Archivo de la etiqueta: coronavirus

Partido Vegano - Conejo con mascarilla puesta

El año del coronavirus y del sacrificio de animales

Partido Vegano - Conejo con mascarilla puesta - Año del cocornavirus - 2020 - AnimalesEl año 2020 ha sido el «el año del coronavirus» debido a las implicaciones mundiales que ha tenido la pandemia del COVID-19. Por desgracia, los humanos no han sido las únicas víctimas. El coronavirus se ha cobrado más víctimas de animales de otras especie que individuos humanos; pues los seres humanos hemos ejercicio el sacrificio —asesinato — sistemático de animales como fruto de nuestro antropocentrismo.

El ser humano trata de combatir el coronavirus mediante el asesinato de animales

En este blog ya he publicado otros artículos sobre el panorama dejado por el coronavirus. En este artículo queremos dar un vistazo general a los hechos ocurridos durante el año y aportar algunas reflexiones finales.

El año 2020 va a quedar en la historia con el epíteto propio de haber sido «el año del coronavirus». Durante los meses de confinamiento hubo una especie de «curiosidad» ante el hecho insólito de que millones de animales regresaban a ocupar hábitats arrebatados por el ser humano, en nuestras ciudades se había reducido la contaminación y los ambientes naturales se veían más limpios.

Mientras la mitad del mundo se desgañitaba por salir de sus hogares y empleaba expresiones especistas para comparar su situación con las miserables vidas de muchos animales, muchos veganos encontrábamos una paz relativa y manteníamos la fe de que la humanidad podría aprender algo de esta pandemia. Sin embargo, no ha sido el caso y difícilmente lo será mientras impere una mentalidad únicamente centrada en el «yo».

Esta mentalidad de que solamente importa nuestra supervivencia a costa de los demás y de cualquier precio, lleva a que nuestra sociedad y nuestros gobiernos practiquen, y hayan practicado durante este año 2020, el sacrificio —asesinato— sistemático de animales con el argumento de paliar o combatir la transmisión del coronavirus. Millones de animales, domesticados y salvajes, como visones, caballos, conejos, ratas y otros animales empleados en experimentación ha pagado una vez más el desprecio, la hipocresía y el desinterés humano en cualquier sujeto que no fuere uno mismo.

Partido Vegano - Huevos de gallinas con letras de COVID-19El coronavirus no está en los huevos de gallinas esclavizadas; pero hay un virus todavía peor que infecta a toda la humanidad: el especismo.

Conclusión

Aun cuando la muerte de seres humanos es un motivo de pesar y tristeza, resulta muy injusto que limitemos nuestra empatía y sentimientos a quienes sean miembros de nuestra especie. Hablamos de sacrificio de animales en lugar de reconocer que se trata de un asesinato. El año 2020 se ha cobrado víctimas forzadas por el ser humano: millones de animales ordenador a ejecutar, calcinados y enterrados vivos por el supuesto riesgo de que pudieran contagiar a humanos. No solamente dicho riesgo no se ha demostrado; sino que, incluso aunque así fuere, ello jamás justificaría el asesinato de animales como tampoco justificaría el sacrificio de humanos enfermos con el argumento de salvaguardar a la humanidad.

La humanidad no parece haber aprendido absolutamente nada por esta coyuntura mundial. Tras haber transcurrido los peores momentos de la pandemia, los ciudadanos de España y de otros países han vuelto a continuar con sus actividades especistas, dañinas para el medio ambiente y carentes de autocrítica. Si acaso, sólo los gobiernos y empresas han aprendido cuán fácil es manipular a la sociedad, generar paranoia, ocultar información y asentar sus intereses institucionales como si estuviesen dirigidos a un bien social o filántropo.

Nuestra historia antropocéntrica se acordará de las millones de víctimas humanas que hubo, de los innumerables esfuerzos que se ejercieron para obtener una vacuna —sin mencionar cuántos animales mataban al día por ello— y otros detalles «heroicos» según el autor y su nacionalidad. Sin embargo, nuestra historia olvidará una vez más —o mencionará con absoluta indiferencia—, a aquellos millones de animales a los que se les dio muerte con el argumento de tener o transmitir el coronavirus.

Los animales merecen el mismo respeto que esperaríamos para nosotros mismos. La justicia es incompatible con cualquier discriminación moral basada en la raza, el sexo o la especie. Si queremos que cesen las injusticias que padecen los animales, debemos dejar de participar en toda forma de explotación animal —dar el paso hacia el veganismo— y ejercer un activismo educativo centrado en explicarle a la sociedad por qué los animales merecen derechos legales. Depende de todos nosotros.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya Cria de vison

España ha asesinado 92 700 visones por el coronavirus

¡Derechos Animales ya! - Cría de visón - España ha asesinado 92.700 visones por el coronavirusFotografía de una cría de visón explotada en una granja peletera. Recientemente, España ha asesinado 92 700 visones acusados de ser portadores del coronavirus.

Un holocausto animal por especismo y paranoia

Según publicaron medios como el ABC, el Ministerio de Sanidad ordenó la ejecución sistemática e inmediata de 92 700 visones acusados de ser portadores del coronavirus. En este artículo quisiera lanzar una reflexión sobre el origen de estos hechos.

La vida de los visones y de otros animales no vale absolutamente nada (cero) ante la ley. Si un ser humano contrae el virus, se lo atiende para curarlo. Si se trata de un animal, directamente se lo asesina. Y aunque un animal esté sano, se lo asesina igualmente si se lo considera posible vector de la enfermedad. Los activistas veganos nos limitamos a condenar esta aberración; deseamos explicar por qué los animales son objetos ante la ley y qué podemos hacer para cambiarlo.

El origen de esta acción radica en nuestra mentalidad cosificadora hacia las víctimas. Exterminar animales por ser animales no tiene nada de diferente a exterminar judíos por ser judíos. Al igual que existe el racismo, existe el especismo.

Los animales carecen de derechos legales porque la sociedad los considera meros recursos que existen para servirnos debido a un prejuicio transmitido de generación en generación. Quien lea esta noticia, tan aberrante, sobre el asesinato de estos pobres visones y le preocupen los animales debe, por coherencia, dar el paso hacia el veganismo. Éste es el principio ético fundamental que nos permite ser justos con todos los animales y luchar en el terreno legal contra esta injusticia.

¡Derechos Animales ya! - Piel de visónEspaña ha asesinado 92 700 visones que se encontraban en granjas peleteras porque sitúa cualquier nimio riesgo para la salud humana por encima de la vida, libertad e integridad de los animales. No cabe sorprenderse, considerando que el ser humanos sitúa cualquier placer gustativo, recreativo o estético por encima de cualquier interés genuino que tuviera un animal.

¿Por qué España ha asesinado 92 700 visones?

España ha asesinado 92 700 visones por la misma razón que mandó a matar («sacrificar») al perro Excalibur: los animales son objetos ante la ley porque la sociedad los considera objetos ante su ética. Estas acciones siempre tratan de excusarse apelando a la salud pública o a graves riesgos para humanos. La razón no radica en la gravedad del suceso, sino en el simple hecho de que un animal —«ser inferior»— pueda perjudicar intereses humanos.

Aunque no hubiera visones infectados con coronavirus, si se hubieran escapado de estas granjas, se los habría asesinado igualmente para impedir que perjudicaran a intereses ganaderos o ecologistas sobre el medio natural. Lo mismo sucede con animales salvajes, como las palomas o las ratas: cualquier animal que afecte a los intereses humanos termina muerto mediante venenos o trampas letales.

Para cambiar la ley se requiere primero un cambio drástico de mentalidad. Y ese cambio debe producirse en la mentalidad de aquéllos que se denominen «animalistas» mientras comen carne y participan en miles de formas en la explotación animal.

Los veganos no estamos contra el maltrato animal , es decir, no nos limitamos a condenar la manera en que se trata y mata a los animales, ni nos dedicamos indignarnos y escandalizarnos por el asesinato de estos pobres visones a causa del coronavirus, como si fuese una novedad o algo que nunca alguien se imaginaría.

Un activista vegano, debidamente formado, sabe y conoce perfectamente todas y cada una de las injusticias que padecen los animales cada día y es el único que defiende el reconocimiento de derechos para todos los animales ante la ley.

Nosotros no nos limitamos a exigir penas más duras contra el «maltrato animal»; sino que ponemos sobre la mesa el deber humano de reconocerles una plena igualdad en cuanto a derechos legales. Esto, y no otra cosa, es justicia para los animales. Pedir menos significa aceptar y promover la idea de que los humanos somos seres superiores. El tiempo de nuestra mentalidad supremacista debe terminar como lo hizo la esclavitud negra y el apartheid hace no mucho.

Y cabe recordar que tales injusticias no terminaron, precisamente, por que hubiera un partido que pidiese «bienestar negro». Todo lo contrario: la abolición de un régimen opresor sólo puede terminar cuando se exige el cese de dicho régimen, no meras regulaciones sobre la manera en que tratar y asesinar a las víctimas.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya Gato con ojos azules

Los gatos no transmiten el coronavirus

¡Derechos Animales ya! - Gato con ojos azules - Los gatos no transmiten el coronavirusEl alarmismo humano, sumado a su especismo, desembocan en comportamientos irracionales, histéricos e injustos para los animales. Según investigaciones habidas hasta la fecha, los gatos no transmiten el coronavirus.

Histeria especista contra los gatos y otros animales domesticados

El 30 de julio de 2020 saltó la noticia, en varios medios de comunicación, de que un gato en Reino Unido había dado positivo por coronavirus. En este artículo quisiera aprovechar esta circunstancia para frenar el alarmismo especista contra los animales y condenar las medidas aberrantes que emplean gobiernos de todo el mundo.

Según informó el Departamento de Medio Ambiente y Sanidad Animal de Reino Unido, este gato habría contraído el virus a partir de sus propietarios (los animales son legalmente esclavos). Este organismo, entre otros, nos recuerda que no hay evidencias hasta la fecha de que perros, gatos y otros animales domesticados puedan transmitir el coronavirus.

Es importante recalcar esta mención porque nuestra sociedad es tanto especista como desconocedora de la realidad. Al ser especista, discrimina arbitrariamente entre especies animales según sus gustos y beneficios y, al ser desconocedora de la realidad, enseguida pasa a querer exterminar animales con la excusa de velar por la salud pública. Los gatos y otros animales no son culpables de esta situación ni jamás debieran pagar por ello.

¡Derechos Animales ya! - Gatito en la rama de un árbolPara nuestra sociedad especista, un gatito pasa de ser una monada a un «arma de destrucción masiva» si su paranoia lo lleva a pensar que puede transmitirle alguna enfermedad. El miedo visceral e irracional ha sido culpable de terribles crímenes en la historia pasada y presente.

Los gatos no transmiten el coronavirus, ni tampoco lo hacen otros animales domesticados

El coronavirus es, en esencia, una consecuencia lógica de nuestra mentalidad en todos los sentidos. Nuestra mentalidad cosificadora fue el origen de la explotación animal. Y ésta, con la ganadería a la cabeza, desemboca en graves problemas para la salubridad; los cuales se magnifican ante la sobrepoblación humana y la presencia de contaminantes en el suelo, en acuíferos o en la atmósfera. Si no existiera la ganadería habría sido mucho menos probable el surgimiento de este virus.

Y no, con este recordatorio no estoy diciendo que la razón para condenar la ganadería y otras formas de explotación animal sea la salud humana, en absoluto. Los activistas veganos señalamos que tanto la ganadería, en sus distintas formas, como el surgimiento de enfermedades son una consecuencia de una misma mentalidad. Y esa misma mentalidad nos lleva a utilizar a los gatos y a otros animales cual chivos expiatorios de nuestras acciones injustas.

¡Derechos Animales ya! - Gato en una rama frente a la luna llenaLos gatos no transmiten el coronavirus, lo que sí nos transmiten ellos y otros animales es mayor empatía y conciencia.

Conclusión

El ser humano tiene muy poca capacidad de autocrítica y prefiere excusarse en que los animales pueden transmitir el virus para exterminarlos sistemáticamente. Siempre que se diagnostica a un animal con alguna enfermedad tipificada como «epidemia», el protocolo internacional es el de sacrificar —asesinar— a todos los animales afectados o potencialmente afectados por medio de su incineración o enterramiento —vivos—. Esto realizó hace unos pocos días antes en España con granjas de visones.

El veganismo es el único principio ético que defiende el derecho de los gatos y de todos los animales a que respetemos sus intereses inalienables: sus vidas, libertad e integridad. Nuestro partido busca combatir la raíz de todos los problemas que padecen los animales para así solucionarlos.

Nuestra mentalidad como individuos y como sociedad es el resultado de una educación especista promovida por la tradición, las costumbres y los intereses económicos. Mientras el especismo siga existiendo, los animales seguirán desprotegidos, vulnerables y supeditados a nuestra conveniencia e ignorancia.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Todo uso de los animales es injusto

El Gobierno subvencionará las corridas de toros por la pandemia

Partido Vegano - Todo uso de los animales es injusto - El Gobierno subvencionará las corridas de toros por la pandemia del coronavirus - Dirección General de los Derechos Animales - Ayudas al sector culturalEl Gobierno subvencionará las corridas de toros por la pandemia del coronavirus. La sociedad española todavía no ha aprendido que podemos y debemos vivir sin participar en la explotación de otros. Las ayudas al sector cultural no deberían incluir la tauromaquia y la Dirección General de los Derechos Animales deberían defender a los animales en lugar de promover su «explotación compasiva».

El Gobierno subvencionará las corridas de toros

El Gobierno subvencionará las corridas de toros por la pandemia del coronavirus al incluirlas en las ayudas enviadas al sector cultural. Nuestro confinamiento, al parecer, también sufragará el encierro y asesinato de los toros y otros animales. En este artículo quisiera mi nuestra postura y desmarcarnos de las críticas vertidas por otros partidos y organizaciones sobre esta decisión del Gobierno.

Resulta incoherente e injusto —para los animales y para las personas veganas— que desde el Gobierno se subvencione con nuestros impuestos toda forma de explotación animal. Y todavía, si cabe, es más incoherente e injusto que la mal llamada Dirección General de Derechos de los Animales no defienda los Derechos Animales y que el Gobierno se dedique, al mismo tiempo, a ayudar —supuestamente— a santuarios y a pagar el sueldo de toreros y matadores.

La mentira de la Dirección General de Derechos de los Animales

Si el Gobierno tuviese un interés genuino en defender a los animales, no promovería las corridas de toros, ni la explotación y asesinato de unos animales con nuestros impuestos; mientras, hipotéticamente, dedica otros impuestos a salvar a otros.

Que se subvencione la tauromaquia por la pandemia del coronavirus no nos sorprende si tenemos en cuenta que la creación de esta «Dirección General de Derechos de los Animales» no es más que una estratagema bienestarista para contentar a animalistas y explotadores de animales por igual.

Una aclaración sobre el bienestarismo

A diferencia del veganismo, el bienestarismo no considera que los animales merezcan respeto ni ningún tipo de derecho legal. Por el contrario, esta ideología rechaza completamente la noción de derecho y acepta que está bien cometer cualquier acción contra los intereses de los animales en la medida en que se considere justificado para satisfacer intereses humanos.

El bienestarismo es, en definitiva, la postura utilitarista que defienden las grandes organizaciones animalistas y los restantes partidos políticos en nuestro país. El bienestarismo —junto con el Bienestar Animal— es la postura especista que defiende la Dirección General de los No-Derechos Animales.

La Dirección General de «derechos de los animales» —con comillas— no hace otra cosa que apropiarse de terminología de Derecho para reírse con toda la intención del colectivo vegano y de aquéllos a los que cínicamente dice defender: los animales no-humanos.

El Gobierno se ha apropiado del término «Derechos Animales» para confundir intencionalmente a la sociedad mientras promociona el Bienestar Animal y favorece a explotadores de animales en general (ganaderos, cazadores, taurinos, etc.). Su objetivo no es defender a los animales; sino intentar acallar las quejas de diferentes colectivos que tienen intereses contrapuestos respecto a los animales.

Lo mínimo que debería hacer, por respeto a la dignidad de los animales, es cambiar su nombre para dejar de engañar a la ciudadanía y de estafar a los votantes que promovieron la creación de esa horrenda institución.

Partido Vegano - Corrida de toros en la Plaza de las Ventas de MadridEl Gobierno subvencionará las corridas de toros porque se rige por el antropocentrismo y el interés económico de una élite ganadera. La tauromaquia es un festejo cruento —también para los caballos— que escenifica la dominación humana sobre los demás animales. La explotación animal tiene un fuerte componente cultural. Debemos cambiar nuestra manera de percibir a los animales.

La tauromaquia es sólo una muestra de que el gobierno no defenderá a los animales

Los activistas veganos nos oponemos rotundamente al bienestarismo porque éste sólo perpetúa el especismo. Para que los animales puedan recibir derechos legales se necesita, por coherencia, dejar de participar en toda forma de explotación animal, es decir, se requiere asumir el principio ético del veganismo.

Si realmente nos importan los animales, debemos hacernos veganos y promover el veganismo. Es tan sencillo como eso. Si quieres luchar contra la esclavitud animal, hazte vegano/a.

Artículos relacionados