Archivo por meses: julio 2015

Lagarto verde (Lacerta bilineata)

Lagarto verde (Lacerta bilineata)

Descripción del adulto

Lagarto de tamaño medio que en nuestro territorio sólo sobrepasa ocasionalmente los 12 cm de longitud-cabeza cuerpo. Su cabeza aparece robusta y alta, no aplanada y con el perfil superior convexo. La cola es muy larga, aproximadamente de 1,5-2 veces la largura entre la cabeza y el cuerpo cuando está intacta. La escama occipital exhibe un contorno generalmente triangular. El pliegue gular y el color están bien patentes, este último se ve claramente aserrado. Las escamas del dorso y de los costados se muestran pequeñas. Las escamas de la cola se aprecian más grandes y alargadas, con quilla patente, y puntiagudas posteriormente.

La coloración de fondo se nota verdosa más o menos brillante, con un punteado oscuro (negro o pardo oscuro) de densidad variable. La parte superior de la cabeza presenta muchas veces manchas o motas blancas o amarillentas. La garganta o la cabeza pueden exteriorizar tonos azulados con mayor o menor intensidad. La cola, cuando permanece intacta, evidencia dorsalmente tonos verdosos; aunque por los lados puede mostrar tonos pardos; inferiormente, la cola tiende a ser verdosa o amarillenta. La región ventral del cuerpo aparece de color amarillo y sin manchas.

Dimorfismo sexual

En las hembras, la cabeza es más corta y estrecha, menos robusta en su conjunto, el tronco, más elongado, y la cola intacta, menos larga en relación con la longitud cabeza-cuerpo. Los machos presentan habitualmente una coloración dorsal verde brillante y un profuso moteado negro o muy oscuro. Durante la época de celo, la garganta y los laterales de la cabeza adquieren tonos azulados o azulado-verdosos, muy intensos en algunos ejemplares. Las hembras son mucho más variables: a menudo exhiben dos o cuatro líneas longitudinales blancas o amarillentas; pero también pueden llegar a ser casi uniformes o presentar manchas oscuras de un tamaño superior en la región dorsal; con cierta asiduidad manifiestan asimismo motas blanquecinas por encima de la cabeza, si bien con menor frecuencia que en los machos, y tonalidades azuladas en la garganta y cabeza, aunque menos intenta que en aquéllos. Algunas hembras cuentan con colores y diseños muy similares a los de los machos.

Descripción de juvenil

Los recién nacidos pesa alrededor de 1 g, con una longitud cabeza-cuerpo de 30 a 38 mm, y una largura caudal de entre 39 y 62 mm. Dorsalmente son pardos, a veces con tintes verdosos; la coloración es generalmente uniforme o, en todo caso, con estrechas líneas longitudinales, que ya desde las primeras mudas van haciéndose más patentes, resultan características de los juveniles y de la mayoría de los subadultos. El diseño en estos últimos se advierte extraordinariamente variable.

Distribución

Norte de España, Francia, oeste de Alemania, y norte y centro de Italia; alcanza hasta el este de Eslovenia y el extremo noroccidental de Croacia, en la costa adriática. En la península ibérica, su límite meridional se encuentra en el sistema Ibérico norte, incluido el Moncayo. Requiere más estudio su presencia en el sector asturiano occidental y en el oeste de Castilla y León.

Variaciones geográficas

No se han descrito para la Península.

Especies similares

En el lagarto verdinegro, la escama occipital tiene típicamente forma trapezoidal, no triangular, y la región dorsal de los miembros posteriores y de la cola es marrón o parda, nunca verde, incluso en los adultos. Además, los machos adultos y muchas hembras de lagarto verdinegro presentan motas oscuras en el vientre, inexistentes en el lagarto verde. Los recién nacidos de ambas especies exhiben diseños diferentes. Los subdultos de lagarto verdinegro carecen de líneas longitudinales blanquecinas.

Hábitat

En España, está presente desde el nivel del mar hasta cerca de los 2.200 m en el sistema Ibérico. Ocupa una diversidad de hábitats; aunque prefiere zonas con abundante cobertura vegetal herbácea o arbustiva, tales como prados, brezales, tojales y linderos o áreas aclaradas de bosques, desde encinares húmedos hasta hayedos o bosques mixtos. Se encuentra también en sotos y márgenes de ríos y arroyos. En algunos puntos, convive en estrecha simpatría con el lagarto verdinegro.

Biología

Todas las poblaciones ibéricas presentan una fase de reposo invernal que se extiende normalmente de octubre-noviembre a marzo-abril. No obstante, en regiones muy frías, la actividad de los adultos puede restringirse en algunos años a un espacio de tiempo comprendido entre principios de mayo y finales de septiembre. Los machos adultos suelen emerger de la hibernación antes que las hembras. Por su parte, el periodo de actividad de los juveniles y subadultos acostumbra a ser algo más prolongado que en los adultos.

Unas pocas semanas después de la hibernación comienza la época de celo. Durante este periodo se observan comúnmente parejas de machos y hembras que toman el sol en íntima asociación. No obstante, un mismo macho puede copular con varias hembras a lo largo de una misma estación, y viceversa. Por regla general, los machos dominantes obtienen tiene mayor acceso a las hembras y copulan con un número mayos de éstas por temporada. Los apareamientos acontecen preferentemente durante los meses de abril-mayo y más raramente, a finales de marzo o principios de junio. En los preámbulos, el macho persigue insistentemente a la hembra, a la cual intenta sujetar mordiéndola en la cola o en los costados para, finalmente, arquear su cuerpo, introducir uno de los dos hemipenes en la cloaca femenina y consumar la cópula. La mayoría de las puestas se realizan en junio, aunque, dependiendo de los años y de la localidad, las más tempranas puede producirse ya en mayo o bien retrasarse hasta la primera quincena de julio. Si bien han llegado a describirse hasta dos puestas por hembra y temporada, lo normal es que cada hembra realice una única puesta por estación que incluye de 6 a 23 huevos elípticos con 13-18,5 mm de largo por 8-12 mm de ancho. Los huevos acaban enterrados por la hembra a una profundidad variable, y las eclosiones no se dan hasta septiembre u octubre (más extrañamente, a finales de agosto). En las hembras, la madurez sexual se alcanza corrientemente con una longitud cabeza-cuerpo media de 84 mm, y en los machos, con una longitud menor.

Los lagartos verdes son básicamente insectívoros y consumen sobre todo escarabajos, saltamontes, orugas y afines. Su dieta incluye, además, arácnidos, caracoles, babosas y larvas de insectos. Los adultos depredan ocasionalmente sobre pequeños vertebrados, tales como lagartijas, micromamíferos y aves, e incluso juveniles de su propia especie. Pueden completar su alimentación con frutos diversos (fresas, frambuesas, etc.).

Entre sus depredadores conocidos se citan numerosas aves de presa diurna y nocturnas (águila culebrera, calzada y real, halcón peregrino, halcón abejero, ratonero común, búho real, lechuza común, cárabo), así como garzas reales, alimoches y varias serpientes (culebreas lisas europea y meridional, culebra verdiamarilla, víboras hocicuda y áspid). Ante el peligro buscan rápidamente refugio entre la vegetación, en galerías o debajo de piedras; también puede arrojarse al gua, nadar e incluso bucear. Su cola posee capacidad autotómica.

Casi todos de los adultos son sedentarios, con dominios vitales relativamente constantes a lo largo de su vida y de una extensión entre 200 y 600 m2.

Estado de sus poblaciones

Relativamente común e incluso localmente abundante dentro de la mayor parte de su área de distribución. Sólo algunas poblaciones asentadas en los límites de dicha área se hallan aisladas o cuentan con un bajo número de individuos. El abuso en la utilización de plaguicidas y la destrucción masiva de su hábitat por incendios o prácticas de agricultura intensiva constituyen las principales amenazas para la especie.

Referencias

Amann et al. (1997), Arrayago y Bea (1997), Barbadillo (1998), Bradshaw et al. (1991), Braña (1996), Braña et al. (1991), Pérez-Mellado (1998), Saint Girons y Bradshaw (1989), Saint Girons et al. (1989), Turtkovic et al. (1998).

Adaptación de la obra ANFIBIOS Y REPTILES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, BALEARES Y CANARIAS. Guía ilustrada para identificar y conocer todas las especies. Autores: Luis Javier Barbadillo, José Ignacio Lacomba, Valentín Pérez-Mellado, Vicente Sancho, Luis Felipe López-Jurado.

Pulse para ver imágenes de ampliación (Lacerta bilineata)

Artículos relacionados

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)

Lagartija colilarga (Psammodromus algirus)Lagartija colilarga (Psammodromus algirus).

Descripción del adulto de la lagartija colilarga

La lagartija colilarga es de tamaño mediano. Alcanza hasta 9,3 de longitud cabeza-cuerpo y 23 cm de cola; salvo en los individuos que la tienen regenerada, ésta suele tener una largura de al menos el doble de la distancia cabeza-cuerpo. Cabeza alta y de aspecto robusto. Las escamas dorsales y del cuello son aquilladas. Carece de escamas diferenciadas en la garganta que formen un collar. El dorso y los costados muestran tonos pardos o verdosos, con dos líneas dorsolaterales nítidas y de tonalidades amarillentas o blancas. El vientre normalmente no presenta pigmentación y deja fondo blanco o crema. La parte inferior de la cola y de las patas posteriores posee, en general, un color anaranjado. En las axilas se observan, sobre todo en los machos, de una a nueve manchas azules.

Dimorfismo sexual

En algunas poblaciones ibéricas meridionales los machos se ven mayores que las hembras; pero en otras, al parecer, sucede lo contrario. Asimismo, las líneas dorsolaterales aparecen más nítidas y marcadas en las hembras, y en algunos machos viejos llegan incluso a desaparecer por completo. Los machos cuentan con las cabezas más altas y mayor robustez. Durante el periodo de celo, los machos tienen los lados de la cabeza y la garganta pigmentados de naranja, rojo o amarillo. También se ha descrito dicha pigmentación cefálica en algunas hembras del noroeste peninsular.

Descripción del juvenil de la lagartija colilarga

Los recién nacidos miden habitualmente entre 25 y 30 mm de longitud cabeza-cuerpo y de 40-50 de largura caudal. El diseño y color de los juvenil aparecen se manifiestan similares a los de los adultos, si bien las líneas claras pueden no ser tan nítidas y la pigmentación anaranjada de las patas traseras y de la cola es, a menudo, más intensa.

Distribución

La lagartija colilarga está presente en el sur de Europa occidental y en el norte de África. Ocupa casi toda la península ibérica; aunque se ausenta en gran parte de Galicia, donde no sobrepasa las cuencas del Miño y el Sil. Falta en la mayor parte de la cordillera y cornisa Cantábricas, del País Vasco y Pirineos. Resulta probable que en algunas regiones, como los Pirineos, se halle en expansión hacia zonas más septentrionales. Se la ha citado en varias islas e islotes costeros (San Andrés, en Almería; de Adentro, Escombreras y Grossa, en Murcia, y Descubridor, en Alicante). La población antiguamente asentada Meda Gran (Gerona) se considera actualmente extinguida.

Variaciones geográficas

No se han descrito para la península ibérica.

Especies similares

Es la única lagartija en la península ibérica, junto con la lagartija cenicienta, que cuenta con escamas dorsales puntiagudas y fuertemente aquilladas. Se distingue de la cenicienta porque ésta es de tamaño menor y exhibe, en la zona ventral, un collar formado por escamas claramente mayores que las de la garganta. Además, ambas especies exteriorizan diseños y coloraciones muy diferentes.

Hábitat

Es la lagartija más común de las formaciones de matorral y bosque mediterráneos, donde abarca preferentemente los sustratos de hojarasca en lugares con, como mínimo, alguna cobertura arbustiva. Aun así, se trata de una especie notablemente adaptable a una gran variedad de hábitats. Trepa con bastante agilidad a arbustos y árboles. Se distribuye desde nivel del mar hasta los 2.600 m de altitud en Sierra Nevada.

Biología de la lagartija colilarga

Permanece activa incluso durante el invierno en las áreas más cálidas de la península ibérica, principalmente en el caso de los individuos subadultos. El máximo de actividad corresponde a los meses de abril y mayo. En verano puede contemplarse individuos durante la noche. No acostumbra a salir de sus refugios con temperaturas inferiores a los 15 °C. Los ejemplares activos poseen, en campo, temperaturas corporales que varían entre 27 y 35 °C y que adquieren asoleándose en el suelo o encaramados a la vegetación arbustiva.

Las cópulas, de unos ocho minutos de duración como media, comienzan en primavera y se extienden hasta la primera mitad del verano. El periodo de puesta, tras un desarrollo de los huevos en el interior de la hembra durante 14 a 26 días, puede comprender desde mayo a julio, dependiente de la latitud geográfica, y puede incluir dos, o excepcionalmente, tres puestas distintas; éstas constan den dos a once huevos que miden por término medio 12-14 mm de longitud por 7-9 mm de anchura. Las eclosiones se verifican en agosto, septiembre y octubre, luego de un periodo de incubación extremadamente variable (desde uno a tres meses). Alcanza la madurez sexual al primer o segundo año de vida, según las poblaciones. Son lagartijas de longevidad reducida (unos 5 a 7 años en libertad), limitada en comparación con la de otras especie de tamaño parecido, como la lagartija colirroja.

La densidad poblacional es cambiante y oscila entre los 13 y 110 individuos por hectárea. En los parajes costeros levantinos se evidencia una competencia directa con otras especies, como la lagartija colirroja.

Es básicamente insectívora de dieta exageradamente heterogénea en la cual predominan las presas terrestres como escarabajos, saltamontes, arañas, hormigas o pseudoescorpiones. Esporádicamente, es capaz de capturar y consumir pequeñas lagartijas de otras o de la misma especie, y elementos vegetales, como frutos y semillas.

Sus depredadores son muy numerosos e incluyen mamíferos, como zorros, ginetas y nutrias; aves, como búhos reales, mochuelos, autillos, lechuzas comunes, ratoneros, buitres negros, elanios azules, milanos reales, cernícalos vulgares y primillas, garcillas bueyeras, cigüeñas, alcaravanes, abubillas, alcaudones reales y estorninos negros; reptiles, como la culebra lisa meridional, la bastarda, la de cogulla, la víbora hocicuda e incluso el lagarto ocelado y el camaleón.

A ambos lados del cuello revela unos repliegues de piel que conforman embolsamientos en los cuales se alojan mayoritariamente garrapatas. Estas bolsas, en teoría, tienen la función de reducir la extensión de dichas garrapatas a otras zonas del cuerpo.

Estado de sus poblaciones

La lagartija colilarga es la más abundante de la mitad sur de la península y se considera, en conjunto, como una especie no amenazada. Sin embargo, sus poblaciones se han visto seriamente reducidas al expandirse los monocultivos cerealistas, la masiva deforestación y los incendios forestales en los límites septentrionales de su área de distribución.

Referencias

Belliure y Carrascal (1996), Carrascal y Díaz (1989), Carrascal et al. (1990), Carretero et al. (1997), Carretero y Llorente (1998), Díaz (1994), Díaz y Carrascal (1991), Díaz et al. (1994), Martín y López (1998), Pérez-Mellado (1998).

Adaptación de la obra ANFIBIOS Y REPTILES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, BALEARES Y CANARIAS. Guía ilustrada para identificar y conocer todas las especies. Autores: Luis Javier Barbadillo, José Ignacio Lacomba, Valentín Pérez-Mellado, Vicente Sancho, Luis Felipe López-Jurado.


 

Pulse para ver imágenes de ampliación (Psammodromus algirus)

Artículos relacionados

Lagartija balear (Podarcis lilfordi)

Lagartija balear (Podarcis lilfordi giglioli)Lagartija balear (Podarcis lilfordi).

Descripción del adulto de la lagartija balear

Lagartija robusta y de cabeza alta. En general, los machos alcanzan en torno a 8 cm de longitud cabeza-cuerpo, y las hembras, unos 7,5 cm. El cuello parece casi tan ancho como la cabeza. Presenta un elevado número de escamas dorsales, normalmente superior a 59, en una línea transversal. La coloración es muy variable y va del pardo manchado de negro al negro uniforme. Habitualmente aparecen líneas o bandas dorsolaterales simples o dobles más o menos marcadas. El vientre muestra un color blanco sucio, amarillento, anaranjado o azul cobalto intenso con pequeñas manchas negruzcas más o menos extendidas.

Dimorfismo sexual

Los machos se aprecian, a menudo, mayores y más robustos que las hembras. Además, en algunas poblaciones existe cierto grado de dimorfismo sexual en los diseños o coloraciones.

Descripción de juvenil de la lagartija balear

Los recién nacidos son relativamente grandes y suelen alcanzar los 30-35 mm de longitud cabeza-cuerpo. Por lo común, su peso oscila entre 0,75 y 1 g. Los juveniles presentan coloraciones tan variables como los adultos y habitualmente resultan similares a ellos en cada población insular concreta. Los costados exhiben un tono más oscuro que el dorso y suelen estar finamente moteados de pintas color crema. Las regiones ventrales son de tonos uniformemente blanquecinos o grisáceos, en muchas ocasiones con puntos negruzcos en el centro de casi todas las escamas ventrales. En diversas poblaciones, pero no en la totalidad de ellas, los juveniles poseen la cola de tonos verdosos o azulados que contrastan claramente con el lomo.

Distribución

Presente en el archipiélago de Cabrera y en los islotes de Mallorca y Menorca. Ha desaparecido, sin embargo, de las dos islas principales; esto ocurrió probablemente hace unos dos mil años, como consecuencia de la llegada del hombre y de la importación de numerosos depredadores ante los cuales la lagartija balear carecía de mecanismos efectivos. Existen al menos 38 poblaciones supervivientes en la actualidad, con núcleo principal en el Parque Nacional de Cabrera y otro de entidad algo menor en Menorca. Ocasionalmente se ha señalado la presencia de la lagartija balear en puntos de la costa mallorquina y menorquina; mas es posible que en todos los casos se trate o de una confusión con estas especies o de recientes introducciones que no parecen haber tenido éxito.

Variaciones geográficas

Manifiesta una extraordinaria variabilidad entre las poblaciones de cada isla, sólo comparable a la observada en la lagartija de las Pitiusas. Se han descrito hasta 28 subespecies, de las cuales se aceptan actualmente 23; una de ellas se extinguió como consecuencia de la destrucción, en los años, treinta, de la isla de las Ratas, en el puerto de Maó (Menorca). Algunos autores consideran que la separación subespecífica actual no refleja adecuadamente la variabilidad de la lagartija balear. En cualquier caso, suelen ser notables las diferencias entre unas islas y otras. En muchas ocasiones permiten asignar un individuo a su lugar de origen con un estrecho margen de error. Existen hasta doce subespecies de coloración melánica, la mayoría de ellas en el archipiélago de Cabrera. Comúnmente, el melanismo parece ir acompañado de un aumento evolutivo del tamaño corporal y ser más frecuente en las poblaciones insulares más antiguas.

Especies similares

Se propuso hace años la agrupación en la misma especie de las lagartijas balear y de las Pitiusas. La lagartija balear se distingue sobre todo por la posesión de escamas dorsales lisas; mientras que en la lagartija de las Pitiusas éstas son, cuando menos, ligeramente aquilladas.

Hábitat

Ocupa todos los hábitats representados en los islotes próximos a Mallorca y Menorca; en los de mayor extensión, como Cabrera o Colom (este último, de Menorca) es más abundante en las zonas costeras, aunque penetra incluso en el interior de pinares y formaciones arbustivas densas. En las poblaciones de islotes con construcciones humanas, éstas se habitan de modo preferente para aprovechar los numerosos refugios y las paredes, idóneas para el asoleamiento.

Biología de la lagartija balear

Está activa durante todo el año. La máxima actividad se verifica al comienzo de la primavera e incluso a finales del invierno, cuando éste es particularmente benigno. La temperatura corporal en individuos activos oscila entre 29 y 34 °C.

Los escasos datos disponibles sobre la reproducción de la lagartija balear indican que las parejas se forman ya a partir del mes de febrero, cuando se observan las primeras cópulas. Las ovoposiciones se producen desde junio y a veces ocurren dos o más al año. La puesta se estima reducida e incluye de uno de a cuatro huevos relativamente grandes que suelen medir 14-18,5 mm de longitud por 8-13 mm de anchura. En algunas poblaciones se ha estimado una duración de incubación en torno a los dos meses.

La densidad de población acostumbra a ser muy alta en casi todas sus áreas de distribución, y se sitúa sobre los 3.000 individuos por hectárea. En puntos concretos de algunos islotes alcanza los más valores más elevados para cualquier reptil de la región templada, con densidades superiores a los 32.000 ejemplares por hectárea.

La lagartija balear es omnívora. Su dieta incluye pequeños insectos, como hormigas escarabajos y chinches. No desdeña los caracoles terrestres ni los pequeños crustáceos marinos, los cuales captura en el borde mismo del agua en aquellos islotes cuya costa no se halla batida por el oleaje. En el archipiélago de Cabrera se ha observado el consumo de restos de aves previamente capturadas por el halcón de Eleonor. Los vegetales forman una parte importante en la dieta de casi todas las poblaciones, con un uso preferente de elementos de alto contenido energético, como frutos carnosos, flores, polen y néctar. Se ha señalado el consumo de degluciones de aves marinas y de excrementos de su propia especie. Asimismo, parece frecuente el canibalismo hacia recién nacidos y huevos.

Uno de sus principales enemigos es el cernícalo vulgar, principalmente en Menorca. Se ha visto la captura esporádica de lagartijas baleares por parte del halcón de Eleonor. Entre los mamíferos, se juzga como depredadores habituales a la gineta, el erizo moruno y los gatos asilvestrados. Por último, la salamanquesa común puede igualmente capturar individuos juveniles.

Estado de sus poblaciones

Sobre la lagartija balear se ciernen numerosas amenazas. La arribada del hombre a las baleares, con la introducción de predadores procedentes de otras áreas, provocó probablemente la extinción de la especie en las islas de Mallorca y Menorca. Posteriormente, incontables poblaciones, mayormente, aquéllas con un diseño y color más llamativos, como las melánicas, sufrieron una intensa persecución a manos de colectores comerciales y aficionados terrariófilos. La vigente protección ha terminado casi por completo con este problema; pero ahora surgen otros, como el aumento del número de algunos depredadores, como el cernícalo vulgar, que ejercen una presión excesiva hacia las poblaciones de determinados islotes, o el control con veneno de las colonias de gaviotas patiamarilla, que ha provocado severas mortandades en algunas poblaciones.

El transporte intencionado de individuos entre distintas islas constituye, al igual que en la lagartija de las Pitiusas, un grave aprieto para la supervivencia que debiera atajarse con urgencia. Para finalizar, algunas poblaciones se ven amenazadas por efecto de planes para el uso recreativo y la explotación turística de las islas. Uno de los escollos mayúsculos para la adecuada protección de la lagartija balear subyace en la titularidad privada de buena parte de los islotes en donde habita.

Referencias

Eisentraut (1950), Pérez-Mellado (1989, 1997, 1998), Pérez-Mellado y Casas (1997), Pérez-Mellado y Corti (1993), Pérez-Mellado y Salvador (1998), Salvador (1986, 1993), Traveset y Sáez (1997).

Adaptación de la obra ANFIBIOS Y REPTILES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, BALEARES Y CANARIAS. Guía ilustrada para identificar y conocer todas las especies. Autores: Luis Javier Barbadillo, José Ignacio Lacomba, Valentín Pérez-Mellado, Vicente Sancho, Luis Felipe López-Jurado.


 

Pulse para ver imágenes de ampliación (Podarcis lilfordi)

Artículos relacionados

Lagartija italiana (Podarcis sicula)

Lagartija italiana (Podarcis sicula)Lagartija italiana (Podarcis sicula).

Descripción del adulto de la lagartija italiana

La lagartija italiana es de tamaño mediano y suele alcanzar de 60 a 70 mm de longitud cabeza-cuerpo. Presenta una cabeza alta y un hocico puntiagudo. El dorso es generalmente verde intenso con grandes manchas negras irregulares que, con frecuencia, se alinean longitudinalmente. Los costados se muestran reticulados de verde y negro o bien con tintes más parduzcos. Por encima de las patas anteriores pueden aparecer pequeños ocelos de color azul. Las escamas dorsales aparecen lisas, salvo las situadas entre las dos patas posteriores, que son aquilladas. En algunos individuos, el diseño de manchas negras desaparece casi por completo en la mitad posterior del dorso, que se ve uniformemente verdosa. El área ventral y la garganta poseen tonalidades blancuzcas o crema y carecen, habitualmente, de manchas oscuras.

Dimorfismo sexual

Los machos suelen ser mayores, presentan tonos verdosos más intensos y la cabeza más robusta que las hembras.

Descripción de juvenil de la lagartija italiana

Los recién nacidos pesan alrededor de medio gramo, tienen una longitud cabeza-cuerpo media de unos 25 mm y una largura caudal comprendida usualmente entre 40 y 48 mm. El diseño y la coloración son similares a los de los individuos adultos, si bien el lomo y los costados exhiben tonalidades más apagadas y la cola es verdosa, claramente contrastada con el dorso.

Distribución

La lagartija italiana muestra una amplia distribución en la cuenca mediterránea, desde el extremo occidental de la Turquía asiática hasta Cerdeña. Por el norte, llega hasta la región de Chiaso, en Suiza. Se la ha introducido frecuentemente en numerosas regiones, entre las que se incluyen Gran Bretaña, Chipre, Israel, Libia, Túnez e incluso Estados Unidos. En España está presente en toda la isla de Menorca y en pequeñas poblaciones introducidas en la ciudad de Almería, costa vasca y costa de Cantabria (Santander, Oriñón y playa de Ris en Noja).

Variaciones geográficas

Tradicionalmente se ha considerado que la población menorquina de la lagartija italiana pertenece a una subespecie procedente de Cerdeña; aunque todavía está en investigación.

Especies similares

En Menorca, la lagartija italiana es la única presente en buena parte de la isla principal. Se distingue, además, por el llamativo reticulado dorsal de grandes manchas negras irregulares sobre fondo verde, en comparación con los diseños siempre más desvaídos de la lagartija balear o con el fino punteado negro encima de un fondo grisáceo o verde oliva muy pálido propio de la lagartija de Marruecos, también presente en Menorca. Esta última especie posee, asimismo, una ventana transparente en cada uno de los párpados móviles.

En Cantabria se diferencia de la lagartija roquera por la menor robustez de ésta, la cual, manifiesta una configuración claramente contrastado entre costados negruzcos y dorso grisáceo o verde pálido.

Por último, en Almería se separa de la lagartija ibérica por el menor tamaño corporal de ésta, su claro aplastamiento de la cabeza y la dominancia, en la misma, de los tonos pardos dorsales sin grandes manchas negras irregulares y con tintes verdosos, si los hubiera, únicamente estarían circunscritos a las bandas dorsolaterales. Además, en todas las zonas en donde habita es la única especie con escamas dorsales claramente aquilladas entre las patas posteriores.

Hábitat

En Menorca ocupa una amplia variedad de hábitats, desde el lindero del bosque mediterráneo de pino o encina hasta las zonas costeras rocosas. Su máxima abundancia parece localizarse en áreas litorales del sur de la isla. Se trata de una especie con carácter antropófilo; puesto que muchas veces se halla ligada a las paredes secas que roturan la totalidad de la isla.

En Cantabria y Almería se localiza anexa a las construcciones humanas y zonas ajardinadas, así como a los sistemas dunares costeros en el área de Noja.

Biología de la lagartija italiana

Puede permanecer activa durante todo el año. Adquiere temperaturas corporales entre los 28 y los 39 °C.

Las cópulas acontecen entre abril y junio en las poblaciones menorquinas; pero no se dispone de información sobre el tamaño de las puestas, la frecuencia de las mismas, el desarrollo de los huevos u otros detalles. La densidad de población es, en Menorca, notablemente más baja que la de la lagartija balear y en ningún caso llega a los 300 individuos por hectárea.

La dieta es básicamente insectívora, con predominio de escarabajos, arañas y cochinillas de humedad. La inclusión de elementos vegetales resulta esporádica.

En Menorca, sus enemigos principales son los gatos asilvestrados. De modo análogo, a menudo acaban capturados por la marta, la culebra de cogulla y el cernícalo vulgar.

Estado de sus poblaciones

Se desconoce el estado actual de conservación de las poblaciones de lagartija italiana introducidas en la Península. En Menorca, las amenazas destacadas son la destrucción de los hábitats naturales como consecuencia de la explotación turística y la extraordinaria proliferación de gatos asilvestrados y domésticos, los cuales ejercen una presión de depredación muy intensa.

Referencias

Esteban et al (1994), Henle (1984), Henle y Klaver (1986), Meijide (1981, 1985), Mellado y Olmedo (1992), Olmedo (1997), Olmedo y Mellado (1990), Pérez-Mellado (1998), Salazar (1998).

Adaptación de la obra ANFIBIOS Y REPTILES DE LA PENÍNSULA IBÉRICA, BALEARES Y CANARIAS. Guía ilustrada para identificar y conocer todas las especies. Autores: Luis Javier Barbadillo, José Ignacio Lacomba, Valentín Pérez-Mellado, Vicente Sancho, Luis Felipe López-Jurado.


 

Pulse para ver imágenes de ampliación (Podarcis sicula)

Artículos relacionados