Archivo de la etiqueta: caballos

¡Derechos Animales ya! - La inseminación artificial y la eyaculación forzada en animales

La inseminación artificial y la eyaculación forzada en animales

¡Derechos Animales ya! - La inseminación artificial y la eyaculación forzada en animalesEl ser humano practica la inseminación artificial en hembras y la eyaculación forzada en machos para poder seleccionar «ejemplares» —individuos—, dominar todos los aspectos de sus vidas y ejercer la domesticaciónesclavitud— de los animales. Las actividades ganaderas no se practican por el bien del animales; sino por el de los ganaderos y veterinarios implicados.

La inseminación artificial en animales requiere una eyaculación forzada de los machos y la violación de las hembras a manos del ser humano

Toda forma de explotación animal vulnera los intereses inalienables (vida, libertad e integridad) de los animales. Así ocurre porque, para ejercer la explotación o uso que se desea hacer de ellos, el ser humano debe coaccionar y manipular a los animales. Una de las formas de manipulación más comunes en la explotación animal es la inseminación artificial de hembras y la eyaculación forzada de machos mediante técnicas de coacción.

Aunque no llame la atención por su escasa violencia explícita. La inseminación artificial en animales es similar a lo que los humanos entendemos por una violación porque se priva de libertad, se manipula a los individuos y se les practica una reproducción forzada. Consiste en la introducción artificial del semen de un macho, el cual ha sido seleccionado y forzado a ello, para lograr la fecundación de los óvulos de la hembra.

La inseminación artificial es una práctica habitual y común que se ha considerado necesaria desde los albores de la domesticación hasta la actualidad, tanto para continuar la selección de individuos con rasgos deseados como para incrementar la productividad de una explotación, al aumentar la tasa de fecundación y disminuir las molestias o gastos asociados al desplazamiento de los parentales o de las posibles reticencias naturales mostradas por éstos.

¡Derechos Animales ya! - Apareamiento de toro y vacaCon frecuencia, ganaderos y veterinarios justifican la inseminación artificial en animales apelando a que ciertos machos, como los toros, son bastante violentos y lastiman a las hembras. Cabe recordar que los animales criados en ganaderías no expresan comportamientos naturales ni están en dichos centros por una razón altruista. Si a los ganaderos les importaran los animales, no los llevarían al matadero. Y si a los veterinarios les importaran los animales, no inseminarían animales por dinero.

La inseminación de animales no tiene justificación veterinaria

Los animales, como nosotros, tienen un instinto sexual y pueden mostrar un gran apetito por copular libremente con miembros del sexo opuesto. Sin embargo, esto no significa que, en época de celo, las hembras deseen que la mano de un veterinario las insemine con un catéter, ni que a los machos les apetezca eyacular cuando los humanos lo determinan. La inseminación de animales en veterinaria se practica solamente por intereses humanos.

No es justo privar la libre elección de un animal ni coaccionarlo. Y, por supuesto, tampoco cabe justificar la manipulación humana que acontece cuando deja a determinados miembros sueltos para que se apareen entre sí. En un ambiente condicionado por el ser humano, no existen —o no desarrollan correctamente— los comportamientos libres y naturales asociados al cortejo y a la reproducción.

Por todo ello, los activistas veganos deseamos recordar una vez más que toda forma de explotación animal es injusta y que conlleva muchas más implicaciones de las que la sociedad suele imaginarse a primera vista. Si entendemos que los humanos no tenemos legitimidad para inseminar o fecundar forzosamente a mujeres de nuestra especie, ni a forzar a hombres para quitarles su semen, tampoco lo tenemos para hacerlo con las hembras de otras especies ni para forzar a los machos con el fin de extraer sus simientes. Un mundo sin explotación animal significa un mundo en donde los animales no sean esclavos de nuestros apetitos ni de nuestra conveniencia.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Caballos montados por la policía de Reino Unido

El periodismo sensacionalista se mofa de unos caballos montados

Partido Vegano - Caballos montados por la policía de Reino Unido - Periodismo sensacionalista del medio Actualidad RT - Bandera LGTBFotograma de un vídeo publicado por el medio ruso «Actualidad RT» que recoge el momento en que una pareja de caballos, montados por la policía de Reino Unido, se asustan ante la bandera multicolor del Día del Orgullo LGTB. El periodismo sensacionalista es un reflejo de la inmadurez y falta de autocrítica humana.

[Fuente]

El periodismo sensacionalista ve lo que no hay y no ve lo que sí hay

En esta ocasión, quisiera traer a colación un suceso anecdótico que nos sirve para ejemplificar cómo la sociedad está tan centrada en cuestiones ideológicas que llega a trasladar su obsesión a la hora de juzgar el comportamiento animal. O eso, o simplemente que el periodismo sensacionalista considera que cualquier acontecimiento vale para crear titulares que no se corresponden con la realidad y que, a menudo, sólo dejan en mal lugar a los animales al representarlos como idiotas.

El medio periodístico «Actualidad RT», de origen ruso, tiene una versión para hispanohablantes y gran presencia en Youtube y redes sociales. Dicho medio publicó el 7 de septiembre un breve vídeo con un titular sensacionalista para referirse a dos caballos —esclavos— de la policía montada de Reino Unido que se asustaron al ver pintada una bandera LGTB, en el suelo de la calle, mientras sus jinetes vigilaban de cerca unas protestas convocadas contra el uso de mascarillas en la ciudad de Sheffield.

«Actualidad RT» y muchos hilos encontrados en Twitter decidieron hacerse eco de la noticia y afirmaron que estos caballos eran homófobos u homofóbicos por su reacción. Aunque resulta entendible que este medio sólo lanzara ese titular por sensacionalismo y que, quizás, nadie crea realmente que unos caballos comprendan siquiera el significado de dicha bandera, nos resulta especialmente criticable que el periodismo y la sociedad general sí parezcan tener la capacidad de hipotetizar sobre el comportamiento animal y su inteligencia, en cambio, no sean capaces de cuestionar la conducta humana hacia los animales.

Se comenta y opina sobre la reacción «irracional» de unos caballos montados al mismo tiempo que se olvida el hecho irracional e injusto de que el ser humano asuma su legitimidad para montarlos, engancharlos, inseminarlos forzosamente o utilizarlos o hacerles cualesquiera de sus gustos y pareceres. Y si un animal se defiende se lo considera un «desecho» y va al matadero o se lo «sacrifica». Eso sí, «humanitariamente». Si acaso, sólo se acuerdan de cuándo los caballos y otros animales son víctimas cuando hay individuos que se salen de la norma especista establecida.

Partido Vegano - Guardia Real de Reino UnidoEn Occidente, la explotación ecuestre se practica como forma de entretenimiento y para recuperar la visión romántica decimonónica del caballo como objeto de lujo y enseña de la aristocracia y el poder. Por ello, en diversos países de Europa sigue vigente la explotación de caballos por la guardia real. El periodismo sensacionalista de «Actualidad RT» se centra en la reacción equina hacia una bandera LGTB mientras ignora y blanquea lo realmente importante y preocupante para las vidas de estos animales.

Los caballos y su explotación, visto en el canal Actualidad RT

Cabe señalar que los caballos tienen visión dicromática —ven los colores aproximadamente como lo haría un humano daltónico— y, a su vez, su retina no enfoca las imágenes igual que la nuestra. Los caballos presentan una visión bastante limitada hacia el frente —sus ojos en encuentran en posición lateral— y no ven el suelo hasta una distancia cercana.

En este caso, resulta probable que estos caballos se hayan asustado porque su visión los llevara a interpretar que había un socavón en el suelo o que la superficie no era estable o lo suficientemente firme.

Los caballos, al ser animales ungulados, buscan superficies relativamente llanas y no deslizantes porque saben que pueden resbalarse. Asimismo, a pesar de sus duros entrenamientos, basados en la indefensión aprendida, pudieran haber estado más agitados de lo normal debido a los ruidos y el bullicio.

Dejando a un lado su interesante biología, la clave de este asunto radica en entender que el ser humano no duda en dotar a los animales de determinadas creencias y prejuicios, a la par que se vuelve totalmente incapaz de cuestionar sus propias creencias y prejuicios por un adoctrinamiento infantil a manos de padres y educadores. Y, cuando no, nuestra especie decide blanquear incluso el peor de los crímenes.

El periodismo sensacionalista invierte tiempo y esfuerzo en crear «sensaciones» en los lectores, mientras la única sensación que tienen los animales esclavizados es la de ser coaccionados y violentados.

Estos caballos explotados por la policía montada son simples esclavos del ser humano, traídos al mundo mediante selección artificial para servir como simples instrumentos al servicio de nuestra especie hasta que dejen de servir. La policía y el ejército de múltiples países, entre ellos España, tienen una larga de tradición de poseer sus propias yeguadas y otros centros de cría en donde se los marca, castra y vende al extranjero con el escudo de armas de la institución competente para hacer gala del especismo nacional.

Se da la paradoja de nuestra sociedad pinta en el suelo una bandera LGTB, en reconocimiento de la pluralidad humana, mientras graba a fuego las ancas de los animales para indicar que son nuestros esclavos.

Toda forma de explotación animal es injusta porque vulnera los intereses inalienables de los animales. Lejos del romanticismo persistente en ciertas formas de explotación animal, los caballos y otros animales padecen todo tipo de justicias y agravios que el ser humano trata de normalizar y excusar ensalzando la utilidad y los triunfos que ha conseguido nuestra civilización a costa de las vidas y de la barbarie causada contra ellos por el simple hecho de que no pertenecen a nuestra especie y porque creemos que sólo tienen un valor instrumental.

Los activistas veganos necesitamos colaborar y permanecer unidos para poder cambiar la mentalidad colectiva y que se deje de ver al resto de los animales como meros objetos que existan para servirnos. Está en nuestra mano exponer y analizar la realidad, sin pelos en la lengua, para llegar adonde las organizaciones y partidos bienestaristas no quieren.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Artículos de WikiHow sobre cómo practicar la eutanasia en animales

La eutanasia, la cosificación animal y el triste ejemplo de WikiHow

Partido Vegano - Artículos de WikiHow sobre cómo practicar la eutanasia en animales - Cosificación de animalesLa página WikiHow explica cómo practicar la eutanasia a distintos animales y cómo ejercer contra ellos toda clase de acciones contra sus vidas, libertad e integridad. En esta entrada queremos lanzar una reflexión sobre el concepto de eutanasia aplicado a animales, el fenómeno de la cosificación animal y la razón de por qué estas acciones son legales. Existe un artículo similar a éste que ahonda en los aspectos históricos.

WikiHow explica cómo violentar a los animales

El otro día me topé con un artículo bastante deleznable en la página de WikiHow. Esta web, para quien no la conozca, es una especie de Wikipedia para autodidactas que contiene miles de artículos divulgativos sobre cómo hacer algo o afrontar una situación. En lo tocante a los animales, existe una infinidad de artículos sobre cómo adiestrar perros, domar caballos, castrar «animales de granja» y cómo manipularlos de formas muy variopintas para ejercer una explotación animal por cuenta propia.

Entre estos artículos, se encuentra uno sobre cómo practicar uno mismo la eutanasia a un caballo en su propia casa. Y esto es sólo un ejemplo. Muchísimos textos presentes en WikiHow explican cómo ejercer toda clase de violencia contra los animales y cómo perpetrar intervenciones que, como mínimo, debieran recibir la supervisión de un veterinario.

A raíz de este triste descubrimiento, he decidido publicar una reflexión sobre el concepto de eutanasia y la razón de por qué es legal la presencia y puesta en práctica de este tipo de acciones.

Hay formaciones políticas y organizaciones animalistas que aprovecharían la circunstancia para lanzar alguna recogida de firmas o cierta campaña sensacionalista contra WikiHow para que retiraran este tipo de artículos. No estaría, en absoluto, en contra de que esta web eliminara dicho contenido; pero limitarse a ello no sirve para educar ni para explicar por qué hemos llegado a esta situación.

Partido Vegano - Artículo de WikiHow sobre cómo prepararte para sacrificar a tu caballoEn el artículo de marras, desde la introducción se nota el enfoque antropocéntrico de que sólo importan los sentimientos y los problemas personales de quien va a practicar la eutanasia. La vida del animal no vale nada.

¿Qué es la eutanasia?

El concepto de eutanasia, entendido en términos humanos, se refiere a la decisión voluntaria, libre e informada de un agente moral —adulto— de terminar con su vida mediante una muerte programada lo más liviana e indolora posible.

Habitualmente, esta decisión proviene tras una deliberación y depresión continuadas en el tiempo ante un estado físico afectado por alguna dolencia muy grave, enfermedad crónica o degenerativa. Ante esta definición cabe preguntarse: ¿puede aplicarse el concepto de eutanasia en animales?

Partido Vegano - Artículo de WikiHow sobre qué hacer con el cadáver de tu caballo después de una eutanasiaDebido a la cosificación de los animales, la página de WikiHow ofrece sugerencias pormenorizadas sobre cómo reducir gastos o incluso obtener un rendimiento económico por la muerte programada de un caballo y de otros animales.

¿Es correcto usar el término «eutanasia» para animales?

El interés más básico de todos los animales —nosotros incluidos— es la perpetuación y defensa de nuestras vidas; lo cual se concluye por observación y estudios científicos. Si reconocemos la importancia de dicho interés para nuestras personas, también debemos asumirla para los restantes sujetos con independencia de su sexo, raza o especie. Por ende, aplicar la muerte es una acción inmoral a menos que las razones lo justifiquen. Sin embargo, ¿cuáles son esas razones?

A tenor de su definición, cabría señalar en primer lugar que dicho término no podría aplicarse en el mismo sentido para los demás animales; pues los humanos con plenas facultades podemos decidir libremente y, en cambio, los animales no alcanzan el grado de conciencia necesario para expresar o conocer los métodos y consecuencias de esta práctica.

No valdría tampoco inferir sobre sus deseos o interpretar sus emociones a modo de prueba y argumento para escoger si dejarlos vivir o provocarles la muerte. La visión de que basta con evitar su sufrimiento es una postura bienestarista que no respeta ni tiene en cuenta los deseos que pudiera tener el animal al respecto.

El consentimiento es un requisito fundamental en la ética para definir la validez o legitimidad para ejecutar una acción. Sin éste, ningún acto contra los intereses inalienables puede ser moralmente aceptable. El concepto de eutanasia no puede aplicarse a otros animales porque ellos no pueden dar su consentimiento libre e informado para poner fin a sus vidas.

En consecuencia, deberíamos denominarlo más bien un «asesinato compasivo» (asesinar significa quitar la vida sin consentimiento de la víctima) motivado por un prejuicio especista. A pesar de que uno pretenda hacerlo por su bienestar, debemos plantearnos la moralidad de nuestras acciones como lo haríamos con seres humanos.

La realidad es que el concepto de «eutanasia», aplicado a animales, se convierte en un eufemismo que esconde el sacrificio —asesinato legal— de animales no humanos.

Partido Vegano - Artículo de WikiHow sobre cómo practica la eutanasia a un caballo - Cosificación de un caballo para sacrificarloPuesto que la sociedad sólo percibe a los animales como objetos que existen para servirnos. Es legal que cualquiera pueda aplicar métodos para quitarle la vida a su objeto cuando ya carece de utilidad. La ley, en cualquier caso, se limita a las convenciones de una sociedad según sus costumbres respecto a los animales y sus usos.

¿Por qué WikiHow y otras páginas contienen artículos que explican cómo practicar la eutanasia en animales?

Los animales están cosificados moralmente. Esto quiere decir que, para la sociedad, los animales son simples objetos que existen para servirnos. Dado que sólo valoramos sus vidas en función de su utilidad para nosotros, en el momento en que dejan de ser útiles, el ser humano se cree con legitimidad para acabar con sus vidas.

El fenómeno de la cosificación animal es análogo al de la cosificación humana, el cual aconteció —y acontece— durante la esclavitud de seres humanos y la trata de blanca. El fundamento es el mismo: un grupo con poder se aprovecha de los débiles y los somete cual si fueran objetos a su servicio. A su vez, dicho colectivo genera un marco que justifica, representa y recrea dicha dominación, y la transmite de generación en generación mediante una transmisión cultural.

La cosificación de los animales se vuelve evidente cuando cualquiera puede «sacrificar» a su objeto y la sociedad no aplica para los animales la misma ética que sí aplicaría para humanos. La misma cosificación sucede cuando cualquiera puede, legalmente, criar, hacinar, manipular y asesinar animales.

Los humanos, debido a nuestro prejuicio antropocéntrico, nos creemos ser los únicos seres valiosos de la Tierra y tratamos a todos los demás seres como seres desechables.

La razón de por qué son injustas estas prácticas y de por qué todos los animales merecen respeto se debe a que ellos, como nosotros, poseen intereses inalienables tales como la vida, la libertad y la integridad. Si entendemos que no nos corresponde matar a otros sin su consentimiento, entonces debemos comprender que está mal asesinar animales.

Es absolutamente improcedente el uso del término «eutanasia» en animales porque ellos no pueden darnos su consentimiento para morir y porque, ante todo, matarlos es una decisión unilateral que responde al deseo humano de quitarse un estorbo de en medio.

El hecho de que WikiHow presente este tipo de artículos sólo es un reflejo de la mentalidad colectiva. Si de verdad aspiramos a que haya justicia para los animales, no basta con luchar contra las infinitas ramas de la explotación animal; la cual proviene en su esencia de la cosificación de todos los animales. Los activistas veganos debemos promover el activismo educativo para llegar hasta la raíz del problema y desterrar mitos. Si también piensas lo mismo, ¡únete!

Artículos relacionados
Partido Vegano - Caballos en un prado

Rituales satánicos con caballos en Francia

Partido Vegano - Caballos en un prado - Rituales satánicosLos caballos y otros animales desean vivir libres de nuestra dominación y sometimiento. La noticia de que en Francia se han practicado rituales satánicos en que mutilan y asesinan caballos vuelve a evidenciar la enorme disonancia social de la humanidad.

Mutilación y asesinato de caballos por rituales satánicos en Francia

Gracias al activista Manuel Gil Estévez nos hemos enterado recientemente de una noticia publicada por El Mundo. Este medio se hacía eco de rituales satánicos practicados con caballos en Francia con fines desconocidos:

Cerca de 30 caballos han sido mutilados y asesinados en lo que va de año en distintas zonas del país. Los investigadores no descartan que se trate de prácticas satánicas.

Al leerlo se me ocurrió que estos hechos tan lamentables podían servir para aclarar algunos conceptos sobre el bienestarismo, la disonancia social e, inclusive, el mal uso del término «eutanasia» en animales.

Como señaló nuestro compañero Manuel Gil Estévez, si este rito se hubiera producido por motivos gastronómicos en lugar de por razones religiosas, estos acontecimientos no serían noticia. Si acaso, podrían haber sido noticia si estos ritos religiosos se hubiesen correspondidos con los de alguna religión no mayoritaria en Francia y en otros países occidentales. La disonancia social desemboca en que un mismo suceso se considere una injusticia o no según factores externos.

Si esto mismo se hubiese realizado con cabras en mitad de una calle por el rito Halal, habría habido una confrontación entre quienes lo considerarían una barbarie impropia de Occidente y quienes lo estimarían como una acción respetable de su cultura. De hecho, la hipocresía llega a provocar que haya humanos capaces de justificar graves aberraciones, como la matanza de caballos salvajes en Australia, por razones mucho más nimias y triviales. En lo que se refiere a las vidas de los animales, el ser humano es capaz de relativizar cualquier acción por aberrante que fuere.

Si a estos caballos los hubieran mutilado y asesinado por la simple razón de que ya no valieran para competir, para pasear humanos, para practicar terapias, para arrastrar cargas, o porque el propietario no pudiese o no deseara mantenerlos, ninguno de estos hechos habrían acabado recogidos en ningún periódico ni medio de comunicación. De hecho, si así hubiese sido, nuestra sociedad, tan disonante, no lo consideraría siquiera asesinato.

Los mismos humanos que hoy maldicen a estos satánicos en Francia dejarían de hacerlo y se sumarían a sus matanzas si éstos alegasen que comen caballos por su grato sabor, por la exquisitez de su carne o porque «lo necesitan» debido a la falta de otros recursos alimenticios.

El ser humano sólo juzga las acciones que se comenten contra los animales en función de si se le reporta o no un beneficio. Esto, a su vez, se correlaciona con la visión general de aquellas acciones bien vistas o mal vistas. De esta manera, nuestra mentalidad utilitarista ha ido definiendo, a lo largo de los siglos, cuáles cosas estaban bien o mal hacerles a los animales según la conveniencia del momento. En culturas pasadas se practicaba con normalidad los sacrificios de animales y de humanos, por tanto, aquellas culturas no lo consideran «maltrato» ni asesinato.

Partido Vegano - Dos caballos trotan por un prado - Disonancia social - FranciaLos caballos y otros animales valoran su libertad e intereses inalienables. La misma gente que, por disonancia social, se echa las manos a la cabeza por la existencia de rituales satánicos debería dejar igualmente de percibir a los animales como objetos a su servicio.

¿Por qué suceden estos rituales satánicos?

Los animales de todo el mundo están y estarán absolutamente desprotegidos mientras el ser humano sólo evalúe las acciones que perpetra contra ellos en función del beneficio obtenido. Esta mentalidad utilitarista permite que cualquiera pueda estar contra el «maltrato animal» y con su sufrimiento sin mover un dedo.

Nuestro error como sociedad radica en que asumimos, dogmáticamente, que tenemos legitimidad para usar los animales como simples recursos para nuestros fines. Cuando un animal ya no sirve para su fin establecido por el ser humano, éste lo asesina y recurre a eufemismos como el término «eutanasia» para ocultar razones de interés propio. Por ejemplo, muchos caballos y otros animales son sacrificados cuando suponen un gasto que el propietario no está dispuesto a afrontar ante la ausencia de un retribución en servicios.

Noticias como la presente sólo indignan a una sociedad hipócrita que participa a diario en la explotación, esclavitud y el asesinato sistemático de otros millones de animales. Lo que a la sociedad parece preocuparle en el fondo es que estos rituales satánicos con caballos estén fastidiando el negocio de las yeguadas y de sus explotadores en general. Dado que las grandes organizaciones animalistas no defienden los Derechos Animales.

No cabría extrañarse de que, en el caso de que estas prácticas continuasen y se volvieran más frecuentes, alguna organización animalista propusiera regular estos rituales satánicos con consignas del tipo «nada de cortar el hocico y desangrarlos sin previo aturdimiento», «sufrimiento cero para los sacrificios satánicos».

Así de disonante es nuestra sociedad. Y los activistas veganos conocemos y condenamos la arbitrariedad humana, en todos los sentidos, en defensa absoluta de los animales y sus derechos.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Viñeta bienestarista acerca del maltrato hacia los caballos (Thomas Worth, 1880) - ASPCA - Campñas animalistas del pasado y del presente

Las campañas animalistas no han cambiado desde el siglo XIX

Partido Vegano - Viñeta bienestarista acerca del maltrato hacia los caballos (Thomas Worth, 1880) - ASPCA - Campñas animalistas del pasado y del presenteViñeta bienestarista, dibujada por Thomas Worth en 1880, fundador de la ASPCA, para denunciar el maltrato sufrido por los caballos explotados en los transportes. Las campañas animalistas del siglo XIX no se diferencian de las actuales ejercidas por organizaciones animalistas.

Las campañas animalistas perpetúan la esclavitud animal

En el Partido Vegano somos amantes del análisis crítico de nuestra historia para evitar los mismos errores del pasado. Conocemos, con argumentos, que las campañas animalistas y sus medidas bienestaristas son un error tanto ético como estratégico:

  1. Suponen un error ético porque pedir un mejor trato para las víctimas no equivale a respetar ni a exigir derechos legales para ellas.
  2. Y suponen un error estratégico porque sólo ayudan a perpetuar el statu quo.

Tomemos, por ejemplo, un caso práctico. La viñeta que figura pertenece a una publicación realizada por Thomas Worth en 1880, fundador de la ASPCA (American Society for the Prevention of Cruelty to Animals), una organización animalista centrada en el maltrato que sufrían los caballos explotados para los servicios de transporte. Dicha organización sigue vigente en EE.UU y no ha variado su mensaje en aproximadamente 160 años.

Si observamos y leemos los argumentos de esta organización, nos daremos cuenta de que unos 160 años más tarde, las organizaciones animalistas de la actualidad siguen lanzando el mismo mensaje que en el siglo XIX. ¿Cómo se puede hablar de ir «paso a paso» cuando la estrategia y los logros —inexistentes— no han variado en siglo y medio?

El mensaje bienestarista de que basta con luchar contra el maltrato animal resulta insuficiente porque no cuestiona que los seres humanos carecemos de legitimidad para utilizar a los animales como objetos a nuestro servicio.

Partido Vegano - Niños jugando junto a caballo muerto (siglo XIX)En esta fotografía, tomada cerca de 1900 en Nueva York, varios niños aparecen jugando junto a un caballo muerto. Esta imagen sirve para evidenciar la absoluta normalización pasada y presente respecto al holocausto animal por la inculcación del especismo.

Las organizaciones animalistas son cómplices de la explotación animal

A propósito de estas campañas animalistas, orquestadas por Thomas Worth para ASPCA en el siglo XIX, en el libro «The horse in the City» figura un comentario magistral contra la paradoja de las medidas bienestaristas:

Note the ambiguity here. While anti-cruelty groups were ostensibly focused on the living side of living machines, many of their policies also served to facilitate the use of horses as machines. The reality never quite matched the rhetoric and, of course, it introduced the familiar paradox of humans probably being the leading killers of animals in cities.

Nótese la ambigüedad aquí. Mientras los grupos anticrueldad se enfocaban ostensiblemente en los aspectos cotidianos de sus máquinas vivientes, muchas de sus políticas también servían para facilitar el uso de los caballos como máquinas. La realidad nunca coincidía con la retórica y, por supuesto, esto causaba la paradoja evidente de que los humanos se convertían en los máximos asesinos de animales en la ciudad.

La ASPCA no consiguió ni ha conseguido frenar el maltrato pasado y presente hacia los caballos porque el maltrato es una consecuencia lógica y esperable de que los consideremos seres inferiores que están obligados a servirnos. Y lo que es peor: facilitó la explotación de los caballos, incrementó el beneficio de sus explotadores e hizo aumentar el número de caballos explotados. Las estadísticas y otros argumentos que prueban esto se hallan en este mismo libro.

Al igual que esta viñeta asumía que estaba bien explotar caballos en carruajes si se hacia con buenos tratos, las organizaciones animalistas lanzan el mensaje de que está bien explotar y asesinar animales si se les da una buena vida. ¿Qué ha cambiado desde entonces? Nada.

Conclusión

En el Partido Vegano queremos mostrar la realidad y explicar que toda realidad tiene su origen en nuestra mentalidad. Si no cambiamos nuestra mentalidad para con los animales y seguimos repitiendo mensajes erróneos y antiguos, nada cambiará para las víctimas no humanas. De hecho, cada vez surgen nuevas formas de explotación y hechos atroces.

No basta con oponerse a los zoológicos, los acuarios, a la caza, a las jaulas, a los festejos taurinos, al festival de Yulin, a las granjas peleteras nacionales o exóticas ni tiene sentido promover el respeto que merecen los animales apelando al medio ambiente. Para ser justos con todos los animales debemos rechazar el especismo, hacernos veganos y defender sus intereses inalienables.

¡Ayúdanos a romper cadenas!

Artículos relacionados