Archivo de la categoría: Noticias

Partido Vegano - Fotografía de Tom Cotton

El argumento de que la esclavitud fue un mal necesario

Partido Vegano - Fotografía de Tom Cotton - Argumento de que la esclavitud fue un mal necesarioEl senador de Arkansas, Tom Cotton, da el argumento de que la esclavitud fue un mal necesario. Este argumento respecto a la esclavitud negra en Estados Unidos sigue vigente en la sociedad para justificar la esclavitud animal.

Las ideas de hoy tienen un pasado

La sociedad actual es el resultado de nuestra historia. Por ello, en los activistas veganos nos esforzamos por estudiar y analizar el origen, régimen y evolución de la esclavitud humana para así entender mejor cómo podemos conseguir la abolición de toda forma de explotación animal. En este artículo, queremos ahondar sobre cómo muchos de los argumentos existentes que tratan de justificar la esclavitud animal proceden —y todavía surgen— de la esclavitud humana. En concreto, vamos a cuestionar la creencia arraigada de que la esclavitud —humana o de otros animales— fue o es un mal necesario.

Para facilitar la comprensión de nuestro mensaje, hemos querido rescatar una noticia reciente que se ha hecho viral en redes sociales. Se trata de las palabras del senador republicano de Arkansas, Tom Cotton, quien presentó un proyecto de ley para impedir el uso de fondos federales en lo que él considera una reinterpretación de la historia de Estados Unidos:

Tal como lo expresaron nuestros próceres, [la esclavitud] fue un mal necesario sobre el cual se construyó la unión, pero la unión se construyó de manera tal, como dijo [el presidente Abraham] Lincoln, que puso a la esclavitud en la senda hacia su extinción final.

Como se observa, Tom Cotton alega el argumento de que la esclavitud fue un mal necesario. Esta visión, al contrario de lo que pudiera parecer a simple vista, no significa que este senador u otros humanos con este pensamiento sean racistas.

El argumento de que la esclavitud fue un mal necesario procede de las campañas ejercidas por los esclavistas, desde el comienzo del colonialismo inglés hasta la época del apartheid sudafricano. Desde hace siglos, quienes buscaban beneficiarse de la mano de obra gratuita de otros humanos fueron forjando un ideario con que distinguirse de a quienes percibían como seres inferiores y desarrollaron un marco ideológico con que dotar de legitimidad y conveniencia a la esclavitud. Dicho pensamiento sigue todavía vigente entre quienes no se perciben a sí mismos como racistas pero que, sin embargo, han asumido a través de la educación algunas falsedades y falacias respecto a la misma.

Partido Vegano - Estatua de Martinica sobre la esclavitud negraHoy recordamos con sumo pesar, mediante estatuas y diversas obras artísticas, la injusticia que supuse la esclavitud humana. Quizás en un futuro se recuerde con elementos similares el holocausto al que tenemos sumidos a los animales de todo el mundo.

El origen de una antigua falacia respecto a la esclavitud negra

Como podemos leer en «Vida de un esclavo americano contada por él mismo», una obra magistral de la literatura testimonial de la esclavitud negra del siglo XIX, los esclavistas sureños repetían la idea de que el progreso iba asociado necesariamente con la esclavitud. Para aquel entonces, se argumentaba que los avances científicos y tecnológicos, así como la propia construcción de infraestructuras civiles, requería de una ingente mano de obra esclava que proporcionara los cimientos de una nueva nación. Y eso se les inculcaba a los niños y jóvenes.

Según los propios esclavistas, los humanos de raza negra tenían un carácter sumiso, una mayor fuerza y una serie de características ideales que los convertía en unos «subhumanos» perfectos para realizar aquellas tareas más arduas que exigían la construcción y mantenimiento de un imperio, de Estados Unidos.

Así pues, de acuerdo con esta visión cosificadora, los negros debían servir al hombre blanco para que éstos crearan una sociedad de progreso que, paradójicamente, también los beneficiara con mejores herramientas de trabajo y atenciones médicas.

Partido Vegano - Mono confinado en la jaula de un zoológicoEl argumento de que la esclavitud fue un mal necesario, y de que aporta beneficios para los esclavos, se muestra en nuestros días bajo la falacia de que está bien encerrar animales en zoológicos para «conservarlos» y de que ahí dentro están mejor que en la naturaleza.

Tom Cotton incurre en una falacia aplicada a la esclavitud animal

No es casualidad que, a tenor de las analogías empíricas, sociales y éticas existentes entre la esclavitud humana y la esclavitud animal, los humanos no duden en buscar, encontrar o recordar las mismas falacias con que hace dos siglos se intentaba justificar la violencia, tortura y asesinato de seres humanos.

A menudo nos encontramos con que nuestra sociedad del siglo XXI aduce que esclavizar a los animales, es decir, criarlos, comprarlos y venderlos, confinarlos, usarlos como alimento o vestimenta, herramientas de trabajo, de recreación, o de cualquier otra forma sea algo necesario o un mal menor porque la humanidad, tanto en la historia como en nuestro presente, se ha beneficiado de coaccionar, violentar y asesinar animales. Y, al igual que en caso de los esclavos negros, también se alega en la actualidad que actividades como la ganadería o centros zoológicos brindan beneficios o ayuda a los animales por medio de cuidados veterinarios o al evitar la extinción de especies.

Si entendemos que los supuestos provechos obtenidos por la esclavitud humana en la historia no justifica ni dota de legitimidad al mantenimiento de la esclavitud humana, debemos asumir que los bienes y servicios extraídos por medio de la esclavitud animal no justifica la continuidad de dicho régimen.

Hoy, casi la totalidad del mundo se opone sin titubeos a la esclavitud humana. Muchos se dan cuenta de que Tom Cotton se equivoca porque ese argumento de que la esclavitud fue un mal necesario no se sostiene. Sin embargo, muy pocos humanos han entendido hasta la fecha que esa misma razón para abolir y haber abolido el perverso régimen de la esclavitud también es válido para las víctimas que no caminen sobre dos patas. Colabora con nosotros para trasladarle este mensaje a la sociedad. Haz activismo educativo para cambiar el mundo.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Caballos acosados por un helicóptero en Australia

La matanza de caballos en Australia y la perversidad del antropocentrismo

Partido Vegano - Caballos acosados por un helicóptero en Australia - Matanza de caballos en AustraliaUn helicóptero acosa a una manada de caballos para dirigirlos hacia donde les conviene. Está produciéndose una matanza de caballos y de otros animales en Australia con el argumento falso de salvaguardar sus recursos hídricos para así satisfacer hasta la última gota de nuestro antropocentrismo perverso.

[Fuente de la fotografía: El País] [El círculo rojo ha sido una adición mía]

La antesala del exterminio masivo de animales

En este artículo queremos rescatar un terrible suceso que tuvo lugar en el año 2013: una cruel matanza de más de 3000 caballos en Australia. Volvemos a traerlo a colación por tres motivos muy importantes:

  1. Tales hechos fueron atroces y reflejaron en grado máximo la indiferencia, la insensiblidad, el sensacionalismo, la confusión, la hipocresía, la cosificación animal y el más absoluto de los desprecios que nuestra sociedad muestra hacia los animales.
  2. Australia y otros países han ejercido —y siguen ejerciendo— batidas y cacerías sistemáticas contra aquellos animales que perjudican sus intereses institucionales.
  3. Estos actos tan deplorables cobran de nuevo una especial relevancia tras la noticia de que el agua ha empezado a cotizar en la bolsa de Wall Street.

A tenor de estas razones, queremos relatar y comentar los terribles acontecimientos que se produjeron como antesala de aquello que podría volver a acontecer muy pronto a escala planetaria. Hay serios indicios de que, a partir de ahora, diversos diversos gobiernos de todo el mundo buscarán múltiples excusas para exterminar animales salvajes con el objetivo de controlar sus recursos hídricos.

Partido Vegano - Caballo asesinado desde un helicóptero en Australia - Exterminio de animales por recursos hídricosCaballo asesinado en Australia por un disparo desde un helicóptero. Los escasos recursos hídricos de Australia se llenan con la sangre de inocentes mientras se riegan campos de golf.

Una matanza caballos con premeditación y alevosía por parte del gobierno australiano

En 2013, el Consejo Central de la Tierra (CLC), un organismo gubernamental del gobierno australiano, aprobó la decisión de asesinar a más de 3000 caballos salvajes que habitaban en Tempe Downs, un territorio virgen en la zona interior del continente australiano que estaba muy afectado por una larga sequía.

Atendiendo a las pruebas de dicho suceso, la razón de esta decisión estuvo motivada porque estos caballos salvajes interferían en los intereses ganaderos de la región. Los caballos salvajes suponían una competencia por los pocos pastos verdes y la escasa agua que se encuentra en estas vastas extensiones de 4.750 kilómetros cuadrados. Además, como hemos tratado en un artículo sobre la domesticación, los caballos salvajes suponen también un problema para las yeguadas que se dedican a seleccionar una raza en particular.

Sin embargo, lejos de recurrir al argumento antropocéntrico de que «los caballos son una plaga» —porque atentaban contra los intereses egoístas de quienes esclavizaban a caballos domesticados y otros animales como ganado—, al gobierno australiano se le ocurrió una manera más infame de realizar un control de daños frente la opinión pública: ejercieron unas campaña publicitaria que supuestamente demostraba que tales caballos salvajes estaban pasando hambre y sed por la falta de recursos hídricos y que, según ellos, lo más ético y humanitario era abatirlos desde un helicóptero para poner fin a sus vidas y que dejaran de sufrir.

Este movimiento manipulador generó tres grandes grupos de opinión: los australianos que se posicionaban a favor de la matanza para que los animales no «sufrieran», los australianos que se posicionaban a favor del exterminio porque previamente entendían que esta matanza de caballos les beneficiaba por algún motivo egocéntrico, y los australianos que se oponían alegando que matarlos desde un helicóptero no se trataba de una forma «humanitaria» o «higiénica» de acabar con todos estos animales. Como sucede en otros conflictos con animales, estas interpretaciones debieron a tres posturas ideológicas interrelacionadas y nacidas del antropocentrismo.

En este vídeo expongo comentario completo sobre la matanza de caballos en Australia. La introducción menciona al Partido Vegano, un proyecto que estuvo en funcionamiento durante el año 2020 y principios de 2021.

Un análisis necesario

Esta matanza de caballos en Australia es un ejemplo completo de varias circunstancias actuales: de cómo un gobierno excusa el exterminio de animales «por su propio bien»; de cómo la sociedad bienestarista percibe que está bien matar animales con el argumento de que «no sufran»; de cómo los humanos más antropocéntricos lo ven bien porque perjudican a intereses humanos y de cómo los ecologistas especistas sólo se preocupan por unos animales según su cuantía poblacional, por razones sentimentales, nacionalistas, simbólicas o salubres.

Por desgracia, no cabe ningún consuelo para el caso que nos ocupa. Por un lado, a la mayor parte de la sociedad le importa un bledo que asesinen a más de 3.000 caballos de la noche a la mañana desde varios helicópteros. Las únicas voces críticas contra este crimen se reducen a la idea de que deberían haber llevado a estos animales al matadero para darles utilidad, a que no se ha producido una «muerte humanitaria» o a que habría convenido potenciar la doma y venta de estos caballos con fines recreativos o deportivos.

Nadie —o nadie que hayan recogido los medios— parece pronunciarse contra la propia acción inmoral de determinar la ejecución de otros sujetos y de regir las vidas de los animales como si fuesen objetos a nuestra disposición. Mientras en esta región de Australia se cometen matanzas de caballos salvajes, en otras zonas de este mismo país y en otros lugares del mundo se crían e inseminan forzadamente a yeguas para engendrar nuevos caballos que explotar y esclavizar. La única diferencia está en que los animales sólo tienen valor si su propietario los estima valiosos. Todos son esclavos.

Partido Vegano - Caballo recostado sobre la hierbaFotografía de un caballo recostado plácidamente sobre la hierba. No existe ningún argumento válido para justificar una matanza de caballos ni de ningún animal, ya fuere desde un helicóptero, con venenos u otros métodos aplicados. Cualquier argumento antropocéntrico, como el de salvaguardar supuestamente los recursos hídricos de una nación, es el resultado de un profundo desprecio que tenemos por los animales como fruto de un adoctrinamiento infantil.

Conclusión

Éste, señores, es el mundo en que vivimos. Un holocausto perpetuo en que los pocos animales mínimamente libres son abatidos de un helicóptero. Los animales de todo el planeta deben escoger entre morir a manos de los indiferentes, de sus explotadores o de sus «defensores»: los ecologistas y los animalistas. A los primeros sólo les preocupa un medio ideal en que cada animal esté controlado en su sitio y a los otros sólo les quita el sueño si los animales sufren o no sufren cuanto podrían sufrir mientras se les dan muerte.

Ni unos ni otros parecen comprender que a los animales no les basta con menos sufrimiento o con algo de libertad frente a nuestro régimen universal de persecución y exterminio. Todos los animales merecen respeto hacia sus vidas, libertad e integridad. El especismo pudiera considerarse una enfermedad porque se trata de un trastorno inculcado altera el uso de la razón. Nuestra sociedad está enferma de especismo.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Niña acostada junto a un conejo

La Asociación Española de Pediatría recomienda anular la empatía infantil

Partido Vegano - Niña acostada junto a un conejo - Asociación Española de Pediatría - Comer animales - Empatía infantilLos niños presentan una empatía infantil natural y muy profunda hacia los animales. Por desgracia, los adultos pervertimos este don innato hasta convertirlos en adultos indiferentes que ven bien comer animales por placer y se vuelven capaces de cometer toda clase de barbaries contra ellos. La Asociación Española de Pediatría considera que ese conejo es comida y que debemos enseñarle a esta niña a que esté dispuesta a comérselo.

La Asociación Española de Pediatría promueve la manipulación infantil

Muchos activistas veganos nos hemos quedado consternados y atónitos al leer, recientemente, un texto que recogía una web de noticias sobre las recomendaciones de la Asociación Española de Pediatría para con la enseñanza de una dieta sana y un consumo responsable a nuestros hijos desde la niñez. Hemos sabido de este texto gracias a un artículo previo del activista Luis Tovar. A continuación citamos un fragmento de la noticia original, escrito por un pediatra de la Asociación Española de Pediatría:

Otro aspecto a tener en cuenta para que entiendan el proceso de los alimentos es saber de dónde vienen. Con las verduras y la fruta no vamos a tener ningún problema. Pero en el caso de los animales, debemos tener en cuenta la edad del niño. Si los más pequeños relacionan la procedencia de lo que comen, por ejemplo, un entrecot, con un ternerito o un pollito, pueden desarrollar aversión a ciertos platos. Para evitarlo, mejor ser cuidadosos en este tema y centrarnos en los productos de la tierra hasta que el niño comprenda cómo funciona la naturaleza.

Como observamos, la Asociación Española de Pediatría recomienda anular y corroer la empatía natural que sienten los niños hacia los animales. Sugiere a los padres que engañen a sus niños e idealicen, poco a poco, la explotación animal para que éstos naturalicen el hecho injusto e innecesario de comer el cuerpo de un animal y lleguen a creer que sea sano o esencial.

Cuando expresan «hasta que el niño comprenda cómo funciona la naturaleza», lo que quieren decir es «hasta que el niño haya asumido por completo la ideología especista de nuestra sociedad antropocéntrica y comience a despreciar y a percibir a los animales como seres inferiores u objetos que existen para servirnos, tal como hace dos siglos se inculcaba el racismo en los niños blancos para que vieran como objetos a los humanos de raza negra o como todavía hoy se educa a muchos niños para que cosifiquen a los mujeres». Esto es, objetivamente, lo que los autores del texto querían expresar en su frase eufemística y falaz de apelación a la naturaleza.

Partido Vegano - Niño lleva un reno desde una cabezadaUn niño lleva a un reno con una cabezada. Desde pequeños nos enseñan a percibir a los animales como seres inferiores que existen para servirnos hasta anular nuestra empatía infantil. La Asociación Española de Pediatría recomienda a los padres que engañen y manipulen a sus hijos para inculcarles el prejuicio antropocéntrico de que esté bien comer animales.

Conclusión

Esta noticia no es nueva; pero sigue un patrón repetido a lo largo del tiempo en la educación infantil: el engaño y la manipulación de los menores, ejercidos por parte de asociaciones médicas y nutricionales como la Asociación Española de Pediatría, para anular la empatía infantil y lograr que los niños acepten un statu quo arbitrario, cruel y perverso.

La naturaleza no nos dicta qué está bien o qué está mal. La sociedad no ve correcto comer animales o participa en miles de formas de esclavitud animal y en el exterminio de animales porque nos obligue la naturaleza; lo hacemos porque existe una ideología social —el especismo— que nos lleva a discriminar a los animales al tomar la «especie» como si fuera un criterio ético. Esta discriminación es tan arbitraria como el racismo o el sexismo.

No se requiere una explicación profunda para entender que el adoctrinamiento especista en la infancia es el responsable de que cerca del 99% de la humanidad participe, financie y efectúe la crianza, asesinato y exterminio sistemático de millones de animales al día por simple placer, utilidad e indiferencia que se gestaron cuando sus padres o educadores se limitaron a retransmitir unos conocimientos vetustos y supremacistas que no han cambiado desde el Neolítico.

Artículos relacionados
Partido Vegano - El agua comienza a cotizar en la bolsa de Wall Street

El agua ha empezado a cotizar en la bolsa de Wall Street

Partido Vegano - El agua comienza a cotizar en la bolsa de Wall Street - Capitalismo liberal - MercantilizaciónLa mercantilización extrema, fruto del capitalismo liberal, ha dado un nuevo paso: el agua ha empezado a cotizar en la bolsa de Wall Street. Las consecuencias serán especialmente funestas para los animales.

¡En la agua ha empezado a cotizar en la bolsa!

Me enteré hace poco de que el agua —recurso natural de la Tierra— ha empezado a cotizar en bolsa. ¡Sí, como lo oyes! El agua empieza a cotizar en el mercado de futuros de la bolsa de Wall Street. Quisiera exponer una reflexión sobre esta terrible noticia y vincularla a un caso real con precedentes.

Explicado de una manera muy llana, que el agua pase a cotizar en bolsa significa que adquirirá un valor monetario según la oferta y la demanda y que se convertirá en un bien comercial estratégico para inversiones a largo plazo. Apenas se requiere pensarlo durante unos segundos para plantearnos la absoluta perversidad que esta iniciativa podrá tener a corto, medio y largo plazo.

Que el agua pase a tener un valor fluctuante en bolsa significa que, a partir de ahora, más que nunca, habrá un interés desmedido por parte de gobiernos y empresas para controlar acuíferos, desviar cauces naturales de agua y dominar el ciclo del agua para incrementar beneficios.

Tales acciones desembocarían en gravísimos e inconmensurables daños a la vida de las personas y del medio ambiente. Y recordemos que al hablar de «personas» no nos referimos solamente a los seres humanos. A diferencia de otras formaciones políticas que sólo mencionan o priorizan explícitamente a los humanos, en el Partido Vegano tratamos de acordarnos de todas las víctimas por igual y sin discriminación por especie.

Partido Vegano - Cataratas del NiágaraFotografía de las cataratas del Niágara. Estas maravillas de la naturaleza pasarán ahora a tener un precio. La mentalidad humana ha desembocado en la mercantilización de todo lo existente. El agua ha empezado a cotizar en bolsa y podemos temernos lo peor.

El exterminio de animales salvajes para evitar el consumo de agua

No debemos olvidar que los demás animales serán, nuevamente, las mayores víctimas incontables e insondables de un nuevo paso hacia la mercantilización extrema; fruto del capitalismo liberal más enfermizo.

No podemos sino señalar las consecuencias calamitosas que tendría para todos los pocos animales salvajes que quedan en el mundo. Pues, para colmo de males, se los desplazaría y exterminaría sistemáticamente para evitar que consumieran agua y que, por tanto, supusieran un gasto económico. Y esto no es una conjetura, ¡ya está pasando!

Hace unos meses, Australia decretó el asesinato de miles de camellos salvajes para «preservar sus recursos hídricos», es decir, para maximizar el valor económico del agua que luego venderá a sus propios habitantes. Estos actos son, sin dudas, tanto un crimen como una excusa.

En Australia y otros muchos países, se producen batidas cada año para asesinar a aquellos animales que consideran plagas —cualquier animal cuya población entre en conflicto con intereses humanos— y buscan siempre una nueva excusa con que manipular a las masas para preservar y anteponer sus intereses institucionales frente a cualquier animal que «ose» vivir en libertad. No cabe sorprenderse de esto porque el asesinato no es sino otra forma de explotación animal —se asesina a un animal con el fin de que deje de existir— fruto de nuestro especismo.

Hay una máxima que se cumple como consecuencia del antropocentrismo: nuestra especie sólo contempla la existencia de los animales como domesticados (esclavizados) o exterminados. Es decir, todos los animales del mundo acabarán en granjas o zoos, o muertos a este ritmo.

En conclusión, la mercantilización extrema y propia del capitalismo liberal ha detonado una de las peores decisiones de nuestro régimen económico. La cotización del agua en la bolsa de Wall Street incrementará la velocidad con que se convertirá en un bien cada vez más escaso, como consecuencia del cambio climático, y alentará los intereses, ya presentes en múltiples países, por acabar con la vida salvaje y oprimir hasta el extremo a los humanos desfavorecidos y a las víctimas más vulnerables del planeta: los animales. Haz que se oiga tu voz.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Terneros resistentes al cambio climático por manipulación genética

Terneros resistentes al cambio climático por manipulación genética

Partido Vegano - Terneros resistentes al cambio climático por manipulación genética - Especismo en la cienciaLa ciencia ha creado terneros resistentes al cambio climático a través de manipulación genética. Una sociedad especista desemboca en el uso de la ciencia con fines utilitarios y perversos.

[Fuente de la fotografía: 20 minutos]

La creación de terneros manipulados genéticamente ya ha dejado víctimas mortales

En el seno de una sociedad especista no cabe extrañarse de que, una vez más a la comunidad científica, decida jugar con la genética para así manipular a los animales por intereses humanos. En este caso, está realizándose un proyecto complejo para crear terneros resistentes al cambio climático a través de la eliminación específica de las manchas negras características de su piel. Según recoge la noticia:

Los animales de colores más oscuros absorben más calor de la luz solar. Usando la herramienta de edición genética CRISPR, lograron alterar un gen de pigmentación llamado PMEL en embriones de ganado en un laboratorio, creando algo así como ‘súper-terneros’ capaces de soportar mejor las altas temperaturas.

Este experimento, tal como suele ocurrir por la legislación y por fruto del ensayo y error, concluyó con la muerte prematura de dos terneros bebés que presentaban manchas grises plateadas. Al parecer, la manipulación genética que les ejercieron afectó al funcionamiento de los órganos vitales. ¿Denominan «súper-terneros» a aquéllos que soportan mejor el calor pero no consiguen sobrevivir unos cuantos meses de vida? Evidentemente, a los humanos les basta con que vivan un par de años antes de enviarlos al matadero y el adjetivo responde a un interés comercial. Si no existe un rendimiento económico, incluso el Gobierno ordena el asesinato de animales inocentes.

Sea como fuere, me gustaría tomar este ejemplo para lanzar una serie de reflexiones sobre la manipulación genética de animales como fruto de nuestro antropocentrismo.

Partido Vegano - Laboratorio médicoManipular genéticamente a terneros para hacerlos resistentes al cambio climático tiene el único fin de incrementar la producción ganadera y enriquecer a quienes se lucran con su crianza, hacinamiento y asesinato.

La manipulación genética en animales evidencia el culmen de nuestro antropocentrismo

En la actualidad, la mayor parte de los seres humanos comprenden que es injusto ejercer una manipulación genética entre congéneres por una razón instrumental. Es decir, que no ético crear o modificar seres humanos para que cumplan un fin o satisfagan un capricho en tercera personas. En cambio, nuestra sociedad acepta y promueve la manipulación genética de animales en nuestro beneficio.

La ciencia es objetiva; pero no lo son quienes la ejercen. Dado que nuestra sociedad ha establecido históricamente una discriminación moral arbitraria entre humanos y otros animales, las acciones de los científicos desemboca en que la ciencia en nuestros días sea especista.

La manipulación genética en animales es una extensión de las prácticas ganaderas tradicionales. Los científicos y veterinarios involucrados no buscan «mejorar» la vida de estos terneros o de otros animales; sino que resistan mejor una serie de condiciones impuestas y provocadas por nosotros con el fin de mantener e incrementar la producción de sus cadáveres y secreciones bajo unas condiciones de vida miserables.

Estas palabras, en la noticia citada, dejan bien claras las intenciones de este experimentos y de una ciencia especista:

Todo ello repercute tanto en el bienestar del animal como en la economía del sector ganadero.

Esta cita nos evidencia las razones del Bienestar Animal: la mejora del rendimiento y de la calidad del «producto», lo cual se traduce en la perpetuación de la esclavitud animal. No debemos creer que este concepto se refiera al bienestar real de los animales; sino al bienestar de quienes los explotan. Fue ideado con el fin de manipular la conciencia del consumidor.

Partido Vegano - Contaminación y cambio climáticoSe vuelve imposible proteger a la naturaleza o aspirar a ser justos con los animales si seguimos manteniendo una mentalidad antropocéntrica que desemboca en todos los males que causamos en el planeta y sobre sus vidas. La ciencia debe dejar de ser especista.

El cambio climático no es el problema de estos terneros

El cambio climático no es sino el resultado de un conjunto de daños medioambientales que el ser humano ha causado como resultado de sus actividades egoístas e irracionales. Casos como el presente demuestran, otra vez, que el principal problema al que se enfrenta la naturaleza y los animales no es el cambio climático ni otras transformaciones de la biosfera; el mayor problema que enfrentan las víctimas está en el origen de tales sucesos: el antropocentrismo humano y la subsiguiente cosificación de los animales.

Si el cambio climático es un problema, deberíamos cortar de raíz las mayores fuentes de contaminación. Entre éstas, la ganadería. Lo que no deberíamos practicar es la modificación genética de los animales con fines instrumentales. Gracias a estas técnicas genéticas tan avanzadas, los activistas veganos conminamos a los científicos para que, en lugar de continuar manipulando genéticamente terneros y a otros animales, investiguen alguna forma de librar a nuestra sociedad de sus prejuicios, de la ignorancia y del profundo desprecio que muestra hacia los animales con quienes compartimos el planeta.

Como dijo Einstein, posiblemente el universo y la estupidez humana sean infinitos; aunque del primero quizás no estemos tan seguros.

Artículos relacionados