Archivo de la categoría: Días Internacionales

Conjunto de entradas dedicadas a comentar distintos Días Internacionales referidos a los animales para reivindicar sus derechos legales.

¡Derechos Animales ya! - Día Internacional de los Animales - San Francisco de Asís

El Día Internacional de los Animales debiera ser por los animales

¡Derechos Animales ya! - Día Internacional de los Animales - San Francisco de AsísEl Día Internacional de los Animales debiera emplearse para promover los Derechos Animales. Lejos de ello, nuestra sociedad especista sólo se acuerda de algunos animales, por la extinción de especies y por razones religiosas asociadas a San Francisco de Asís.

En el Día Internacional de los Animales se adopta un enfoque antropocéntrico

El 4 de octubre se celebra el Día Internacional de los Animales. Como sucede con otros Días Internacionales, las razones aducidas para esta celebración responden a una mezcla entre antropocentrismo y ecologismo especista. En este artículo, en este día quisiera lanzar una reflexión centrada en los Derechos Animales y condenar el enfoque ambiguo y contradictorio que adoptan colectivos animalistas y ecologistas en lo tocante a los animales y su situación actual en el mundo.

El Día Internacional de los Animales fue una fecha promovida por la Organización Mundial de Protección Animal, en 1929, con el objetivo de frenar la extinción de especies animales. Con este hecho, ya observamos el enfoque sesgado de que los animales sólo importan cuando su cuantía poblacional desciende y cuando su desaparición perjudica a intereses humanos.

Más recientemente, a partir del año 1980, el Papa Juan Pablo II declaró a San Francisco de Asís patrono de los animales. Cada año, millones de católicos se congregan junto con sus animales poseídos (perros, gatos, caballos, etc.) para que reciban una bendición a las puertas de las parroquias. ¿Tiene sentido que un sacerdote bendiga a un sujeto a quien considera un mero objeto? ¿Tiene sentido que se bendiga a un animal que quizás termine en un matadero?

La consideración religiosa —no únicamente cristiana— de que todos los animales son criaturas de Dios no implica ningún tipo de respeto real hacia los animales si no se adopta el veganismo. Consideramos que todos los cristianos —y los humanos en general— deberían cuestionarse la coherencia respecto a la visión que tienen hacia los animales y aquello que, al mismo tiempo, practican contra ellos.

Junto a la visión antropocéntrica y religiosa, grandes organizaciones animalistas utilizan actualmente este día para hablar de «maltrato animal», de «sufrimiento animal», de ganadería industrial o de carne ecológica y otros argumentos bienestaristas con que blanquean la situación legal de todos los animales y promueven una «esclavitud humanitaria». Así lo hacen para lucrarse por medio de quienes muestran empatía hacia los animales pero no cuentan con conocimiento o voluntad para dejar de usarlos como recursos para sus fines. Los animales muestran mayor amor y sensibilidad que nosotros.

Si entendemos que todos los animales merecen un día en que se reconozca el valor de sus vidas, libertad e integridad. Dice muy poco de nosotros, como humanidad, que el Día Internacional de los Animales se reduzca a hablar de especies en peligro de extinción o de animales maltratados. Debemos ir al origen del problema: el especismo.

Tanto la extinción de especies como el sufrimiento animal son consecuencia esperables de que los humanos veamos la «especie» como un factor éticamente relevante, de que nos consideramos superiores a ellos y de que los utilicemos como meros recursos u objetos a nuestro servicio.

El Día Internacional de los Animales únicamente cobra sentido si nos acordamos de todos los animales, con independencia de sus rasgos, cualidades, atributos o capacidades. Y solamente cobra sentido si entendemos que la única manera de respetar a todos los animales se basa en la sencilla idea de que no nos pertenecen, de que no existen en la Tierra para ser nuestros siervos y que podemos vivir perfectamente sin comer animales, sin vestirnos con sus pieles, sin encerrarlos en zoológicos o acuarios, sin subirnos a sus lomos o entretenernos en circos ni usarlos como herramientas de experimentación, terapia o de cualesquiera formas. Debemos rechazar toda explotación animal.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - Día Internacional de la No Violencia

Día Internacional de la No Violencia

¡Derechos Animales ya! - Día Internacional de la No ViolenciaEl 2 de octubre es el Día Internacional de la No Violencia. En este día debemos acordarnos de las palabras de Gandhi y rechazar universalmente la violencia sistemática que ejercemos contra los animales por no ser humanos.

En el Día Internacional de la No Violencia debemos acordarnos de la violencia contra los animales

Hoy, 2 de octubre, es el Día Internacional de la No Violencia. Este día se fijó en el aniversario del nacimiento de Mahatma Gandhi, por su ideal de lograr un progreso social hacia la paz por medio de cauces no violentos. En esta entrada, quisiera reivindicar que la enorme importancia de promover la no violencia se olvida para el caso de los animales con quienes compartimos el planeta. Nuestra sociedad también debería respetar sus vidas, libertad e integridad.

En este día, distintas organizaciones humanitarias se acuerdan de graves problemas sociales como el racismo, el sexismo, la xenofobia o la homofobia. Sin embargo, el grueso de los humanos sólo se preocupa por otros humanos. Existe todavía una discriminación moral basada en quién es humano y quién no. La humanidad no será realmente justa mientras no rechace universalmente la violencia que comete contra otros sujetos a tenor de su especie.

Si entendemos que los humanos merecemos respeto porque sentimos y padecemos, al margen de nuestra, raza, sexo, nacionalidad, credo, inteligencia y otros atributos, entonces debemos aceptar que todos los animales merecen respeto con independencia de sus rasgos en tanto que ellos sienten y padecen como nosotros.

La ciencia moderna acepta, por unanimidad, que la conciencia no es una cualidad exclusivamente humana. La Declaración de Cambridge del año 2012, de la mano de neurocientíficos, son una prueba de esta realidad. Capacidades como la empatía, el altruismo o el lenguaje están presentes en muchos otros animales porque sólo nos diferencia un distinto grado de desarrollo por cambios genéticos azarosos y modulados por la selección natural.

A pesar de ello, la sociedad general desconoce o desdeña el hecho científico de que nuestras diferencias con los demás animales no justifican que ejerzamos violencia contra ellos. Nuestra diferencia de especie no excusa ni nos legitima para explotarlos, coaccionarlos, violentarlos o asesinarlos, al igual que una diferencia entre humanos no nos otorga legitimidad para cometer tales injusticias.

Como ya hemos explicado en muchos otros artículos, acontece una racionalización de la injusticia basada en el poder. Cosificamos a los animales y los catalogamos como seres inferiores porque nuestra capacidad intelectual nos permite dominarlos de una manera parecida a como las armas de los imperios conseguían exterminar a los aborígenes de distintos países durante la Época Colonial.

Gandhi perseguía la consecución de un mundo sin violencia. El Día Internacional de la No Violencia debe servirnos para recordar que tal cosa no existirá mientras nuestras vidas se construyan por medio del desprecio y la muerte de otros individuos, incluida la de los animales de este mundo. Los activistas por los Derechos Animales debemos practicar un activismo educativo para cambiar este paradigma que sufren los demás animales de una manera similar a como concibieron Gandhi y otros grandes pensadores.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya El Dia Internacional de la Vaquita Marina y la disonancia de los ecologistas

El Día Internacional de la Vaquita Marina y la disonancia de los ecologistas

¡Derechos Animales ya! - El Día Internacional de la Vaquita Marina y la disonancia de los ecologistasEl 5 de septiembre es el Día Internacional de la Vaquita Marina —también puede celebrarse el 18 de julio—, uno de los cetáceos más amenazados del mundo.

El Día Internacional de la Vaquita Marina nos recuerda un ejemplo de un exterminio.

El 5 de septiembre es el Día Internacional de la Vaquita Marina —también puede celebrarse el 18 de julio—, uno de los cetáceos más amenazados del mundo. Se considera que, en la actualidad, podría haber menos de diez «ejemplares» —individuos cosificados— de vaquita marina en el mundo, por lo cual, esta especie estaría ya virtualmente extinta.

Como sucede con otros Días Internacionales referidos a animales, el ser humano sólo se acuerda de las víctimas no humanas cuando están en peligro de extinción porque su desaparición supone una pérdida de beneficios potenciales.

En este artículo quisiera reivindicar que la vaquita marina y otros animales merecen respeto por sí mismos con independencia de su cuantía poblacional. Lejos de centrarnos en las consecuencias ecológicas de que desaparezca una especie, como la vaquita marina, nlos activistas veganos condenamos la mentalidad incoherente del ecologismo actual. El movimiento ecologista está impregnado de utilitarismo y especismo. Todos los animales son víctimas del ser humano y de su nefasta gestión del medio ambiente.

¡Derechos Animales ya! - Salto de una ballena franca australFotografía del salto de una ballena franca austral. En el Día Internacional de la Vaquita Marina debemos recordar que no sólo todos los cetáceos del planeta se encuentran entre las especies más amenazadas por la caza sistemática, otros millones de animales están amenazados al día por la violencia, coacción y asesinato en granjas y mataderos.

¿Por qué la vaquita marina está en peligro de extinción?

La vaquita marina sufrió una grave persecución de sus poblaciones por la caza —asesinato sistemático— y por daños derivados de la pesca de otras especies. Se da la paradoja de que muchos ecologistas hablan de «caza furtiva», como dando a entender que asesinar animales está bien o es necesario si se practica legalmente, y proponen medidas para regular la pesca con el fin de proteger a los cetáceos mientras no consideran en ningún momento que los peces y otros animales también desean vivir y que no tenemos ninguna necesidad de comérnoslos.

Muchos ecologistas, para colmo, les endosan la etiqueta de «especies invasoras» a aquellos animales que perjudican al interés de agricultores o ganaderos, cual otorgándoles una intencionalidad bélica con que logran desapegarse de la realidad: que son animales a quienes se asesinan porque molestan a los intereses humanos y de los propios ecologistas ante su visión fijista de la naturaleza.

Si la vaquita marina hubiese importunado seriamente a intereses económicos, los mismos ecologistas que hoy se desgarran las vestiduras por la extinción de esta especie habrían estado promoviendo su «control» desde hace décadas. El grueso de los ecologistas sólo conciben a los animales como meros elementos del paisaje cuyas poblaciones hay que proteger o mermar según el interés que predomine en cada momento.

Junto con un fuerte prejuicio antropocéntrico, también se observan a menudo que ciertas concepciones erróneas y anticientíficas los llevan a pensar que los humanos tengamos legitimidad para exterminar a ciertos animales por el hecho de que se encuentren en un lugar no deseado o no despierten esa misma empatía. En nuestro contexto social, siempre se entremezcla el autoengaño colectivo con la necesidad de creer que se hace algo positivo para los animales mientras se validan y cometen contra ellos las mayores barbaries de la historia.

¡Derechos Animales ya! - Cola de una ballena jorobadaFotografía de la cola de una ballena jorobada. Al margen de su belleza o rareza, el Día Internacional de la Vaquita Marina debería recordarnos que todos los animales merecen respeto por igual. No tenemos legitimidad para usarlos como recursos para nuestros fines.

Conclusión

Con todo ello, en el Día Internacional de la Vaquita Marina, siento algo de desolación cuando los activistas nos encontramos con cientos de colectivos que enarbolan la bandera del animalismo y de la defensa hacia las vaquitas marinas y a otros animales mientras promueven, perpetúan y participan en la crianza, manipulación y exterminio de otros animales.

La mayoría de los supuestos defensores de los animales persiguen sus propios intereses lucrativos. La extinción de la vaquita marina y de otros animales les preocupa porque impediría que la explotación de estas víctimas continúe para poder pactar con empresas, vender sellos de bienestar animal, lanzar recogidas de firmas para la galería y dar la sensación de que se preocupan por los animales más que por ellos mismos y su ávidos bolsillos. Si de verdad te importan los animales, hazte vegano si todavía no lo eres.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - Día internacional contra el Abandono - Consecuencia del especismo y de la cosificación moral

Día Internacional contra el Abandono

¡Derechos Animales ya! - Día internacional contra el Abandono - Consecuencia del especismo y de la cosificación moralEl Día Internacional contra el Abandono nos recuerda que el abandono de animales es una consecuencia del especismo y de la cosificación moral.

El abandono de animales es una consecuencia de su cosificación

El 17 de agosto es el Día Internacional contra el Abandono. En este día me gustaría lanzar una importante reflexión sobre las causas del abandono de animales.

El Día Internacional contra el Abandono es un Día Internacional de corte bienestarista que denuncia esta problemática sin ofrecer soluciones que vayan a la raíz del problema. El abandono de animales, generalmente domésticos, es una consecuencia lógica y esperable de que los animales estén cosificados moral y legalmente, es decir, del especismo y sus varidades. Cuando señalamos que están cosificados a nivel ético nos referimos a que la mayor parte de la sociedad los concibe como objetos que existen para servirnos de alguna forma.

Debido a que la sociedad participa en la cosificación de todos los animales, la explotación animal es legal en sus distintas formas. Criar y vender animales es una actividad legal porque la sociedad los ve como mercancías con las que comerciar y lucrarse.

¿Qué ocurre con aquellas mercancías inútiles o que pierden su valor para su propietario? Se desechan. El abandono de animales no es más que el equivalente práctico al arrojo de basura. La humanidad deja perros y gatos en mitad de una autovía como quien deja un frigorífico junto a un parque.

Tanto abandonar animales como dejar muebles en la calle es ilegal. Justo aquí se quedaría la condena que lanzan las principales organizaciones animalistas y partidos políticos. Ninguno de ellos te dirá que el abandono de animales es ilegal porque todas nuestras leyes se basan en la mentalidad humana. Dado que al ser humano del siglo XXI le da pena que un animal termine abandonado —porque no obtienen ningún beneficio de ello—, entonces ilegaliza dicha acción. Lo mismo ocurre cuando otros seres humanos sacrifican animales con fines extraños o estimados socialmente como «depravados».

Sin embargo, puesto que criar animales y asesinarlos en mataderos sí beneficia a muchos humanos —tanto a vendedores como a compradores o consumidores— dichas acciones son legales y seguirán siéndolo en el seno de una sociedad hipócrita.

Es imposible combatir el abandono de animales mediante penas más duras como también es imposible evitar los accidentes de tráfico creyendo que una retirada de puntos ya soluciona el problema. El abandono de animales es un fenómeno derivado de la compra-venta, del especismo, de nuestra mentalidad cosificadora hacia los animales. Si no se combate el origen del problema, cualquier intento de solución está destinado al fracaso.

¡Derechos Animales ya! - Tres perritos en un descampadoMientras la compra-venta de animales sea legal, es imposible luchar contra la explotación y el abandono de perros y de otros animales. Se los abandona debido al especismo y a la cosificación que ejerce el ser humano contra los no-humanos.

En el Día Internacional contra el Abandono los activistas veganos señalamos lo que otros no quieren decir

Nuestra sociedad continuará tratando a los animales como simples despojos mientras se perpetúe nuestra creencia de que somos seres superiores a ellos o de que baste con darles un buen trato, de que baste con rechazar el «maltrato animal», con comprar carne ecológica y con donar a la organización de turno para que las gallinas pasen a morir de otras formas y a los cerdos los castren con otras herramientas. Esto es el movimiento animalista actual y por eso mismo los animales siguen y seguirán condenados.

En el Día Internacional contra el Abandono reivindicamos que todos los animales merecen respeto y derechos legales. Esto significa reconocerlos ante la ley como sujetos de derecho y velar por sus vidas, libertad e integridad de la misma forma en que lo hacemos con seres humanos. Sólo su reconocimiento legal podría combatir una gran parte del abandono al prohibir cualquier forma de crianza y mercantilismo legal hasta la fecha.

No obstante, para que esto se vuelva una realidad y se logre un abandono cero, es imprescindible que la sociedad deje de contemplar a los animales como objetos a nuestro servicio que está bien desechar cuando ya no sirva o no se pueda obtener algún producto. Este mensaje lo evitan todos los demás grupos animalistas porque contraviene sus intereses. Las firmas y los lloros en grupos son papel mojado mientras el propio animalista esté en su casa comiéndose un filete de ternera.

El propio movimiento animalista y su autoengaño es el gran culpable de que no pueda haber avances legales para los animales. Los activistas veganos debemos hablar claro y con contundencia. El veganismo es lo mínimo que debemos hacer por todos ellos.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Día Internacional de las Aves Migratorias

Día Internacional de las Aves Migratorias

Partido Vegano - Día Internacional de las Aves MigratoriasEl Día Internacional de las Aves Migratorias reivindica la importancia de respetar la vida de estas aves que viajaban a través del mundo. En esta entrada ahondamos sobre esta problemática y reivindicamos respeto para todos los animales.

El Día Internacional de las Aves Migratorias recuerda que las aves migratorias son tan vulnerables como todos los demás animales

El 11 de mayo se celebra el Día Internacional de las Aves Migratorias. Como ocurre con otros Días Internacionales, el surgimiento de este Día tiene un origen proteccionista. Esto significa que este día sólo trata de condenar los daños sufridos por las aves migratorias porque están en peligro de extinción, es decir, para la humanidad no parece importar que sus vidas merezcan respeto por sí mismas; sino en la medida en que su posible desaparición perjudica intereses humanos.

Debido a la transformación del hábitat, la sobrepoblación humana, la contaminación del suelo y océanos, así como su injusta persecución por parte de humanos desalmados, las aves migratorias de todo el mundo están sufriendo un asesinato sistemático y todo tipo de penalidades por culpa de las acciones humanas.

En esta tesitura se encuentran miles de animales salvajes como las tortugas marinas o los tigres. Las injusticias que padecen todos los animales son una consecuencia lógica y esperable de nuestro especismo, y su desprotección legal es exactamente la misma que la de cualquier otro animal.

Cuando las organizaciones ecologistas se echan las manos a la cabeza por la desaparición paulatina de las aves migratorias, incurren en una grave hipocresía cuando avalan y son partícipes de la explotación animal en acciones tales como la ganadería ecológica y el caso del lobo ibérico, la «doma humanitaria», los acuarios y otros centros en que crían, manipulan y privan de libertad a animales con el argumento de que se practican por su bien.

En el Día Internacional de las Aves Migratorias me gustaría acordarme tanto de las aves que mueren durante sus desplazamientos por la transformación humana de los hábitats como de aquéllas que perecen en una jaula sin emprender un vuelo en sus vidas.

Artículos relacionados