Archivo de la etiqueta: abolicionismo

¡Derechos Animales ya! - El abolicionismo y la abolición de la esclavitud animal

El abolicionismo y la abolición de la esclavitud animal

¡Derechos Animales ya! - El abolicionismo y la abolición de la esclavitud animalEn el contexto de los Derechos Animales, el abolicionismo es aquel movimiento y conjunto de ideas que persiguen la abolición de la esclavitud animal, es decir, la supresión de su reificación —cosificación— legal como objetos que existen para servir a los humanos.

¿Qué es el abolicionismo?

Conforme el veganismo va abriéndose paso en nuestra sociedad, tenemos la obligación de profundizar en ciertos conceptos fundamentales para comprender los Derechos Animales. En esta entrada, por el compromiso ético de quienes somos activistas por las víctimas no humanas, queremos lanzar algunas reflexiones importantes sobre el abolicionismo, su significado e implicaciones. Un concepto muy emparentado con éste es el de «liberación animal».

El abolicionismo se define como aquella postura o movimiento cuyo fin es la supresión de toda práctica contraria a los principios morales básicos. Éste, en su sentido simple, conlleva la abolición de una ley, régimen, precepto o sistema legal tras el paso o reconocimiento de un ente como sujeto de derechos. Uno de los más grandes movimientos abolicionistas de la historia se produjo en la lucha contra la esclavitud negra.

En lo tocante al veganismo, el movimiento abolicionista de la esclavitud animal significa luchar por el reconocimiento de derechos legales para todos los animales y el cese de su reificación —cosificación— legal.

El cumplimiento del abolicionismo implicaría que todos los animales pasarían a poseer derechos legales —como los seres humanos— y que todo animal quedaría a estar protegido ante cualquier acción humana que vulnerase sus intereses inalienables (vida, libertad e integridad).

A menudo, nos encontramos con muchos particulares y colectivos que afirman ser abolicionistas mientras no definen correctamente el significado del abolicionismo ni promueven medidas abolicionistas. Resulta esencial conocer que el veganismo es abolicionista en sí mismo; en tanto que no puede existir un veganismo que no persiga la abolición de toda forma de la explotación animal. Debemos distinguir entre qué y no es una postura abolicionista.

Partido Vegano - Narigón o anillo nasal de un buey - Animales esclavizados como ganado - Derechos para los animalesUn narigón o un anillo nasal son unos instrumentos pensados para obligar a moverse a aquellos animales esclavizados como «ganado». El ser humano idea distintos instrumentos, técnicas y rituales de dominación y sometimiento de los animales para sacar el máximo provecho de ellos. Las cadenas son injustas con independencia de la víctima sobre la cual se coloquen.

Los tres fundamentos del abolicionismo

El abolicionismo de la esclavitud animal, por definición, se refiere a aquellas medidas que parten desde las siguientes premisas:

  1. Todo animal merece derechos legales debido su capacidad de sentir (sintiencia). Es decir, cualquier ser vivo poseedor de la capacidad de sentir merece respeto. Sólo los animales conformamos el único clado —grupo filogenético— de seres vivos que cumple esa condición.
  2. Todo animal merece el mismo respeto y atención que otro. El respeto, en su sentido básico, se define como la consideración o preservación de los intereses de alguien. No es justo privilegiar, discriminar o marginar a unos frente a otros. Múltiples campañas animalistas se centran en unos animales, específicamente, sin mencionar que muchos otros están en una situación parecida y que se rigen bajo las mismas leyes especistas.
  3. Todo animal merece respeto y atención por sí mismo. Se quebranta el respeto cuando las campañas animalistas sólo piden regular el trato —maltrato animal— o vierten argumentos antropocéntricos, tales como apelar a la salud o al medio ambiente, en lugar de defender que los animales merecen derechos legales porque poseen un valor intrínseco. Regular la esclavitud animal no lleva a la abolición de la misma, sino a todo lo contrario: perpetúa la creencia de que los animales sean seres inferiores con los que basta tratar mejor mientras se los cría, hacina, explota y asesina de miles de formas.

Partido Vegano - Familia de osos encerrados en un zoológicoFotografía de una familia de osos encerrada en un zoológico. Los distintos centros de explotación animal son el resultado del desarrollo y diversificación de aquellos usos que se han promovido y transmitido tradicionalmente en el seno de la sociedad. Nuestro antropocentrismo desemboca en la creencia dogmática de que tengamos legitimidad para esclavizar animales, usarlos con cualquier propósito y hacerles cualquier cosa por nuestro simple interés y conveniencia.

Conclusión

Entendemos que conceptos como el abolicionismo pueden resultar difíciles de entender para mucha gente. Sin embargo, la puesta en práctica del veganismo es algo asequible para cualquiera de nosotros cuando uno se lo propone. Los activistas veganos consideramos vital acercar a la sociedad a las bases de los Derechos Animales para ejercer un activismo bien argumentado y centrado en las víctimas; un activismo que no incurra en falacias, en bienestarismo ni en otras corrientes contrarias a los Derechos Animales.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - La liberación animal y los mitos sobre su significado

La liberación animal y los mitos sobre su significado

¡Derechos Animales ya! - La liberación animal y los mitos sobre su significadoLa liberación animal es el fin último del veganismo e implica el cese de la esclavitud animal tras el reconocimiento de derechos legales para los animales.

¿Qué significa la liberación animal?

La liberación animal se define como aquel movimiento o conjunto de acciones, basados en los Derechos Animales, cuyo fin radica en el cese de la esclavitud animal. Ésta sólo puede lograrse mediante la previa asunción del veganismo como principio moral básico por parte de la sociedad. Un concepto muy emparentado con éste es el de «abolicionismo».

Debido a la desinformación y las tergiversaciones encontradas respecto al veganismo, no cabe extrañarse de que el concepto de «liberación animal» genere una enorme confusión. Más allá de ello, este término suele terminar utilizado como arma arrojadiza por diferentes explotadores de animales para intentar un argumento de reducción al absurdo, es decir, con la finalidad de pretender ridiculizar los Derechos Animales.

Partido Vegano - Dos caballos se acicalan dentro de un redilLos animales explotados por el ser humano son esclavos, cuyas vidas se rigen por la voluntad y decisiones de los seres humanos. Liberar a los animales significa dejar de subyugarlos.

Confusiones comunes sobre la liberación animal

La liberación animal constituye el punto de partida necesario para la puesta en práctica de los Derechos Animales. No obstante, debemos realizar una serie de aclaraciones para solventar dudas comunes:

Partido Vegano - La libertad es el don más preciado de todos los animalesLa liberación animal es una cuestión de justicia universal porque la libertad es el don más preciado de todos los animales. Ninguno de nosotros quisiera ser un esclavo, ni aunque estuviéramos bien cuidados.

Conclusión

La libertad de todos los animales queda en nuestras manos. De nosotros depende ser veganos, promover el veganismo y evitar cuantos daños les causemos a todas las víctimas no humanas. No podrá existir una sociedad verdaderamente justa ni de progreso mientras todavía haya individuos que sienten y padecen, como nosotros, bajo el paradigma legal de la propiedad y de la esclavitud ante el ser humano por no pertenecer a nuestra especie.

Los activistas veganos nos esforzamos a diario por ejercer un activismo educativo enfocado en las raíces del problema: el especismo y el antropocentrismo. Entendemos que nuestra realidad actual es el resultado de una serie de opresiones históricas que hemos ejercido contra los animales al asumir, erróneamente, que las diferencias biológicas justifican discriminaciones morales.

Para ser justos con las víctimas no humanas, no basta con rechazar el maltrato animal —una mera consecuencia de la cosificación animal transmitida por adoctrinamiento— ni conformarse con reducir el sufrimiento que les provocamos a diario. Si de verdad queremos salvar a los animales, se requiere activistas formados, libres de convencionalismos y comprometidos con el propio hecho de que todos los animales merecen respeto debido a la posesión de sus propios intereses inalienables.

¡Ayúdanos a romper cadenas!

Artículos relacionados