Archivo de la categoría: Cocodrílidos

Textos divulgativos sobre las especies de cocodrilo, su biología, morfología, fisiología, etc.

Cocodrilo cubano (Crocodylus rhombifer)

Manada de cocodrilos cubanos (Crocodylus rhombifer)Cocodrilo cubano (Crocodylus rhombifer).

Descripción del cocodrilo cubano

El cocodrilo cubano es endémico de Cuba; pero está restringido en gran parte a la Ciénaga de Zapata, un ecosistema pantanoso ubicado en la península homónima, y a la Ciénaga de Lanier en la Isla de Youth. Hace unos 40 años, cientos de adultos que se encontraban bajo la amenaza del desarrollo agrícola fueron trasladados a recintos situados dentro de la Ciénaga de Zapata y así se constituyeron las primeras granjas de cocodrilos conocidas; muchas de las cuales explotan cocodrilos por su piel en todo el mundo. Los cocodrilos permanecieron allí y se mezclaron con cocodrilos americanos (Crocodylus acutus). La cautividad no sólo hizo que ocurriera el cruce, sino que las dos especies hibridaron. Ahora se sabe que esta hibridación también acontece naturalmente entre ejemplares en libertad.

El cocodrilo cubano presenta un tamaño medio que normalmente no excede los 3,5 metros. Cuenta con un hocico corto y relativamente ancho. Las escamas del cuello y las patas son pesadas. Exhibe una distintiva coloración moteada, amarilla y negra. Estos cocodrilos muestran asimismo comportamientos altamente territoriales y una asombrosa agilidad en tierra; capaces incluso de brincar más de un metro. De hecho, atrapan mamíferos arborícolas por medio de «brincos», impulsándose desde el agua mediante poderosos sacudimientos de cola. Entre su dieta en hallan peces y tortugas; el caparazón de éstas últimas lo machacan con los dientes posteriores, más anchos y adecuados.

El cocodrilo cubano construye nidos monticulares y deposita puestas de entre 30 a 40 huevos. Aunque las poblaciones libres tienen una distribución muy limitada, la gestión efectiva de la Ciénaga de Zapata asegura que la especie y su hábitat sean seguros. Las recientes introducciones en la Ciénaga de Lanier están enriqueciendo la población del lugar.

Traducción y adaptación de la obra CROCODILES: INSIDE OUT. A Guide to the Crocodilians and Their Functional Morphology. Autores: K. C. Richardson, G. J. W. Webb y S. C. Manolis.

Artículos relacionados

Cocodrilo poroso (Crocodylus porosus)

Cocodrilo de agua salada o estuarino (Crocodylus porosus)Cocodrilo poroso o cocodrilo de aguas saladas (Crocodylus porosus)

Descripción del cocodrilo poroso

El cocodrilo poroso, marino o de aguas saladas (también llamado cocodrilo de estuario o estuarino) está ampliamente distribuido desde el oeste de la India, y a lo largo del sur y sureste asiático hasta Australia y Vanuatu. Se distribuyen por numerosos hábitats, particularmente estuarios y ríos mareales; no obstante, a veces se hallan con mayor abundancia en pantanos de agua dulce. Son muy tolerantes ante aguas con alta salinidad, lo cual les permite aventurarse en áreas marinas durante extensos periodos. El alcance de sus viajes oceánicos apenas se conoce; pero con relativa frecuencia se registran travesías marinas de larga distancia (superiores a 1.000 km) en las cuales alcanzan velocidades de hasta 43 km/h.

Los machos de cocodrilo poroso pueden alcanzar el mayor tamaño de cualquier cocodrilo existente. El individuo más grande registrado llegaba a los 6,2 metros (algunos indicios sin confirmar hablan de incluso 8 metros). La longitud máxima típica para los machos es de 5,0 a 5,5 metros. En semejanza con el resto del género, las hembras manifiestan una menor envergadura más que los machos y raramente exceden los 3 metros. Los cocodrilos de agua salada tienen la cola más larga, en proporción a la longitud total, de todos los cocodrilianos.

El cocodrilo marino, al parecer, presenta la mordida más poderosa del reino animal. En el año 2004 se practicó una medición de su fuerza mandibular con un ejemplar de 4,5 metros y el resultado fue que, al cerrar sus mandíbulas, provistas de 66 dientes, ejercía una presión total de 1770 kg, la mordedura más poderosa que se haya medido hasta el momento.

Cocodrilo de agua salada (Crocodylus porosus) sobre la orilla de un lago

Cocodrilo de agua salada (Crocodylus porosus) descansa sobre la orilla de un lago.

El cocodrilo estuario se alimenta comúnmente peces, mamíferos pequeños, varanos o lagartos, e incluso partes de tiburones. Durante la estación húmeda acostumbra a permanecer más tiempo en tierra y se comporta como un carnívoro oportunista que captura sus presas cuando se aproximan al agua para beber, a veces del tamaño de un búfalo indio. Entonces, Crocodylus porosus las atrapa por sorpresa con sus potentes mandíbulas, las arrastra y ahoga en el agua para engullirlas posteriormente. Si no se satisface con un número suficiente de capturas, puede asimismo servirse de carroña.

El cortejo se inicia al final de la estación seca anual (octubre a noviembre) y la puesta se produce en nidos monticulares a lo largo de varios meses. El tamaño medio de la nidada está entre 40 y 60 huevos, en toda su gama. Las tasas de supervivencia suelen ser bajas, con una mortalidad entre el 75% y el 95% desde la eclosión hasta los 8 años de edad. La mortalidad en las crías depende de la densidad. Tras unos 30 años de monitorización, se sabe que las poblaciones mermadas de esta especie tienen una excelente capacidad de recuperación si sus hábitats permanecen protegidos; lo cual no debiera ser una sorpresa, ya que el ser humano es causante directo del exterminio de millones de animales.

Hay poblaciones vigorosas en distintos países. Por ejemplo, en Australia convive con el cocodrilo de agua dulce australiano y en Papúa Nueva Guinea queda aledaño al cocodrilo de Nueva Guinea; pero no abunda tanto en otros como Sri Lanka, donde mora el cocodrilo de las marismas, y Filipinas, habitado por el cocodrilo filipino. A menudo resulta difícil que los lugareños admitan la presencia de cocodrilos de aguas saladas aun cuando ha sido el ser humano quien ha invadido sus hábitats naturales. En consecuencia, cuando escasean los incentivos estatales hacia la conservación, el riesgo de extinción se presenta altísimo. Y, por si fuese poco, la piel de estos cocodrilos se sitúa junto con la del cocodrilo mexicano entre las más valiosas de todas las especies cocodrilianas.

Traducción y adaptación de la obra CROCODILES: INSIDE OUT. A Guide to the Crocodilians and Their Functional Morphology. Autores: K. C. Richardson, G. J. W. Webb y S. C. Manolis.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya Cocodrilo del Orinoco se lanza al agua Crocodylus intermedius

Cocodrilo del Orinoco (Crocodylus intermedius)

Cocodrilo del Orinoco se lanza al aguaCocodrilo del Orinoco (Crocodylus intermedius)

Descripción del cocodrilo del Orinoco

Los cocodrilos del Orinoco se distribuyen por la cuenca del río Orinoco en Venezuela y ocupan principalmente hábitats de agua dulce: ríos caudalosos y aguas pantanosas. La distribución actual de Crocodylus intermedius está muy fragmentada y en cada una de las localidades donde se localiza enfrenta riesgos de diversa índole. Hasta el momento no se ha logrado establecer en forma definitiva la razón por la cual su distribución nunca se extendió a través del brazo Casiquiare, hacia la cuenca del río Amazonas. Existen otros torrentes como el sistema del río Cojedes, Caño Macanillal, río Capanaparo, estado Apure, y río Manapire en Guárico, en donde también se puede hallar esta especie. Casi todos ellos moran ahora en los ríos estacionales de las llanuras venezolanas.

A lo largo de la estación seca, las densidades de cocodrilos del Orinoco en esos ríos puede volverse muy alta. Aunque los cocodrilos normalmente estivan en el interior de madrigueras cavadas en las orillas cuando las charcas van evaporándose, un encharcamiento intensivo durante la estación húmeda les permite dispersarse con mayor amplitud en busca de alimento. Asimismo, los juveniles se quedan alrededor de una vegetación tupida para refugiarse.

Crocodylus intermedius es una de las más grandes dentro de la familia y a menudo alcanzan los cinco metros (existen informes no contrastados sobre individuos superiores a los siete metros). Exhiben un hocico muy esbelto y el color de la piel fluctúa entre un color canela y, raramente, un gris oscuro (probablemente influenciado por factores ambientales). Los costados de todos ellos se muestran claros y con bandas pálidas hacia cada lado de la cola.

En el cocodrilo del Orinoco, la puesta ocurre al final de la estación seca (en enero) cuando los niveles del agua son lo bastante bajos como para exponer crestas de arena formadas por la marea en donde escavar agujeros. Si bien la nidada típica ronda los 40 huevos, ésta puede variar entre los 15 y 70 huevos. Los adultos permanecen junto a los juveniles algo más de un año. Se ha documentado que éstos sufren depredación por buitres y teyúes.

Entre 1930 y 1960 se produjo una merma extrema en las poblaciones de cocodrilos del Orinoco a causa de su piel; la cual, al presentar relativamente pocos osteodermos, alcanzaba un valor considerable en el mercado peletero internacional. Desde entonces, tanto la continua presión furtiva como la destrucción paulatina de sus hábitats han impedido que se recupere. Actualmente, un programa de repoblación en Venezuela está logrando incrementar significativamente el número de ejemplares. Aun con ello, se considera hoy día uno de los cocodrilianos en mayor peligro de extinción.

Traducción y adaptación de la obra CROCODILES: INSIDE OUT. A Guide to the Crocodilians and Their Functional Morphology. Autores: K. C. Richardson, G. J. W. Webb y S. C. Manolis.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - Grupo de cocodrilos con las fauces abiertas

Las vocalizaciones de los cocodrilos

¡Derechos Animales ya! - Grupo de cocodrilos con las fauces abiertasLos cocodrilos emiten vocalizaciones durante toda su vida.

Las vocalizaciones de los cocodrilos

La mayoría de los reptiles generan vocalizaciones (sonidos simples) producidos por poderosas exhalaciones de aire a través de la glotis o friccionando y vibrando las escamas. La mayor parte de las vocalizaciones cocodrilianas se manifiestan en el contexto de otras señales de comportamiento acústicas y no acústicas.

La generación del sonido involucra a la glotis, que se abre encima y enfrente del cartílago cricotiroideo. Las proyecciones ventrales desde los cartílagos aritenoides dorsalmente tendidos forman un repliegue vocálico en cada lado de la apertura glotal. Al variar la tensión de los músculos de la glotis en los repliegues vocálicos, se altera la composición espectral del sonido. La laringe entera puede actuar como cámara resonante y amplificadora. Abrir y cerrar la valva palatal les permite modificar la intensidad, frecuencia, estructura y direccionalidad de los sonidos.

Espectro de frecuencias de las vocalizaciones de los cocodrilosEspectrogramas de vocalizaciones que conforman llamadas de socorro para tres grupos de edad en cocodrilos de aguas saladas: a) juvenil de 45 cm; b) subadulto de 130 cm; c) adulto de 240 cm. Aquí cada llamada está trazada como el cambio de frecuencia a lo largo del tiempo. Los colores indican intensidad relativa de frecuencias.

Espectros de potencia de vocalizaciones de cocodrilosEspectros de potencia para esos mismos tres grupos de edad. Aquí cada llamada está trazada como la distribución de intensidad por medio de frecuencias. Nótese que el pico frecuencial declina conforme se incrementa el tamaño corporal del animal.

Los cocodrilos (descripción general) comienzan a vocalizar justo antes de eclosionar para pedirle a la madre que descubra el nido. Los adultos suelen reaccionar con instinto protector cuando perciben estas vocalizaciones después de que las crías lleguen al agua.

Los juveniles cuentan con un repertorio variado de llamadas: las producidas antes y durante la crianza son diferentes de aquéllas que se establecerán posteriormente. Aunque el contexto influye en el significado de las vocalizaciones, algunos estudios recientes han hallado diferencias significantes en los elementos estructurales de ciertos tipos de llamadas, lo cual sugiere una distinción superior a las previamente planteadas.

Los cocodrilos adultos vocalizan menos frecuentemente que los juveniles, casi todas sus vocalizaciones tienen bajas frecuencias y se relacionan al cortejo o a la defensa del territorio. A veces se generan infrasonidos que están vinculados a las vibraciones provenientes del tronco del animal. El grado sonoro usado por cada especie parece estar influenciado por el hábitat y el gregarismo. Las especies que moran en hábitats donde abunda la vegetación espesa tienden a ser más vocálicos.

Traducción y adaptación de la obra CROCODILES: INSIDE OUT. A Guide to the Crocodilians and Their Functional Morphology. Autores: K. C. Richardson, G. J. W. Webb y S. C. Manolis.

Artículos relacionados

La lucha por sobrevivir de los cocodrilos

Derechos Animales ya - Cocodrilo de perfil - Lucha por sobrevivirEn los cocodrilos acontece una lucha por sobrevivir tan ardua como pocas observamos en el medio natural.

Cocodrilos: La lucha por sobrevivir

Se estima que menos del 1% de las crías nacidas de cocodrilo llega alguna vez a alcanzar la madurez. Las tasas de supervivencia son más altas en poblaciones mermadas o en aquéllas sujetas a un esquilme continuo; mientras que se manifiestan mucho menores en poblaciones próximas a su capacidad de carga. En el caso particular de los cocodrilos de aguas saladas, éstos presentan cicatrices o amputaciones de extremidades causadas por las luchas contra otros miembros de su especie.

Resulta relativamente común encontrar cocodrilos con marcas dentales en el cráneo, con evidencias de haberse roto las quijadas y daños variados en la punta del hocico. A veces se los halla muertos con la cabeza aplastada de parte a parte o con la cavidad corporal abierta en canal por mordidas. Podría afirmarse que los cocodrilos controlan su propio número y que, por evolución, han sido dotados de las estructuras necesarias tanto para infligir como para recibir terribles heridas.

La lucha por la supervivencia comienza dentro del huevo, donde el embrión está equipado con la habilidad de aclimatarse a unas condiciones muy variables: desde la humedad a la sequedad y del calor y al frío. No obstante, a menudo estos límites se sobrepasan. Por ejemplo, el 70% de los cocodrilos de agua salada y el 60% de los cocodrilos fluviales mueren antes de eclosionar debido a los encharcamientos, el sobrecalor o la depredación. Las crías sucumben ante predadores medianos; peces y aves, particularmente. Alrededor de la mitad consigue superar su primer año. A partir de ahí, pueden acabar engullidos por otros cocodrilianos o heridos a causa de interacciones vinculadas a la jerarquía.

¡Derechos Animales ya Gráfico de supervivencia en cocodrilosLa lucha por sobrevivir de los cocodrilos es una «guerra» agónica. Por ejemplo, de cada 1.000 huevos de cocodrilo de agua salada depositados, en torno a 8 ejemplares sobrevivirán a los cinco primeros años y sólo 5 superarán la década. Cabe recordar que las hembras de esta especie tardan entre 12 y 14 años en alcanzar madurez; y los machos, entre 18 y 20.

Traducción y adaptación de la obra CROCODILES: INSIDE OUT. A Guide to the Crocodilians and Their Functional Morphology. Autores: K. C. Richardson, G. J. W. Webb y S. C. Manolis.

Artículos relacionados