Archivo por meses: septiembre 2020

¡Derechos Animales ya! - La caza furtiva, la biodiversidad y la contradicción de los ecologistas

La caza furtiva, la biodiversidad y la contradicción de los ecologistas

¡Derechos Animales ya! - La caza furtiva, la biodiversidad y la contradicción de los ecologistasLa caza furtiva no es diferente de la caza legal. Ambas formas de explotación animal conducen hacia la muerte y exterminio de animales por placer o intereses económicos. A menudo, los ecologistas justifican la caza para proteger la biodiversidad y presentan una postura contradictoria respecto al asesinato como medio para la conservación de especies animales.

La caza furtiva no es diferente de la caza legal

Los veganos nos oponemos a toda forma de explotación animal (uso de los animales como recursos), tanto si dicha explotación es legal o ilegal. Muchas acciones que hoy están condenadas universalmente por los Derechos Humanos fueron aceptables en momentos pasados de nuestra historia reciente. Así ocurre porque la legalidad sólo establece qué está permitido, no aquello que sea justo, lógico o coherente. En la publicación presente quisiera hablar sobre la caza furtiva, la biodiversidad y la contradicción de los ecologistas cuando justifican la caza para proteger la biodiversidad o lograr la conservación de especies animales.

La caza furtiva consiste en la captura y asesinado ilegal de animales. Nuestra sociedad considera que ciertas capturas y asesinatos de animales son ilegales, en algún lugar o época del año, por razones antropocéntricas.

Puesto que no existe ninguna diferencia ética entre matar a un humano en enero o hacerlo en agosto, tampoco existe ninguna diferencia ética entre asesinar animales cuando están o no en época de cría. Las leyes prohíben determinadas prácticas, como la de cazar en la estación reproductora de estas especies, con el único objetivo de asegurarse de que nace suficiente animales que poder asesinar al año siguiente.

Ante esta doble vara de medir, nos encontramos situaciones muy contradictorias en el seno del ecologismo especista. Cada dos por tres, las grandes organizaciones ecologistas lanzan campañas para perseguir la caza furtiva y se vuelve viral alguna noticia sobre animales en peligro de extinción (como los rinocerontes u otros más desconocidos).

Lejos de proteger o promover el respeto hacia los animales, estos mensajes antropocéntricos sólo le transmiten a la sociedad que los animales importan según su especie, según cuantía poblacional y según el momento y lugar donde se les quite la vida.

Partido Vegano - Cebras y otros animales en un safari - Biodiversidad - EcologistasQuedan ya muy pocos miles de animales con relativa libertad. Ningún animal es libre porque todos están catalogados como propiedades humanas. Los ecologistas, debido al especismo inculcado desde la infancia, aspiran a preservar la biodiversidad mientras cosifican a los animales como meros elementos del paisaje. La caza legal no es más justa que la caza furtiva.

La biodiversidad, el ecologismo especista y el argumento de la caza para proteger la biodiversidad

La sociedad general se echa las manos a la cabeza cuando se habla de que una especie se ha extinguido o de que está en peligro de extinción. A pesar de que, quizás, la mayoría de la humanidad no se lo plantee, tal reacción no está motivada por un sentimiento genuino de empatía; sino por la consideración antropocéntrica de que una especie extinta significa una especie menos que poder contemplar en un zoológico, un acuario, un delfinario, un circo, con la que poder experimentar o que poder explotar de cualquier otra forma. El ser humano, en la práctica, sólo contempla la existencia de los animales como domesticados o exterminados.

El ecologismo especista está obsesionado con la biodiversidad porque considera que los animales son meros objetos o elementos del paisaje que debemos conservar por el bien de nuestros propios intereses. Irónicamente, los ecologistas se lamentan de la pérdida gradual de especies, motivada en gran parte por la caza furtiva, aun cuando mantienen la misma mentalidad que origina tales hechos y promueven la perpetuación del asesinato masivo de animales, mientras sea legal, allá dondequiera que se estime oportuno.

Esta misma contradicción moral los lleva a defender la caza legal y el exterminio de aquellos animales que consideran «plagas» o «especies invasoras»; pues la biodiversidad no les agrada si no responde a la aquella biodiversidad considerada como «natural» debido a la fusión entre un prejuicio especista y uno fijista. La vida salvaje está condenada por aquellos que afirman defenderla.

Por todo ello, los activistas veganos condenamos tanto la caza furtiva como la caza legal y toda forma de explotación animal en reconocimiento de que todos los animales sienten, padecen y de que merecen respeto como individuos, al margen de su especie, utilidad, cuantía poblacional o de cómo afecte a otros seres vivos como consecuencia de nuestras acciones sobre el medio ambiente. Si también te importan todos los animales, hazte vegano y actúa en consecuencia.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Asesinato de Fénix y Orión

El asesinato de los terneros Fénix y Orión

Partido Vegano - Asesinato de Fénix y Orión - Animales asesinados - Fotografía proporcionada por el santuario GaiaFotografía de Fénix y Orión, los dos terneros asesinados con apenas uno y tres años de edad por el Gobierno del señor Enrique Novales Allué. El Santuario Gaia luchó con todos los medios a su alcance para salvarles la vida. Su asesinato no consterna a la sociedad general porque «sólo» son animales.

El asesinato de los terneros Fénix y Orión es un ejemplo de que se asesina animales por no ser humanos

En esta publicación, quisiera mostrar mi rechazo e indignación ante el asesinato de los terneros Fénix y Orión y frente a todas aquellas injusticias tan aberrantes e implacables que sufren los animales a raíz del especismo.

En los últimos días se hizo viral una triste noticia: iban a asesinar a dos terneros por una razón burocrática. Fénix y Orión eran dos terneros de uno y tres años de edad que disfrutaban de la compañía humana y de la suya mutua. Vivían en una finca de La Puebla de Alfidén, Zaragoza. Estos dos terneros no cumplían la normativa de identificación y registro de animales. En cuanto el Gobierno de Aragón se percató de esta circunstancia, dio un plazo de 15 días para que fuesen sacrificados, puesto que los consideraba «no aptos para el consumo humano».

En España, la tenencia y acogida de animales catalogados como «ganado» es ilegal si no se cuenta con ciertos permisos. Si el Gobierno competente lo estima oportuno, puede quitarte a aquellos animales que has querido y cuidado como si fueran un perro o un gato y los asesina en el marco de unas leyes atrozmente especistas y antropocéntricas.

Ante el suceso, la noticia corrió como la pólvora por todas las redes sociales. Se lograron recoger casi 70.000 firmas para pedir o exigir salvar la vida de ambos. En el Santuario Gaia estaban dispuestos a adoptarlos para darles un hogar y evitar su muerte programada. Sin embargo, en lugar de responder con comprensión y mesura por la presión social, el Gobierno de Aragón decidió mandarlos a ejecutar ipso facto.

Partido Vegano - Palabras de Enrique Novales Allué (Director General de Calidad y Seguridad Alimentario del Gobierno de Aragón)El señor Enrique Novales Allué, Dirección General de Calidad y Seguridad Alimentaria del Gobierno de Aragón, se negó a negociar una solución pacífica para estos dos terneros con el Santuario Gaia. Su respuesta déspota y tiránica es sólo una evidencia del especismo recalcitrante, de un prejuicio capaz de anular la empatía de un señor y hacerlo justificar acciones propias del nazismo. Él trivializó el asesinato de dos terneros como otros hace décadas muchos otros habrían trivializado el asesinado de negros o judíos.

Enrique Novales Allué ordenó el asesinato de los terneros Fénix y Orión

El señor Enrique Novales Allué, responsable de la Dirección General de Calidad y Seguridad Alimentaria del Gobierno de Aragón se negó a negociar con los responsables del Santuario Gaia y ordenó el asesinato de los terneros Fénix y Orión el día 16 de septiembre del 2020 (incumplió así el plazo establecido en el 24 de septiembre). Lejos de mostrar un falso arrepentimiento por las críticas recibidas, decidió excusarse alegando: «Si por matar a dos animales se monta esto, algo le pasa a la sociedad».

Sí, señor Novales, algo le pasa a esta sociedad. Nuestro mundo evoluciona y hay un creciente número de personas humanas que estamos intentando mejorar día tras día y luchando para que todo animal, sea de la especie que fuere, tenga derecho a la vida, a la libertad y a la integridad.

El asesinato de estos dos terneros nos recuerda, una vez más, que las vidas de los no humanos sólo se importan si hay un beneficio. Si no existe tal beneficio para nuestra especie, el ser humano los manipula, asesina y desecha como cualquier objeto. Y, aun así, blanquea la miseria de los animales y se engríe de cuánto gana gracias a ellos. Nuestra mentalidad antropocéntrica únicamente concibe a los animales como domesticados o exterminados. Ellos no tienen ninguna otra posibilidad que subyugarse ante nuestro dominio o perecer en el intento de vivir en paz.

El veganismo es un principio ético de mínimos. Los activistas veganos defendemos que todo ser humano, con independencia de sus ideales políticos, debería asumir que está mal causar daño a los animales sin necesidad y que podemos vivir sin explotarlos de ninguna forma. Y no solamente podemos, sino que es nuestro deber hacerlo como así querríamos que otra especie con nuestra inteligencia y conciencia —o mayor— respetase nuestras vidas.

En la actualidad, miles de millones de animales son esclavos y se los asesina con el beneplácito de una sociedad antropocéntrica y de un colectivo animalista que presenta la misma mentalidad especista que el señor Enrique Novales Allué y participa en la misma injusticia que condena.

Artículos relacionados
¡Derechos Animales ya! - La inseminación artificial y la eyaculación forzada en animales

La inseminación artificial y la eyaculación forzada en animales

¡Derechos Animales ya! - La inseminación artificial y la eyaculación forzada en animalesEl ser humano practica la inseminación artificial en hembras y la eyaculación forzada en machos para poder seleccionar «ejemplares» —individuos—, dominar todos los aspectos de sus vidas y ejercer la domesticaciónesclavitud— de los animales. Las actividades ganaderas no se practican por el bien del animales; sino por el de los ganaderos y veterinarios implicados.

La inseminación artificial en animales requiere una eyaculación forzada de los machos y la violación de las hembras a manos del ser humano

Toda forma de explotación animal vulnera los intereses inalienables (vida, libertad e integridad) de los animales. Así ocurre porque, para ejercer la explotación o uso que se desea hacer de ellos, el ser humano debe coaccionar y manipular a los animales. Una de las formas de manipulación más comunes en la explotación animal es la inseminación artificial de hembras y la eyaculación forzada de machos mediante técnicas de coacción.

Aunque no llame la atención por su escasa violencia explícita. La inseminación artificial en animales es similar a lo que los humanos entendemos por una violación porque se priva de libertad, se manipula a los individuos y se les practica una reproducción forzada. Consiste en la introducción artificial del semen de un macho, el cual ha sido seleccionado y forzado a ello, para lograr la fecundación de los óvulos de la hembra.

La inseminación artificial es una práctica habitual y común que se ha considerado necesaria desde los albores de la domesticación hasta la actualidad, tanto para continuar la selección de individuos con rasgos deseados como para incrementar la productividad de una explotación, al aumentar la tasa de fecundación y disminuir las molestias o gastos asociados al desplazamiento de los parentales o de las posibles reticencias naturales mostradas por éstos.

¡Derechos Animales ya! - Apareamiento de toro y vacaCon frecuencia, ganaderos y veterinarios justifican la inseminación artificial en animales apelando a que ciertos machos, como los toros, son bastante violentos y lastiman a las hembras. Cabe recordar que los animales criados en ganaderías no expresan comportamientos naturales ni están en dichos centros por una razón altruista. Si a los ganaderos les importaran los animales, no los llevarían al matadero. Y si a los veterinarios les importaran los animales, no inseminarían animales por dinero.

La inseminación de animales no tiene justificación veterinaria

Los animales, como nosotros, tienen un instinto sexual y pueden mostrar un gran apetito por copular libremente con miembros del sexo opuesto. Sin embargo, esto no significa que, en época de celo, las hembras deseen que la mano de un veterinario las insemine con un catéter, ni que a los machos les apetezca eyacular cuando los humanos lo determinan. La inseminación de animales en veterinaria se practica solamente por intereses humanos.

No es justo privar la libre elección de un animal ni coaccionarlo. Y, por supuesto, tampoco cabe justificar la manipulación humana que acontece cuando deja a determinados miembros sueltos para que se apareen entre sí. En un ambiente condicionado por el ser humano, no existen —o no desarrollan correctamente— los comportamientos libres y naturales asociados al cortejo y a la reproducción.

Por todo ello, los activistas veganos deseamos recordar una vez más que toda forma de explotación animal es injusta y que conlleva muchas más implicaciones de las que la sociedad suele imaginarse a primera vista. Si entendemos que los humanos no tenemos legitimidad para inseminar o fecundar forzosamente a mujeres de nuestra especie, ni a forzar a hombres para quitarles su semen, tampoco lo tenemos para hacerlo con las hembras de otras especies ni para forzar a los machos con el fin de extraer sus simientes. Un mundo sin explotación animal significa un mundo en donde los animales no sean esclavos de nuestros apetitos ni de nuestra conveniencia.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Orca Lolita en el acuario de Miami

La orca Lolita y su triste historia en el acuario de Miami

Partido Vegano - Orca Lolita en el acuario de Miami - Indígenas Lummi - PETACartel publicitario del acuario de Miami en donde muestra a la orca Lolita, quien lleva 50 años encerrada. Un grupo de indígenas Lummi, un pueblo del noroeste de EE.UU, pide su liberación. La organización bienestarista PETA, por sus propios intereses, también se ha hecho eco de estos hechos.

[Fuente de la fotografía: El País]

La orca Lolita es una esclava más del ser humano en el acuario de Miami

En la entrada de hoy, me gustaría presentar uno de los millones de casos reales de esclavitud animal en la actualidad. El pasado 24 de septiembre de 2020, la orca Lolita cumplió 50 años de cautiverio. Lolita nació libre, sin embargo, a la corta edad de 4 años fue capturada y llevada al Seaquarium, un acuario de Miami, para convertirse en una simple propiedad del ser humano, un objeto o un juguete al que adiestrar para exhibir, hacer reír a humanos sentado en una grada y lucrar a sus amos por medio de espectáculos variopintos.

Las orcas pueden llegar a nadar unos 160 kilómetros diarios y sumergirse a decenas de metros de profundidad. A pesar de ello, la orca Lolita está cautiva en una piscina de 18 metros de largo y de 6,1 metros de profundidad. Estos 50 años, Lolita los ha pasado como una esclava. Su cautiverio es culpa de la especie humana. Nuestra mentalidad especista no nos deja ver el daño que hacemos psicológicamente a los animales que utilizamos para nuestro fines.

Por desgracia, el caso de Lolita no es aislado. Casos como el suyo los podemos ver en nuestro día a día con especies acuáticas, aéreas y terrestres en todo tipo de centros de explotación animal. Ante estos hechos, la mayor parte de la sociedad —animalistas incluidos— asume el ideal bienestarista de «tener esclavos bien tratados» y sólo se preocupa y exige la mudanza o liberación de animales encerrados en zoológicos, acuarios o delfinarios cuando consideran que «sufren mucho ahí dentro».

Un grupo de indígenas Lummi, un pueblo originario del noroeste de EE.UU, se reunió con responsables de este acuario y pidió pacíficamente su liberación. Según declaró la organización bienestarista PETA (People for Ethical Treatment of Animals), la orca lleva una vida solitaria desde hace tres décadas, después de que su compañero Hugo se suicidara dándose golpes en la cabeza contra el reducido estanque que compartían. Estos animales, tan inteligentes, buscan maneras de acabar con su vida ante la absoluta cosificación y negación de sus intereses inalienables.

PETA, como todas las grandes organizaciones animalistas, sólo alza la voz contra el sufrimiento animal sin cuestionar en ningún momento el propio hecho de todos los animales son legalmente esclavos y sin tampoco poner el foco en que tales acontecimientos son la consecuencia de nuestra mentalidad antropocéntrica. De hecho, PETA ni siquiera reconoce el derecho de los animales a la vida.

Partido Vegano - Vista de la orca Lolita en su acuarioVista de la orca Lolita en su acuario —prisión— de Miami. Los indígenas Lummi muestran mayor preocupación que las miles de humanos que gastan su dinero para verla hacer piruetas. La humanidad muestra poca empatía hacia los animales.

[Fuente de la fotografía: Infobae]

Los indígenas Lummi, como la sociedad general, no entienden la raíz del problema

En esta web, trato de evidenciar en cada artículo la realidad de los animales y la disconformidad de los activistas veganos ante cualquier tipo de explotación animal. Luchamos cada día para poder llevar el mensaje a más gente y que la sociedad comprenda la injusticia de utilizar a los animales a nuestro antojo.

Resulta tan injusto forzar a la orca Lolita y a otros animales a realizar espectáculos en un acuario como pasearnos encima de sus lomos, encerrarlos en jaulas, usar sus pieles como accesorios de moda, considerarlos comida, experimentar con sus vidas y cualquier uso que se haga de ellos en nuestro beneficio, por aparentemente benigno, divertido, provechoso o benigno que pudiere considerarse.

Debemos entender que no tenemos legitimidad ni potestad ética para regir ni sojuzgar las vidas de los demás. Los animales también son personassujetos que merecen respeto— y deberían tener derecho a ser libres y a disfrutar sus vidas en libertad.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Definición de especismo (DRAE)

La RAE discrimina a los animales y no define bien los conceptos

Partido Vegano - Definición de especismo (DRAE)Representación de la definición dada por el diccionario de la RAE a la palabra «especismo». Nótese que define, erróneamente, el especismo como se definiría el antropocentrismo. La RAE discrimina a los animales cuando las definiciones correspondientes a distintas especies sólo se basa en la utilidad que tienen para el ser humano.

La RAE discrimina a los animales y no muestra atención ni cuidado con términos complejos o específicos

Los activistas veganos consideramos que el lenguaje es una consecuencia de nuestra mentalidad. Primero surgen las ideas y luego éstas se encauzan y representan por medio de símbolos orales y escritos. Hoy deseamos lanzar una reflexión sobre la RAE (Real Academia Española) aprovechando una muy buena publicación del blog de Filosofía vegana.

La RAE, para definir términos, sólo tiene en cuenta los usos predominantes en que las utilizamos los hablantes, sin investigar ni ir más allá sobre los conceptos de los que derivan. Hoy venimos a hablar acerca de su manera errónea de definir el veganismo y otros términos como persona, sujeto o especismo, etc. Este mismo desdén hacia los usos académicos también se observa en la Fundéu.

En su diccionario, la RAE no refleja las definiciones conceptuales de lo que es el especismo, de lo que es una persona o el veganismo; sino que se limita a señalar los sentidos en que los solemos utilizar. Entendemos que la Academia asume un papel meramente descriptivo. Sin embargo, no tiene sentido que la RAE trate de abarcar vocablos de origen técnico y, al mismo tiempo, les otorgue un significado coloquial que no corresponde siquiera al uso con que los empleamos quienes así conocemos su significado.

Asimismo, desde su surgimiento, la RAE —y otros muchos diccionarios— dedica definiciones antropocéntricas en lo referido a los animales. El DRAE (Diccionario de la Real Academia Española) es un diccionario especista; pues hay múltiples acepciones en que, por ejemplo, en lugar de describirse cómo es un animal dado, versan sobre los usos que tiene un animal para el ser humano y las costumbres asociadas a nuestra cultura.

¡Derechos Animales ya! - El DRAE y las definiciones especistasLa RAE discrimina a los animales cuando difunde un diccionario cargado de definiciones especistas, antropocéntricas y sesgadas.

El DRAE y las definiciones especistas

El DRAE contiene muchas definiciones especistas porque apenas se han modificado desde el siglo XIX o antes; una época en la que predominaba la visión descartiana de los animales como máquinas compuestas por piezas distinguibles y con un comportamientos clónico entre los individuos. No obstante, hay otros diccionarios contemporáneos que adolecen de un fuerte especismo.

Dado que hay palabras muy importantes en un campo de conocimiento por su significado tan claro y fundamental, entendemos que es nuestro deber exigir a la RAE que defina cada concepto de forma correcta mediante investigaciones de su etimología y su significado en una especialidad determinada, etc. para así poder seguir manteniendo el significado original y poder defender nuestra causa de una forma correcta. Cuando se produce mal uso de un término, el significado original va difuminándose y, como en el caso del veganismo, hay víctimas que lo sufren; víctimas a las que se las invisibiliza cada vez más.

Muchos activistas veganos estamos interesados en presentar una propuesta a la RAE para la modificación de ciertos términos, entre ellos, los hablados en esta publicación. Para ello, te necesitamos.

Artículos relacionados