Definición de especismo (DRAE)Representación de la definición dada por el diccionario de la RAE a la palabra «especismo». Nótese que define, erróneamente, el especismo como se definiría el antropocentrismo. La RAE discrimina a los animales cuando las definiciones correspondientes a distintas especies sólo se basa en la utilidad que tienen para el ser humano.

La RAE discrimina a los animales y no muestra atención ni cuidado con términos complejos o específicos

Los activistas veganos consideramos que el lenguaje es una consecuencia de nuestra mentalidad. Primero surgen las ideas y luego éstas se encauzan y representan por medio de símbolos orales y escritos. Hoy deseamos lanzar una reflexión sobre la RAE (Real Academia Española) aprovechando una muy buena publicación del blog de Filosofía vegana.

La RAE, para definir términos, sólo tiene en cuenta los usos predominantes en que las utilizamos los hablantes, sin investigar ni ir más allá sobre los conceptos de los que derivan. Hoy vengo a hablar acerca de su manera errónea de definir el veganismo y otros términos como persona, sujeto o especismo, etc. Este mismo desdén hacia los usos académicos también se observa en la Fundéu.

En su diccionario, la RAE no refleja las definiciones conceptuales de lo que es el especismo, de lo que es una persona o el veganismo; sino que se limita a señalar los sentidos en que los solemos utilizar. Entiendo que la Academia asume un papel meramente descriptivo. Sin embargo, no tiene sentido que la RAE trate de abarcar vocablos de origen técnico y, al mismo tiempo, les otorgue un significado coloquial que no corresponde siquiera al uso con que los empleamos quienes así conocemos su significado.

Asimismo, desde su surgimiento, la RAE —y otros muchos diccionarios— dedica definiciones antropocéntricas en lo referido a los animales. El DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) es un diccionario especista; pues hay múltiples acepciones en que, por ejemplo, en lugar de describirse cómo es un animal dado, versan sobre los usos que tiene un animal para el ser humano y las costumbres asociadas a nuestra cultura.

¡Derechos Animales ya! - El DRAE y las definiciones especistasLa RAE discrimina a los animales cuando difunde un diccionario cargado de definiciones especistas, antropocéntricas y sesgadas.

El DRAE, un diccionario especista con definiciones especistas

El DRAE contiene muchas definiciones especistas porque apenas se han modificado desde el siglo XIX o antes; una época en la que predominaba la visión descartiana de los animales como máquinas compuestas por piezas distinguibles y con un comportamientos clónico entre los individuos. No obstante, hay otros diccionarios contemporáneos que adolecen de un fuerte especismo.

Dado que hay palabras muy importantes en un campo de conocimiento por su significado tan claro y fundamental, entendemos que es nuestro deber exigir a la RAE que defina cada concepto de forma correcta mediante investigaciones de su etimología y su significado en una especialidad determinada, etc. para así poder seguir manteniendo el significado original y poder defender nuestra causa de una forma correcta. Cuando se produce mal uso de un término, el significado original va difuminándose y, como en el caso del veganismo, hay víctimas que lo sufren; víctimas a las que se las invisibiliza cada vez más.

Muchos activistas veganos estamos interesados en presentar una propuesta a la RAE para la modificación de ciertos términos, entre ellos, los hablados en esta publicación. Sin embargo, considero que es una batalla perdida a menos que, primero, nos esforcemos por combatir las graves tergiversaciones que se vierten a diario contra el veganismo y contra el colectivo vegano vegano.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - Deficiones de un diccionario

El antropocentrismo lingüístico en los diccionarios de lengua española

¡Derechos Animales ya! - Deficiones de un diccionarioEl antropocentrismo lingüístico es una consecuencia de la mentalidad especista de la sociedad. En esta entrada tomaré como ejemplo al «Diccionario básico de lengua española», un diccionario de hace unos 20 años adaptado para niños de primaria.

Mediante el lenguaje nos inculcan el antropocentrismo y la discriminación animal

El antropocentrismo lingüístico podría definirse como el uso antropocéntrico del lenguaje. Su presencia acrítica, enseñanza y promoción constituye uno de los pilares invisibles de la perpetuación ideológica del antropocentrismo y, con éste, del especismo.

La mentalidad de un adulto será el resultado de su crianza y del entorno en donde viva. Desde nuestra más tierna infancia vamos captando y asimilando una ingente cantidad de vocabulario. Así, por ejemplo, en el hogar y por la calle aprendemos un registro coloquial y expresiones populares.

Debido al carácter enormemente especista de las sociedades humanas pasadas y habidas en la actualidad, no es de extrañar que nuestro léxico tan rico refleje etimológicamente una vasta o sutil discriminación hacia los animales; una segregación moral que pocos se habían cuestionado hasta la fecha tras el auge del veganismo o, al menos, de cuanto ha quedado constancia histórica.

Aunque las conversaciones informales pueden calificarse de «poco cuidadosas y escasamente precisas» y, por tanto, no habría que vilipendiar un comentario discriminatorio sin mala intención; sí resulta, por el contrario, rechazable la poca profesionalidad habida en la escritura y adaptación de los diccionarios, o la inculcación adrede de definiciones y significados someros, populacheros, adulterados y nada propios de una civilización alfabetizada.

Los diccionarios, en teoría, definen vocablos y explican realidades concretas y abstractas con la mayor exactitud posible. A lo cual habría que sumar «brevedad y sencillez» cuando se dirigen para los más pequeños. Sin embargo, quienes los redactan no son máquinas; sino individuos de carne y hueso que padecen las mismas virtudes y defectos que cualquier otro hijo de vecino, con independencia de la preparación personal y profesional.

Ello se traduce en que los adultos volcamos nuestros prejuicios sobre los más pequeños hasta terminar por anular su juicio y empatía para con los animales. Se los lleva a zoológicos, a granjas y se normaliza tanto la explotación animal hasta el punto de convertirla en un dogma incuestionable.

¡Derechos Animales ya! - Diccionario básico de lengua española (Editorial SM) - Antropocentrismo lingüísticoPortada escaneada de mi antiguo «Diccionario básico de lengua española», correspondiente a la editorial SM. El antropocentrismo lingüístico de los diccionarios es el resultado de nuestra sociedad especista.

El antropocentrismo lingüístico en los diccionarios

Si el propio diccionario de la RAE —el DRAE— peca de subjetividades y descripciones gustativas —a gusto del autor— a pesar de que se encomienda a gente madura, hemos de esperar un desenlace similar o peor a la hora de realizar diccionarios adaptados para los chicos de primaria o secundaria.

Para solventar el profundo sesgo de antropocentrismo lingüístico que se presenta en las definiciones —citadas a continuación—, abogo por una diferenciación radical entre entes orgánicos y entes materiales a la hora de definir lemas en los diccionarios.

Para los primeros, debiera ser menester citar solamente las características intrínsecas de éstos y dejar a un lado las extrínsecas —utilitarias—; mientras que para los segundos, a tenor de su naturaleza, sí tendrían cabida las propiedades accesorias al objeto en cuestión.

Según mi juicio personal, ya no se trata de alzar el criterio de la sintiencia para explicar por qué los no debemos tratar como meros objetos a los animales; sino de no caer en el antropocentrismo de analizar los rasgos y atributos de una bacteria o un hongo bajo la luz de «¿para qué sirve?» en lugar de responder a un simple «¿qué es?».

Como consecuencia de la cosificación moral de los animales no humanos, en consonancia de otros errores fruto de nuestro ego, a continuación muestro definiciones bastante objetables y discutibles referidas que se presentan en el «Diccionario Básico de la Lengua Española», cuya imagen aparece arriba:

Ejemplos de definiciones del «Diccionario Básico de la Lengua Española»

  • Animal: Ser vivo que es capaz de moverse por sí mismo. ¡Oh Dios mío! ¡Las bacterias son animales!
  • Burro: Animal parecido al caballo, pero más pequeño. Igual es un poni…
  • Caballo: Animal de cuatro patas que se suele usar que tire de un carro o para ir montado en él. No se menciona que es mamífero, herbívoro, su gran tamaño, etc. Con esta definición podríamos hablar de un burro, un camello, o incluso un elefante…
  • Camello: Animal más grande que el caballo, con dos grandes bultos en la parte superior del cuerpo. Nótese que siempre se comparan las demás «bestias de carga» con el caballo.
  • Cerdo: Animal del que se sacan los jamones y que se cría para aprovechar su carne. Ni siquiera comentan nada sobre el fango o su alimentación a base de bellotas, todo un clásico… Solamente les faltó añadir: ¡Están buenísimos a la parrilla!
  • Cobaya: Animal mucho más pequeño que el conejo, con las orejas cortas y con la cola muy pequeña, que se usa en los laboratorios para hacer experimentos. Sin comentarios.
  • Cocodrilo: Animal con una gran boca con muchos dientes, la piel dura y la cola muy larga, que vive en los ríos pero que también puede estar en tierra. Viendo el panorama, ésta es de las mejores definiciones.
  • Ganado: Conjunto de animales de cuatro patas que se crían para explotarlos. ¿Y los visones? ¿Y los cocodrilos? ¿Por qué no se alude al carácter gregario de una manera sencilla? Casi debemos agradecer que hayan usado bien el término explotarlos en reconocimiento de que existe la explotación animal. Ahora sólo les falta reconocer la esclavitud animal.
  • Halcón: Ave con el pico curvo, y las garras fuertes, que se usaba para cazar otras aves. ¿De verdad se precisa tanta mención a la utilidad? ¿Así fascinan a los niños?
  • Lagartija: Animal de color verde y de pequeño tamaño, que tiene las patas cortas y el cuerpo alargado y terminado en un larga cola. Imagino que el autor no habría visto muchas lagartijas a lo largo de su vida, como aficionado a la herpetología, afirmo que en España hay lagartijas de todos los colores. Por no decir, que no es lo mismo una lagartija que un geco o un eslizón.
  • Paloma: Ave de alas cortas y plumas blancas, grises o azules, que suele estar en las plazas. Vamos, que las plazas de las ciudades y pueblos existen desde hace millones de años…
  • Perro: Animal de cuatro patas que vive con el hombre, le hace compañía y se usa para cazar. A lo mejor es un gato u otro ser totalmente diferente. ¡Menuda concisión!
  • Pulpo: Animal marino que tiene ocho brazos. Ajá…
  • Rata: Animal de color gris que tiene la cabeza pequeña, el cuerpo gordo, las patas muy cortas y una cola muy larga. [El significado es distinto de ‘ratón’, que es un animal más pequeño y menos dañino]. Esa descripción vale para cualquier roedor y más allá. El comentario que se agrega a posterior es la guinda del pastel.
  • Sardina: Pez marino comestible de color azul y gris. ¿Qué no es comestible para el hombre? ¡Muchos peces del intermareal se caracterizan por exhibir una región ventral blanquecina y una dorsal azulada por motivos adaptativos al contraste lumínico para los depredadores aéreos (aves) y otros marinos (peces del fondo)!
  • Toro: Animal de cuatro patas, con dos cuernos en la cabeza y una cola larga. Mmm… al menos no han comentado lo ‘vistoso’ de torearlos en una plaza.

Posiblemente, una manera de contrarrestar este adoctrinamiento en el antropocentrismo lingüístico consista en potenciar los relatos y obras literarias no especistas en general.

Seguidamente, algunas definiciones acerca de palabras relacionadas con la equitación:

  • Brida: Conjunto de correas y otras cosas que se ponen a los caballos para que el jinete pueda guiarlos. Yo cambiaría «guiarlos» —matiz positivo— por «regirlos» —matiz negativo—, amén de la pasiva refleja «se ponen» por la activa inversa «les ponen», lo cual, para mi gusto, le restaría ‘generalidad’ y ‘normalidad’ a la acción.
  • Rienda: Cada una de las dos cintas que se sujetan a la boca de un caballo y que sirven para dirigirlo. Quizás la definición más imparcial de las con que me he topado.

En fin… luchemos por cambiar la conciencia del pueblo para conseguir diccionarios que se alejen de los tópicos y de las concepciones humanas más tradicionales en referencia a los restantes animales con quienes compartimos la Tierra.

Artículos relacionados