Archivo por meses: febrero 2020

Fotografía-de-Lloyd-Morgan

La inteligencia animal, Lloyd Morgan y el negacionismo científico


Lloyd Morgan - Inteligencia animal - Negacionismo científicoEl negacionismo científico respecto a la inteligencia animal sigue tomando su base en el Canon de Lloyd Morgan.

El Canon de Lloyd Morgan

La inteligencia animal es un asunto que nos fascina. Aunque, a menudo, no para bien. Las ciencias aplicadas hacia los animales se centran en estudiar aquello que quizás podamos explotar de ellos. Esta breve entrada pretende señalar algunas nociones básicas sobre el estudio de la inteligencia animal y ejercer una condena sobre los sesgos antropocéntricos. Para profundizar, recomiendo visitar los respectivos enlaces.

Los estudios de etología, salvo honrosas excepciones que busquen desentrañar un misterio al estilo naturalista decimonónico, sólo analizan el comportamiento animal en la medida en que sirva para satisfacer intereses humanos. Y, por supuesto, si de rebote se llega a la conclusión de que tal o cual especie muestra ciertas habilidades complejas o incluso superiores a las humanas en algunos ámbitos, se tratará de reducir su mérito apelando a la ley de la parsimonia o parquedad, a menudo llamada también «Canon de Lloyd Morgan»:

«En psicología animal es absolutamente preciso no interpretar en ningún caso una acción como si fuese el resultado del ejercicio de una facultad mental elevada, siempre que pueda ser considerada como la consecuencia del funcionamiento de una facultad situada más abajo en la escala psicológica».

Lo paradójico del asunto es que, incluso hoy, el Canon de Lloyd Morgan se presenta como un razonamiento que busca combatir el antropomorfismo, aun cuando dicha premisa, en nuestro contexto actual, funciona como base de un razonamiento antropocéntrico.

Chimpancé rascándose la cabeza - Inteligencia animal

Los científicos y la sociedad general empieza a aceptar al idea de que ciertos animales sean muy inteligentes y considera que deberían tener derechos por ello. Sin embargo, la mayoría de los animales continúan infravalorados por una razón de parentesco y la sociedad todavía no ha comprendido que el nivel de inteligencia no constituye un criterio para determinar el respeto que merecen los animales en sí mismos.

La inteligencia animal se desdeña

Los humanos somos infinitamente más condescendientes cuando nos autoestudiamos que cuando estudiamos la inteligencia animal. Y así ocurre a pesar de que, en la actualidad, conocemos con bastante profundidad que las diferencias cognitivas entre los humanos y otros animales no son tan abismales como siempre se ha estimado. En pleno siglo XXI, podría alcanzarse el súmmum de que si un elefante encerrado en un zoológico aprendiera a tocar el piano, algún etólogo diría que se trata de una «respuesta compleja mediada por un condicionamiento operante por el cual el animal quiere captar la atención de los humanos para que les echen cacahuetes».

Resulta incoherente que se efectúen tantos y tantos estudios cuando la hipótesis nula ya está sesgada y se buscará racionalizar cualquier resultado fuera de las premisas. Esto es lo que llamamos negacionismo científico. Si se estudiara a un ser humano con algún déficit cognitivo, ningún investigador tendría el valor de aducir, en un contexto dado, que un cetáceo o chimpancé fuese más inteligente ni cuestionaría el hecho de que el humano con dicho déficit poseyera derechos morales. Sin embargo, al margen de su inteligencia, les negamos sus derechos legales a todos los animales por la sencilla premisa de que no son humanos ni ningún estudio los hará cambiar de filogenia.

Y no hablamos únicamente de elefantes, chimpancés, cetáceos y otros animales de demostrado intelecto; sino de todos los animales en conjunto. A todos se los infravalora como consecuencia de la cosificación.

Cuervo visto de perfil - Cognición animal - Negacionismo científico

Los cuervos, entre otras aves, son unos animales muy inteligentes. A pesar del negacionismo científico, gracias a animales como éstos se ha desechado mitos sobre el cerebro tripartito y la creencia de que la cognición se encontrase en el neocórtex de los mamíferos. Asimismo, hay estudios en aves y otros animales que desmontan la creencia de que la inteligencia sea proporcional al tamaño del cerebro. Existe una correlación, no absoluta, respecto al índice o cociente de encefalización.

Cuando el prejuicio construye la ciencia

La inteligencia animal y sus particularidades nos asustan porque derruyen nuestras asunciones de superioridad. Conceptos como empatía se emplean también como arma del supremacismo humano. Este artículo de Oxford, del año 2012, afirma gratuita y contundemente que no había ninguna evidencia de que ningún animal aparte de los humanos mostrasen empatía. Madre mía. Estos investigadores no debieron ver un perro en su vida ni a 200 metros. Lo llamativo del asunto es que, apenas un mes antes de la publicación de dicho artículo, una cumbre de neurocientíficos, en la Universidad de Cambridge, avaló la existencia de la conciencia animal. ¿Será que el autor o autores no pudieron asistir? ¿No estaban actualizado? ¿O directamente son negacionistas científicos?

Cuando en ciencia se habla de la extraordinaria inteligencia humana, lo que estamos haciendo es utilizarlo como argumento para justificar nuestro prejuicio supremacista. Esgrimimos la inteligencia cual bandera identitaria. Debido a nuestro especismo nos importa realmente un bledo de cuánto sean capaces otros animales o cuál sea su nivel cognitivo, simplemente los discriminamos, desdeñamos y los consideremos inferiores porque no son humanos.

Mientras la ciencia sea especista, no podremos hablar de que sea enteramente objetiva a la hora de estudiar a los animales no humanos y la inteligencia animal. Para que alcancemos el progreso científico se precisa una ciencia ejercida por científicos que desechen sus prejuicios contra los no-humanos. El negacionismo científico sigue siendo un lastre en la actualidad. Por ello, el activismo vegano no solamente actúa para devolverles la justicia fundamental a los animales, sino que, además, contribuye al avance de la ciencia mediante la eliminación de prejuicios.

Artículos relacionados
Partido Vegano - Vaca con crotal en una oreja - Derechos Animales - Bienestar Animal

Derechos Animales y Bienestar Animal no son lo mismo

Partido Vegano - Vaca con crotal en una oreja - Derechos Animales - Bienestar AnimalCuando el Partido Vegano dice ser único y pionero en la defensa de los Derechos Animales, hay quienes rápidamente saltan con que otros partidos y organizaciones defienden los Derechos Animales y existen desde mucho antes. No, lo que otros defienden se llama «Bienestar Animal».

[Autoría de la imagen]

Introducción

Es una obviedad que miles de partidos y organizaciones nos preceden; pero es falso que alguno de ellos defienda los Derechos Animales. Nos encontramos con que la sociedad no conoce realmente el concepto de «Derechos Animales» ni tampoco sus implicaciones ni su profundidad en el campo de la Filosofía, la Ética y el Derecho.

Los Derechos Animales no equivalen a Bienestar Animal, ni se reducen a tratar mejor a los animales, ni a evitarles sufrimiento, ni a prohibir la tauromaquia o festejos crueles, ni siquiera consisten en cambiar la nomenclatura para pasar a considerarlos seres vivos o equivalente.

Los Derechos Animales van muchísimo más allá. La diferencia entre Derechos Animales y Bienestar Animal es radical (de raíz). A continuación dejaremos un resumen didáctico de las diferencias fundamentales. Para consultar otros términos, revisa el apartado de «Conceptos básicos».

Derechos Animales vs. Bienestar Animal

Derechos Animales:

  1. Los Derechos Animales son el conjunto de medidas y cambios legales, promovidos por una base ética deontológica, que buscan el reconocimiento universal de los animales como sujetos de derecho. De esta manera, se reconoce a los animales como «personas» en sentido legal y no cual simples objetos y mercancías.
  2. Los Derechos Animales establecen que los animales merecen derechos legales que protejan sus intereses inalienables en la misma medida en que los Derechos Humanos buscan el reconocimiento de los nuestros. El fundamento para ello radica en que sabemos, científicamente, que los animales también son capaces de sentir y que gozan de voluntad y conciencia.
  3. Los Derechos Animales, en consecuencia, implicarían el cese y la abolición absoluta de toda forma de explotación animal —uso como recurso—, en tanto que no es justo criar, hacinar, explotar y asesinar animales —entre otras acciones— por el mismo fundamento por que es injusto explotar seres humanos: tantos ellos como nosotros tenemos, al menos, tres intereses inalienables: vida, libertad e integridad.

Bienestar Animal:

  1. El Bienestar Animal son el conjunto de medidas y cambios legales, promovidos por una base ética utilitarista, que buscan la regulación sobre cómo el ser humano —sujetos de derecho— trata y gestiona a los animales —bienes muebles semovientes—. De esta manera, defiende una concepción antropocéntrica y únicamente reconoce a los animales como objetos o mercancías que «sufren» y que merecen una gestión responsable para minimizar costes, mejorar la productividad o evitar daños mediambientales.
  2. El Bienestar Animal establece que los animales carecen de intereses inalienables, niega que los animales tengan voluntad y conciencia, y rechazan que el hecho científico de que sientan igual que nosotros los hiciese merecedores de derechos por la sencilla excusa de que no pertenecen a nuestra especie. El Bienestar Animal es una postura especista en su origen y aplicación.
  3. El Bienestar Animal, en consecuencia, valida y apoya que los animales sean —y continúen siendo— siervos y esclavos de los seres humanos mientras lo hagamos con ciertos «miramientos», defiende que podamos seguir criándolos, hacinándolos, mercadeando con ellos, con sus secreciones o productos derivados, y usándolos para todo tipo de gustos, aficiones e intereses hasta, finalmente, asesinarlos para obtener beneficio o porque simplemente hayan quedado como un objeto roto que ya no sirva.

Rinoceronte encerrado en un zoológicoOtros partidos y organizaciones declaran estar en contra de los zoológicos, acuarios y ciertas formas de explotación animal porque «causan sufrimiento a los animales». No consideran que los animales merezcan derechos legales. De hecho, si encontraran una manera de encerrarlos y explotarlos sin sufrimiento, estarían de acuerdo con que así se hiciera. No en vano, muchas organizaciones animalistas aprueban y promueven los mataderos móviles. ¿Existe acaso un ejemplo más flagrante?

[Autoría de la imagen]

El Partido Vegano es diferente

Todos y cada uno de los grandes partidos y organizaciones animalistas son bienestaristascuando no algo más esperpéntico— y promueven, por tanto, el Bienestar Animal. Obviamente, tales colectivos no se promocionan a sí mismos y sus acciones diciendo cosas como que los animales carecen de voluntad y conciencia, o que no merecen derechos porque no son humanos; pero es lo que piensan y lo que defienden explícitamente cuando demuestran que solamente les importa el sufrimiento de un animal y no que sus intereses sean vulnerados.

A los animales no les basta con sufrir menos o vivir relativamente bien en una granja si desde que nacen ya tienen puesto un crotal en la oreja que indica el día en que irá al matadero por no ser humanos. A muchos humanos que se hacen llamar «animalistas» les basta con pensar que con eso ya están haciendo algo bueno por las víctimas mientras participan en la explotación animal.

Por todo ello, insistimos. El Partido Vegano ha surgido, precisamente, para luchar por los Derechos Animales como no lo ha hecho hasta la fecha ningún otro partido u organización.

Nosotros no discriminamos entre animales ni preferenciamos al ser humano ni nos basta con los animales vivan mejor antes de ser asesinados.

Nosotros queremos justicia para todos los animales y que puedan ser libres de la dominación humana.

Y nada de esto es una utopía; sino ya una realidad. El veganismo avanza imparable y nosotros buscamos ser la voz de quienes somos veganos. ¡Únete!

Artículos relacionados